ENTONCES… ¡TE ASMO!

 

Hay cuentos que me gustan, pero el siguiente cuento Hindú me cautiva: “Un peregrino se quedó a pasar la noche debajo de un árbol en un bosque cercano al pueblo, en la más profunda oscuridad oyó que alguien gritaba:

 

— ¡La piedra!, ¡La piedra!, ¡Dame la piedra preciosa, peregrino!

 

El peregrino se levantó, se acercó al hombre que le gritaba y le dijo:

 

— ¿Qué piedra quieres, hermano?

 

—La noche pasada, –le dijo el hombre con voz agitada–, tuve un sueño en el que se me reveló que si venía aquí esta noche, encontraría a un peregrino que me daría una piedra preciosa que me haría rico.

 

El peregrino hurgó en su bolsa y le dio la piedra diciendo:

 

—La encontré en un bosque cerca del río. ¡Puedes quedarte con ella!

 

El desconocido agarró la piedra y se marchó a su casa. Al llegar, abrió su mano, contempló la piedra y vio que era un enorme diamante.

 

Durante toda la noche no pudo dormir. Se levantó con el alba, volvió al lugar donde había dejado al peregrino y le dijo: —Dame por favor la riqueza, que te permite desprenderte con tanta facilidad de un diamante.

 

—La verdadera riqueza –Contestó el peregrino– no consiste en acumular cosas, sino en compartirlas.”1

 

La moraleja es tan sabia, como profunda y simple, que importante es aprender a DAR, hay una verdad cabalista irrefutable: “Al hombre, lo derrota el miedo; al miedo, lo derrota el vino; al vino, lo derrota la muerte, y a la muerte, la derrota la caridad”… Hoy aprende desinteresadamente a DAR.

 

Cuando vives tu hoy, partiendo generosamente de DAR, como por arte de magia llega a ti una actitud poderosamente positiva, que es el punto de tu armonía y equilibrio, puesto que DAR y pensar positivamente son energías que elevan tu estado de ánimo y te generan una vibración poderosa con el universo.

 

DAR no significa sólo proveer algo material al prójimo, puedes DAR una bendición, –que es la mejor manera de bendecir tu vida–, puedes DAR un abrazo, una palmada, –Todos estamos necesitados de afecto, el contacto físico no sólo es importante, es indispensable para nuestro desarrollo–, puedes DAR una sonrisa…es una manifestación sana de alegría, puedes DAR las gracias…es el camino de tu abundancia.

 

DAR tiene el poder de abrir tu conciencia cósmica y despertar tu prosperidad espiritualidad, para que seas recipiendario de las bendiciones y los milagros que la vida tiene para ti. “Lo excepcional de los milagros… es que ocurren”

 

El viejo Filósofo en cada artículo busca darte con amor y respeto, una visión sencilla de la vida que se puede resumir en pocas palabras: “Padre Dios, Muchas Gracias por DARME dos ingredientes básicos para no claudicar: Fe y Esperanza; Gracias por enseñarme el poder del Trabajo bien hecho; Gracias por retribuirme por haber aprendido a DAR; Gracias por ilustrarme con la sanidad que contiene el Perdón; Gracias por guiarme para elegir lo mejor que tienes para mí; Gracias por instruirme para sonreír, amar, agradecer, orar y a pesar de cualquier tormenta… guiarme para seguir siempre adelante”

 

Lo que modestamente este campesino te da, es su buen sentido del humor, éste hace que tu viaje por la vida sea más placentero e inmensamente creativo; su poder tiene la alquimia de liberar tu alma de pesares, llevándote a viajar más allá de tus límites, para que rompas las barreras que impiden tu natural crecimiento; pone a funcionar tus sentidos, porque estos se desarrollan, pero también por desuso se atrofian.

 

Cuando disfrutas la fiesta de la vida dando, te empoderas, ves los problemas, las tensiones, el estrés desde una policromía más generosa.

 

Aprender a DAR, PERDONAR, ELEGIR, AGRADECER, ORAR, AMAR y SONREÍR, son signos y señales de los hombres en equilibrio, armonía y plenitud, tiene la magia de concentrar tu vida en el amor, además de que te liberan de lo perfecto, son una lección de ética y moral que fortalece tus fragilidades y te ayuda a no sucumbir ante tus miedos, complejos y resentimientos…. te encuentran con tu grandeza.

 

El joven de Güémez toma el rostro de su novia entre sus manos, la mira a los ojos y le dice:

 

— Mi vida ¿Sabes una cosa?, ¡TE AMO!

 

— Y ¿Cómo sabes que es amor? –pregunta ella.

 

— Muy sencillo –responde él– porque pienso en ti y no puedo respirar. — ¡Eso es asma!

 

— Entonces… ¡TE ASMO! 1. http://portalsej.jalisco.gob.mx/sites/default/files/software/civismo/primaria/unidad8K.html

 

TWITTER:@filosofoguemez; INSTAGRAM: @FilosofoDeGuemezOficial;

 

FACEBOOK: FilosofodeGüemez-Oficial


¡YA NO ME DEJASTE NI UNO!

 

Entre los cientos de personajes que admiro está Don Adolfo Ruiz Cortines, hombre exageradamente honesto, sensible a los demás, sabio natural, con un impresionante sentido de vida; don que ejercía evidentemente en la política, misma que transpiraba por cada uno de sus poros.

 

Cuenta una anécdota que cuando su sucesión se aproximaba -zorro de la política como era-, enviaba señales a sus posibles sucesores, muchos despistados los tomaban hacia Don Gilberto Flores Muñoz “El Pollo”, entonces Secretario de Agricultura, a quien la bufalada daba como “el bueno”.

 

Hasta la década de los 90, el gobierno federal mantuvo infinidad de empresa sin buenos dividendos, una de ellas el periódico El Nacional, que a pesar de contar con excelentes escritores, debido a que tocaba las noticias desde una óptica oficialista, aunado a la mala organización y pésima distribución, y como todo lo que la mala burocracia mexicana toca, no era leído por nadie, a grado tal que en 1994, el gobierno federal lo desapareció después de 65 años de vida.

 

Como la fecha del “destape” se acercaba, cierto día el director de El Nacional solicitó permiso al presidente Ruiz Cortines para escribir un artículo donde ponderaba las virtudes y oficio político de Don Gilberto, éste le respondió: “Muy bien, publíquelo… ¡pero no se lo cuente a nadie!”

 

Eso quizás es lo que querían los españoles en septiembre de 1810: ¡que no le contaran a nadie! que la insurrección había sido descubierta, pero Doña Josefa Ortiz de Domínguez, patriota a más no poder, mando comunicar al joven militar Ignacio María de Allende y Unzaga, que el movimiento independentista –programado para noviembre- había sido descubierto, hecho que hizo que los insurgentes tomaran la decisión de adelantarla a la madrugada del 16 de septiembre.

 

Así fue decretado septiembre el Mes de la Patria, en homenaje a que un puñado de pundonorosos mexicanos que supieron ir más allá de sus límites y fueron capaces de iniciar una gesta heroica que nos legó Patria y Libertad.

 

Para el viejo Filósofo, el Grito de Dolores es un verdadero icono de amor a México, pues mientras los grandes libertadores de América: Sucre, Bolívar, San Martín, entre otros, eran militares de carrera, Hidalgo era un sacerdote –con un liderazgo social ejemplar, validado en el servicio- que frente a la cruz en la que promovía el amor al prójimo, enarboló el estandarte de la Virgen de Guadalupe para luchar por la causa de todos.

 

Entre las causas de la Independencia de México encontramos: el descontento colectivo por la desigualdad social, los altos impuestos, la acumulación de poder y resentimientos por el clero, el menosprecio a criollos y mestizos, los indígenas y las castas en condiciones misérrimas. Por otra parte, la influencia de las ideas enciclopedistas -no obstante la Inquisición-, de la Independencia de Estados Unidos, de la Revolución francesa y del liberalismo que en forma por demás destacada brillaba en nuestro país.

 

Aunque los próceres que iniciaron la Independencia no vieron culminada su obra, su lucha permitió abolir la esclavitud, libertad para autogobernarnos, establecer el federalismo y una república, proclamar la igualdad de todos ante la ley, la soberanía popular, la división de poderes, el establecimiento de los derechos fundamentales del hombre y del ciudadano; en síntesis, conquistar la ansiada Independencia de México.

 

Lo anterior me recuerda la ocasión que en Güémez se celebraban las fiestas patrias, con tal motivo el pueblo entero se volcó a la plaza que vestía sus mejores galas. En la explanada, el presidente municipal andaba como niño con juguete nuevo, saludando a los concurrentes; el secretario del Ayuntamiento, desde el balcón del palacio municipal le hacía señas indicándole que era hora de iniciar “el grito”. Como el alcalde hacía caso omiso, ordenó al maestro de ceremonias que diera “una calentadita al evento”, éste ni tarde ni perezoso empezó a soplar el micrófono: “Bueno, bueno, probando, probando” -y con voz envidiablemente modulada dijo:

 

— ¡Señoras y señores!, en unos momentos más nuestro querido presidente municipal habrá de dar el Grito… Como nuestro líder político, habrá de invitarnos a repetir con él los nombres de los héroes de la Independencia… habrá de decirnos: ¡Viva Hidalgo!... — ¡Viiiivaaaa! -repitió emocionada la multitud.

 

— ¡Viva Morelos!... — ¡Viiiivaaaaaaa! — ¡Viva Allende!... —¡Viiiivaaaaaaa! -repitió el gentío.

 

— ¡Viva Doña Josefa Ortiz de Domínguez! — ¡Vivaaaaaaa!

 

El munícipe al ver lo anterior, emprendió presuroso la carrera hacia el balcón, llegando hasta el maestro de ceremonias que continuaba: — ¡Vivan los héroes que nos dieron patria y libertad! — ¡Viiiivaaaaaaa!

 

Sofocado llegó corriendo el presidente municipal junto al maestro de ceremonias, reclamándole:

 

— ¡Hijo de la tiznada!... ¡YA NO ME DEJASTE NI UNO!


¡LOS PUSO TÚ ‘AMÁ!

 

En la misa del domingo el niño filosofito vendía “blanquillos” en la entrada de la Iglesia:

 

— ¡A $20.00 la docena de huevos de patio!, ¡a $20.00 la docena de huevos patio!

 

El Padre Chuyo, molesto porque distraía la atención de su feligresía, se hace a un lado del pulpito y discretamente dice al sacristán –pero se olvida de cerrar su micrófono, por lo que se escucha en toda la iglesia:

 

— ¡Saquen a ese niño de los huevos!

 

El filosofito se para despavorido y dice:

 

— ¡Padre…! ¡Mejor de la orejita!

 

Pues este viejo Filósofo para que no me saquen ni de “salve sea la parte” ni de la orejita, ha “aprendido a aprender” que la vida es una sucesión inacabable de lecciones, si estoy con los sentidos abiertos, experimento y aprendo los signos y señales, las enseñanzas de cada día.

 

La frase célebre dicta: “Nadie puede meter la mano dos veces en la misma agua del río que corre” ¿Por qué? por la sencilla razón de que la vida es cambio; lo que HOY es, mañana puede que no sea, porque nada es para siempre, a veces nos sorprende la vida cuando lo bueno se convierte en malo y lo malo se transforma en una sagrada y espectacular bendición.

 

El tiempo está hecho de instantes, que te enseñan que cada mañana es totalmente distinta, en ocasiones “cuando creemos que ya tenemos todas las respuestas… la vida nos cambia las preguntas.”

 

Cuando pensamos que todo lo sabemos, el destino nos cambia la ruta y también los planes, otras –las más de las veces– nos sorprende con sus maravillosos designios, lo que importa es saber que nada sucede por casualidad.

 

Cuando te das permiso de accesar a tu maestro interior, se abre tu visión panorámica, percibes la hermosa policromía del universo, entonces entiendes que todo tiene un ¿Por qué? y un ¿Para qué?, todo sucede para tu bien, para tu natural crecimiento y sana evolución espiritual. El sabio poeta alemán Friedrich Von Schiller dijo: “No existe la casualidad, y lo que se nos presenta como azar surge de las fuentes más profundas.”

 

Cuando aprendes a bien aprovechar las enseñanzas de esos dos inseparables maestros que son: La casualidad y el tiempo, entiendes que la vida es un sacramento inagotable, que te invita a valorarla, a saborearla, a regocijarte con el milagro del nuevo día.

 

Cuántos malos momentos podrás evitarte si reconoces que casi nada es para siempre, por ello amorosamente HOY te invito a que dejes de construir problemas imaginarios, de creer que lo que sucede es personal.

 

Si existe algo que es para siempre es DIOS, con el poder que genera el amor.

 

Osho afirmaba: “El corazón del hombre es un instrumento musical, contiene una música grandiosa. Dormida, pero está allí, esperando el momento apropiado para ser interpretada, expresada, cantada, danzada. Y es a través del amor que el momento llega. Un hombre sin amor nunca conocerá qué música ha estado llevando dentro de su corazón. Es sólo a través del amor que la música comienza a tomar vida, se despierta y deja de ser un potencial para convertirse en realidad”1

 

HOY convierte en realidad tu grandeza: “Regala a tu enemigo el perdón, a un amigo tu corazón, a un niño tu buen ejemplo y a ti mismo respeto […y amor]” y a ello agrego DATE EL PERMISO de sonreír.

 

A propósito en el mes de los abuelos: Llegan de visita unos abuelos a ver a sus nietos a casa de su hijo, en donde se quedan a pasar la noche. Cuando el abuelo sacaba su cepillo de dientes y la pasta, se encuentra con un frasco de Viagra en el botiquín de su hijo, entonces le pregunta si puede usar una pastilla.

 

— ¡Mira padre!, –responde el hijo– creo que no deberías hacerlo.

 

— ¿Por qué? –pregunta el abuelo.

 

— Por dos motivos: 1.Son muy fuertes y 2. Son muy caras.

 

— ¿Cuánto cuestan mi’jo? –pregunta el viejo.

 

— $300.00 cada pastilla –responde el hijo.

 

— Que importa –dice el viejo– quiero probar, mañana al irme te dejaré el dinero en la almohada.

 

Al día siguiente, el hijo encuentra $3,300.00 bajo la almohada. Llama a su padre y le dice:

 

— Te dije que cada píldora costaba $300.00, no $3,300.00

 

— Si hijo, te entendí perfectamente, los $3,000.00 restantes… ¡LOS PUSO TÚ ‘AMÁ!

 

1http://www.oshogulaab.com/osho/vision/delamor.htm

 

TWITTER:@filosofoguemez; INSTAGRAM:@FilosofoDeGuemezOficial;

 

FACEBOOK: FilosofodeGüemez-Oficial


PRINCIPAL CAUSA DEL DIVORCIO…

 

Hay una historia que me encanta, dice que “un periodista preguntó a una pareja:

 

— ¿Cómo se las han arreglado para estar juntos durante 65 años?

 

El viejecito amorosamente intercambió miradas con su esposa, misma que entendió que fuese ella la que respondiera:

 

— Nacimos en un tiempo en el que si algo se rompía, se arreglaba… no se tiraba a la basura.” 1

 

Antes heredábamos de los abuelos y de nuestros padres, como rico patrimonio familiar, la vajilla, la cuchillería, los sartenes, las recetas, las mecedoras, la sala, la recámara, los valores. Hoy, todo es desechable… ¡¡hasta los matrimonios!!

 

“En Estados Unidos, uno de cada dos matrimonios se divorcian. En Inglaterra y Francia, uno de cada tres. La mayoría de los divorcios están precedidos por meses o años de disputas, ofensas, desamor, peleas, desilusiones y frustraciones.

 

La intensidad de las emociones, el dolor, las ofensas, el rencor y otros sentimientos provocan un daño profundo en la pareja, difícil de reparar. La victimización de los hijos atrapados en la ‘batalla conyugal’, produce deterioros psicológicos en los menores.”

 

Las nuevas generaciones buscan a la pareja por su cuerpo moldeado del gimnasio, olvidan que “lo que la Madre naturaleza provee… el Padre tiempo se encarga de llevárselo”, y si no hay de por medio una pizca diaria de espiritualidad y de amor, esos que llenan tu carnalidad y tu alma del aroma más espectacular, que te lleva a gozar instante por instante la vida, a ser feliz en el aquí y el ahora… con el paso de los años se acaba el encanto.

 

Recuerda que en esta vida no hay matrimonio ni relaciones perfectas, las hay sí, saludables. Saludable significa no la ausencia de problemas sino tener el deseo, la capacidad, la humildad, la inteligencia, el amor y la habilidad de saber manejarlos.

 

El secreto es disponernos a participar en pareja con amor, en la fiesta de la vida, porque hasta “El Llanero Solitario” andaba acompañado de “Toro”. Esta vida es para vivirla alineado bajo la energía suprema generada por el poder del amor y la alegría… ¡pero en compañía!

 

Como hipnoterapeuta, me doy cuenta que muchas parejas fracasan porque viven bajo el poder del miedo, ignoran que todos los seres humanos tenemos miedos –al desempleo, a la vejez, a la soledad, a la enfermedad, a la muerte–, porque éste es la ausencia del amor, es una energía que nos desarmoniza, que afecta, debilita y desequilibra nuestra energía vital hasta paralizarnos.

 

El secreto de formarse para vivir en pareja, es el de aprender primero a amarte a ti mismo, a conectarte con la vida a través de la oración y el perdón, pensando siempre en positivo; los jóvenes deben saber que el amor –que va más allá de la concupiscencia carnal–, cambia lo grave en sencillo, lo irrealizable en éxito creador, dejando que salga a flote esa parte divina que hay en tu interior.

 

Aprender a vivir en pareja forma parte de las lecciones que la vida tiene para ti, te enseña a que diariamente sepas abrir tu corazón para que seas capaz de recibir el mensaje de amor y esperanza que la vida te tiene.

 

Parafraseando a Osho, diría “Si alguien llega a tu vida, agradécelo; si se va… ¡es porque no lo necesitas!”

 

Y el viejo Filósofo completa:

 

“La principal causa del divorcio… ¡ES HABERSE CASADO!”

 

1 http://reflexionesparatiyparami.blogspot.mx/2012/07/una-periodista-pregunto-la-pareja-como.html

 

TWITTER: @filosofoguemez; INSTAGRAM: @FilosofoDeGuemezOficial;

 

FACEBOOK: FilosofodeGüemez-Oficial


CON SENTIDO DEL HUMOR

 

Alabar a Dios con mi trabajo y mis oraciones, amar, pensar, alentar, luchar, escribir, perseverar y descansar, para el viejo Filósofo de Güémez son una sola cosa; porque amo mis tareas y como las disfruto a plenitud, en verdad no me pesa el trabajo.

 

Las abuelas –ejemplo de sabiduría– me han enseñado a develar el sagrado sacramento de la vida que se encuentra en el milagro del HOY, por eso he aprendido a confiar mi pasado con sus aciertos y errores a la clemencia de Dios, a encomendar el mañana a su sabiduría y disponerme a vivir a plenitud el presente.

 

Cada nuevo amanecer los prolíficos gallos me despiertan los sentidos, luego viene el canto armónico de las aves; después las prisas, los regaños de las madres que llevan casi a rastras a los niños a la escuela, a aprender de mis admiradas maestras las lecciones para que en Güémez sean ciudadanos de bien.

 

Disfruto el exquisito café de olla que con el amor de siempre mi “vieja” prepara, chopeando en él los chichimbres que la esposa de mi amigo Villegas elabora; gozo también el olor a pino de la montaña; escucho mis programas favoritos en la radio; encuentro nuevos amigos sin olvidar conservar los viejos, aspiro profundamente el ambiente de trabajo y esperanza que mi tierra provee, pero sobre todo, encuentro en el camino del humor, la magia de la vida, porque éste, con su alquímica virtud, me hace sensible al dolor humano, recordándome que en la transitoriedad de la vida sólo vamos de paso.

 

Cuando voy a la parcela veo pasar a los políticos que en su desbocada ansia de buscar riqueza y poder, omiten la tarea a la que venimos a la tierra a: disfrutar la vida.

 

Pareciese que en su loca carrera por obtener más –ignorando que más no significa mejor– omiten gozar la vida, más bien la soportan; me da la impresión que en ocasiones a pesar de tan ostentosas manifestaciones de poder, al sostener una lucha perpetua contra todo y contra todos, se sienten aislados de sí mismos.

 

Disfruto la calma, el sosiego que las cristalinas aguas del río Corona me abastecen, que me recuerda que nadie está vivo para fracasar y con la bendición del inagotable sentido del humor, vivo con una mentalidad creativa, sabiendo que tengo una oportunidad más para expresar el poder de mi ser, entendiendo que cada uno tiene la opción de ser tan feliz y realizarse tanto como esté dispuesto a hacerlo.

 

Entiendo el poder del humor como una posibilidad de conectarme con mi divinidad, conmigo mismo y con los demás, sabiendo que cada experiencia tiene un propósito. El dolor, la enfermedad, los tropiezos, son una llamada a despertar el potencial que habita en nuestro interior y el éxito es una evidencia de que podemos llegar tan alto como queramos.

 

El sentido del humor es un regalo de la vida, que permite estar pleno, conectado con el universo en el aquí y el ahora; éste armoniza tu trinidad: mente-cuerpo-espíritu, y te crea una generosa actitud positiva ante la vida, que es mucho más importante que el dinero, el poder, la cultura o tus juicio, es la forma más trascendental que tienes al construir tu vida.

 

A propósito del buen sentido del humor, resulta que en Güémez había un operativo policiaco y “El Profe” Calcanio es detenido alrededor de las 3 de la mañana en un notable estado de ebriedad. Después de revisar su destartalado carro para ver si no portaba armas, un oficial le pregunta:

 

— ¿Me puede decir a dónde se dirige a estas horas de la noche?

 

— Voy –responde Calcanio– a una Conferencia Doctoral sobre el abuso del alcohol y sus efectos en la familia, el trabajo, la economía y en el cuerpo humano.

 

El oficial, riéndose le pregunta:

 

— ¡Ah caray!, ¿En serio? ¿Y me puede decir quién va a dictar esa Conferencia a estas altas horas de la noche?

 

“El Profe” responde:

 

—¡¡¡PUES MI ‘INCHE VIEJA!!!

 

TWITTER: @filosofoguemez; INSTAGRAM: @FilosofoDeGuemezOficial;

 

FACEBOOK: FilosofodeGüemez-Oficial


¡ME ESCOGE A MÍ!

 

Cuando me pongo a investigar sobre el ingenio popular, encuentro que “el ángel de la vida” anida en vox populi, como en aquella ocasión que: “Una afamada escritora ibérica ganadora del premio Planeta, fue entrevistada en una televisora, donde expresó que ‘murciélago’ era la única palabra en el idioma español -castellano que contenía las cinco vocales.

 

Un sabio lector, de nombre José Fernando Blanco, con gran agilidad mental envió la siguiente carta al periódico ABC.

 

“Carta al Director del diario ABC: Acabo de ver en la televisión estatal […a una escritora] diciendo que ‘murciélago’ es la única palabra en nuestro idioma que tiene las cinco vocales.

 

Mí estimada señora: piense un poco y controle su ‘euforia’. Un ‘escuálido’ ‘arquitecto’ llamado ‘Aurelio’ o ‘Eulalio’, no recuerdo, dice que lo más ‘auténtico’ es tener un ‘abuelito’ que lleve un traje ‘reticulado’ y siga el ‘arquetipo’ de aquel viejo ‘reumático’ y ‘repudiado’, que ‘consiguiera’ en su tiempo, ser ‘esquilado’ por un ‘comunicante’, de que cometió ‘adulterio’ con una ‘encubridora’ cerca del ‘estanquillo’ sin usar ‘estimulador’.

 

Señora escritora: si el ‘peliagudo’ ‘enunciado’ de la ‘ecuación’ la deja ‘irresoluta’, olvide su ‘menstruación’ y piense de modo ‘jerárquico’. No se atragante con esta ‘perturbación’ que no va con su ‘milonguera’ y ‘meticulosa’ ‘educación’ y repita conmigo, como diría Cantinflas: ‘¡Lo que es la falta de ignorancia…!”’1

 

Pues ese genial sentido de la vida lo poseía también a raudales, el tamaulipeco-neolonés Don Celedonio Junco de la Vega, que utilizaba los seudónimos de “Y Griega”, “Martín de San Martín”, “Ramiro Ramírez”, “Armando Camorra”, entre otros; quien gozaba de un ingenio mental excepcional para rimar impromptu. Su hijo Alonso, lo describe como “nervioso, cordialísimo, de plática vivaz, era pequeño, extraordinariamente pequeño, y llevaba (ocultándolo cuanto podía) un nombre feo, extraordinariamente feo [acerca de lo cual, como buen mexicano, riéndose de sí mismo, escribió]:

 

Dos cosas, para tortura,

 

me salieron del demonio:

 

tener tan corta estatura

 

¡y llamarme Celedonio!”2

 

Entre sus múltiples sonetos, se dio a la tarea de componer unos prescindiendo de las vocales -se llama lipograma cuando se omite intencionalmente, alguna letra del abecedario-, este es su “Soneto sin U”:

 

“Soneto me pedís en donde omita

 

la postrera vocal del alfabeto;

 

y en dos por tres pergeñaré el soneto

 

si no se llega a enmarañar la pita.

