CAN MASDEU COMUNIDAD DE LUCHA PACIFISTA

Y A LA VEZ INNOVADORA EN LA AGROECOLOGIA

 

RELATOS DE NÉSTOR TRONCOSO

Estando en Barcelona en compañía de unos amigos, decidí visitar un espacio muy singular: Can Masdeu, antiguo hospital de leprosos de Barcelona. Está situado a los pies de la Sierra de Collserola y, tal y como ellos mismos lo manifiestan, con las raíces en Nou Barris.

 

El edificio era un antiguo hospital para leprosos el cual había estado abandonado durante 53 años. El sitio fue famoso en 2002 cuando los ocupantes resistieron a su desalojo encadenándose y subiendo sobre trípodes. Durante una oposición que duró tres días, la policía fue incapaz de desalojar a los ocupantes, ya que no los podía alcanzar y en caso de tratar de bajarlos era como ponerlos en peligro, lo que llevó a un juicio ante las autoridades judiciales.

 

Este singular movimiento de resistencia civil pacífica ha dado vueltas en diferentes partes del mundo, ya que sin necesidad de recurrir violencia lograron hacer que las instituciones donde se imparte justicia los escucharan y abrieran un juicio para legitimar la propiedad, el cual duro tres años.

 

Can Masdeu aprovecha a la perfección su enclave en la naturaleza para combinar la cercanía a de la ciudad, con la posibilidad de tener amplios espacios para desarrollar la agroecología. Porque decir Can Masdeu es decir agroecología real, es salir de las aulas y talleres teóricos para enfrentarse a la cruda realidad de tener que producir su propio alimento, aunque tal y como Enrique Tudela  nos contó, el espacio no es todavía autosustentable al 100%, y en consecuencia parte de los alimentos tienen que ser adquiridos por otras vías más convencionales.

 

A pesar de no tener esa autosuficiencia alimentaria, gran parte de los terrenos han sido cedidos para el vecindario con el fin de que pongan en marcha sus huertos (de unos 40 m2). La mayoría pertenecen a personas jubiladas a las que los huertos, además de proporcionar parte de las verduras que consumen, las mantienen ocupadas y activas. Una ventaja adicional más es que permite la reconexión con la naturaleza a las personas que deciden retomar o empezar de cero en el mantenimiento de un huerto.

 

En Can Masdeu la educación agroecológica y la auto sustentabilidad es el pilar maestro sobre el que se asienta el peculiar modo de vida de sus habitantes.

 

La mayoría de los domingos el centro se abre, y entre 100 y 300 personas suben la colina a comer o participar en actividades relacionadas con ecología, activismo. También realizan actividades recreativas como conciertos o simplemente convivios entre amigos, los cuales debido a las reglas estrictas de contingencia por el momento están suspendidas.

 

Can Masdeu sigue aportando al mundo con su ejemplo, no solamente por tratarse de una comunidad pacifista y rebelde a la vez, sino por sus iniciativas de agro-ecología, sustentabilidad y manera peculiar de hacer resistencia civil pacífica, colgándose de los arneses en las paredes del hospital.

 

#barcelona #catalunya #Mexico #Tamaulipas