 

Nadie para tal obra necesita

 

estar de genio y de saber repleto;

 

basta paciencia y sale del aprieto

 

toda persona en el rimar perita.

 

¡Vanidoso! -exclamáis-, ante el sentido

 

del octavo renglón; mas yo no paso

 

por mote, a mi entender, inmerecido.

 

Vanidad, si la tengo, será acaso

 

en haberme de sobra conocido

 

para no pedir sitio en el Parnaso.”

 

Finalmente, y eso del ingenio popular, comento la ocasión aquella en la que el famoso escritor y humorista brasileño, Millôr Fernandes, en un programa de radio preguntó a los radioescuchas cuál era la diferencia entre un político y un ladrón, miles de respuestas llegaron a él, la más ingeniosa decía: [Ambos son igual de pillos, sólo que…] “Al político yo lo escojo y el ladrón… ¡ME ESCOGE A MÍ!” 1. batiburrillo.net/curiosid/cuerpo_curiosid146.php; 2. centenarios.org.mx/JuncoCeledonio.htm

 

TWITTER:@filosofoguemez; INSTAGRAM:@FilosofoDeGuemezOficial;

 

FACEBOOK: FilosofodeGüemez-Oficial


LA ORACIÓN

 

En una época en la que todo es urgente y nos refugiamos en lo superfluo que posee lo material, la oración no sólo nutre nuestra amistad con Dios, también enriquece los silencios más internos al alivianar la pesada carga de nuestras angustias, problemas y preocupaciones por la situación en que vivimos.

 

La base de la oración es cuando Jesús nos dice: “Pedid y se os dará, buscad y hallaréis; llamad y se os abrirá. Porque todo aquel que pide recibe; el que busca haya y el que llama se le abrirá”.

 

La oración le da a tu vida su justa dimensión, aquieta tus temores, te ilumina, despierta tus potencialidades dormidas, te da una comprensión de los problemas y armoniza tu mente, cuerpo y espíritu con el universo, alineándolos para que seas recipiendario de las bendiciones que Dios tiene preparadas especialmente para ti.

 

Una plegaria es alimento puro para tu alma y tiene el poder por una parte de eliminar tus apegos, resentimientos, frustraciones, odios o aversiones y por otra te equilibra y enriquece tu metabolismo, que te conduce a la atracción de actitudes positivas, a la calma, al desarrollo emocional, a la iluminación, a la autosanación, a que tomes conciencia de que estas hecho a imagen y semejanza del Señor y por lo tanto formas parte del milagro de la vida.

 

La oración es un viaje íntimo que tiene la magia de darle significado a tu vida y también de curar y transformar, de ayudarte a descubrir tu camino, y con él tus respuestas, de guiarte para encontrar tu paz interior, de saciar tu sed de amor y vaciar tu alma de resentimientos, para que sólo aniden los pensamientos sabios que la vida tiene para ti. Me encanta la paráfrasis que Wanda Hernández hace con el:

 

PADRE NUESTRO DEL BUEN HUMOR

 

“Padre nuestro que estás en nuestras vidas.

 

santificada sea tu risa,

 

venga a nosotros tu gozo,

 

hágase tu buen humor

 

así en la alegría, como en el dolor,

 

la sonrisa nuestra de cada día

 

ayúdanos a ofrecerla hoy,

 

y perdónanos nuestros malos humores,

 

así como cuando contagiamos con ellos a los demás,

 

no nos dejes caer en la tentación,

 

más líbranos de la apatía,

 

porque tuya es la gracia y el poder de la alegría

 

por todos los siglos.”

 

Amén.

 

Pero el mexicano que para todo aplica su genial sentido del humor, dice la siguiente:

 

ORACIÓN AL LICOR:

 

“Trago divino, trago adorado,

 

cuida mi intestino, el grueso y el delgado,

 

protege mi páncreas, beba lo que beba,

 

y que no sea esta noche mi última peda.

 

Mi hígado encomiendo a tu santo paño,

 

y que lo que estoy bebiendo, lo orine sin daño,

 

quítame la cruda, diarrea y jaqueca,

 

no me des agruras ni boca reseca,

 

ayúdame a encontrar mi ruta y mi camino,

 

porque luego no recuerdo ni donde chingados me orino.

 

Dulce licor, dulce tormento, que haces afuera… ¡VENTE PA’ DENTRO!”

 

TWITTER: @filosofoguemez; INSTAGRAM: @FilosofoDeGuemezOficial;

 

FACEBOOK: FilosofodeGüemez-Oficial


LA FELICIDAD

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

La maestra de la escuela primaria, antes del fin del ciclo escolar se conectó en línea, con los padres de familia y les preguntó:

–– ¿Qué quieren ustedes que sean sus hijos cuando sean grandes?

–– Yo –respondió Amebiano–, quiero que sea doctor, esos ganan harto dinero.

–– Pues yo –dijo Simpliana–, quiero que sea ingeniero, en las obras que hacen les va requetebién.

–– No, yo –dijo Audomaro–, quiero que estudie en el Tec. de Monterrey, ahí van los hijos de los hombres más ricos y se hará amigo de ellos y tendrá asegurada su chamba.

 

Uno a uno los padres de familia fueron diciendo lo que querían que sus hijos fuesen, una vez que hubiesen egresado de la escuela de Güémez.

Cuando el Filósofo se encontró con la maestra, le preguntó cómo le había ido y sorprendida comentó:  

–– Nadie dijo: ¡Yo Quiero Que Mi Hijo Sea Feliz!

 

Conforme pasa el tiempo me he dado cuenta que en esta vida venimos a ser felices... lo demás llega por añadidura. La felicidad es el tema sustantivo en la vida del Filósofo de Güémez, un campesino que sin más escuela que la que la vida le da, vibra en sintonía con el universo y a través del poderoso sentido del humor se conecta con su divinidad, haciendo que cada hora de su día sea espectacular.

 

Este viejo campesino, en la búsqueda de su felicidad, se da el permiso de equivocarse y seguir adelante, porque sabe que es la mejor manera de crecer, vivo mi vida segundo a segundo con la plenitud del sol.

 

¡Ahhh! y no olvido amar mi cuerpo, porque sé que es el compañero que habrá de estar conmigo hasta el final de mis días, lo alimento amorosamente y lo lleno de humor, ése que me colma cada instante de la magia del amor y me recuerda que no estoy aquí por casualidad, sino con un propósito de vida: ¡ser feliz!

 

   Pa’ este viejo Filósofo, cada nuevo amanecer siempre viene acompañado con el milagro de la vida, y al despuntar el alba me surge la inevitable pregunta: ¿qué voy a hacer hoy?, y la respuesta llega sin muchos recovecos: ¡voy a ser feliz!... lo demás llegará por añadidura.

 

Con el tiempo he llegado a comprender que el principio de la felicidad está en nuestro interior; quien es feliz tiene arraigado, en lo más íntimo de su ser, el principio de la sabiduría, ése que en la tormenta o en la calma, en los días soleados o en los de densos nubarrones, en los de proyectos truncos o en los de logros, nos conduce al encuentro maravillosamente reconciliado con uno mismo.

 

Cuántas veces habré visto que la gente es como los borrachos de Güémez, que buscan su casa sin saber por dónde está; así es la felicidad, si la quieres encontrar en las cosas mundanas y materiales, jamás llegaras a ella, la felicidad está en tu interior, cuando te des cuenta de ello, iniciarás el más maravilloso de todos los viajes: el viaje hacia tu alma.

Ser feliz te enseña a olvidar agravios, a viajar ligeros de equipaje, a maravillarte con los milagros diarios de la vida, alegrarte con el éxito ajeno, a reconocer los méritos y cualidades de todos, a dejar de lado las miserias humanas, a hacer el bien a todos, en todo lugar y todo el tiempo, a amar lo que tienes, a compartir tus dones y alegrías, ser feliz tiene el milagro de hacerte hoy más sabio que ayer

 

He aprendido que la felicidad huye de la soberbia y nace de las almas en plenitud de humildad, ésas que saben que la felicidad es un regalo de Dios que entre más se reparte por el mundo… más se  queda en nuestra vida.

 

La felicidad es aún más completa, cuando tienes el privilegio de vivirla compartiéndola, hecho que te conducirá a armonizar mente, cuerpo y alma con el universo y todos los bienes que la creación tiene se abrirán para llegar especialmente a tu vida.

 

Pero, fundamentalmente, la felicidad radica en estar en paz contigo mismo, gozando de una actitud mental-física propositiva y positiva, sabiendo que todo lo que te pasa sucede para tu bien, porque no hay casualidades, sino causalidades… el que busca la felicidad inevitablemente la encuentra.

En torno a la felicidad las abuelas de Güémez dicen dos cosas: 1) es inmensamente feliz aquél que durante las 24 horas del día no tiene tiempo pa’ pensar en pendejadas, y 2) que todos somos felices en la misma medida que nos aventuramos a serlo.

 

Por eso éste viejo campesino de allá “mesmo” dice:

“La gente que es feliz… ¡NO TIENE TIEMPO PA’ ESTAR ‘INGANDO!”

TWITTER:@filosofoguemez; INSTAGRAM:@FilosofoDeGuemezOficial; FACEBOOK :FilosofodeGüemez-Oficial


¡QUE ME HAGA EL SEXO!

 

La modernidad ha enseñado al viejo Filósofo que por lo menos existimos siete tipos de analfabetas: 1.- El electoral, 2.- El político, 3.- El ecológico, 4.- El educativo, 5.- El espiritual, 6.- El emocional y 7.- El laboral.

 

1.- El analfabeta electoral, desconoce el valor de la democracia, si gano hay elecciones limpias… si pierdo hay fraude. Ignora que en una elección se gana o se pierde pero lo importante es que gane nuestra democracia y con ella México.

 

2.- El analfabeta político, cree que el camino de la democracia se finca en violentar a quienes no comulgan con sus ideas, desconoce que la política es el arte supremo de la reconciliación y el acuerdo.

 

3.- En el analfabetismo ecológico, tal es el daño que hemos hecho a la madre tierra con la basura toxica, la deforestación, la contaminación, la depredación del medio ambiente y la erosión de suelos, entre otras, que además de impactar en nuestro bienestar, la naturaleza ha respondido con un cambio climático que se siente en todas las regiones del orbe, con sequias, tornados, ciclones que devastan la vida. Estamos desarmonizados con la naturaleza.

 

Recordemos que una sabia frase dice: “Dios siempre perdona, el hombre a veces… la naturaleza nunca” y el daño que hacemos a nuestro medio ambiente, se nos están regresando. El analfabetismo ecológico, no es sólo un tema gubernamental… es responsabilidad de todos.

 

4.- En el analfabetismo educativo, es una deuda que estado y sociedad tienen con los pobres, es la incapacidad que tiene el ser humano para realizar las operaciones básicas de leer y escribir, Jesús Reyes Heroles afirmaba que “Es caro alfabetizar a un hombre… pero es más caro no hacerlo”. El analfabeta educativo es pobre entre los pobres, aspiro a que los gobiernos del mundo, –con sus más de 750 millones de analfabetas–, entiendan que alfabetizar, es mucho más que enseñar a leer y escribir… es preparar al hombre para la vida.

 

5.- El analfabetismo espiritual, crece en un mundo movido por un estilo de vida, basado en la tecnología, en la búsqueda del poder político y el dinero, que nos lleva a olvidar que en lo espiritual esta la fuerza de lo trascendente y lo eterno. Hemos omitido aprender a bendecir la vida, desde el milagro del nuevo amanecer, pasando por la salud, el techo, el pan en la mesa, hasta las manos que se abalanzan para ayudarte. Por buscar los bienes materiales, hemos omitido mantener una relación armónica con Dios. El encuentro con la espiritualidad nos conduce a la paz y luz interior, nos ayuda a aprender, a contar las bendiciones y no los problemas. Cuando te das el permiso de mantener una excelente relación diaria con Dios “Las bendiciones llegan como el salario de tu trabajo espiritual” y te recuerdan que: “Lo que es imposible para los hombres… es posible para Dios.”

 

6.- El analfabeta emocional, es incapaz de saber que el cuerpo es el escenario de nuestras emociones y que una emoción negativa no procesada adecuadamente, basada en el odio, el rencor, el resentimiento, la envidia… el miedo, invariablemente termina en enfermedad, que es una desarmonía entre el alma y el cuerpo.

 

El analfabeta emocional desdeña el valor de sus emociones y de los demás, tiene una pobre vida afectiva, desconoce que las emociones más sanadoras son la que surgen de la alegría, del poder del amor, del entusiasmo, la felicidad, que no sólo le dan una perspectiva diferente a tu vida, también la llenan de químicos como la serotonina e inmunoglobulina que traen a ti salud y armonía, a la vez que fortalecen tu sistema inmunológico y llenan tu vida de salud emocional, física, psíquica y mental y social.

 

7.- El analfabeta laboral, no valora su trabajo, ignora el dolor que genera en todas las esferas de la vida, el desempleo que daña a más de 190 millones de seres humanos en el mundo. Hace de su trabajo una pesada carga, en la que no hay emoción, ni creatividad, ni entusiasmo, tampoco energía vital, mucho menos alegría.

 

El analfabeta laboral, olvida disfrutar el incuestionable gusto por la vida y con ello, aprender que el éxito y la genialidad en una faena se ganan con algo de inspiración y mucha transpiración, esa que llena de perseverancia el trabajo fecundo, que siempre te lleva por el camino de lo mejor para ti, que te ayuda a perder el miedo de ir en pos de tus sueños laborales. El que quiere trabajar en la vida, siempre encuentra los medios ¡el que no… los pretextos!, por eso el viejo Filósofo dice: “Trabajar nunca mato a nadie… pero pa’ que ‘inga’os arriesgarme”

 

Lo del analfabeta laboral, me recuerda la ocasión en la que el General Álvaro Obregón montando a caballo andaba trabajando y se acercó a una choza, inmediatamente un gran perro comenzó a ladrarle amenazantemente, a la vez que le mostraba sus descomunales colmillos. La dueña, al ver la escena le dice:

 

— Apéese mi general y pase pa’ dentro. No tenga miedo… ¡el perro está capado!

 

— ¡Señora!, –responde el general– Tengo miedo de que el perro me muerda, no… ¡QUE ME HAGA EL SEXO!

 

TWITTER: @filosofoguemez; INSTAGRAM: @FilosofoDeGuemezOficial;

 

FACEBOOK: FilosofodeGüemez-Oficial


¡NADIE SE VA SIN PAGAR!

 

Llega a Güémez un carro de lujo, manejado por una rubia escultural, se para en la plaza, en el mismo lugar en el que el Filósofo fascina el alma de sus amigos con su sana alegría. La güera baja el vidrio del carro y dirigiéndose a uno de ellos le dice:

 

–– ¡Hey! tú, ven conmigo y sube al carro.

 

Todos vuelven sus miradas llenos de envidia hacia el Manolo, el gallego avecina’o en el pueblo:

 

–– ¡Órale Manolo!, ¡Es a ti al que llama!

 

–– ¿A mí me hablas? Pregunta incrédulo el joven gallego de cuerpo musculoso por el trabajo.

 

–– ¡Sí!, es a ti papacito, ven súbete.

 

El Manolo se sube en el asiento del copiloto, al mismo tiempo que el carro sale a gran velocidad. Una hora después el Manolo regresa solo, manejando el lujoso carro:

 

–– ¿Qué pasó Manolo? –Intrigados preguntan todos.

 

–– Joder macho, que llegamos al río Corona y que la güera se baja, joder pues yo que me bajo, que se desviste bailando voluptuosamente tirando al suelo su ropa sensual, su reloj, sus collar, todos eran de lujo, que después se tira al zacate y llena de una pasión irrefrenable que me dice:

 

–– Toma lo que más te guste.

 

–– ¡Y que tomo el carro!

 

–– Joder Manolo –Dice su hermano Germín– tu sí que eres muy sabio, que pa’ que queréis su ropa… ¡Si no tenemos hermanas!

 

La moraleja es formidable, la vida tan hermosa como bella, cada nuevo amanecer te regala lo mejor del universo, es tu libre albedrío, mismo que te lleva a escoger cada porción del cosmos que quieres para ti.

 

Es tu elección personal, elegir entre la adicción humana de vivir hablando de tus dolores o regocijarte del racimo de bendiciones que DIOS tiene a tu disposición.

 

Sabiamente Tucídides afirmaba: “Recordad que el secreto de la felicidad está en la libertad, y el secreto de la libertad, en el coraje” decídete a hacer de tu vida una obra maestra que amorosamente cautive los sentidos.

 

Hoy fluye armónicamente con el río de la vida y deja de preocuparte; aprendiendo de la sabiduría de los abuelos el viejo Filósofo dice: “Preocuparte por cosas triviales o pendejadas es como moverte en una mecedora, te mueves de un lado para otro…pero no llegas a ninguna parte”

 

“A las preocupaciones se les conoce como la enfermedad de la imaginación” rompen con tu equilibrio, deshacen tu armonía, alejan la felicidad; mejor ocúpate en ser vela que ilumine, de ser espejo que refleje el inagotable poder del amor, que te da una perspectiva diferente del milagro de la vida.

 

Hoy dedica tu tiempo, “Esfuérzate por conquistar el más grande de tus amores: EL AMOR PROPIO”, ese que te lleva a amar y creer en el ser más hermoso y maravilloso del universo, ¡TÚ!, la cuestión es muy sencilla: si no te amas y no crees en ti mismo… ¿Quién va a creer? Recuerda “Creer… es crear”

 

Los abuelos dicen que hay una tragedia mayor que la enfermedad o la muerte, es la no gozar el milagro de conectar tu Divinidad Interior con la magia que produce el poder energético que genera la fuerza del amor.

 

A partir de ahora, sabiendo que eres creador de tu propio universo a través de tu alma, mente y corazón, pleno de pensamientos, emociones y actitudes positivas, visualízate como lo que eres, un campeón de la vida, amando y siendo amado, siendo profundamente feliz.

 

“Se feliz porque la piedra nunca es tan grande, porque las injusticias acaban pagándose, porque el dolor se supera, porque la verdad insiste, porque el coraje te levanta, porque el miedo te fortalece, porque los errores te enseñan y porque nada es perfecto”1

 

Este viejo campesino sabe que el centro del humor es el amor, te liberan de la soledad y la amargura, ambos son fuente nutriente que emana del maestro interior, te empoderan de la vida y te hacen el camino más pasadero. Parafraseando la sabiduría de los abuelos el Filósofo dice:

 

“La vida es como el tendajo de Güémez… ¡NADIE SE VA SIN PAGAR!”

 

1 http://www.mundopoesia.com/foros/showthread.php?t=409450

 

TWITTER: @filosofoguemez; INSTAGRAM: @FilosofoDeGuemezOficial;

 

FACEBOOK: FilosofodeGüemez-Oficial


LA VIDA ES…

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Entre las mujeres que admiro, sin duda alguna está la Madre Teresa de Calcuta, aquella monja católica que llena de ternura por el prójimo, de una ejemplar solidaridad y humildad supo dar su amor a los enfermos, huérfanos y pobres.

 

En 1979 fue galardonada con el Premio Nobel de la Paz, a la vez que fue laureada en la India en 1980, pero el más grande reconocimiento se lo hacemos miles de seres humanos, que después de su muerte, seguimos impactados con su ejemplo de servicio y sabiduría. Cuando ella hablaba de la vida decía:

 

“La vida es un desafío… afróntalo; La vida es un don… acéptalo; La vida es una aventura… ponla a prueba; La vida es una pena… supérala; La vida es una tragedia… encárala; La vida es un deber, cúmplelo; La vida es un misterio… desentráñalo; La vida es una canción…

 

interprétala; La vida es una oportunidad… aprovéchala; La vida es un viaje… efectúalo; La vida es una promesa… cúmplela; La vida es una belleza… alábala; La vida es una lucha… empréndela; La vida es una meta… alcánzala; La vida es un acertijo… resuélvelo; La vida es un juego… diviértete.”1

 

Y en el camino de la vida, el viejo Filósofo para divertirse ha aprendido a asimilar la lección que envía Chabuca Granda, en su canción “La Flor de la Canela”, que dice: “Recogía la risa, de la brisa del río…”.

 

Eso es lo que hago, recoger en cada paso del camino la risa, la alegría, el amor, la amistad, como manifestaciones de gratitud al Padre, por el prodigio del día de hoy. La risa y el buen sentido del humor son para mí una reverencia por el milagro de la salud.

 

La vida, al igual que el amor, el humor, la alegría y la risa, están basados en un principio universal: que recuerdes que eres el eco de todas tus acciones y pensamientos que te llevan por el camino de ser feliz; serlo, va más allá de una cuestión de tu destino, en sí mismo es de tu estricta elección personal.

 

Jugar a dejar a un lado ser feliz para ir en pos del dinero o el poder, no te va a funcionar, porque éxito sin paz interior, sin amor y sin felicidad y aún más, sin que llegue a la gente de tu vida, no es éxito.

 

La felicidad no está en un buen trabajo, en un artículo de lujo o en ropa de marca, sino en la fiesta de la vida, que te llena del entusiasmo que nunca debes perder, aprovecha cada instante para ir en pos de tus sueños, de tu auto realización sabiendo que las cosas más trascendentes de tu vida son las más sencillas.

 

Cuando te das permiso de vivir y vibrar con el poder que generan el amor, la alegría, el humor y la risa, te armonizas con el universo, aprendes a escuchar la voz de tu alma que tiene un mensaje de paz y serenidad para ti, es cuando tienes la sabiduría de ejercitar que, muchas veces, andar solo no es soledad, entonces aprendes a no hacer planes para el mañana, si no tienes la sensibilidad de vivir el aquí y el ahora a plenitud.

 

Experimentas que en cada hombre hay una parte divina, también contemplas la posibilidad de perdonar, no de labios pa’ fuera, sino de corazón pa’ dentro; pasas de una vida terrenal, con aciertos y tropiezos, a una vida espiritual llena de plenitud y grandeza.

 

Entonces llega a ti una elevada autoestima, que te conduce a aprovechar tiempo para orar, “que es estar en Dios y con Dios” cada minuto de tu existencia, para crecer, aprender y evolucionar física y espiritualmente y con ello saber a dónde vas.

 

Te das cuenta que estás en proceso de evolución, cuando aprovechas el tiempo para que no caiga como pesada carga en tus hombros y ves lo esencial con los ojos de tu alma; cuando no tienes miedo de dar un gran salto de fe, –que sea gigante–, porque sabes que los abismos no se cruzan con pequeños saltos; cuando aprendes a amarte y respetarte, a creer en ti mismo y a sonreírle a la vida.

 

En 1904, Pío Baroja conversaba con su grupo de destacados amigos sobre las distintas clases de españoles, cuando brillantemente, el novelista vasco sentenció: “La verdad es que en España hay siete clases de españoles... sí, como los siete pecados capitales: 1. Los que no saben; 2. Los que no quieren saber; 3. Los que odian el saber; 4. Los que sufren por no saber; 5. Los que aparentan que saben; 6. Los que triunfan sin saber, y 7. Los que viven gracias a que los demás no saben… Estos últimos, se llaman a sí mismos políticos.”2

 

1. www.mundopoesia.com/foros/poetas-y.../6375-madre-teresa.html

2. http://lacomunidad.elpais.com/caloma/2011/4/8/las-siete-clases-espanoles-clasifico-don-pio-baroja

TWITTER:@filosofoguemez; INSTAGRAM:@FilosofoDeGuemezOficial; FACEBOOK :FilosofodeGüemez-Oficial


EL PERDÓN

 

El gran Baobab, es un extraordinario cuento africano de François Vallaeys, que hoy transcribo para usted: “Cierto día un conejo fue de paseo por la gran sabana, saltando entre los campos, disfrutando del aire de la mañana, de pronto, se levantó el padre Sol y llegó el calor. El conejo buscó como loco la sombra de un árbol para descansar, delante de él vio un baobab.

 

El conejo se acercó ante el gran baobab y le dijo: — Por favor, préstame tu sombra. Éste con gusto, le prestó su sombra. — ¡Gracias baobab! −dijo el conejo− tu sombra es muy refrescante. Pero el conejo, que era muy travieso, se rió y le dijo: — Sí, tu sombra está muy bien pero, ¿y la música de tu follaje? estoy seguro de que debe ser una cacofonía horrible. — Como se puede atrever este pequeño ser a dudar de lo linda que es la música de mi follaje. ¡Le demostraré lo contrario! El baobab empezó a hacer temblar sus hojas y, de pronto, se empezó a escuchar la música más linda del mundo.

 

Y el conejo dijo: — ¡Gracias baobab!, tu música es espectacular, pero ¿y esa fruta? estoy seguro de que esa fruta debe ser una bolsa de agua tibia nada más. — Como se puede atrever −dijo el baobab− este pequeño ser a dudar de lo rica que es mi fruta. ¡Le voy a demostrar lo contrario! Entonces dejó caer su fruta y el conejo empezó a saborearla. — Tu fruta es deliciosa, baobab, muchísimas gracias. Pero... ¿y tu corazón? Seguro que tu corazón tiene que ser duro como una piedra.

 

En ese momento el baobab quiso enseñarle su corazón al conejo para demostrarle que no era de piedra, pero le entró miedo de enseñar su corazón a alguien que no conocía. El baobab no se atrevía, de pronto, la curiosidad fue más fuerte y empezó a abrir su corazón. En el corazón del baobab, se descubrieron miles de tesoros: piedras preciosas, oro, joyas, plata, telas finas.

 

— ¡Gracias baobab! −dijo el conejo− eres el ser más generoso que jamás he conocido, y entró en el corazón del baobab, y tomando el tesoro regresó a casa. Le dio todo a su mujer quien, ni corta ni perezosa salió a presumir con sus amigas lo que le había regalado su marido. Pero había una amiga que no se alegró de ver a la coneja con todas esas joyas: era la hiena envidiosa. Ésta fue con su marido y le contó todo lo sucedido.

 

El marido hiena, viendo a su mujer muerta de envidia, fue a ver al conejo para preguntarle cómo había conseguido lo que tenía su mujer. El conejo, inocentemente, le contó todo: lo de la sombra, el follaje, la fruta y el corazón. Fue así como el marido hiena fue a ver al baobab, éste, acordándose de lo bien que se había sentido con el conejo, hizo lo mismo: prestó su sombra, movió sus hojas, entregó su fruta y abrió su corazón.

 

El marido hiena, viendo tanta riqueza, quiso llevarse todo, empezó a arañar el corazón del baobab. Éste no entendía nada, dolido y herido cerró su corazón. La hiena se quedó fuera sin poder tomar el tesoro. Desde esa época, la hiena busca en las entrañas de los animales muertos aquello que no pudo conseguir en el corazón del baobab. Cuentan que, el baobab nunca volvió a abrir su corazón a nadie porque tiene una gran herida y teme que le vuelvan a hacer daño. Dicen que el corazón del ser humano es muy parecido al corazón del baobab, encierra miles y miles de tesoros, pero ¿por qué se abre tan poco cuando se abre? ¿De qué hiena se acuerda?”.

 

La moraleja es formidable, no cierres tu corazón a la vida, ábrelo a través del milagro del perdón, que en palabras de Shakespeare “Es dos veces bendito; bendice al que lo da y al que lo recibe.” El perdón te da la oportunidad de crecer y ser más feliz. ¿Qué acaso en la oración que de niños nos enseñaron no decimos: perdona nuestros pecados como nosotros perdonamos a los que nos ofenden?

 

Si te lastimaron, no acumules resentimiento, la vida es la más maravillosa experiencia para gozar; si quieres crecer utiliza todos los sentidos, perdona y olvida; el perdón te libera de las ataduras que te atrapan en el pasado, que enferman tu alma y dañan tu cuerpo, llevándote a volar en libertad.

 

Cuando perdonas refuerzas el puente por el que algún día habrás de pasar, todos requerimos alguna vez del perdón, cuando tienes el amor de perdonar, la magia de vida que éste produce te atrae miles de bendiciones. El perdonar, es ser grande espiritualmente, te libera de la carga del resentimiento.

 

La ausencia del perdón le corta las alas a tu vida, le da fuerza a tu alma para que levante vuelo, neutraliza los dones que el universo tiene para ti; mientras no tengas el amor de perdonar, el odio estará dañando tu espíritu, cuando tengas la humildad de declarar al cielo que perdonas, sentirás una paz interior sorprendente, que te llevará a vivir en armonía con el universo. Por eso este viejo campesino de allá mesmo dice:

 

“Es muy fácil perdonar… ¡Sobre todo si ya me desquité!”;

 

“Perdona a los que te chingaron… ¡pero no olvides sus caras!”

 

“Pedir perdón es de hombres inteligentes… ¡perdonar es de sabios!”

 

TWITTER:@filosofoguemez; INSTAGRAM:@FilosofoDeGuemezOficial;

 

FACEBOOK: FilosofodeGüemez-Oficial


LOS OBSTÁCULOS

 

Qué aburrido sería no tener obstáculos. ¿No puedo imaginar una vida sin dificultades? El mayor crecimiento en la vida llega como resultado de afrontar los obstáculos; diariamente les doy la bienvenida, los enfrento con una actitud positiva para que se conviertan en oportunidades, busco transformarlos en desafíos que pueda disfrutar.

 

Deja de ver los obstáculos como situaciones en las que sobrevivas, recíbelos como una oportunidad para mejorar tu calidad de vida, para que éstos puedan ser vencidos, el imperativo es enfrentarlos con la autoestima en alto, tomando en cuenta que todos los caminos de la vida están empedrados caprichosamente y plenos de obstáculos.

 

La mayoría de los triunfadores encontraron obstáculos desalentadores antes de vencer. Ganaron porque se negaron a desanimarse por sus derrotas. Si no existieran contratiempos que superar, la riqueza maravillosa de la experiencia humana no florecería, ni nos brindaría la sabiduría.

 

Gerhard Gschwandtner recuerda que un gran filósofo comentó una vez que “el único obstáculo que tiene que vencer el águila para volar con mayor velocidad y más fácilmente, es el aire; pero si se suprimiera el aire caería instantáneamente a tierra, sin poder volar en absoluto. El mismo elemento que ofrece resistencia al vuelo es, a la vez, su condición indispensable”.

 

Esa misma ley se aplica en nuestra vida: los obstáculos son indispensables para crecer. Una vida libre de obstáculos reduciría todas las posibilidades y potencias a cero. Los obstáculos despiertan tus habilidades, comunicándote un nuevo poder, de suerte que de las dificultades nace nueva fuerza, de un obstáculo derivamos… fortaleza; de la desilusión… crecimiento; de la privación… deseo.

 

El mayor rival es tu debilidad, en ésta se encuentra la mejor forma de superarte, cuando dejes de temer a perder y empieces a temer no ganar, descubrirás que no eres el mejor y que quizá nunca lo fuiste, ya no importa quién gane o quién pierda, ahora lo más importante es simplemente saberte mejor que ayer.

 

Para vencer los obstáculos fija tus metas, te sentirás con energía, optimismo y esperanza; para lograr tus metas necesitas: automotivación, esa energía que surge de tu interior, basada en tus deseos y valores más importantes. Compromiso, estar dispuesto a pagar el precio por alcanzar tus metas, se refleja en tu conducta y en el trabajo que le dedicas.

 

Adaptación y flexibilidad, el mundo cambia constantemente y no tienes control sobre la conducta y sentimientos de la gente que te rodea. Por lo tanto, cuando surgen imprevistos o las cosas no son como pensabas, es necesario tener la capacidad de hacer los cambios que se requieran.

 

Autocontrol emocional, las emociones son parte de ti, pero es necesario distinguir cuándo tienes que controlarlas, para actuar de acuerdo a la razón.

 

Organización, no puedes hacer muchas cosas al mismo tiempo, ni tienes un tiempo ilimitado, por ello tienes que establecer un orden y las prioridades necesarias.

 

La manera de hablar y de pensar influye en la programación de tu subconsciente, diariamente reconoce en voz alta tus logros, aunque sean pequeños. Éstos no son valiosos por cuánto avanzas, sino porque te acercan a la meta y porque demuestran tu esfuerzo.

 

Reconocer tus logros, revisar los planes, visualizar el éxito, recuerda que el futuro es el resultado de cada instante presente, que es el que realmente puedes vivir, no hay vida sin obstáculos, tú naciste para una solo cosa: SER UN TRIUNFADOR… EMPIEZA HOY.

 

Lo que me recuerda que cierto día llegó hasta Don Gonzalo N. Santos un novel presidente municipal:

 

–– Señor gobernador, quiero su consejo, ¿qué debo hacer pa’ gobernar bien?

 

–– Mira –respondió “El Alazán Tostado”–, tienes que vencer todos los obstáculos, cuida al cura del pueblo, tiene liderazgo y te puede fregar; cuida al “profe”, con su liderazgo, también te puede joder; cuida al médico, tiene liderazgo y te puede joder; pero, sobre todo, cuídame a mí…¡¡¡PORQUE YO SI TE CHINGO!!!

 

TWITTER: @filosofoguemez; INSTAGRAM: @FilosofoDeGuemezOficial;

 

FACEBOOK: FilosofodeGüemez-Oficial


AUTOESTIMA

 

El viejo Filósofo de Güémez, se declara abiertamente agradecido con los cientos de bendiciones que Dios le provee amorosamente: la salud, la familia, el techo, la comida, el trabajo, la educación, la amistad, el sueño reparador, emanar vibraciones de paz, etcétera.

 

A los regalos anteriores se suma uno más, el de una joven que por donde pasa captura la mirada de todos, modesta mujer con una presencia que, como imán, atrapa a los transeúntes; es una jovencita –de unos 20 años– su madre fue violada y producto de la violación nació ella; diariamente viste la misma ropa y calza unas sencillas patas de gallo, debajo de su recortada blusa sale a relucir una enorme llanta que rodea su cintura y abajo de esa llanta, sale otra todavía más voluminosa.

 

En sus piernas y brazos se refleja una celulitis enorme, su pelo desteñido, con unos 10 centímetros de raíz negra, para continuar con un güero modesto, su rostro no es bello; es decir la joven en comento, no cumple mínimamente con los estándares de los concursos de belleza promovidos por la TV.

 

¡Ah!, pero eso sí, es poseedora de una suave cadencia al caminar que la hacen dueña de la banqueta por donde transita, ¿Qué tiene esta jovencita que la hace que, a pesar de su mínima belleza física, sea espectacular? Pues muy sencillo, es poseedora de una elevada autoestima –que ya quisieran muchas de las bellezas del medio artístico– que la convierte en una mujer espectacular.

 

“Todos tenemos días difíciles, cuántas veces el panorama es desalentador, pero de pronto encontramos la solución a nuestro problema, porque tenemos renovadas actitudes; la autoestima es mucho más importante que la inteligencia, la educación, el talento o la suerte; es la elección más trascendente que tomamos al construir nuestra vida, porque impacta en todo lo que hacemos.”1

 

Cada nuevo amanecer, una elevada autoestima es el punto de partida del éxito y la felicidad, puedes cambiar tu vida si modificas tus actitudes, que no son otra cosa que un punto de vista mental, son pensamientos y sentimientos que suceden en tu interior.

 

Aquellos que gozan de una alta autoestima tienen actitudes positivas, siempre esperan lo mejor; mientras que los que tienen una autoestima baja esperan lo peor; lo increíble es que, en ambos casos, las expectativas se cumplen.

 

Una autoestima hasta el cielo te reencuentra con la esencia de la vida: la salud, el amor y la felicidad; te lleva a ver la vida desde un punto de vista más positivo, elimina la angustia y la depresión, aumentando el tono de ánimo; te hace más creativo, facilita la comunicación.

 

Tener una encumbrada autoestima te lleva a gozar del amor, a no sufrir de abandono y soledad; te transporta a disfrutar la vida y reencontrarte contigo mismo; propicia cambios positivos en el organismo.

 

Existen pruebas del valor terapéutico de gozar de una elevada autoestima: reducción del estrés, tolerancia al dolor, mejorada capacidad para afrontar las enfermedades, percepción subjetiva de mejor salud, aumento del tono de ánimo, espíritu creativo, mejor imaginación, disminución de las preocupaciones, etcétera.

 

“Una elevada autoestima, genera un estado de ánimo tan poderoso que es capaz de trasformar lo simple en extraordinario. En la vida nos pueden robar muchas cosas, menos nuestro ser, la valía interior; cuando la autoestima esté por las nubes, alimentada por la más rica actitud mental positiva, nada nos detendrá, esta vida es para los que creen en sí mismos: si no nos aprobamos nosotros mismos, ¿quién nos va a aprobar? Si no nos interesamos por lo que hacemos, ¿a quién habrá de interesarle? Si no confiamos en nuestras propias decisiones, ¿quién habrá de confiar en ellas? Si persistimos en vivir en el ayer, ¿cómo no habremos de temer al mañana?”2

 

Lo de la autoestima me recuerda que los cuatros sueños más grandes del hombre son:

 

1) “Tener las novias que… SU ESPOSA CREE QUE TIENE”;

 

2) “Tener el dinero que… SUS AMIGOS CREEN QUE TIENE”;

 

3) “Ser tan bueno en el sexo como… ÉL DICE QUE ES”, y

 

4) “Ser tan guapo como… SU MAMÁ CREE QUE ES”. 1. Mañana será otro día. Autor anónimo. Enviado 01/07/2005http://foros.proverbia.net/topic.asp?TOPIC_ID=4637&whichpage=18

 

2. Oscar Díaz Falfán. http://tresdiaz.blogspot.com/2008/07/encuentrate-ti-mismo.html

 

TWITTER: @filosofoguemez; INSTAGRAM: @FilosofoDeGuemezOficial;

 

FACEBOOK: FilosofodeGüemez-Oficial


BUENA O MALA SUERTE

 

El trece es un número al que se le otorga mala suerte desde la antigüedad. Trece eran los comensales en la Última Cena de Jesucristo, en la Cábala judía se enumeran 13 espíritus malignos, en el Apocalipsis el anticristo llega en el capítulo 13, y en el Tarot este número hace referencia a la muerte.

 

Pero ¿por qué martes? Porque es el día de la semana dedicado a Marte, el dios romano de la guerra, la sangre y la violencia, que también dio nombre a nuestro vecino planeta rojo.

 

Así, desde tiempos medievales, en España y Grecia, y también en Latinoamérica, se considera que la coincidencia del día del dios de la guerra y la muerte con el número de la muerte trae "mala suerte". Una superstición popular del refranero español: "En trece y martes, ni te cases ni te embarques”1

 

Para éste Filósofo la buena o la mala suerte está en tu actitud, en tus pensamientos, en tus emociones, en tu tradición cultural, en tu interior; mientras que en oriente el blanco es símbolo de luto, en nuestra cultura el blanco representa pureza y el negro luto.

 

Es en buena parte la mente, la que fragua la idea de “buena o mala suerte”, es la que corrige el camino, la que interpretando la transitoriedad de la vida, sabe que “Eres el arquitecto de tu destino”.

 

La vida ha enseñado a este campesino de Güémez, que nada es para siempre, “Lo bueno de lo malo, es que es pasajero y lo malo de lo bueno, es que es pasajero”.

 

Lo que HOY es una experiencia amarga llena de “mala suerte”, como por arte de magia mañana se convierte en una dulce experiencia colmada de “buena suerte”, los viejos dicen que no hay “mala suerte”, que aguante 12 horas de trabajo.

 

El ser humano llama encuentro con el destino cuando las cosas marchan a las mil maravillas, pero cuando empiezan los densos nubarrones se cambia el término destino, por el de “mala suerte”.

 

Para el Filósofo de Güémez no hay “buena, ni mala suerte”, lo que hay es un código de interpretación moral, ético, cultural del ser humano frente a la vida. Cuando llega la “mala suerte” con un quiebre en nuestra vida, si somos sabios salimos más enriquecidos emocional, física y espiritualmente, sino le echamos la culpa al destino.

 

La frase dice: “La vejez es ‘mala’ porque priva al hombre de todos los placeres… dejándole los apetitos”; pero la visión positiva es: La vejez es símbolo de buena suerte, porque hay millones de seres humanos, sabios, ricos, talentosos, que no tuvieron la buena fortuna de llegar con vida a ésta etapa.

 

La mejor defensa ante la “mala o la buena suerte” es la actitud; una perspectiva negativa, siempre verá el vaso medio vacío, a contrario sensu, una mente trabajando en positivo, favorecerá el arribo de los éxitos –hará tu vida constructiva y pasadera– verá el vaso medio lleno, la vida es cuestión de enfoques.

 

Una cosa queda claro, HOY no te quedes sentado esperando a que la suerte llegue, recuerda que la “buena suerte”, las “circunstancias” sólo dependen de que seas capaz de creer en ti, hay que construirlas llenos de pasión, con entusiasmo, con una visión positiva del presente, con voluntad férrea, con absoluta fe, con total alegría.

 

Hay una fábula, que se aplica al tema: “Había una vez una golondrina que empezó a emigrar demasiado tarde en invierno, mientras volaba se empezó a congelar. Al final cayó a tierra. Creía estar ya acabada… pero se le acerco una vaca, y para su “buena suerte” le dejo caer encima una gran caca.

 

La caca estaba calentita, así que la golondrina –pensó que buena suerte– pues se encontró mucho mejor, entonces empezó a trinar de gusto. Pero –para su “mala suerte”– un gato que pasaba por ahí, oyó a la golondrina, la sacó de la caca, la limpio y se la comió.

 

Esta Historia tiene tres moralejas:

 

1) No todo el que te caga, es para tu “mala suerte”… ni es tu enemigo.

 

2) No todo el mundo que te saca de un montón de caca, es para tu “buena suerte”… y es tu amigo.

 

3) Si eres feliz y estas calentito dentro de tu montón de caca… ¡CIERRA EL PICO!”2


NUESTROS MAESTROS

 

Howard G. Hendricks firma con meridiana sabiduría: “La enseñanza que deja huella, no es la que se hace de cabeza a cabeza… sino de corazón a corazón” Y este 15 de mayo, en nuestro país celebramos el DÍA DEL MAESTRO; en Güémez el centro de nuestra vida es Dios y los cuatro puntos cardinales son: nuestros abuelos, las abuelas, nuestras madres y nuestros maestros y aquí sólo tenemos dos clases de maestros: los buenos y los mejores.

 

Resulta que “Vetustio –el comisariado ejidal de Los San Pedro– venía rumbo a Güémez, en el camino escuchó una voz que le decía:

 

–– Levanta algunos pedruscos, mételos en tu bolsillo y mañana te sentirás a la vez triste y contento.

 

El viejo campesino humildemente obedeció, se inclinó en el camino, recogiendo un puñado de piedras introduciéndolas en su bolsillo. Cuál no sería su sorpresa cuando a la mañana siguiente vio que los pedruscos se habían convertido en diamantes, rubíes, esmeraldas y oro. Se sintió a la vez feliz y triste. Feliz por haber cogido las piedras del camino, triste por no haber tomado mucho más.”

 

Lo mismo ocurre con la educación, nos colma de felicidad encontrarnos con maestros que llenan nuestra vida de luz; pero también nos da tristeza por no haber aprovechado su sensibilidad de vida y abrevar aún más en su sabiduría.

 

En Güémez diariamente aprendemos lecciones de vida de nuestros maestros, ellos con su facilidad pedagógica enseñan que:

 

–– “Aunque no escribas libros... eres el escritor de tu vida.

 

–– Aunque no seas Leonardo Da Vinci… puedes hacer de tu vida la mejor obra maestra.

 

–– Aunque no tengas el talento de Gardel… puedes cantarle a la vida de la manera más increíble.

 

–– Aunque desconozcas los acordes musicales… puedes hacer de tu vida la más sorprendente sinfonía.

 

–– Aunque ignores los caminos de la Biblia… puedes convertir tu día en la mejor oración de tu vida.

 

–– Aunque tu alma sangre por los escollos tropiezos del camino y las maledicencias de tus semejantes… tu corazón sigue avante y tu rostro sonríe.

 

–– Aunque no seas un ángel o un santo… hay para ti un lugar especial en el corazón de tu maestro.”

 

Aquí en Güémez, nuestros maestros nos enseñan a ser como el peñón de Gibraltar: “Firmes en nuestra fe, constantes en el entusiasmo, perseverantes en el trabajo, persistentes en el aprendizaje diario, inamovibles en nuestros propósitos e inapelables en nuestros ideales.”

 

Esencialmente nuestros maestros, nos enseñan que somos únicos en toda la tierra, que nadie nos dará la felicidad, que sólo nosotros podemos conseguir, por eso diariamente asumimos la responsabilidad de buscarla y regocijarnos con su encuentro, porque sólo nosotros podemos conseguirla.

 

Tenemos una misión en la tierra ser feliz y hacer feliz a los demás, es esto lo que da sentido a nuestra existencia. A todos los maestros –a los presentes y a los ausentes– ¡FELIZ DÍA DEL MAESTRO!

 

Un Maestro sabio reconoce que la vida es como el teatro y hay tres tonos: el dramático, el trágico y el humorístico, cada quien escoge el suyo. El Filósofo de Güémez escoge el humorístico.

 

Resulta que “era el primer día de clases, y todos los alumnos, al entrar, se dan cuenta de que su nuevo maestro no tiene orejas. El maestro dice:

 

–– Me gustan los niños que no tienen miedo y que ponen atención a los más mínimos detalles, a ver, Pablito, dime qué notas en mí.

 

–– ¡Que no tiene orejas, Profe!

 

El maestro, molesto lo saca del salón. Hace la misma pregunta a Paquita quien responde lo mismo, el profesor también corre del salón a la niña. Hace la misma pregunta ahora a Pepito, quien responde:

 

–– ¡Usted trae lentes de contacto, profesor!

 

El maestro, con cara de satisfacción, dice:

 

–– Ya ven, este es un niño que se fija en los más mínimos detalles y pone mucha atención; pero, dime, niño, ¿cómo te diste cuenta de mis lentes de contacto?

 

––Pues ni modo que trajera lentes –responde Pepito–, ¡¡SI NO TIENE OREJAS PA’ DETENERLOS!!”

 

TWITTER:@filosofoguemez; INSTAGRAM:@FilosofoDeGuemezOficial;

 

FACEBOOK :FilosofodeGüemez-Oficial


¡DE AHÍ VENGO!

 

Khalil Gibran con la congruencia propia de un hombre sabio afirmó: “Y DIOS dijo: ‘Ama a tu enemigo’… y me ame a mí mismo”

 

Cuantas veces el más grande enemigo de nosotros, somos nosotros mismos, que desde que nos levantamos empezamos a ponerle peros a nuestro cuerpo y nuestra vida, quejándonos, preocupándonos, lamentándonos por lo que nos falta, por lo que estamos viviendo, omitiendo ver el racimo de bendiciones que nos sobran.

 

Será que hemos omitido recordar que nadie va a hacer por nosotros, lo que no hagamos nosotros por nosotros mismos, porque “El mejor ARTE que puedas DARTE en la vida es: AMARTE, VALORARTE y RESPETARTE”, por una regla de tres simple, “Nadie puede dar… lo que no tiene”

 

AMARTE, es aprender a vivir a plenitud, es cerrar los ojos y abrir el alma, para elegir con el corazón,

 

AMARTE, es no olvidar que estás hecho por manos Divinas y por ende has sido creado para vivir en sano equilibrio y regocijante armonía con el universo, para dos cosas fundamentales: amar y ser amado.

 

AMARTE es entender que cuando tengas dudas, el camino es muy sencillo, levantar los ojos al cielo, que es la morada del Padre; pedirles respuestas a tus dudas y después decirte a ti mismo: ¿Por qué no? Y entonces, atreverte a ir más allá de tus límites.

 

AMARTE es reconocer que tus palabras y obras, son el nítido reflejo del amor que anida en tu interior, es enfrentar los miedos, porque al encararlos dejan de crecer, porque el miedo cubre al amor, y AMARTE controla y debilita los miedos, será porque AMARTE es mirar para arriba y para adelante, sabiendo que la vida es lo que viene… no lo que fue.

 

La vida es una proyección de la capacidad que tienes para AMARTE, que reafirma el sentido de ti mismo, tu sentido de pertenencia, tiene la magia de despertar el poder creador que vive en ti mismo, para no ENGANCHARTE a la tristeza y el dolor.

 

AMARTE, genera químicos de la felicidad como la inmunoglobulina “A”, los linfocitos “T”, la serotonina, la dopamina, que producen enorme confianza e inagotable creatividad, para pleno de fe ir en pos de tus metas.

 

AMARTE, es saber que todo está en constante evolución, es reinventarte, es ir a la profundidad de tu ser, para gozar el milagro de la vida, para vivir plenamente la fragilidad de tu humana experiencia, sin términos medios, sabiendo que si diariamente tienes un ¿Para qué? AMARTE encontrara siempre el ¿Cómo?

 

AMARTE, es un proceso de conciencia que te lleva a entender que la vida es un continum, en la que no estarás aquí todo el tiempo, una vez que hayas vivido la experiencia carnal que llegaste a aprender… ¡partirás a otro plano!… no antes, ¡tampoco después!

 

AMARTE genera pasión, porque quien no ha vivido con pasión ha desperdiciado la mitad de su vida; AMARTE genera buen sentido del humor, que te ayuda a disfrutar el camino, a atreverte más y a cambiar tu vida positivamente.

 

Resulta que cierto día, el querido Padre “Chuyo” se encuentra en la calle con el campesino de Güémez, –que siempre trae a flor de piel a su Niño Interior– lo ve más golpeado que una tina de albañil, más arañado que un “trepadero” de mapache, su camisa toda rota, el pantalón revolcado, la cara llena de moretones.

 

–– ¿Po’s qué te pasó Filósofo? ¿Sufriste algún accidente? ¿Quieres que te lleve a tu casa?

 

–– No, padre gracias… ¡DE AHÍ VENGO!

 

TWITTER: @filosofoguemez; INSTAGRAM: @FilosofoDeGuemezOficial;

 

FACEBOOK: FilosofodeGüemez-Oficial


EL MIEDO

 

Para el viejo Filósofo, dos son las emociones básicas que impactan en la vida: el miedo y el amor.

 

El miedo es el generador de las emociones negativas que lanzan al ser humano al tono bajo, como el enojo, la rabia, la tristeza, el odio, el rencor, el resentimiento.

 

El miedo –que es la ausencia de amor– rompe con tu energía vital, debilita tu sistema inmunológico, cancela tu crecimiento, te auto limita, te hace rígido, cancela la confianza en tu futuro, dejándote una sensación de inferioridad, de desánimo, de fracaso o de derrota.

 

Mientras que la altísima frecuencia del amor, te conecta con una fuerza que trasciende tus limitaciones físicas y con el poder de tu espíritu original, trae a ti armonía y salud, a través de una energía renovada que te hace creativo, liberándote de los bloqueos energéticos y renovando tu vida en todos los órdenes, llenándote de una elevada autoestima, que le da aire a tus sueños y te lleva a ser feliz y triunfar.

 

El humor es una clara expresión de amor, que te conduce al encantamiento con las cosas sencillas de la vida, a fijar tu atención en cómo cosas tan simples como sonreír con afecto, saludar amablemente, dar un abrazo, una palmada en el hombro, una palabra de aliento en momentos de dolor, un cumplido sincero, una actitud de solidaria preocupación frente a un problema; estas naturales actitudes, tienen el poder mágico de darle un gran giro, de hacer feliz y cambiar tu vida… y la de los demás.

 

Cuando tienes la capacidad de reír de las dificultades, las crisis, las enfermedades, les quitas el poder y tomas el mando de ellos. Hay personas que creen tener los problemas más graves del mundo y ante ellos su actitud es de claudicar, mientras a otros la adversidad las estimula a crecer y a triunfar.

 

Cuando llegan los problemas, para algunos éstos vienen acompañados de miedo y por ende, de inclinaciones perturbadoras, intranquilidad, zozobra, desconfianza, desesperanza, inseguridad; cuando te das permiso de abrirte al milagro del amor –y con él, del humor–, como por arte de magia tu vida se vuelve cálida, flexible y experimentas una visión policroma, creativa y renovada de la vida.

 

El humor es un acto de amor, que te conecta con el poder que va más allá de los límites y de las restricciones que generalmente el ser humano pone a su vida, te lleva a gozar el racimo de milagros que el nuevo amanecer tiene para ti, además te lleva a dejar de concentrarte en los problemas, a tener razones para vivir, para ser feliz y a atreverte a contar tus bendiciones.

 

A propósito de miedo, hay un viejo chiste que aplico al Filósofo. “Ergástulo comentaba: Desde que era chiquillo siempre tenía miedo de irme a acostar, porque creía que había alguien debajo de mi cama, eso hacía que no pudiera conciliar el sueño. Cierto día tomé la decisión de consultar a un profesional de la conducta humana, fui a ver a un psiquiatra y le expliqué:

 

—Fíjese que tengo un problema. Por la noche, cada que me voy a acostar creo que hay alguien debajo de mi cama y en verdad que me da harto miedo; doctor, ¿no me estaré volviendo loco?

 

— No se preocupe, soy especialista, déjame eso a mí y en 12 meses lo curo –dijo el psiquiatra–, necesita venir a consulta tres veces a la semana, yo lo curaré de su miedo.

 

— Disculpe doctor ¿y cuánto cobra?

 

— Para usted, ¡barato! 700 pesos por consulta.

 

— La verdad que para mí es caro… pero si me va a curar, creo que vale la pena.

 

Seis meses después, se encuentra con el psiquiatra en la calle.

 

— Oiga, usted sólo fue tres veces a consultarme, ¿me puede decir por qué no regresó?

 

— Mire doctor, 700 pesos por consulta, tres veces a la semana, por 12 meses, me pareció bastante dinero; decidí ir con el Filósofo de Güémez, y no me ha de creer, pero me curó en una sola sesión por un six de cervezas.

 

— No me diga eso –dijo molesto el psiquiatra–. ¿Y se puede saber cómo un ignorante campesino, que muy apenas sabe leer, lo curó?

 

— Muy sencillo, me dijo: ¡córtale las patas a la cama! y asunto arreglado, ahora ¿cuál miedo?, ya no puede haber nadie… ¡¡¡DEBAJO DE LA CAMA!!!”

 

TWITTER: @filosofoguemez; INSTAGRAM: @FilosofoDeGuemezOficial;

 

FACEBOOK: FilosofodeGüemez-Oficial


¡CUANDO NO TRABAJAN…ES POR LA MAÑANA!

 

Hoy, en el mes del niño, me permito parafrasear a la escritora Melisaa Sher: “Los niños nos enseñan mucho de lo que realmente somos, a su corta edad son los mejores maestros, ellos nos enseñan miles de cosas entre otras:

 

1.- A ser nosotros mismo, no una copia –a veces mala– de otros. Ser genuinos, sensibles y estar dispuesto a expresar y sacar los sentimientos, aún los vulnerables, sin miedo ¿Al qué dirán?

 

2.- A soñar creativamente, intuitivamente saben que nos conecta con nuestro maestro interior. Los sueños pueden crear la realidad, porque es evidente que todas las cosas reales comienzan con pensamientos y sueños. Los niños tienen el maravilloso talante de no limitar la capacidad de soñar.

 

3.-A vivir el HOY a plenitud. Los niños pueden concentrarse en cualquier cosa que está ocurriendo en su vida en ese momento. Son espontáneos. HOY deje de estar obsesionado por el perfeccionismo y el orden y dé oportunidad a la flexibilidad en su vida.

 

4.-A no tener miedo a los errores o el fracaso. El fracaso es sólo una palabra inventada por el hombre para limitar sus potencialidades, no tiene más poder del que tú mismo le des. Los niños están puestos a correr riesgos porque saben por intuición que los riesgos son la mejor manera de aprender y crecer.

 

5.- Los niños aceptan el mundo como es. Fluyen con la vida, no resisten, porque saben que terminan atrayéndolo. Los niños disfrutan la vida, con su sana alegría, risas y sonrisas son las personas más felices. Usted no tiene que ser necesariamente tan ordenado, rígido, serio, tan adulto”.1

 

Cristo dijo: ‘Dejad a los niños venir a mí’ y cuando lleguen a ti… despertarán tu Divinidad Interior”

 

HOY DATE PERMISO DE gozar el milagro de la vida, de acariciar, de que brote y se desarrolle amorosamente el niño que vive dentro de usted, dispóngase a gozar la inmensa policromía de la vida en toda su majestuosidad.

 

Cuando despunta el alba, al mirarte al espejo, centra tu mirada en tus ojos, que son la puerta del alma, y DATE PERMISO DE amar, de halagar al niño que llevas en tu interior, hazlo crecer con tus mimos, con tus cariños.

 

La magia llegara a ti –“En la vida no hay magia, hay magos y los magos no necesitan trucos”– te sorprenderás con el brillo que llegará a tus ojos, a tu alma, a tu corporalidad, a tu vida, te maravillarás con los resultados.

 

Se llenará lo más íntimo de tu ser de una extraordinaria alegría, redescubrirás el suave encantamiento de la vida, con todo el potencial que vibra dentro de tu ser.

 

Es maravilloso gozar el prodigio del nuevo día, más cuando reconoces que tienes en tu espíritu el niño de tu vida, el de tu infancia, ése que te acompaña en las duras y en las maduras.

 

Detrás de una personalidad llena de la hiperseriedad de adulto, a veces de viejo, se esconde el brillo, la alegría, el poder, la fuerza y el amor del niño que vive en tu interior, cuando seas capaz de reconocerlo y amarlo, se renovará espectacularmente tu energía vital.

 

Tu niño interior confía en la vida, se da permiso de amar a plenitud, sonríe, goza de una alegría permanente, rechaza la violencia, vive el milagro del HOY intensamente, perdona siempre, ama más, odia menos, para él, el más modesto alimento es el platillo más suculento, no conoce el protocolo, tiene muy arraigado el don de dar, dar amor, dar una sonrisa, dar alegría, su vida se pasa dando.

 

Acariciando su niño interior, el campesino de Güémez se la pasa dando una pizca de buen sentido del humor.

 

A su tierna edad el niño filosofito trabajaba en el Congreso lavando carros, cierto día llega un hombre y le pregunta:

 

–– ¿Disculpa muchacho por la tarde no trabajan?

 

–– No –responde el filosofito– Por la tarde no vienen, ¡Cuando no trabajan… ES POR LA MAÑANA! 1 http://informe21.com/felicidad/18-cosas-que-deberiamos-aprender-de-los-ninos-para-ser-mas-felices

 

TWITTER: @filosofoguemez; INSTAGRAM: @FilosofoDeGuemezOficial;

 

FACEBOOK: FilosofodeGüemez-Oficial


¡SE RÍEN PA’ NO LLORAR!

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

 

Este Filósofo ha aprendido que el maravilloso sentido del humor es la herramienta básica para la sobrevivencia. A muchos les hace falta buscar el lado gracioso de la vida, tomarla un poco menos en serio. El humor es un encanto personal, es una seducción del espíritu contra la cual hay pocas defensas, un aura, un perfume invisible que hacemos que flote en el ambiente, sólo se requiere estar dispuesto a envolvernos en el encanto de su resplandor para reafirmar, que con él y a través de él nos encontramos con nosotros mismos.

 

Por el camino del humor he encontrado respuesta a muchas interrogantes:

 

— Que nadie es perfecto… hasta que se enamora.

 

— Que Dios es amor… y el hombre también; porque está hecho a su imagen y semejanza, hemos sido creados para amar, por eso debemos amar al prójimo como a nosotros mismos, entregarnos totalmente al amor y permitir que su corriente fluya a través de nosotros.

 

— Que jamás las oportunidades se pierden… siempre alguien tomará la que se dejó pasar.

 

— Que cuando ponemos amarras en el puerto de la amargura… la felicidad, el éxito y la abundancia de bienes amarran en otro muelle.

 

— Que todos queremos vivir en la cima de la montaña… sin entender que la felicidad se desarrolla mientras la escalamos.

 

El humor es una particularidad de la raza humana, que te ayuda a enfrentar con entereza las pruebas que te presenta la vida, te auxilia para encender en el interior de tu alma una llama en cuyos reflejos te mira a ti mismo, te apoya para volverte humilde, a cuidar y proteger el manantial más rico que puede potencializar tu energía… tu ser interior.

 

El humor te ayuda a mirar el miedo, tus temores cara a cara, si no tiene fundamento se desvanecerá; si lo tiene… el humor te ayudará a enfrentarlo.

 

— Que una sonrisa es la forma más simple de decir que adentro hay un alma en plenitud que disfruta los sencillos goces de la vida… es la manera más agradable de transformar tu existencia.

 

“Cierto día un hombre decidió buscar en donde se encontraba el humor, decidió andar por los caminos del mundo preguntando ¿En dónde está el humor?:

 

— Busca en la filosofía – respondieron los filósofos.

 

— El humor está en el servicio –dijeron los filántropos.

 

— Entra a la iglesia –le aconsejaron los clérigos.

 

— El humor es sabiduría –sentenciaron los sabios.

 

— El humor es renuncia –comentaron ascetas.

 

— Contempla la creación y encontraras el humor –terciaron los místicos.

 

— El humor lo encontraras conociéndote a ti mismo –señalaron los esotéricos.

 

— El humor está en los números –le aconsejaron los cabalistas.

 

— El humor es un mito –afirmaron los escépticos.

 

— El humor está en que vivas y dejes vivir – comentaron los existencialistas.

 

Confundido estaba, por tantos caminos que lo conducían al humor cuando se encontró con un anciano que portaba en su cuello un hermoso diamante. El caminante lo miro a los ojos y le preguntó:

 

— ¿Tú como buen sabio me puedes decir si el humor existe?

 

El anciano sonrió y acercándole el diamante a su rostro le respondió:

 

— El humor es como este diamante, tiene tantas caras como quieras encontrar, a ti te corresponde saber cuál es la tuya, sólo que no la busques fuera; porque el humor tiene su fuente en tu corazón.

 

Si la piedra dijese: Si una piedra no puede construir una casa, no habría casa; si una gota de agua dijese: una gota no puede formar un río, no habría río; si el grano dijese un grano no puede sembrar un campo, no habría cosecha; y si el ser humano dijese un acto de humor no puede salvar a la humanidad no estaría cumpliendo la encomienda de Dios, gozarse en el humor y dar felicidad al prójimo.”

 

Lo que me recuerda que: “Hay obreros que tienen un sueldo de humor negro… ¡SE RÍEN PA’ NO LLORAR!”

 

TWITTER:@filosofoguemez; INSTAGRAM:@FilosofoDeGuemezOficial; FACEBOOK :FilosofodeGüemez-Oficial


DIAS DE REFLEXIÓN

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

 

Inicia la Semana Santa, época de reflexión y de amor; amamos a Cristo, que sufrió en el Calvario, reflexionamos el profundo conjunto de símbolos que la semana “Mayor” tiene para nosotros. Cuando en un gesto de sublime humildad o contrición entramos en Oración, nos abrimos al más maravilloso encuentro con el Señor, porque toda la magia del universo se concentra en nosotros y se dirige a la creación. Iniciamos un sorprendente y sanador proceso de renovación que vacía nuestro espíritu de resentimientos, de dolores, de sinsabores, de pensamientos obsesivos, de rencor.

 

Los días de Semana Santa son una oportunidad para el sano descanso, el amor, la paz, el reencuentro con nosotros mismos, con lo que amamos y con los que amamos, es una gran oportunidad para reflexionar sobre el dolor del mártir del Gólgota, aquel hombre humilde que al morir en la cruz nos dejó cientos de lecciones, entre otras:

 

1.- Cuenta tus alegrías, nunca tus desdichas.

2.- Transforma lo cotidiano, en algo extraordinario.

3.- Levanta tu mirada al cielo, pide un deseo y lucha por alcanzarlo.

4.- Vive tu día como si fuese el último de tu vida

5.- Comprende, esfuérzate, lucha, ten coraje y nunca te impongas límites.

6.- Recuerda… hay muchos sueños que esperan ser realizados.

7.- Nada hay más desgastante que los problemas que nuestra mente imagina y que nunca habremos de enfrentar.

8.- Nunca tomes tu camino con demasiada seriedad, invierte en el banco de la vida, la amistad… es la mejor inversión.

9.- Sorpréndete en vida riendo sin parar.

10.- Recuerda que la vida da muchas vueltas, es tan paradójica que lo malo se hace bueno y lo bueno se hace malo, lo mejor es dejar las cosas en manos de Dios porque, en nuestra vida todo sucede con un propósito.

11. Nunca tomes las desgracias, ni la fortuna como algo absoluto, ten la inteligencia de siempre darle tiempo al tiempo.

12.- Solamente el HOY es definitivo.

13.- Da la importancia a los poderes secretos que el Señor te confió: el poder del abrazo, una sonrisa, una palabra de aliento, un cumplido honesto; tienen el potencial de la vida, dale un giro de 360 grados.

14.- El corazón y el espíritu del ser humano son más fuertes que cualquier inmensidad.

15.- Llena tu corazón de recuerdos positivos.

16.- Respeta los cambios de la vida…aprende de tus experiencias.

17.- El arte de la vida consiste en enamorar, reír, ser feliz, y dar felicidad a quienes te rodean.

18.- Construye tus caminos en el HOY.

19.- Expresa respetuosamente tus sentimientos más profundos para que vivas en libertad.

20.- En esta vida aprende a ser solución... No problema

 

Hay personas que conocen el arte de cultivar flores en su jardín, consiguiendo maravillas de color. En el jardín del alma se pueden cultivar otras flores como: el humor, la esperanza y el amor. Las flores de tu jardín alegran tu vida, planta flores, planta humor, planta esperanza y planta amor, verás cómo en tu alma brilla una perenne primavera.

 

A propósito, la cultura popular hace de cada ocasión una oportunidad para reencontrarnos con DIOS a través del humor, elaborando para la semana mayor la siguiente canción:

 


“El lunes por la mañana,

al ver que se vuelve polvo

bastante malo me vi,

la humana naturaleza.

El sábado fue de Gloria

fui a curarme a la cantina,

y eso me invitó a seguir,

se me pasó y la seguí.

Jueves Santo me emborracho,

a eso vino Jesucristo,

porque el señor en su templo,

nuestro mundo a redimir.

Martes de carnestolendas

alzó una copa de vino

es de gusto general,

para darnos el ejemplo.

El domingo fue de gusto,

al verse las copas llenas

porque me diste tu amor,

de tequila y de mezcal.

Viernes Santo, bien quisiera

y por eso me emborracho…

ya quitarme la embriaguez,

con este bello licor”1

Miércoles de la ceniza

pero me ha podido mucho

es el día de la tristeza,

la pasión de Nuestro Juez.

 

filosofo2006@prodigy.net.mx; TWITTER:@filosofoguemez; INSTAGRAM:@FilosofoDeGuemezOficial; FACEBOOK :FilosofodeGüemez-Oficial


LOS ESTUDIOS DAN CONOCIMIENTO…

 

Hoy te invito a que recuerdes que el buen sentido del humor es una fuerza vital que nos ayuda a gozar de la vida a plenitud; una sonrisa, además de ser “una línea curva que todo lo endereza”, embellece y adorna el rostro de la gente feliz.

 

En ese sentido me permito parafrasear un viejo chiste que circula en el colectivo social desde aquellos tiempos en los que las “víboras andaban paradas” y actualmente anda en la red y lo pongo en voz del Filósofo: “Resulta que una familia de Güémez, como tantas que desde distintas latitudes de América han partido en búsqueda del sueño americano, llega a los Estados Unidos, inmediatamente Cantarino –el jefe de familia– lleva a su hijo a inscribir a 6º grado en la Elementary School, es decir en la escuela primaria.

 

El primer día de clase, la maestra presenta al niño mexicano, al mismo tiempo que dice a los alumnos:

 

— Niños durante algún tiempo estuvimos en línea, hoy daremos un repaso a historia de América del Norte. ¿Pueden decirme quién dijo: “Denme la libertad o denme la muerte”?

 

Los niños, guardaron silencio, excepto Audumaro –el niño de Güémez– quien inmediatamente levanta su diestra para responder:

 

— Patrick Henry, en 1775.

 

— ¡Excelente! –dice la maestra al mismo tiempo que pregunta de nuevo.

 

— ¿Quién dijo: "El gobierno del pueblo para el pueblo no debe desaparecer de la faz de la tierra"?

 

De nuevo, el salón entero guarda silencio, sólo Audumaro levanta la diestra y dice:

 

— Abraham Lincoln, en 1863.

 

Sin poder dar crédito a lo que oye, la profesora arremete contra el resto de los alumnos:

 

— Niños, ¿No les da pena? Este niño que recién acaba de arribar a nuestro país, sabe más de nuestra historia que todos ustedes juntos. La maestra alcanza a escuchar un grito que en voz baja dice:

 

— ¡Inguen a su mad$%&=? los mexicanos!

 

— ¿Quién dijo eso? preguntó molesta la Teacher.

 

Nuevamente el niño de Güémez levanta la mano y dice:

 

— El gobierno americano el 9 de marzo de 1916, después de la expedición punitiva de Pancho Villa a Columbus.

 

La clase queda muda y uno de los chicos alcanza a decir: — ¡Quiero vomitar!

 

La Teacher busca entre el alumnado tratando de encontrar quién fue el alumno irrespetuoso:

 

— Óiganlo bien, quiero saber ¿quién dijo eso? –dice la Teacher.

 

— En el año de 1991 –Responde Audumaro– George Bush, al primer ministro japonés.

 

Uno de los estudiantes, irascible, desde el fondo del salón de clases le grita al mexicano:

 

— ¿A ver si chupas ésta?

 

Audumaro responde inmediatamente a la Teacher:

 

— Eso lo dijo en 1997 el presidente Bill Clinton a la joven Mónica Lewinsky.

 

El alumno que era el más aventajado del salón de clase gritó:

 

— ¡Yo era el primero hasta que llegó este extranjerito de mierda!

 

Audumaro con una inmediatez sorprendente responde:

 

— Mario Vargas Llosa a Fujimori en las elecciones peruanas de 1990.

 

Los niños entran en un estado de neurastenia colectiva, al mismo tiempo que la Teacher se desmaya y se propaga la anarquía. Mientras los niños se arremolinan alrededor de la Teacher que permanece desvanecida en el suelo, uno de ellos exclama:

 

— ¡La cagamos! ¿Y ahora cómo chingados arreglamos este desmadre?

 

Audumaro responde inmediatamente:

 

— César Nava, presidente del PAN en la Cámara de Diputados en marzo de 2010.”

 

Por eso el Filósofo de Güémez dice:

 

“Los estudios dan conocimiento… ¡LO PENDEJO VIENE DE NACENCIA!” filosofo2006@prodigy.net.mx; TWITTER:@filosofoguemez; INSTAGRAM:@FilosofoDeGuemezOficial; FACEBOOK :FilosofodeGüemez-Oficial


¡PERO SIEMPRE ENSEÑA!

 

En el profundo misterio de la vida se hace necesario volver la vista a las abuelas y a los viejos de los pueblos –sabios por naturaleza, escuela de sabiduría andante, doctorados en personalidad– y bajo sus sabios consejos y mejor ejemplo, aprender a valorar, a saborear, a regocijarte en los dones que la vida tiene especialmente para ti.

 

Ser feliz no es sólo un sueño, una frase, un anhelo, una aspiración o un deseo, es –sea cual sea tu actividad, posición económica, social o política– la tarea a la que llegaste al universo, es armonizarte con el cosmos para poner en marcha la maquinaria de la vida para ir en pos de tus sueños.

 

“La vida es la más maravillosa sucesión de lecciones”, en la que es necesario aprender a vivir y ser feliz, dándote la oportunidad de que tus alas se sacudan el polvo de viejos lodos para alzar el vuelo, dejando de centrar tu mirada en la derrota o el desánimo y concentrarte en las miles de bendiciones que Dios tiene HOY preparadas a través de los milagros para ti.

 

De esas escuelas que son nuestras abuelas y viejos sabios he aprendido las siguientes lecciones:

 

— Recuerda que vas de paso, que tu presencia es temporal, así que justiprecia en su exacta dimensión el ciclo de tu vida, fórmate en el compromiso sincero y el duro trabajo.

 

— Vive con la intensidad del sol, porque el valor de la vida no está en el tiempo que vivas, sino en la intensidad con la que seas capaz de hacer que las cosas sucedan.

 

— Libérate de la pesada carga del resentimiento, DATE PERMISO DE… crecer al ejercer el don curador del perdón, sé capaz de tener sueños tan grandes como la esperanza, lucha por ellos, ve en su búsqueda, quien no tiene sueños es como un navegante que carece de brújula.

 

— Honra tu espacio vital.

 

— Vive a plenitud el milagro irrepetible del HOY, goza… disfruta el presente.

 

— Sonríe, que HOY Dios se ha levantado –como siempre– antes que tú y ha construido el más bello amanecer para ti.

 

— Decreta amorosamente que HOY es el mejor día de tu vida… ¡disfrutarlo!

 

— Escucha el llamado de tu cuerpo.

 

— Con el poder del amor elimina el ego, el miedo y los resentimientos, te ayudará a distinguir lo esencial de lo superfluo.

 

— Anda el camino con amor en tu cuerpo y armonía con el universo, tendrás paz en el alma.

 

— Diariamente ten la audacia de desafiar tus limitaciones… te llevarán a crecer y ser mejor.

 

— Reinventa tu vida, que al construir diariamente el camino, decides tu destino.

 

— Da todo de ti.

 

— Atrévete a pagar la cuota de sacrificio, esfuerzo, dolor y fracaso que se precisan para triunfar.

 

— En el juego de la vida, sal a ganar, que no estás aquí para fracasar.

 

— Regálate unos minutos para que seas capaz de vivir el silencio interior.

 

— “Jamás vayas en contra de ti”… fluye armónica y amorosamente con tu vida.

 

— Renuncia a la necesidad de la aceptación pública, ámate, reconócete valeroso, acéptate cómo eres; y qué eres sino esencia de lo divino que ha bajado hasta el terreno de lo humano.

 

— No resistas al cambio, las cosas llegan a tu vida cuando deben llegar… ni antes ni después.

 

— Nunca permitas que alguien llegue a ti sin que se vaya más feliz que como llegó, porque debes ser de esos seres maravillosos que valen por lo que dan, no por lo que celosamente guardan.

 

— Para ser y crecer mejor, el camino es sencillo, a través del amor reconcíliate con tu pasado. Diariamente ten la humildad de abrir tu corazón a Dios, recuerda que las cosas terrenas tienen su tiempo de nacer y de morir, las cosas de Dios son indestructibles... son para siempre.

 

Por eso el Filósofo de Güémez dice: “La vida es como la agricultura unas veces da, otras veces quita… ¡PERO SIEMPRE ENSEÑA!” filosofo2006@prodigy.net.mx; TWITTER:@filosofoguemez; INSTAGRAM:@FilosofoDeGuemezOficial;


¡NO SABE QUIÉN FREGAOS ES!

 

a escritora brasileña Cecilia Meireles dijo: “Hay personas que nos hablan y no las escuchamos, hay personas que nos hieren y no dejan cicatriz, pero hay personas que simplemente aparecen en nuestra vida y nos marcan para siempre”; ésos son los abuelos, que no son el mensaje… son los mensajeros de amor del Señor, que con su infinita sabiduría te conectan con el mundo de paz, luz, felicidad y armonía que hay dentro de ti.

 

Los abuelos de mi tierra –sabios por derecho propio–, me han enseñado que creer es crear, y con ello me han conducido a cultivarme para palpar, interesarme, escuchar, percibir y comprender el cosmos con los sentidos del alma; lo anterior hace que sea auténtico, que cree y crea en un generoso proyecto de vida, me hace ser mi mejor amigo.

 

Las enseñanzas de los abuelos llegan al fondo de tu esencia, porque van directo del corazón al alma. Sus palabras de aliento, siempre expresadas en el momento preciso, amorosamente sanan el espíritu, afirman que lo más auténtico que tenemos es nuestra capacidad de darle alas a nuestros sueños.

 

Ellos –en fin, doctorados en la escuela de la vida– son maestros del sentido común y de los haberes y saberes de la vida, viven holísticamente porque han tenido la inteligencia de armonizar mente, cuerpo y espíritu.

 

También de ellos aprendí que: “Nadie fabrica un candado sin llave. Del mismo modo Dios no te da problemas sin soluciones.” Así, en cada nuevo amanecer es importante aprender a postrarte e inclinarte ante el Señor en oración, maravillándote del milagro de la vida.

 

Los abuelos tienen un toque mágico, un zurcido invisible, están llenos de ese arte que dan los años para inspirar a perseverar, a construir algo edificante, invitándote a descubrir tus dones y pasiones, haciendo a un lado las creencias limitantes. Saben que las grandes obras se desarrollan en el poder del amor, de la perseverancia, el trabajo y el silencio, para ellos no hay imposibles, siempre invitan a ir “mar adentro”, porque saben que “el cielo es el límite”.

 

El mayor bien que los abuelos tienen es el de dar a la gente de su vida alas y raíces; alas para darle aire y libre albedrío a sus sueños, para evolucionar, y raíces, para tirar el lastre que genera el miedo a crecer, a la vez que enseñar el valor de la gratitud… para que cada mañana aprenda a bendecir su vida.

 

Los abuelos siempre cuentan con la disposición para ser felices con lo que son y con lo que tienen, porque en su disponibilidad de dar felicidad no hay límites. Ellos enseñan que la gente es buena cuando te da la mano, te conecta a los ojos, te regala una sonrisa, cuando “está en servicio” dispuesto a dar y cuando es alegre.

 

De los sabios abuelos de mi tierra he aprendido que la alegría es la patria del buen sentido del humor, porque aquel que ríe mucho, en el fondo reza más, porque reír es la forma más simple de orar dando gracias a Dios por el milagro de la vida.

 

En “Cien años de soledad” de Gabriel García Márquez, Úrsula dice: “Es como si el tiempo diera vueltas en redondo y hubiéramos vuelto al principio”, y pareciese que eso son los abuelos, han vuelto al principio de la vida, son unos niños, con más sabiduría… pero llenos de igual alegría, será porque la alegría es la emoción más restauradora del equilibrio del hombre con el universo.

 

A propósito de abuelos, el viejo Filósofo llama a casa de su hijo, contesta el teléfono su nieto, el viejo campesino bromea con el niño preguntándole:

 

— Hola, ¿sabes quién soy?

 

El nieto corre gritando:

 

— Mamaaaaá, mi abuelo se ha vuelto loco, está al teléfono y… ¡NO SABE QUIÉN FREGAOS ES!

 

filosofo2006@prodigy.net.mx; TWITTER:@filosofoguemez; INSTAGRAM:@FilosofoDeGuemezOficial; FACEBOOK :FilosofodeGüemez-Oficial


¡NUNCA HE VISTO UN PENSAMIENTO!

 

ay una antigua historia que hoy me permito parafrasear especialmente para ti: “El licitador a pesar de que consideraba que el viejo violín que sostenía en su mano izquierda no era de gran valor, cumplía con su encomienda de ofrecerlo al público, lo levantó y blandiendo una generosa sonrisa dijo:

 

— Ofrezcan señores, ¿cuánto dan?, ¿quieren iniciar a apostar?

 

— ¡10 dólar, 10 dólar! -Alguien replicó después- ¡15 dólares!

 

— ¡Quién da más? –dijo el rematador. Se hizo un largo silencio en el salón.

 

— ¿Sólo dos, no hay alguien más que se interese por este viejo violín? ¿Quién da 20? 15 dólares a la una; 15 dólares a las dos y...

 

Desde el fondo del salón de remates, un hombre de edad avanzada gritó:

 

— ¡Un momento! -Y avanzando hacia el licitador, le solicitó el viejo violín; cariñosamente lo tomó entre sus manos, lo limpió y empezó a afinarlo; después tomando el arco, hizo vibrar las cuerdas del viejo instrumento, sacando de él las más encantadoras notas que atraparían a los concurrentes y concluirían con un: ¡ahhhh!, del público y un estruendoso aplauso.

 

El maestro entregó el violín al rematador, quien aturdido todavía por la emoción, señaló a los compradores:

 

–– ¿Cuánto ofrecen por el viejo violín? –acto seguido lo levantó con su mano izquierda.

 

— ¡Dos mil dólares!... ¿quién da más? ¡Tres mil!... Tres mil dólares al a una… ¿quién da más?... ¡Siete mil!...Siete mil a la una… siete mil a las dos… siete mil a las tres… ¡vendido! -exclamó el licitador.

 

La gente aturdida aplaudía, mientras uno de la concurrencia cuestionaba:

 

— No entiendo, ¿qué fue lo que cambió el valor del viejo violín?

 

La respuesta se la dio una anciana maestra de música que se encontraba a su lado:

 

— ¡Fue la mano del Maestro!”

 

Amorosamente te invito a que “te dejes tocar por la mano del Maestro” para que del violín de tu cuerpo brote la más exquisita melodía celestial.

 

HOY es el día, aquí es el lugar en el que, entregándote en las manos del Maestro, entiendas la grandeza para la que fuiste creado y que afinando las cuerdas del violín maravilloso de tu cuerpo, seas más grande que tu dolor, superior a tus problemas y yendo más allá de tus limitaciones –en un acto de humildad-, seas capaz de entender que: “Lo que importa no es lo que tienes en la fiesta de la vida… sino quien eres en ella.”

 

Recuerda que Dios te hizo a su imagen y semejanza y te ha dado un aliento celestial para que seas el Maestro de tu vida, “el arquitecto de tu propio destino” entendiendo que tus manos –extensión de lo divino en la tierra– todo lo pueden, nada, absolutamente nada puede detenerte para que a partir de HOY seas tan espectacular como tú lo desees.

 

Así que en este nuevo amanecer sal a la vida confiando –confiando significa con fe, que cuando tienes fe en tu corazón todo, absolutamente todo, llega a su tiempo– en tus potencialidades, sabiendo que lo que importa no es dónde estás… sino a donde te llevan las manos del Maestro.

 

HOY, al sentirte parte del milagro de la vida, elige ser un triunfador; con todas tus fuerzas cree en el poder que la vida te entrega y, si piensas que puedes, ¡podrás!, sabrás que nada que no sean el triunfo, las realizaciones y la felicidad están destinadas para llegar a tu vida.

 

Lo anterior me recuerda la ocasión aquella en la que “un astronauta y un afamado neurocirujano, discutían sobre la existencia de Dios. El astronauta dijo:

 

— Tengo una convicción: no creo en Dios. He ido al espacio varias veces y nunca he visto ni siquiera un ángel.

 

El neurocirujano se sorprendió, pero disimuló. Luego de pensar unos instantes, comentó:

 

–– Bueno, he operado muchos cerebros y… ¡NUNCA HE VISTO UN PENSAMIENTO!” 1


¡Y AHORA ZERO!

 

El prestigiado doctor Tomás Requena López comenta en su libro: Por qué me hice naturista: “Mi madre me dijo: ‘Te voy a contar una historia que me sucedió en relación contigo, cuando eras pequeño, tanto que aún te amamantaba, un día tuve que dejarte por un momento para ir a ayudar en un casamiento, donde me tardé más de los debido.

 

Mis pechos llenos de leche, me recordaban que debías de tener hambre. Fui corriendo para darte de lactar. Cuando llegué, supe que una señora bondadosa, al verte llorar tanto, te dio su pecho, pues tenía una hija de tu misma edad; te pegaste tanto al seno de la señora que dejaste a su niña sin leche’.

 

Me impresionó tanto el relato de mi madre que le pregunté:

 

— ¿Mamá, dónde vive esa señora? Quiero conocerla.

 

— Vive muy lejos, en un lugar que yo ya no frecuento y que tú no conoces.

 

Me quedé callado, pero en mi interior me hice el firme propósito de conocer a aquella señora. Terminé mi primaria con éste pensamiento aún fresco en mi mente y sólo cuando miraba a los niños de pecho, el suceso venía a mi memoria.

 

Cuando realizaba el servicio social revivió en mí el deseo de conocer a mi benefactora, pero no sabía su nombre, ni dirección, ni en qué pueblito o ranchería vivía. Nada en absoluto. Entonces pensé: Ella sí conoce mi nombre, sabe quién soy y sí puede encontrarme.

 

Alimentaba yo esa idea con pensamiento tenaz. Daba por hecho que la conocería, porque en una región como aquella en la que yo vivía, un médico es conocido por todos, más cuando provoca tanto escándalo como yo lo hacía, debido a las intervenciones quirúrgicas de gran riesgo que me atrevía a practicar.

 

En una tarde muy especial, pero muy especial, porque era tan triste y obscura que invitaba a la melancolía, llegó a mi consultorio una señora trigueña, de buena estatura, gran personalidad y para mí, llena de gracia, ella me dijo: — Hace aproximadamente 23 o 24 años yo te di de mamar.

 

Me contó la historia que años atrás, mi madre me había relatado. Por lo tanto no podría ser otra persona, sino aquella que me había lactado. Me sentí muy feliz, la abracé y quise llenarla de obsequios que ella dignamente me rechazó... Después de aquel día jamás volví a verla.

 

Creo firmemente que cuando uno piensa y visualiza insistentemente una cosa con buena voluntad y fe se realiza, no importa cuánto tiempo tarde. Sin embargo, siempre sucede en el momento preciso y en el lugar indicado, porque para todo hay un tiempo y un espacio.”

 

Esto que le sucedió al tan querido médico, los científicos le llaman “visualización positiva de futuro”, tiene un fuerte soporte psico-neurológico. Sencillamente consiste en que tengas la habilidad de imaginarte cumpliendo los sueños de tu vida, en el quehacer, proyecto, empresa o compromiso que quieras, sólo se requiere que tengas la autoconfianza de creértelo, de sentirlo, de palparlo, de olerlo, que lo hagas con la impresión de que ya está en ti.

 

Recuerda que el milagro de la vida consiste en vivir el “HOY” a plenitud, pero teniendo la habilidad de mantener la esperanza de que lo que viene es lo mejor para ti y darle alas a tus sueños. La diferencia entre el fracasado y el hombre exitoso es la amorosa percepción positiva de futuro del segundo, que le lleva a sacar provecho de cada tropiezo; situación que le ayuda a encontrar y descubrir el propósito –que cada uno tiene– de su viaje por esta carnalidad. Hoy, decídete a florecer a prosperar y a ser feliz.

 

El que tiene una clara percepción de hacia dónde va, siempre encontrará el camino, aprenderá a disfrutar a plenitud la vida y a hacer de ella una maravillosa historia de éxito, no le teme a la soledad, a la enfermedad o a la muerte, se ocupa de trabajar en la alegría, de labrar su felicidad y vivir para servir. Soy un convencido de que la mujer tiene un impulso divino y la magia de abrirte los ojos del alma para alegrar tu corazón, para detener el tiempo y transformar a la gente de su vida en el constructor de su grandeza y destino.

 

A propósito, cierto día, Doña Hergastula platicaba con su comadre:

 

— Usted que siempre se visualizó casándose con el Virulo, ¿cómo le va en su vida sexual?

 

— ¡Ay comadrita!... pues como el refresco.

 

— ¿Cómo el refresco? ¿Y cómo es eso?

 

— Primero normal, después Light… ¡Y AHORA ZERO!


EL BUEN SENTIDO DEL HUMOR

 

El buen sentido del humor del que exuberantemente goza el mexicano, es una expresión lúdica llena de la vitalidad que da el entusiasmo para enfrentar la pandemia con un optimismo sin par.

 

Quien disfruta del humor, tiene una perspectiva diferente a aquél que se place en el mal sentido del humor y el pesimismo, ambos ven el mismo espectáculo… desde gradas diferentes.

 

El sentido del humor trasluce el mundo de riqueza y abundancia de bienes que el universo tiene preparado especialmente para ti, y también las posibilidades infinitas que te obsequia para que seas feliz a través de una sonrisa. Sonreír te deja tres lecciones:

 

1. Estás en éste mundo para ser feliz, triunfar y dejar huella.

 

2. La sonrisa, te recuerda que vas de paso y no te llevarás nada, a no ser los gratos recuerdos que amorosamente siembres y atesores.

 

3. Sonreír tiene la virtud de colocar cada problema en su justa dimensión, mejora tu calidad de vida, abriendo tu espíritu y preparando tu cuerpo para que sean recipiendario de un sistema inmunológico fortalecido y enriquecido por los químicos generados por el buen sentido del humor, que te hacen generosamente humano, más sensible al amor y al dolor del prójimo.

 

De las abuelas y de los “viejos” sabios de Güémez aprendí a disfrutar de dos bienes de vida: El sentido del amor y El sentido del humor –esas son las dos alas con las que debes salir diariamente a volar con tus sueños– sueños que son indispensables para una vida plena, para que tu espíritu brille como el lucero del amanecer, engrandeciendo tu brillo personal.

 

En la vida, el sentido del humor es un generador impresionante de felicidad, de ti, de nadie más depende hacerlo tuyo y vivir bajo el “embrujo” de sus químicos que te generan un estado emocional, físico, laboral, familiar y psíquico sin parangón.

 

Margie Igoa dice con sabiduría sin igual: “En la vida hay dos tipos de personas: ‘las que les pasan las cosas y aquéllas que hacen que pasen las cosas’”, el humor al generar una armonía en tu cuerpo, alma y espíritu te prepara para hacer que pasen las cosas a la medida.

 

El sentido del humor llena de poder tu vida, te ayuda a liberarte de tus miedos y al hacerlo te reencuentras contigo mismo. Debes saber, que el periodista Norman Cousins, sufría una grave enfermedad; contaba que tomó la decisión de dedicarse a ver películas de humor y gozar de ellas, al poco tiempo sorprendió a los médicos con una mejoría radical inesperada, una vez sano, se decidió a escribir el afamado libro “Anatomía de la enfermedad”.

 

Concluyo el comentario con esta extraordinaria “Oración para el buen humor” que escribió Santo Tomás, en 1525.

 

“Concédeme, señor, una buena digestión

 

y, si puedes, algo también que digerir.

 

Concédeme la salud del cuerpo

 

y el buen sentido que se necesita para conservarla.

 

Concédeme también un espíritu sano que sepa escoger

 

lo que es bueno, pero que no se asuste a la vista del pecado,

 

para que pueda poner de nuevo todo en orden.

 

Concédeme una mente que nunca sepa lo que es el aburrimiento

 

y no permitas jamás que me preocupe demasiado

 

de esa criaturilla tan presuntuosa que se llama Yo.

 

Concédeme finalmente, Señor,

 

el divino sentido del humor.

 

Dame la gracia de saber reír una broma,

 

a fin de poder disfrutar algo de la vida

 

y ayudar a que también la disfruten los demás.”

 

Amén.

 

filosofo2006@prodigy.net.mx;

 

TWITTER:@filosofoguemez;

INSTAGRAM:@FilosofoDeGuemezOficial;

 

FACEBOOK :FilosofodeGüemez-Oficial


ADONDE VA EL AMOR…

 

Padre éste 14 de febrero, Día del Amor y la Amistad, permíteme que te pida 10 regalos:

 

1.- Enséñame a encontrar conocimiento en la crítica; porque tú me has enseñado que los hombres son como los cometas, nunca se elevan con el viento…sino contra de él.

 

2.- Regálame un canario que me enseñen a cantar en libertad y volar tan alto como la esperanza.

 

3.- Regálame tiempo para aprender a amar y admirar a la persona que ha estado y estará conmigo toda la vida…yo mismo.

 

4.- Dame sabiduría para saber porque y para que existo, ayúdame a encontrar la misión a la que me enviaste a la tierra.

 

5.- Enséñame a ser diligente para entender que mi casa es tan sólo una posada al borde del camino, un lugar para crear y crecer brevemente para luego emprender el más hermoso viaje hacia donde se encuentra tu luz.

 

6.- Dame un botellón tan grande como transparente, para guardar las sonrisas de los niños, los consejos de las madres y la sabiduría de los viejos… ¡¡aahh pero regálamelo sin tapa!!...para nunca dejar de escuchar la sinfonía de sus sonidos.

 

7.- Enséñame a entender que el sufrimiento es el termómetro del alma, el principal impulsor de mi crecimiento espiritual.

 

8.- No permitas que me invada el orgullo si triunfo, ni la desesperación si tropiezo, más bien enséñame que los tropiezos son la experiencia que preceden al triunfo.

 

9.- Regálame tres cierres: uno para abrir la mente cuando necesite encontrar tus respuestas, otro para cerrar la boca cuando requiera callar y otro para abrir mi corazón ante el dolor ajeno.

 

10.- Padre al contacto del amor…vuélveme: escultor, pintor, artista, poeta, cantante o loco…pero no me dejes sin amor; porque un hombre sin amor…es como un barco que viaja sin estrellas en el firmamento.

 

En Güémez entendemos que el amor domina todas las cosas, es la fuente inagotable de la vida, tan grande como el universo, tan pequeño como un suspiro; “el amor es el único deporte que se juega mejor ante la ausencia de luz”; para este Filósofo “el amor es como el fútbol, lo perseguimos apasionadamente y una vez que lo hemos alcanzado…¡LE DAMOS UN PUNTAPIÉ!”; “el amor es como lo rico y lo pendejo…¡DEMASIADO DIFÍCIL PÁ OCULTARSE!”; su magia consiste en que a quien toca lo convierte en un ser nuevo, lo transforma.

 

A propósito, doña Calcania un día salía de su casa al mercado cuando se encontró en la acera de su casa a cuatro viejecitos que amigablemente platicaban, los miró de arriba abajo y viendo que sus rostros reflejaban hambre, se paró frente a ellos diciéndoles amablemente:

 

–– Permítanme invitarlos a pasar a mi casa y ofrecerles de desayunar.

 

–– No podemos entrar los cuatro.

 

–– ¿Y eso? –preguntó intrigada la señora.

 

–– Es que somos la riqueza, la felicidad, el amor y la sabiduría, requerimos que lleves sólo a uno.

 

Calcania regresó a su casa, le comentó lo sucedido a Triquino –su esposo–, quien rápidamente decidió:

 

–– Invita a la riqueza, así tendremos todo lo que queremos –dijo frotándose ambiciosamente las manos.

 

–– Mejor invitemos a la sabiduría, nos hará llegar a donde deseamos sin complicaciones –dijo en tono de codicia su esposa–, todos se rendirán a nuestro paso.

 

Doña Salmonela –la abuelita del señor–, que atenta escuchaba la plática, dijo:

 

–– Inviten al amor, acuérdense que “más sabe el diablo por viejo, que por sabio”.

 

Mal que bien, y rezongando, doña Calcania salió e invitó al amor a pasar, no había dado tres pasos cuando se pararon también, la felicidad, la sabiduría y la riqueza, la señora volteó a verlos, éstos se concretaron a sentenciar:

 

–– Si usted hubiese escogido a uno de nosotros, entraríamos solos; pero adónde va el amor siempre lo acompañará… ¡LA SABIDURÍA, LA FELICIDAD Y EL DINERO!

filosofo2006@prodigy.net.mx;

TWITTER: @filosofoguemez;

INSTAGRAM: @FilosofoDeGuemezOficial;

 

FACEBOOK: FilosofodeGüemez-Oficial


LA PALABRA

 

Cuando seas capaz de reconocer el valor primigenio de la palabra, tu mundo se redimensionará positivamente, porque el don de la palabra siempre será uno de los privilegios que Dios concedió al hombre para ser, hacer, tener y crecer.

 

Por la palabra vales y eres, la palabra trasmite el valor primigenio de lo que aspiras y de lo que crees, a través de ella se navega en el mar de la incertidumbre o se vuela en el cielo de la paz, con ella se anida en la soledad y la nostalgia o se crece en el amor y el entusiasmo.

 

Por la palabra eres tu peor enemigo o tu mejor amigo, utilizarla siempre en su exacta dimensión te traerá beneficios que la razón no puede asimilar fácilmente, porque la magia de la palabra sólo la descifran aquellos que saben que están aquí no por casualidad, sino para trascender positivamente como parte del milagro de la vida.

 

Cada mañana la palabra te lleva a un proceso de autodestrucción o a una causa maravillosa de sanación y esperanza, las palabras que te dices desde que inicias con el milagro del nuevo día, son la brújula que guiará tu camino en las próximas horas.

 

La correlación es muy sencilla: palabras de odio, resentimiento, amargura, quejas, dolor, te llevarán a la enfermedad y al mal de la desolación; por otra parte, palabras llenas de agradecimiento, de amor, de felicidad, de bendiciones para todos, te conducirán al mundo que está hecho especialmente para tu vida, el del éxito, la prosperidad, la salud y la abundancia de bienes.

 

No malbarates el don maravilloso de la palabra, utilízalo sabiamente para crecer, para ser mejor, para servir, cada nuevo amanecer haz el siguiente ejercicio, al abrir tu ojos que tus primeras palabras sean para agradecer los cientos de milagros que la vida te provee: la salud, la familia, el hogar, el pan nuestro de cada día, el amor, el trabajo, las amistades, etc.

 

Te darás cuenta que son cientos los milagros por los que puedes agradecer desde el amanecer; después al verte al espejo, continua con la magia de la palabra a tu favor, haz una díada, conectando amorosamente con tus ojos y verbalizando mensajes de profundo amor a tu cuerpo, elogia que tienes vista, manos, que caminas, que estás sano, que puedes oler, utiliza el don de la palabra para amarte y respetarte profundamente, si no lo haces tú ¿Quién lo hará por ti?

 

Este ejercicio fortalecerá profundamente el valor de tu autoestima, de tu autoapreciación, de tu valor propio, haciendo que tomes conciencia de tus virtudes para que las fortalezcas y de tus debilidades para que las disminuyas, por una sencilla razón: ere lo que piensas y existe una relación directa entre tus palabras hechas pensamientos y los logros de tu vida.

 

Si hay algo que todavía no llega a ti (trabajo, salud, un bien material, la solución de un problema, etc.) utiliza el poder de la palabra para verbalizarlo; visualízalo amorosamente, vívelo, gózalo, disfrútalo, siéntelo como si ya estuviese contigo. Cuando a través del don de la palabra eres capaz de armonizar mente, cuerpo y espíritu con el universo, inevitablemente la ley de la atracción funciona… a través de la palabra lo que pidas a la vida llegará a ti a su tiempo, no dudes… ¡llegará!

 

Por la noche, cuando estés por cerrar los ojos, haz uso del poder de la palabra para agradecer al Creador que mientras miles de seres humanos más poderosos, más jóvenes o talentosos que tú están muriendo, tú sigues aquí, formando parte del milagro de la vida, el agradecimiento, la oración y la palabra adecuada traerán a ti un cúmulo de bendiciones. Recuerda que tú eres más grande cuando con el poder de la palabra, haces crecer a quienes conviven contigo.

 

Apropósito de la palabra, en Güémez se llevaban a cabo las Fiestas del Día de la Candelaria, para tal efecto la plaza se había convertido en una auténtica romería, en donde vendedores ambulantes de los cuatro puntos cardinales venían a ofrecer sus clásicos tamales, atoles, y diferentes productos. Virulo recorría uno a uno los puestos ambulantes junto con su esposa Antálgica.

 

Se detienen en uno y Antálgica amorosamente le dice:

 

— Mi rey ¿me puedes comprar un collar?

 

— ¿Y eso? -responde Virulo- ¿YA TE CANSASTE DE ANDAR SUELTA?

 

filosofo2006@prodigy.net.mx;

TWITTER:@filosofoguemez;

INSTAGRAM:@FilosofoDeGuemezOficial;

FACEBOOK: FilosofodeGüemez-Oficial


¡TODAVÍA NO HAGO LA SUMA!

 

Hay eventos que han cambiado el rumbo de la historia: El uso del fuego; La agricultura y el pastoreo; El descubrimiento de la rueda; El invento de la pólvora; El de la imprenta; El descubrimiento de la luz eléctrica; El invento de la radio, la TV, el teléfono, el internet, la computadora y el celular.

 

A ello el viejo Filósofo agregaría lo que Sigmund Freud, afirmaba: “En la historia del ser humano han existido tres grandes humillaciones:

 

1.- El descubrimiento de Galileo Galilei, de que no somos el centro del universo;

2.- El descubrimiento de Charles Darwin, que no somos la corona de la creación; y

3.- Su descubrimiento, de que no controlamos nuestra propia mente […de que somos lo que pensamos].”1

 

El hombre es su pensamiento, el poeta dice: “Muchas carreras se han perdido, antes de haberse corrido; muchos cobardes han fracasado, antes de haber su trabajo empezado…”2

 

La vida me ha enseñado que hay un secreto elemental para ser feliz y tener éxito: “Si piensas que puedes… ¡podrás!, todo está en el estado mental del hombre” creer en ti mismo, en tus sueños y proyectos, te conduce a elevar tu autoestima, hilvanando tus ideales, con tus acciones, sabiendo perfectamente hacia dónde vas y “Aquel que sabe a dónde va… tiene la mitad del camino recorrido”

 

Cuando el 2021 despunta, DATE PERMISO DE… decretar pensamientos positivos; sostengo la tesis de que: como es tu mañana, es tu día y como son estos tus primeros días… es tu año.

 

Por ello el campesino de Güémez desea que este sea el año más espectacular de tu vida, pleno de salud, riqueza y realizaciones, te invito a que cada mañana parafrasees el siguiente decreto:

 

Por la gracia de mi Padre DIOS: “YO SOY archimillonario, YO SOY próspero y rico. El dinero fluye a mi vida de manera libre, abundante, copiosa y sin ningún esfuerzo. El dinero crece en mis manos como crecen los árboles en el bosque. Todo lo que yo gasto regresa a mi multiplicado, porque YO SOY la fuente de toda riqueza.

 

YO SOY archimillonario, YO SOY próspero y rico, […YO SOY salud y bienestar; YO SOY abundancia y armonía; YO SOY equilibrio y felicidad; YO SOY gratitud y perdón; YO SOY oración y aprendo a dar; YO SOY amor y luz Divina; YO SOY paz en el alma y riqueza total, YO SOY UN SER ESPECTACULAR, DE DONDE EMANAN LOS DONES Y BIENES DE MI SEÑOR] por la gracia de DIOS”3 Amén

 

Recuerda que todo edificio espectacular… inició por una idea, por un sencillo trazo, por unas líneas bosquejadas en el papel; escribe tu decreto positivo para el 2021y verbalizarlo sintiendo como cada palabra vibra por cada una de tus células, trae a tu existencia resultados increíbles. Y eso precisamente es lo que tú eres, UN SER INCREÍBLE, que entendiendo el poder de tu pensamiento, sabes que eres tu propio Maestro.

 

Ten siempre presente que “DIOS es tan grande que puede cubrir todo el mundo con su amor y a la vez tan pequeño para entrar en tu corazón” por ello, lleno de emociones y pensamientos positivos, este 2021 saca la fuerza supramaximal que DIOS te dotó, que es esa capacidad de que des el “fua”, es decir tu poder maximizado, para encontrarte con la felicidad y la grandeza, a la que por derecho propio eres merecedor.

 

Tú tienes en el alma un destello poderoso, un soplo Divino que habita en tu interior; al iniciar el año amorosamente relaciónate con tu naturaleza celestial, contigo mismo, con tu ser superior, reconoce tu valor y ámate a ti mismo, da incondicionalmente, perdona, cultiva tu espíritu y cuida tu cuerpo… los buenos resultados llegarán por añadidura.

 

El viejo Filósofo te invita a que cada hora del día y cada semana del año, te reconcilies con tu pasado, tengas paz en tu alma y tu corazón este pleno de contento, y como por arte de magia se aligerará la pesada carga del dolor, llegará a tu vida el equilibrio y la armonía, concebirás salud y hermosearás tu rostro.

 

Apropósito y con motivo de inicio de año para rejuvenecer su apariencia, la esposa del Filósofo compró unos cosméticos muy caros, pues le dijeron que la harían que pareciera más joven. Toda maquillada le dice al viejo campesino: — ¡Viejo!, dime la verdad... ¿qué edad represento?

 

El Filósofo, la recorre con su vista de arriba abajo y le dice:

 

— Por la textura de tu piel, unos 20; por el grosor de tus labios…25; por tu pelo, ¡eh!...18; y por tu figura… ¡25!

 

— ¡Ay viejo!, tú tan adulador como siempre –exclamó complacida.

 

— ¡Espera! –Interrumpió el Filósofo–, ¡TODAVÍA NO HAGO LA SUMA!

 

1. www.culturacolectiva.com/#Los-tres-cientificos-que-le-pegaron-al-ego-de-la-humanidad;  2/www.poesiaselecta.com/varelexito.html; 3/www.fuentedeoportunidades.com/mensajes/motivacionales/

 

filosofo2006@prodigy.net.mx; TWITTER:@filosofoguemez; INSTAGRAM:@FilosofoDeGuemezOficial;

FACEBOOK :FilosofodeGüemez-Oficial


¡REINAS MAGAS!

 

Roald Dahi dijo: “El que no cree en la magia… nunca la encontrará” este viejo Filósofo, se ha dado cuenta con el paso de los años, que: “En la vida no hay magia… hay magos”

 

Paulo Coelho, con esa natural gnosis que posee, afirma: “La magia es un puente que te permite ir del mundo visible, hacia el invisible. Y aprender las lecciones de ambos mundos”

 

Desde mi tierna infancia, me han cautivado con la historia de los Reyes Magos, quizás sean de los personajes que más interrogantes dejan en el libro de libros: La Biblia, en donde apenas se les dedica unas pequeñas líneas.

 

“El estudio de la historia no nos deja claro si los Reyes Magos eran tres, tampoco si eran hombres o mujeres, ni de que raza fuesen, ni en que viajaban, tampoco nos dice de sus nombres, mucho menos nos deja la más mínima pista que fueran Reyes, tampoco que llegaran a visitar a Jesús en el pesebre.

 

Me parece que más bien se refiere a Sabios, que tuvieron la inteligencia de mirar al cielo, para que la estrella de Belén, los guiara a Jerusalén, al encuentro con el niño Jesús.

 

Después de dialogar con el Rey Herodes, –quien astutamente les solicitó le dijesen el lugar donde se encontraba el niño, para ir a adorarlo– se dirigieron a ver al niño Jesús, la Biblia en el evangelio de San Mateo 2:11 dice: ‘Vieron al niño con su madre María y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros [con un profundo valor simbólico] le ofrecieron dones, oro, incienso y mirra…’.

 

Interpretando sus sueños –que son el camino regio al inconsciente– desentrañaron las malsanas intenciones de Herodes, volviendo a casa por otro camino, lo que encolerizo al Rey, que en Mateo 2:17 dice: ‘Mandó matar a todos los niños menores de dos años que había en Belén y en todos sus alrededores, conforme al tiempo que había inquirido de los magos.’

 

Hacer regalos era una antigua costumbre que simbolizaba repartir de manera incondicional dones y bienes. Los Reyes Magos ofrendaron al hijo del Padre: Oro como un símbolo de la realeza. Jesús es el Rey; Incienso, que muestra a la Divinidad. Jesús no es sólo un hombre; es el Hijo de Dios hecho hombre; y Mirra –que en aquellos tiempos se empleaba para embalsamar a los cadáveres–. Jesús ‘había de morir por la salvación de todos”1

 

De acuerdo a nuestras tradiciones, en México celebramos el 6 de enero, en familia, en el trabajo o entre los amigos, con una rosca de reyes; como símbolo del arribo de Los Reyes Magos, quienes llegan a compartir dones y regalos.

 

Nuestra tradición marca que al partir la rosca, vamos arribando al nacimiento; quienes tienen la buena suerte, de que en el pedazo de pan les toque “el niño Jesús”, organizaran una comida el Día de la Virgen de la Candelaria, el 2 de febrero, basada en la rica gastronomía indígena: tamales y atole, muestra clara de nuestro sincretismo religioso.

 

Este viejo Filósofo hoy desea en éste 2021, que te conviertas en el mago, que haga de tu tarea una labor tan espectacular… como una obra maestra.

 

El humor religioso del sabio Padre Peñalosa y el humor del mexicano, ríen de lo risible: la política y los políticos y de lo solemne la religión y la muerte, a propósito “que hubiera sucedido si en lugar de ser Reyes Magos… hubieran sido, ¡REINAS MAGAS!:

 

— No se hubieran perdido, Hubieran preguntado por el portal, Hubieran llegado a tiempo, Hubieran ayudado en el parto, Hubieran limpiado el establo,  Hubieran llevado regalos “útiles”, y Hubieran preparado una olla de comida.

 

Pero… ¿Qué hubiera pasado después de dejar Belén:

 

— ¿Te fijaste que no combinaban las sandalias de María con la túnica? Viste que el burro se ve bastante acabado. El bebé no se parece en nada a José. Dicen que José está sin trabajo. Te aseguro que no nos devuelven la olla”2

 

1http://infocatolica.com/blog/puertadedamasco.php/1012311203-oro-incienso-y-mirra

2http://webalia.com/hombres-mujeres-humor/que-pasaria-si-fuesen-reinas-magas/gmx-niv73-con1573.htm

 

filosofo2006@prodigy.net.mx;

 

TWITTER:@filosofoguemez; INSTAGRAM:@FilosofoDeGuemezOficial; FACEBOOK :FilosofodeGüemez-Oficial


GENEROSA INVITACIÓN

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

 

Benjamín Franklin afirmó: “La peor decisión… es la indecisión.” Hoy que está por cerrarse el almanaque del 2020, el viejo Filósofo amorosamente te invita a que te decidas a despertar el alma grande que vive en tu interior, trabaja para que renazca la esperanza de un mundo mejor, conéctate con la alegría, el perdón y el amor que hay en tu niño interior.

 

Es una manera tan sencilla como natural de que vibres en consonancia con tu naturaleza divina, HOY que estamos a punto de que caiga la última hoja del almanaque, perdónate y perdona, libera y libérate de los deshechos y residuos tóxicos que lastiman tu cuerpo y alma.

 

Ejercitar el perdón, es un proceso profundo de limpieza, un llamado al poder de la auto curación, es poner la carne a disposición del espíritu, permitiéndole a tus alas tomar vuelo y hacerte libre, aprenderás a confiar en la vida, te sorprenderás con los cientos de bendiciones que en el 2021 llegarán a ti.

 

El odio, el rencor, el ego y el miedo, sólo sirven para cancelar tu armonía con el universo, haz a un lado a quienes sólo llegan con chismes, críticas o a quejarse, además de que te distraen de tu tarea existencial… roban tu energía vital.

 

Honra el recinto sagrado que Dios te confirió: tu cuerpo, bien aliméntalo, ejercítalo, cuídalo, descansa, medita, ora, sonríe, son formas sencillas de dar gracias al Padre por el milagro del nuevo amanecer.

 

Haz tu tarea con pasión, bien y a la primera, organiza tu casa, tu recámara, tus cosas, tu escritorio, tu carro, el desorden rompe con tu armonía con el universo, es la manera más estúpida de robarte energía.

 

Cuando el Señor dice: “Mi paz os, dejo mi paz os doy” simboliza que nada vale más que tu paz interior, va más allá que el poder político y el dinero, que trascendente es que “Nada te robe el sueño tranquilo, ni los amaneceres bellos”

 

Cuando está por iniciar el año, Dios tiene un regalo especial para ti, por eso HOY deja de ponerle peros y límites a tu vida, rompe viejos paradigmas limitantes, permítete fluir con la percepción inocente que vive en tu niño interior, siempre irás por el camino correcto.

 

“Tu mundo exterior es reflejo de tu mundo interior”, si adentro hay amor, afuera hay plenitud, todo lo que ocurre tiene una razón de ser, el humor es una sana percepción interior, de que afuera Dios nos espera con un racimo maravilloso de milagros.

 

El Filósofo es un personaje del Noreste mexicano que se mueve entre la sana imaginería y la cruda realidad, entre el amor y el humor, entre la fina picardía y la sana alegría, resulta que Audomaro se encontró con el viejo campesino de allá mesmo en vísperas de concluir el año, y le dice:

— ¡Oye Filósofo! a pesar de la política y sus políticos, de la pandemia que estamos viviendo, de las crisis, siempre te veo alegre y sociable, siempre andas feliz, sonriendo y siendo amable con todos; ¿A qué se debe tu permanente buen humor?

 

— Mira Audomaro, –dice el campesino–, ya que Dios me hizo el honor de invitarme a pasar una temporada aquí en la Tierra, quiero corresponder con mi buen humor a tan GENEROSA INVITACIÓN.

 

Padre cuando está por concluir el año, el Filósofo de Güémez con humildad en pleno silencio y recogimiento, implora tu PERDÓN, solicita tu AYUDA y te da las GRACIAS por 365 días de bendiciones, por el dolor que nos hizo humanos, el amor y la felicidad que nos llenaron de ti…

 

¡GRACIAS PADRE!

 

filosofo2006@prodigy.net.mx; TWITTER:@filosofoguemez;

INSTAGRAM:@FilosofoDeGuemezOficial; FACEBOOK :FilosofodeGüemez-Oficial


…PARA UN MUNDO MEJOR

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

 

El Filósofo de Güémez afirma que Santa Claus es como el sancho: nadie lo conoce… ¡PERO SI EXISTE!

 

¡Claro que Santa Claus existe! es una sabia metáfora de FE, que significa que ésta Navidad esta plena de una Fuerza Espiritual, que te recuerda que los milagros ocurren a cada instante; Santa Claus, es ESPERANZA de que en ésta Navidad, DIOS tiene algo maravilloso y espectacular para ti; así como la mariposa se detiene en la flor, el hombre se posa en el poder de la ESPERANZA.

 

Santa Claus existe, es AMOR, que es la fuente primigenia de vida, que todo lo puede y todo lo transforma; Santa Claus es REFLEXIÓN, que te reencuentra con tu Maestro Divino, para que no olvides que en el camino del año que está por nacer… Él te mantendrá en la palma de su mano.

 

Hay una historia que me encanta: “En Nochebuena un niño miró fijamente a Santa y le dijo:

— Quiero saber tu secreto, ¿Cómo, mientras viajas dejando obsequios aquí y allá, nunca se terminan? ¿Cómo es querido Santa, que en tu saco de regalos hay suficiente para todos los niños del mundo? Siempre está lleno, nunca se vacía, mientras vas de chimenea en chimenea, a casas grandes y pequeñas visitando a todos.

 

Santa se sonrió y le contestó: — No me hagas preguntas difíciles. ¿No quieres un juguete?

Pero el niño dijo que no, y Santa pudo ver que él esperaba una respuesta.

 

— Ahora escúchame, –le dijo al niño– Mi secreto te hará más triste y más sabio. Lo cierto es que mi saco es mágico. Dentro de el hay millones de juguetes para mi viaje en Nochebuena. Pero a pesar de que visito a cada niña y a cada niño, no siempre dejo juguetes. En algunos hogares no tienen comida, en otros hay tristeza; en algunos hogares están desesperados y otros son malos; algunos son hogares rotos, donde los niños sufren, esos hogares visito, pero… ¿qué puedo dejar?

 

Mi trineo está lleno de cosas alegres, pero para los hogares donde habita la tristeza, los juguetes no son suficientes. Así que en silencio me acerco, y beso cada niña y cada niño, y rezo con ellos para que reciban la alegría del espíritu de la Navidad, el espíritu que vive en el corazón del niño que no recibe, pero que da.

 

Si Dios escucha y contesta mi oración, cuando regrese el próximo año, lo que encontraré serán hogares llenos de paz, y amor. Y niños y niñas llenos de la luz infinita. Es un trabajo difícil, mi querido amiguito; dejar regalos para algunos y orar por otros. Pero las oraciones son los mejores regalos, porque Dios tiene el don de satisfacer todas las necesidades.

 

Esa es parte de la contestación. El resto es que mi saco es mágico, está cargado de amor. En mi saco nunca falta el amor y la alegría, porque dentro hay oraciones y esperanzas. No sólo juguetes. Mientras más doy, más se llena, porque dando es como realizo mis sueños.

 

¿Y quieres saber algo? Tú también tienes tu propio saco. Contiene tanta magia como el mío, y está dentro de ti. Nunca se vacía, está llenito desde el principio de tu vida. El centro de la luz y el amor… Es tu corazón. Y si en ésta Navidad quieres ayudarme, no te preocupes tanto por los regalos debajo de tu árbol. Abre ese saco que es tu corazoncito, y comparte tu alegría, tu amistad y tu amor”1

 

HOY el viejo Filósofo comparte la alegría por el milagro de la vida, la frase célebre dice: “Regala una sonrisa y tendrás amigos, frunce el ceño… y tendrás arrugas” El poder del humor tiene la magia de que no se te arrugue el alma, por eso el viejo campesino ésta Navidad te regala:

 

— Una sonrisa… para que haya humor.

— Un beso… para que haya amor.

— Una palabra de aliento… para cosechar fortaleza.

— Una actitud de generosidad… para que haya más templanza.

— Una oración… para acercar al hombre a Dios.

— Una buena lectura… para el gozo del espíritu.

— Un reconocimiento al trabajo… para que haya más luz.

— Tolerancia… para dar certidumbre a nuestra democracia.

— y sobre todo FE y ESPERANZA…PARA UN MUNDO MEJOR.

 

En esta Navidad imagina un mundo mejor, espectacular para ti… ¡Sin limitaciones! Recuerda “Que el límite sea el Cielo.”

 

1Fuente: http://pacomova.eresmas.net/paginas/S/secreto_de_santa.htm

filosofo2006@prodigy.net.mx; TWITTER:@filosofoguemez;

 

INSTAGRAM:@FilosofoDeGuemezOficial; FACEBOOK :FilosofodeGüemez-Oficial


NAVIDAD

Por Ramón Durón Ruíz (†)

 

Esta Navidad el viejo Filósofo te invita a hacer tuya la frase de Tagore: “La FE, es el pájaro que canta cuando el amanecer todavía está obscuro.” Será porque los años me han enseñado que: Navidad es natividad, es nacimiento de un ser de Luz: Jesucristo, que llega de la mano con un ser espectacular: ¡TÚ!, que, a partir de HOY, pleno de FÉ, pone en juego mente, alma y espíritu para detonar los dones y bienes, para hacer el bien con amor y hacerlo muy bien con humildad.

 

Navidad, es época para el perdón y la reflexión, para recibir con respeto todo lo que llega, porque llega como una enseñanza, que te recuerda la importancia de aprender a vivir con la plenitud del Sol, con la fuerza de la Luna, para saber celebrar el milagro diario que te provee la fiesta de la vida.

 

Navidad, es centrarte en lo más íntimo de tu ser, para ser el arquitecto de tu destino, para no tener ni espacio, ni tiempo para el rencor o el miedo, para desprogramar tu mente de privaciones y reprogramarte para lo que naciste: para el éxito, la felicidad… para la trascendencia.

 

Navidad, es tiempo para ser tú mismo, para que sueltes viejos agravios del pasado, los miedos del presente y le des aire a tus alas, para que recuerdes que tu límite está en el Cielo.

 

Navidad, es época para que pongas en orden tu vida, para que te ordenes física, emocional y espiritualmente, para que saques lo que ya no usas, –aquello que te recuerda momentos de tristeza–, vidrios rotos, focos fundidos, aparatos descompuestos, todos irradian energía negativa, reflejan que en tu vida hay algo que no funciona, repararlos, véndelos, regálalos, no los guardes… se convierten en un centro de energía negativa.

 

Navidad, es fecha de darte tiempo para amar y ser amado, ahí está la semilla de tu vida, para que hagas un espacio y te conectes con tu Maestro Divino, te des una oportunidad para intentar, sabiendo que el que no intentó… nunca hizo algo mejor.

 

Navidad, es oportunidad para que sientas un profundo deseo de encontrarte con la pasión de ser tú mismo, no una imitación, ni buena ni mala de otros hacer un recuento de aciertos y errores; los aciertos te recuerdan que estás hecho a imagen y semejanza del Señor; los errores, que hay que enmendar el camino, para acezar a la cumbre, que está reservada a los gigantes de espíritu.

Navidad, es un regalo de DIOS para hacer que la magia de tu vida sea espectacular en cada instante, para que tu paso por esta carnalidad tenga un buen continente y un mejor contenido, que este cargado de entusiasmo, alegría, de una hermosa sonrisa y la inacabable FÉ de luchar por ser mejor.

 

Navidad, es una fecha propicia para que abras de par en par tu vida y des todo de ti, sabiendo que dar no tiene que ser necesariamente un regalo físico, puedes dar: un abrazo, unas palabras de afecto, un mensaje de aliento, una bendición. Cuando eres capaz de dar pleno de la humildad que Jesús nos enseñó, el cofre de tu vida estarás preparado para recibir y gozar a plenitud de los bienes que el universo tiene preparados para ti.

 

Navidad, es oportunidad para sonreír a la vida, sabiendo que “Una sonrisa, es una línea curva que todo lo endereza”.

 

 Estos días de Navidad son especiales para que recuerdes que las situaciones que se suscitaron todo el año son de la vida, no son tuyas, así es que arrójalas al cesto de la basura, es el tiempo de que te deshagas de ellas, que no sean lastre que impidan a tu alma levantar vuelo. 

 

A propósito, en estas fechas navideñas ten cuidado con lo que eliges regalarle a una mujer, porque un viejo cuento dice que cualquier cosa que le des, ella tendrá la magia de vida de hacer algo fabuloso:

—  Regálale un esperma… y te dará el más bello bebé.

—  Regálale una casa… y te dará el más increíble hogar.

—  Regálale alimentos… y ella te dará la más exquisita gastronomía.

—  Regálale una sonrisa… y ella te entregará su corazón. 

 

Ella es un ser maravilloso que engrandece todo lo que le regalas, así que si le das problemas… ¡PREPÁRATE %&$ABRÓN!  


¡VÁMONOS PA’DELANTE!

 

Estamos en pleno adviento, es decir, las cuatro semanas que anteceden a la Navidad, que no es otra cosa que el tiempo de preparación espiritual para la celebración de la llegada del Salvador, de Jesucristo hermano, humano, humilde; tiempo para meditar el sentido de tu vida, espacio para la renovación, época para reflexionar cómo puedes ser mejor como ser humano.

 

Y para ser mejor como ser humano puedes partir del amor, recordando que es la fuente de la vida, porque tiene la magia de transformar lo ordinario en extraordinario, porque es la experiencia vital que te dice que estas aquí como parte del milagro de la vida no para sobrevivir, sino para vivir cada instante a plenitud, cimentando una vida plena en realizaciones, enamorándote de ti mismo, emancipándote de tus miedos, enriqueciéndote hacia adentro y reconstruyéndote hacia afuera, sanando física y espiritualmente.

 

Para ser mejor humano el viejo campesino ha trabajado en diez principios para el adviento:

 

1. Ejercitarte día con día para fluir armónicamente con el universo, como fluye el agua del río hacia el mar.

 

2. Escucha los mensajes que la vida tiene para ti, porque nada te sucede por error, no hay errores, sólo mensajes, aprende a abrir los ojos del alma y los oídos de tu corazón para sentir, escuchar, palpar, sabiendo que llegan a ti no por casualidad, sino por la ley de la causa y el efecto.

 

3. Decreta: ¡HOY es el día más maravilloso de tu vida!, porque la vida es lo que decimos al universo, “es decir, la vida es lo que viene… no lo que pasó”.

 

4. “Saber que si no eres responsable de la cara que tienes, pero sí lo eres de la cara con la que sales diariamente al mundo” y el buen sentido del humor ilumina tu cara, te da un rostro que amorosamente refleja alegría, y unos ojos en donde anida la sabiduría.

 

5. Recordar lo que dicen las abuelas, que estás aquí como parte del milagro de la vida para ser feliz: “Cuando vayan mal las cosas… no vayas con ellas”.

 

6. Disfrutar a plenitud la vida en el milagro irrepetible del HOY, porque ahí se conjugan el pasado, el presente y el futuro.

 

7. Recuerda que hacer buenos negocios, tener buena posición económica o social es parte de la vida, no la vida misma, la razón de ésta es muy sencilla: ser felices HOY… que lo demás llega por añadidura.

 

8. Diariamente busca estar en paz con el universo, con la vida, con la naturaleza, con la familia, en el trabajo, con Dios… es decir, trabajar amorosamente en la paz interior para estar en paz contigo mismo.

 

9. Cada nuevo amanecer, en la medida de lo posible, elude la mediocridad, los seres superfluos, los egos inflados, los seres pequeños por una vida llena de mezquindades, de violencia y desaliento, evita el odio y el resentimiento, que en tu alma no anide el rencor, porque impide levantar el vuelo, no te afanes en ser dueño permanente de la razón, aprende a escuchar, no sólo con el sentido del oído, sino con los sentidos de la vida… te ayudarán a crecer, a ser mejor.

 

10. Aprende de todo y de todos, porque estás aquí para aprender, para evolucionar espiritualmente, cuando llegue el éxito recíbelo amorosamente, es producto de toda una vida de esfuerzo, dedicación, empeño y sacrificio, pero cuando llegue el fracaso no lo eludas, que frente a ti está el mejor maestro, escúchalo, tiene muchas lecciones de amor para ti, porque los seres somos como los papalotes: “Sólo nos elevamos contra el viento… nunca a favor de él”1. Recuerda: para que el éxito llegue a ti “no requieres hacer cosas extraordinarias, sólo hacer que las cosas ordinarias estén extraordinariamente bien hechas”.

 

Para concluir cerramos con la anécdota del Filósofo de Güémez, cuando su hijo Virulo, quien había puesto una carta a Santa Claus en el pino navideños, se levantó en la madrugada para ver qué le había traído, para su sorpresa era nada, pero viendo empañados los vidrios de la ventana, los limpió, asomándose hacia el exterior, percibiendo que había helado y los naranjos se estaban rajando, inmediatamente corrió a despertar a su padre llevándolo a la ventana, cuando lo hizo que mirara hacia la huerta le dijo:

 

–– Mira, ‘apá, se están rajando los naranjos.

 

El viejo Filósofo volteó a verlo cariñosamente y le dijo:

 

–– ¡Mientras no nos rajemos nosotros! ¡VÁMONOS PA’DELANTE!

 

Que lo mismo nos pase a los mexicanos, que ante cualquier adversidad, circunstancia, problema, confrontación, no caiga el desánimo, arriba corazones… ¡VÁMONOS PA’DELANTE!


¡Antes de que abrieran la ‘inche tienda!

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

El sabio filósofo chino Lao Tse –que significa “Viejo Maestro” afirmó: “Lo que está a medias... será completado. Lo que está torcido... enderezado. Lo que está vacío... llenado. Lo que está viejo... renovado. Quien tiene poco… recibirá

 

El viejo Filósofo, hace votos para que en estas fechas navideñas, recibas todo lo que las manos del Padre tienen para tu vida. Recuerda que Navidad, es Natividad, es nacimiento, quiero que renazca la fe y la esperanza de que la vida tiene no sólo lo mejor, también lo más espectacular para ti; sólo se requiere que pidas con amor y humildad y el universo siempre conjurará a tu favor, cumpliendo tus sueños.

 

El gran fracaso del ser humano, es que a pesar de tantos años de vida, el hombre no ha encontrado el íntimo secreto para ser feliz, y ese lo tienen los niños y los abuelos, porque saben que “se requiere muy poco para ser feliz”, porque “La felicidad está en el trayecto… no sólo en el arribo

 

San Ignacio de Loyola afirmaba con meridiana sabiduría: “Sólo seremos felices… cuando estemos dispuestos a serlo” por eso HOY DATE PERMISO DE… salir a la vida con los brazos abiertos, para recepcionar el cambio.

 

Esta Navidad abre tu alma para encontrarte con tu grandeza, para ir más allá de tus límites, para saber que “si puedes correr… mejor te des permiso de volar”, si estás pasando por un dolor o un problema, te servirá para ser mejor ser humano, si estás en la plenitud y el amor, ten la humildad de dar las gracias y aprender a sonreír a la vida.

 

Sonreír es una ofrenda a DIOS, por el milagro de la vida, es una luminosidad del alma, por el regalo del nuevo amanecer. Sonreír, te lleva a explorar los intrincados caminos del universo, que te recuerdan que naciste para amar y ser amado, reconociendo que eres un ser con aciertos y con errores; descubriendo tus fortalezas; reconociendo tus debilidades, permitiéndole a tu alma sacudirse los polvos de aquellos lodos; creyendo en tus sueños, dejando partir viejos resabios, resentimientos, odios y miedos, que sólo le quitan impulso a tu alma para seguir creciendo; sonreír te lleva a cultivar el silencio, para escuchar la voz de tu alma; te lleva a no exigirte la suprema perfección, tampoco esperarla de nadie.

 

Si sonríes ante el dolor y la adversidad, dejas de lado el ego que hay en tu humana fragilidad, enfrentas los retos con elevada autoestima; sonríes para no pasar indiferente ante los prodigios y bellezas de la vida; sonríes enfrentando viejos paradigmas, creyendo en ti mismo... creces espiritualmente.

 

“El buen humor es una sana habilidad emocional que consiste en mantener un estado mental positivo en casi todas las circunstancias”. El humor es una profunda fuente de bienestar, es medicina pura para tu alma, tu mente y tu cuerpo.

 

Parafraseando al Padre de la Patria de Sud África, Nelson Mandela, el viejo Filósofo dice: “La gente aprende a odiar, y si aprende a odiar, también se le puede enseñar a amar; nunca es tarde para aprender y enseñar a amar y a sonreír.

 

Mediante la risa, tu Divina trinidad alma-mente-cuerpo encuentra el maestro que llevas dentro, llega el balance perfecto y recibes como recompensa la prosperidad, la armonía, el equilibrio y la salud. El sentido del humor te regala la sonrisa; proceso profundo que beneficia todos los aspectos de tu ser.

 

Apropósito del sentido del humor, de sonreír y de que la Navidad es alegría, recuerdo al Juez que promete ser tolerante con motivo de la Navidad y le pregunta a un acusado:

— ¿De qué se le acusa?

— De haber hecho mis compras navideñas con anticipación.

— ¡Ah chinga, chinga, chinga!, pero eso no es un delito.

— ¿Con cuánta anticipación las compró usted?

— ¡Antes de que abrieran la ‘inche tienda!

Te recuerdo que como año tras año, ya está a la venta  la AGENDA de EL FILÓSOFO DE GÜÉMEZ 2021, y en esta época de regalos a los seres queridos y a los amigos, la Agenda es una buena nueva en la que se expresa el sentido del humor del viejo campesino, con frases y anécdotas. Solicítala a los teléfonos o Whatsapp: 8348530208 o al 8341188679 o bien al Email: gaby_tuexi@hotmail.com.

 

filosofo2006@prodigy.net.mx; TWITTER:@filosofoguemez;

INSTAGRAM:@FilosofoDeGuemezOficial; FACEBOOK :FilosofodeGüemez-Oficial


…¡TÚ ERES UNA DE ELLAS!

 

se genio del cine mudo como lo fue Charles Chaplin, con una sabiduría que llenaba de luz su espacio vital afirmaba: “Ya perdoné errores casi imperdonables. Intenté sustituir personas insustituibles y olvidar personas inolvidables.

 

Ya hice cosas por impulso. Ya me decepcioné de personas que pensé que nunca me decepcionarían. Pero también yo decepcioné a alguien. Ya abracé para proteger. Ya reí cuando no podía. Ya hice amigos eternos. Ya amé y fui amado, pero también fui rechazado.

 

Ya grité y salte de tanta felicidad, ya viví de amor e hice juramentos eternos, pero fallé muchas veces.

 

Ya lloré oyendo música y viendo fotos. Ya llamé sólo para escuchar una voz, Ya me apasioné por una sonrisa. Ya pensé que me moriría de tanta tristeza. Tuve miedo de perder a alguien especial (y acabé perdiéndolo) ¡Mas sobreviví! y todavía vivo.

 

Es bueno ir a la lucha con determinación, abrazar la vida con pasión, perder con clase y vencer con osadía, porque el mundo pertenece a quien se atreve. LA VIDA ES MUCHO para ser insignificante”1

 

En la vida las cosas son tan claras como el agua, tan poderosas como los rayos del sol, todo está a tu servicio –porque el sol sale para todos, para el triunfador y para el que niega la vida claudicando–, sólo se necesita que te dispongas a abrir tu espíritu para recepcionar el bello racimo de bendiciones que DIOS tiene para ti, es la mejor manera de abonar la abundancia de bienes que el universo hoy ha producido para ti.

 

La vida es el más preclaro resultado del universo, su esencia es un vívido reflejo de arte y poder, de amor y luz, la perfección más elevada que hace que hasta en la criatura más diminuta se compendie el universo; es el más espectacular laboratorio-taller del universo, en el que todo proviene de una fuente superior y divina, nada, absolutamente nada existe al azar, como tampoco nadie se crea a sí mismo, es una oportunidad que debes aprender a merecer, aprovechando bien el tiempo que sirve para construir la historia, para dejar tu aroma en la faena.

 

La vida es generosa, siempre tiene una segunda oportunidad para el que va en su búsqueda, que importante es hacer que tu actividad sea tan creativa que te conduzca a saborear las delicias de la existencia, su exquisitez, entendiendo que este día, esta hora, este minuto es especial, porque la vida es un conjunto de experiencias personales para gozar.

 

Henry Ford decía: “Ten mucho cuidado con lo que pienses… porque bueno o malo se te va a hacer realidad” Por eso cuando la luz del alba despunta, respira profundo –porque nadie sabe lo que tiene hasta que respira profundo– ora dando gracias a Dios por el milagro del nuevo amanecer, eso llena tu alma de reflexiones positivas; recuerda que pensamientos de amor, gratitud, paz y salud generan salud; pensamientos de resentimiento, rencor, odio conciben odio, es una relación perpetua e infinita.

 

El Filósofo es un viejo afortunado, no le pone límites a su vida, trabaja en lo que ama, sabe que Dios le dio la vida prestada y al final de la jornada habrá de devolvérsela enriquecida por las dos emociones más terapéuticas que le ha obsequiado: el amor y el humor.

 

Recuerda sonreír siempre, la vida está llena de bendiciones y una sonrisa hace más agradable el camino, y una sonrisa es precisamente lo que sacas día con día de La Agenda 2021 de El Filósofo de Güémez, misma que está a tu disposición en la Oficina: EL FILÓSOFO DE GÜÉMEZ, Marte R. Gómez No. 341, Local 6 y 7 Fracc. Del Sol, C.P. 87028, Cd. Victoria, Tamaulipas; en La Agenda encontraras reflexiones con gran sentido del humor y obviamente frases del Filósofo como:

 

“A mi Dios no me cuida… ¡ME LLEVA CARGADO!”

 

“No hay cuarentena que dure cien años… ¡NI CUERPO QUE LO RESISTA!”

 

“La felicidad no consiste en saber de dónde vienes… ¡SINO A DÓNDE VAS!”

 

“No te burles de las elecciones de tu vieja… ¡TÚ ERES UNA DE ELLAS!”

 

1.http://www.literato.es/ya_perdone_errores_casi_imperdonables filosofo2006@prodigy.net.mx; TWITTER:@filosofoguemez;


¡¡YA EMPEZÓ!!

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Leyendo a ese sabio que era Osho, me encanta cuando decía: “¿Sabes cuáles son las razones de tu sufrimiento?, querer controlarlo todo, desear que las cosas sean como tú quieres, aferrarte a lo que no puede ser, desear que el pasado sea diferente, querer que otros sean como tú quieres que sean, no aceptarte tal como eres en cada momento. En resumen, vivir en tu mente y perderte del presente.”

 

El viejo Filósofo ha aprendido de esas escuelas de luz, amor y sabiduría que son las abuelas, lo trascendente que es que dejes de ponerle peros y límites a tu vida, que aprendiendo a amarte a ti mismo y armándote de valor, confíes en el Padre con todo tu corazón y fluyendo amorosamente con el río de tu vida, te des el permiso de ir mar adentro.

 

Nunca olvides que cada nuevo amanecer está hecho para que goces el milagro de la vida y es una ocasión especial, para que teniendo un propósito que te diga hacia dónde vas, pongas todo tu empeño y seas capaz de dejar pintado tu semblante en la faena; como por arte de magia tu vida cambiará.

 

Por lo menos una vez a la semana, DATE PERMISO DE… caminar descalzo en la tierra o en el zacate, de reír a carcajadas como lo hacías en tu infancia, de sonreír amablemente, de abrazar tus sueños y también a la gente de tu vida, el toque que genera el abrazo tiene el influjo de ahuyentar la soledad y aquietar los miedos, recordándote que eres una expresión sólida de amor.

Hoy –porque la bendición de la vida se vive en el hoy–, también DATE PERMISO DE… ensimismarte en ti mismo y gozar el panorama, disfrutando cada amanecer, viviendo el día como si fuese una fiesta, porque eso es la vida: ¡una fiesta!

 

Cuídate y disfruta la tarde con sus multicolores destellos y enamórate de la noche tachonada de estrellas. ¿Sabes una cosa? Dios los ha creado especialmente para el ser más espectacular del universo: ¡TU!

Por la noche, al llegar al final de la jornada, te invito a que ores; ora por tu familia, por tus seres queridos, ora por los enfermos, por que pase ésta pandemia, por la madres solteras, ora por los desempleados y los que sufren de soledad, la oración ayuda a construir puentes espirituales, que te alinean con el universo, te conectan con la prosperidad, te apoyan en tu transformación, evolución y crecimiento espiritual.

 

Después, da las gracias por la bendición del día que se te obsequió –mientras que a otros más talentosos, fuertes, poderosos, se les ha negado el milagro de la vida–; haz un repaso de tus errores para que los enmiendes, reconoce tus logros, que te recuerdan que eres una expresión divina en lo humano, y disponte a conciliar el sueño… satisfecho y en paz contigo mismo.

 

El viejo Filósofo da las gracias a DIOS por permitir que en mi ingenuidad provinciana, enriquecida por una exagerada buena fe y por el sentido común, del que los mexicanos gozamos a flor de piel, pueda trasmitirte estimado lector, algunas reflexiones en voz alta y obviamente el humor que cuando se lee desde la óptica del amor, genera un poder que le da una visión policroma a tu existencia.

 

Gracias también, a aquellos que desde toda la geografía nacional y del extranjero, solicitan la Agenda 2021 de El Filósofo de Güémez, al Whatsapp: 8348530208 o al 8341188679 o bien al Email: gaby_tuexi@hotmail.com; lorenareyes_0405@hotmail.com; Gracias por leer y creer en un viejo campesino que dedica su vida como obra de amor, a trabajar en el terapéutico poder del humor. El humor es un valor que te enseña que “la vida es una obra inacabada en proceso de perfeccionamiento”

 

Lo del humor me recuerda cuando el viejo Filósofo se sienta a ver la televisión y dice a su hijo:

 — ¡Hijo!, por favor tráeme una “chela”, ANTES DE QUE EMPIECE.

Al rato dice: — Tráeme otra cerveza, QUE NO TARDA EN EMPEZAR.

A los pocos minutos, le vuelve a decir: — Tráeme otra… PORQUE YA VA A EMPEZAR.

De pronto, la esposa preparando los alimentos explota y con voz alterada dice: — ¿Ese es el ejemplo que le das a tu hijo ‘abrón?, ¿Te parece bien estar sin hacer nada, tomando cerveza tras cerveza, mirando esos programas de beis y futbol, que nada más a ti te gustan y que son puras ‘endejadas? 

El Filósofo suspira y le dice a su hijo: — Lo ves... ¡¡YA EMPEZÓ!!

filosofo2006@prodigy.net.mx; TWITTER:@filosofoguemez; INSTAGRAM:@FilosofoDeGuemezOficial; FACEBOOK :FilosofodeGüemez-Oficial


¡EL QUE PIDE PA’ LLEVAR!

 

ay una historia que me encanta, “Dos primeros ministros sobresalientes en la historia de Gran Bretaña son William Gladstone y Benjamín Disraeli. Se cuenta que una joven dama fue a cenar con ellos en diferentes ocasiones, y cuando le preguntaron qué impresión le había quedado de ambos hombres, ella dijo:— Después de pasar tiempo con el señor Gladstone, sentí que era el hombre más inteligente de toda Inglaterra; pero después de pasar tiempo con el señor Disraeli, me sentí como la mujer más inteligente de toda Inglaterra”.

 

La enseñanza es profunda hoy quiero que te sientas como el ser más inteligente del todo el mundo, y que la gente que sea tocada por ti, la dejes con esa sensación de que están hechos para la grandeza, por ello amorosamente te invito a que reconozcas que vives al límite de los milagros, un testimonio de ello es que estas hecho a imagen y semejanza de Dios, por eso es importante:

 

— Que aprendas a ser agradecido, la palabra GRACIAS es corta pero poderosa.

 

— Que vivas tú tiempo, HOY con la plenitud del Sol.

 

— Que dejes pintado tu semblante en la faena, dando en tu tarea todo de ti sin esperar nada a cambio.

 

— Que tengas sueños, Shakespeare decía: “Estamos hechos de la misma materia que los sueños”, es decir que vivas tus sueños, dejando a un lado las expectativas, sin preocuparte de cómo y de qué manera se realizará. No pelees contra el cosmos, fluye con él, entendiendo que la sabiduría del universo acomodará una a una, las piezas del rompecabezas de la vida a tu favor.

 

— Recuerda que la mejor manera de bendecir tu vida, es bendiciendo a la vida, bendiciendo a la familia, a quienes trabajan por la sociedad, a nuestros líderes, a los necesitados, bendecir es la mejor manera de conectarte con tu fuente de poder.

 

— Deja de hacer juicios, de meterte en la vida de los demás, porque está basado en el ego. El ego compara, cree en carencias, busca corregir a los demás, se ocupa de nimiedades y problemas, siempre está en busca de culpables, te lleva a vivir en la incertidumbre, en la ansiedad, en la depresión porque su base es el miedo, el ego te agota inútilmente en tu trabajo, impide que seas protagonista de tu grandeza.

 

— Inspírate en tu tarea, pon tu alma al servicio del Espíritu Santo, harás tu labor inspiradamente, que significa estar en espíritu, estar elevado, estar en un nivel más alto, que te lleva a dar y amar incondicionalmente, a disfrutar la vida a tener certeza en tu camino.

 

— Ten riqueza espiritual; mientras la pobreza espiritual acapara, la riqueza espiritual te libera de la codicia y de la ambición, te libra del ego, te lleva a sanar, a sentir como fluye la energía del universo a tu lado, a tener certeza de que naciste para ser feliz.

 

— Aprende a perdonar, es el camino a tu sanidad, a tu paz interior, jamás te duermas sin haber pedido física o espiritualmente perdón y sin haber perdonado, el resultado será un sueño reparador y un amanecer bello.

 

— Ten la certeza de que lo que viene es lo mejor, porque tienes una mente maravillosa, capaz de crear tu realidad, de desdoblar el tiempo a tu favor, de pasar del círculo vicioso de víctima o culpable, al círculo virtuoso de convertirte en tu propio maestro, en donde siempre tendrás respuestas a las preguntas de la vida.

 

— El poder de tu pensamiento es fundamental para encontrarte con tu destino, el hombre se reinventa a través de la palabra, por eso ejerce hoy tu visualización positiva de futuro, cambia los viejos paradigmas que te impedían desplegar tus alas, elimina el principio de escases, de que no eres merecedor, ten confianza…pide y se te concederá.

 

— Cuando te encuentras en conciencia sabes lo que tienes que hacer, entonces te das el permiso de alinear tu acción con tu pensamiento y sentimiento, trabajas sin esperar el resultado, no permites que lo negativo entre a tu alma, te reinventas, tienes tu alma predispuesta a recibir los milagros... ¡ah! y no olvides que dos almas no se cruzan por casualidad, regálales una sonrisa.

 

Con eso y más te darás cuenta, querido lector, que pa’ este Filósofo resulta harto fácil estar pleno de obviedad en mi trabajo, lleno de historias, anécdotas y frases que transitan por el camino del buen sentido del humor, mismas que están a tu disposición en la AGENDA 2021 de EL FILÓSOFO DE GÜÉMEZ. Solicítala al Whatsapp: 8348530208 o al 8341188679 o bien al Email: gaby_tuexi@hotmail.com; lorenareyes_0405@hotmail.com.

 

A propósito de sentido del humor el viejo Filósofo dice:

 

“Cabrón es el que repite plato, pero más cabrón es… ¡EL QUE PIDE PA’ LLEVAR!”


¡TELÉFONO CELULAR!

 

a gente me pregunta ¿porque en cada artículo trabajo con historias?, será porque el Filósofo ha aprendido que a través de ellas, las enseñanzas que la vida tiene para ti y para mí se facilitan si en un proceso de humildad nos abrimos a asimilarlas y accesarlas a nuestro poder personal, porque todo está hecho para nuestro aprendizaje y grandeza.

 

Este viejo campesino sabe que su existencia –como la tuya– ha de tener un sentido de vida, para mí se expresa a través del amor y del humor, que me llevan a celebrar diariamente con alegría la fiesta de la vida y por ende a vivir en la “casa de la salud”.

 

“En la polaridad de la existencia, hay quienes se sienten pobreteados, víctimas, culpables, llenos de soledad, sufrimiento y abandono, esos han decidido vivir en la “casa de la enfermedad”; por el contario aquellos que se sienten parte del milagro del nuevo amanecer, que celebran la vida, que gozan cada minuto teniendo una visión positiva del presente, siendo responsables, respetuosos, llenos de un amor incondicional, habitan en la “casa de la salud”.

 

Los que se pobretean innecesariamente, constantemente se enfrentan a los fantasmas del pasado, están atados a sus pérdidas y abandonos, con los dolores y sufrimientos del ayer, vegetan en el allá y el entonces. Olvidan que si la naturaleza nos puso “los ojos enfrente, es porque es más importante ver hacia adelante que hacia atrás, porque la vida es lo que viene... ¡no lo que fue!”1

 

Los de la “casa de la salud” coexisten en el hoy, en el aquí y el ahora, entregándose a vivir en cada segundo una experiencia novedosa, sabiendo que no hay camino sin piedras, ni existencia sin adversidades, pero saben que son estas la que le dan sabor a su vida y crecimiento a su alma.

 

Ellos han aprendido a reconciliarse con el pasado y a relacionarse amorosamente consigo mismos, por eso tienen mucho que ofrecer a la vida… porque saben que nadie puede dar lo que no tiene.

 

Todos tenemos una necesidad primaria, la de ser atendidos, pero si no hay quien te atienda, atiéndete tú solo, mímate, acaríciate, al mirarte al espejo enamórate de ti, recuerda que cada etapa de la existencia tiene sus atractivos y bondades y concíbete honrado por estar con vida, lleno de salud y bendiciones… siéntete parte del milagro de la existencia.

 

Recuerda que el universo –por una parte– responde inmediatamente ante el poder de amor que emitas porque es la emoción más superior y –por otra parte– no olvides que: “Lo común se mira con el sentido de la vista, y lo esencial y trascendente se ven con los ojos del alma”

 

Hoy ten presente que el humor es un extraordinario proceso catártico, que al enfrentarte a los conflictos del ayer te congenia con tus dones y poderes, liberándote de la tiranía de lo perfecto, recordándote que estás en la fiesta de la vida para gozar, triunfar y ser feliz… lo demás que quede en manos del Señor.

 

El viejo campesino con las enseñanzas que le han dejado los años, ha aprendido que la alegría que produce el sentido del humor, además de ser altamente terapéutica es una evidencia de la paz y la sabiduría que anida en el interior.

 

A propósito de humor, en una noche fría y estrellada, Ovárica iba caminando triste, ojerosa, cansada y sin ilusiones por los caminos de Güémez, buscaba de cantina en cantina a su viejo Heraclíto, quien tenía 3 días de no llegar a casa por andar de parranda. En la oscuridad, sin darse cuenta tropezó con algo de donde después de rodar salió una poderosa luz y con ella el genio de la lámpara, éste le dice a la abnegada mujer que le pida un deseo:

 

— Quiero –dijo emocionada– que mi marido me mime, que no deje de verme, que a cada instante me toque con sus dedos y manos callosas por el arado; que en la parcela, en la casa, en el antro, en las carnes asadas y hasta con otras viejas yo sea primero; que disfrute al verme y tocarme… que siempre este al pendiente de mí.

 

¡¡¡Y en la madre!!! ¡que la convierte en…¡TELÉFONO CELULAR!

 

1.- http://www.soymayornoviejo.com/9/1626/reflexiones-igual-lecciones-vida.html filosofo2006@prodigy.net.mx; También síguenos en: TWITTER: @filosofoguemez y en INSTAGRAM: @FilosofoDeGuemezOficial


¡YA SE ME OLVIDÓ SU ‘INCHE NOMBRE!

 

l viejo Filósofo dice: “Las feas también tiene derecho a vivir… pero no la chinguen, no me las junten a todas en mi barrio”. Pero cuánta razón tuvo Ramón de Campoamor cuando afirma: “Admiro a la mujer fea que eclipsa a la mujer bella” una mujer así, goza de una autoestima elevada, se sabe parte del milagro de la vida, entendiéndose plena y regocijante en la abundancia de dones y de bienes.

 

Uno de esos bienes es el humor, que tiene la magia de liberar el espíritu de tus dolores y pesares, humor que te lanza la reflexión de que la mayor frustración es el no saber encontrar el camino para reír y con ello, ser feliz.

 

Mientras hay personas que laboran cuatro, seis u ocho horas al día, el viejo Filósofo amorosa y cotidianamente trabaja 12 horas en el manejo y estructuración del humor, sabiendo como dicen los viejos de Güémez que: “No hay crisis que aguante doce horas de transpiración fecunda y arduo trabajo”

 

El gran físico alemán-suizo-norteamericano Albert Einstein ante la situación actual diría: “Triste época la nuestra, es más fácil desintegrar un átomo que ser feliz”.

 

Y el secreto de las abuelas de Güémez para superar las dificultades, radica en cuatro puntos cardinales:

 

1.    Ser feliz en el milagro del HOY; 2. Ser feliz con lo que eres; 3. Ser feliz con lo que tienes, y 4. Regocijarte en los dones sanadores que el amor y el sentido del humor poseen. ¿Y sabes una cosa?, ambos –al amor y sentido del humor− son gratuitos y están diariamente a tu disposición, sólo hace falta que abras los brazos al universo y te prepares a recibirlos.

2.     

Hay un viejo proverbio anónimo que reza así: “La vida hay que tomarla con amor y con humor, con amor para comprenderla y con humor para soportarla” ambos ingredientes le dan a tu vida una percepción inigualablemente positiva.

 

Al viejo Filósofo, después de ver el extraordinario paisaje que la serranía guemensce le provee, le resulta imposible no soñar con un México reconciliado, unido, trabajando en una paz constructiva y creadora, lleno de la felicidad y la alegría que el buen sentido del humor genera.

 

El humor y su fiel compañera: la risa, desde tiempos inmemorables han suscitado el interés de filósofos y estudiosos, en los últimos 50 años se ha multiplicado el número de organizaciones dedicadas a la aplicación del humor como una técnica que busca los beneficios psíquicos y mentales, surgiendo así la risoterapia.

 

Lo del humor me recuerda aquel simpático viejecito Don Raspliano quien cierto día llegó a las gorditas de “El Tigre” en la capital tamaulipeca, como perdonando el tiempo, a paso lento, pausado, sin prisas, iba acompañado de Doña Ovárica, su señora esposa a quien le acomodó la silla diciéndole:

 

— ¡Toma asiento mi reina!

 

Después de sentarse, acomedidamente son atendidos por una joven mesera, quien con pluma en mano y dando vuelta a la hoja de su libreta, les pregunta:

— ¿Qué desean ordenar?

 

— ¡Mamacita! −dice Don Raspliano a su señora esposa− ¿Qué qué vas a querer tomar? ¿Y de comer, pedacito? ¿Algo más corazoncito?

La mesera conmovida por el lenguaje tan amorosamente amable del viejecito hacia su esposa, le dice casi conteniendo el llanto:

 

— Don Raspliano me deja usted sorprendida, estoy estupefacta, pasmada, atónita, boquiabierta, creo que los jóvenes deberían aprender los modales amorosos de usted, los periódicos locales han publicado la noticia de que recién acaban de cumplir 70 años de casados y a pesar de tanto tiempo de vivir juntos, usted es un caballero en su lenguaje hacia su señora esposa: ¡Mi reina! ¡Mamacita! ¡Pedacito! ¡Corazoncito!

 

— No es que sea un caballero con mi esposa, −dice el viejecito− lo que pasa es que… ¡YA SE ME OLVIDÓ SU ‘INCHE NOMBRE!

 

filosofo2006@prodigy.net.mx; También síguenos en: TWITTER: @filosofoguemez y en INSTAGRAM: @FilosofoDeGuemezOficial


¡¡¡¡DATE VUELTA!!!!

 

En la extraordinaria página: www.renuevodeplenitud.com; diariamente nos alimentan con las más variadas y ricas historias, la siguiente es de Maxwell, J. C. (2001; 2003).

 

“Cierto día, un capitán de barco y su rudo jefe de ingenieros conversaban.

 

Empezaron a discutir sobre quién era más importante de los dos para que el barco navegara. Como la discusión se tornó acalorada, el capitán decidió que por un día cambiaran de trabajo. El jefe de ingenieros estaría en el puente de mando y el capitán en la sala de máquinas. A sólo unas pocas horas de haber iniciado el experimento, el capitán salió de la sala de máquinas. Venía sudado, sus manos, cara y uniforme estaban llenos de grasa y aceite.

 

— Creo que tienes que venir a la sala de máquinas. No puedo hacer que los motores anden.

 

— Por supuesto que no puedes, –dijo el jefe de ingenieros– acabo de encallar el barco.

 

Que tontería es, cuando comienzas a creer que eres el único y que el mundo depende sólo de ti. En la vida estas rodeado de personas y cada una tiene un papel vital que desarrollar. Necesitas aprender a respetar, amar y considerar a los demás, sabiendo que cada una de esas personas es experta en algo, cuando te unes, el barco de la vida no encalla y sigue su marcha. Dios ha dado dones y capacidades a cada una, pero siempre deja que Él sea el capitán del barco.”

 

Cuando eres capaz de entender: 1. Que tu vida está plena de potencialidades; 2.

 

Que otros también gozan de disímiles capacidades y 3. Que hay un capitán que desde arriba los coordina, entonces sabrás que nadie es más ni menos, simplemente somos heterogéneos, porque cada uno tenemos encomendada una tarea diferente; cuando lo reconozcas y respetes crecerás espiritualmente.

 

Recuerda que tu vida tiene una trinidad, conformada por cuerpo, mente y espíritu, en la medida que las armonices te funcionará mejor, te ayudará a entender que la vida es una fiesta que hay que celebrar con la plenitud de los sentidos y simplemente se feliz.

 

Nunca olvides la transitoriedad de la vida, ocúpate de enriquecerla diariamente con el poder de la oración, del amor, de la esperanza, del perdón, de la actitud mental positiva, que te ayudarán a transformar tu ser en una inagotable fuente de bienestar, prosperidad y felicidad.

 

Cada mañana cree lo que eres, “eres la expresión de lo divino que ha bajado hasta lo humano”, entiende que el mundo gira a tu rededor, –cuando partas a rendir cuentas al hogar paterno dejará de girar– éste artículo, como muchas cosas más, están hechas especialmente para ti, es el momento de que tomes conciencia de la importancia de ser feliz y que goces de esa felicidad en el juego de la vida.

 

Hoy es el día en el que dejes partir tus miedos, penas, dolores, resentimientos y angustias, déjalos ir, es hora de que fluyas con el universo, de que no busques en el exterior el amor, la felicidad, la prosperidad o la abundancia de bienes, eres la fuente de tus miserias o éxitos; para que goces de la prosperidad primero debes enraizarla en tu interior, que es donde radica el poder de tu vida.

 

La felicidad depende de lo que pasa dentro de ti, del espíritu con el que enfrentas los problemas; es un estado de ánimo, una actitud mental, sólo serás feliz en la medida en la que decidas serlo, la felicidad no consiste en hacer siempre lo que quieres, sino en querer todo lo que haces; no tiene recetas, nace de tener la inteligencia de poner alma y corazón en tu vida, no es un puerto, sino una forma de navegar.

 

Lo anterior me recuerda la ocasión aquella en la que suben al elevador de la presidencia de Güémez un chaparrito y un enorme negro. El chaparrito derrochaba felicidad debido a la entrevista de trabajo a la que se presentaría, actitud que provocó al negro presentarse y con gran vozarrón amablemente dice:

–– Tengo 2.15 m. de estatura, 155 kilos de peso, pene de 33 cm., cubano… Dante Huerta.

 

Dicho todo eso le extiende la mano en actitud de saludo, el chaparrito instantáneamente se desploma desmayado. Asombrado, el negro lo toma entre sus brazos dándole algunas leves cachetadas para reanimarlo. Una vez que el chaparrito vuelve en sí, el negro le pregunta:

 

–– ¿Qué le pasó, chiquitico?

 

–– ¿Meee pueeede reeepetir lo que dijo? –pregunta en un hilo de voz, espantado, el chaparrito.

 

–– Claro chico, tengo 2.15 m de altura, 155 kilos de peso, pene de 33 cm., cubano, Dante Huerta.

 

–– ¡¡UUUFFF!! qué alivio, había entendido… ¡¡¡¡DATE VUELTA!!!!

 

filosofo2006@prodigy.net.mx; También síguenos en: TWITTER:

@filosofoguemez y en INSTAGRAM: @FilosofoDeGuemezOficial


EL PODER DE LA SONRISA

 

l Filósofo griego Aristóteles, -sabio por derecho propio- en el año 360 A.C. escribió el texto “Revolución del alma”, que por estar pleno de esa sabiduría que es para siempre lo pongo a tu disposición:

“Nadie es dueño de tu felicidad, por eso no entregues tu alegría, tu paz, tu vida, en manos de nadie, absolutamente de nadie.

 

Somos libres, no pertenecemos a nadie, y no podemos querer ser dueños de los deseos, de la voluntad o de los sueños de quien quiera que sea.

 

La razón de tu vida eres tú mismo, tu paz interior es la meta de tu vida.

 

Cuando sintieras un vacío en el alma, cuando creyeres que aun te está faltando algo, aun cuando tengas todo, envía tus pensamientos hacia tus deseos más íntimos y busca la divinidad que existe en ti.

 

Deja de poner tu felicidad cada vez más lejos de ti.

 

No te pongas objetivos que no estén al alcance de tus manos, abraza los que estén a tu alcance hoy.

 

Si andas desesperado por problemas financieros, amorosos o de relaciones familiares, busca en tu interior la respuesta para tranquilizarte, tú eres el reflejo de lo que piensas a diario.

 

Deja de pensar mal de ti mismo, y se tu mejor amigo siempre.

 

Trabaja mucho a tu favor. Deja de esperar la felicidad sin hacer esfuerzos.

 

Deja de exigir a las personas aquello que ni tú has conquistado todavía.

 

Critica menos, trabaja más, y no te olvides nunca de agradecer. Agradece lo que está en tu vida en este momento, inclusive el dolor.

 

La grandeza no consiste en recibir honras sino en merecerlas.

 

Sonreír significa aprobar, acertar, felicitar, entonces abre una sonrisa para aprobar el mundo que te quiere ofrecer lo mejor. Con una sonrisa en el rostro las personas tendrían la mejor impresión de ti y tú estarás afirmando para ti mismo, que estás cerca de ser feliz.”

 

Será porque sabio como era Aristóteles conocía el poder de la sonrisa que no es otra cosa que “una línea curva que todo lo endereza”, un don de vida que se fortalece mediante su uso diario que beneficia positivamente a nuestro entorno en la construcción de las mayores bendiciones que impactan directamente en nuestra vida: la salud y la felicidad.

 

Charles Chaplin afirmaba: “No hay día más perdido… que aquel en que no hemos reído” será porque una sonrisa es no sólo un don, es también un regalo que plenifica y armoniza nuestra vida con el cosmos, una sonrisa en síntesis es la máxima de las expresiones humanas.

 

Cuando veo un ser humano que gusta de recibir no sólo al nuevo día sino también a aquellos con los que convive con una sonrisa, me da la impresión de estar en el paraíso. Con el paso del tiempo he aprendido que la gente que ama y que es feliz sonríe con una facilidad alquímica, debido a que la sonrisa es el claro reflejo de la presencia de Dios en nuestra vida y con ello de una paz interior y una lealtad a la vida.

 

Cuesta lo mismo andar de malas que de buenas, sólo que los resultados son diferentes.

 

Una sonrisa, será siempre una contraseña visible de un alma que está abierta de par en par, lista para recibir las miles de bendiciones que la vida le da.

 

Para el viejo Filósofo de Güémez, la genialidad de una sonrisa, el poder del buen sentido del humor y la magia que provee el amor, hacen que el breve espacio del viaje por esta humana carnalidad, sea más ligero, divertido, alegre, poderoso e inmensamente creativo.

 

Lo que me recuerda que en plena crisis económica, un empleado acude con su jefe en la búsqueda de aumento de sueldo:

 

–– Señor, debido a la pandemia que estamos pasando, sería bueno que me subiera el sueldo, ¡le advierto que hay tres compañías que andan detrás de mí!

 

–– ¿Ah, sí? – comenta el jefe–, y puede decirme ¿cuáles son esas compañías?

 

–– Po’s sí… ¡LA DEL INTERNET, LA DEL GAS, Y LA DE LA LUZ!


¡TODO EL PUEBLO SE CONTAGIARÁ!

 

Un matrimonio del pueblo tenía dos hijos varones que ante la misma situación, su comportamiento era diferente, mientras el más grande veía la vida a través del cristal del pesimismo, el más pequeño siempre reaccionaba con un optimismo excepcional.

 

Fueron a consultar a un especialista en la conducta humana, que con su experiencia profesional decidió poner a ambos una sencilla prueba, le dijo a sus padres que en el pino de Navidad colocaran un regalo para cada uno.

 

Al pesimista le pusieron un par de patines caros, mientras que al optimista le pusieron en la caja de regalo, un descomunal excremento de caballo.

 

Por la mañana, cuando se levantaron, lo primero que hicieron ambos niños, fue dirigirse velozmente al pino navideño para ver que les había traído Santa Claus, ambos tomaron la caja con su nombre. Mientras el optimista al abrir la caja, empezó desaforadamente a correr por toda la casa; el pesimista abrió la caja echándose inmediatamente a llorar.

 

Los papás intrigados fueron con el pesimista y le preguntaron:

— ¿Qué pasa hijo, no te gusto el regalo que te trajo Santa?

 

— El ‘inche Santa Claus no me quiere, –dijo aburrido, molesto y lleno de desolación– me regaló unos patines, tal parece que desea que me caiga, me quiebre las piernas y los brazos y me lleves al hospital a que me inyecten y me operen.

 

Por su parte el optimista, con una enorme sonrisa en la cara, andaba como loco corriendo por toda la casa, lleno hasta la cabeza de caca, moviendo muebles, asomándose por la ventana, lo llaman sus padres y le preguntan: — ¿Qué pasa hijo, no te gusto el regalo?

 

— ¡Me encantó!, en la caja hay un enorme excremento de caballo, eso significa que Santa me hizo el gusto: me regaló un caballo… ¡Y LO ANDO BUSCANDO!”

 

La moraleja es profunda, mientras el pesimismo te paraliza, atrofiando tus dones, cancelando tus poderes naturales; el optimismo tiene la magia de inspirarte para deshacer nudos, para que te regocijes con los regalos diarios de la vida, para siempre intentar y encontrar el arreglo a los problemas existenciales.

 

El optimismo te lleva a crear en la vida, creer en ti mismo, a tener mala memoria para olvidar agravios y momentos oscuros, y te provee de buena salud para gozar el lado brillante del milagro del nuevo amanecer.

 

Llenar tu vida de optimismo cancela los miedos, te encuentra con la alegría y la felicidad, te lleva a construir puentes, a edificar proyectos, a tener sueños, a jamás ver sombras, a ver sólo la luz que ilumina tu camino, es entonces que entiendes que “si las cosas van mal, como a veces suelen ir… no vayas con ellas”.

 

Si hay dos caminos existenciales: el pesimismo y el optimismo, el viejo Filósofo amorosamente te invita a que ante cualquier problema seas optimista, a que jamás arruines tu HOY anticipándote al dolor, a que cambies lo que no te funciona y fortalezcas tus fortalezas, a que te maravilles con los milagros que llegan a ti.

 

Ser optimista, es mirar al Cielo y DARTE PERMISO DE… fluir en armonía con el universo, esperando siempre lo mejor, haciendo que tus pensamientos positivos trabajen a tu favor, para encarar pleno de fe y confianza el futuro.

 

Ser optimista, es rebelarte contra la mediocridad; es dejar ¡YA! de construir excusas, y de llenar tu ser de pretextos; es ir al encuentro con las oportunidades y la felicidad; es ajustar tus velas si es que el viento sopla en contra, y seguir siempre adelante; es saber que detrás de la oscuridad, se ve la intensidad de la luz de DIOS, que te invita a confiar que sí se puede y porque la victoria está muy cercana.

 

Lo anterior me recuerda cuando un hombre llama por teléfono a su madre:

— ¡Mamá, tengo COVID-19!

 

— ¡Ahhh caray!, no es que sea pesimista, pero creo que el pueblo va a desaparecer.

 

Ahora que regreses a casa vas a contagiar a tu mujer; tu mujer a tu hermano; tu hermano a nuestra criada; nuestra criada a tu padre; tu padre a mi hermana; mi hermana a su marido; él a tu hermana; tu hermana al Padre Simpliano; el Padre, a las monjas; las monjitas al jardinero; el jardinero a mí; y si yo me contagio con el COVID-19, entonces… ¡TODO EL PUEBLO SE CONTAGIARÁ!


¡AH PO’S ME PARECE MUY BIEN!

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

oy me permito parafrasear una vieja historia y ponerla en voz del Filósofo: “Resulta que un joven insatisfecho con las perspectivas que según él, la vida le proveía, llegó con el viejo campesino y le preguntó:

— ¿Cuál es la solución para jóvenes como yo, que estamos insatisfechos con los caminos que la vida nos presenta actualmente?

El viejo Filósofo lo miró amorosamente a los ojos, que son el camino directo al alma y cariñosamente le respondió:

— Amar y sonreír.

 

— ¿Y luego de eso qué vendrá? –dijo desconcertado el joven.

 

— Habrás amado mucho y sonreído más –respondió el viejo campesino–, y con ello habrás cumplido la misión de tu vida… ¡ser feliz!”

 

Y en verdad ¿para qué estás en esta vida? sino para amar y sonreír, que las demás bendiciones llagarán solas y… ¡por complemento!

 

El amor tiene el milagro de enseñarte que eres el mayor don de la vida, que estás aquí no por casualidad ni para sobrevivir, sino para vivir renovado, el amor tiene la magia de transformar la vida en algo excepcional. Quien no ha aprendido el arte de amar, estará siempre vacío, por más dinero o poder que tenga; el amor es un compromiso que genera orden y paz interior, es tan grande que alinea la vida con el universo.

 

Existen dos caminos básicos para el amor: El primero dice que aprendas a amarte a ti mismo. El segundo te señala que el amor se agranda en el presente, y su secreto está en compartir; cuanto más compartes, más amor surge del interior; en la medida en que sacas agua de la noria de la vida, más agua fresca fluirá hacia ti.

 

El amor te enseña a no vivir de las apariencias, a no asirse en ser alguien distinto a ti mismo, porque alimentarás el ego y surgirá la vanidad que apagará la maravillosa luz del amor. Haz que el amor corra por tus venas como experiencia vital, no existen varitas mágicas fuera de ti, goza cada paso, cada minuto de tu tiempo, recuerda: el cuerpo es tu espacio sagrado, aprende a respetarlo y amarlo.

 

“Por su parte sonreír es altamente curativo, genera grandes beneficios a tu cuerpo, atacando directamente las hormonas del estrés; independientemente de producir placer constante, desarrollando y fortaleciendo tu sistema inmunológico.”

 

Sonreír te lleva a reconocer tus errores, analizarlos y dejarlos ir, impidiendo que te quiten el impulso para seguir creciendo; te conduce a cultivar el silencio, para escuchar la voz del alma; te lleva a no exigirte perfección ni esperarla de nadie; a descubrir tus fortalezas, debilitar tus debilidades, permitiéndole al alma sacudirse los polvos de aquellos lodos, sonreír es creer en tus sueños y por ellos ser niños eternos.

 

Lo de sonreír me recuerda aquella historia en la que el Filósofo de Güémez charlaba con los jóvenes del pueblo, cuando llegó el Simpleano, quien gozaba de fama de soberbio; dirigiéndose al Filósofo sin la más mínima cortesía le dice:

–– ¿Sabes?, mientras estos ca’ones se quedaron en el pueblo a rumiar sus miserias, yo estudié en el extranjero, recién llego.

 

–– ¡Ah po’s me parece muy bien! –respondió el Filósofo.

 

–– Y ¿Sabes? estudié Economía y allá me reconocen como muy brillante. –– ¡Ah po’s me parece muy bien!

 

–– Y me titulé antes que mis compañeros. –– ¡Ah po’s me parece muy bien! –responder el de allá mesmo.

 

–– Y quiero decirte otra cosa –continuó Simpleano– Yo sé que soy más inteligente que cualquiera de estos que te rodean y hasta que tú mismo Filósofo. –– ¡Ah po’s me parece muy bien!

 

–– Y, ¿tú Filósofo? a tu edad, ¿sigues siendo el mismo campesino ignorante de siempre?, ¿Qué jodidos has aprendido si no fuiste a la escuela?

 

–– Mira Simpleano, orgullosamente soy de Güémez como tú, diariamente aquí en el campo aprendo en la mejor escuela, que es la de la vida, aunque sea modestamente he aprendido y me he cultivado, por ejemplo, antes decía: “ME VALE MADRE” y ahora digo: ¡AH PO’S ME PARECE MUY BIEN!

 

filosofo2006@prodigy.net.mx; También síguenos en: TWITTER: @filosofoguemez y en INSTAGRAM: @FilosofoDeGuemezOficial


CASUALIDAD O CAUSALIDAD

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Este 11 de septiembre, se conmemora con profundo dolor, el 19 aniversario del mayor ataque terrorista que se haya perpetrado en suelo norteamericano. Aquel aterrador día de 2001 el mundo entero se cimbró, ese día “El mundo cambió”.

 

Ese martes por la mañana, 19 miembros de un comando terrorista de la red Al Qaeda, secuestraron 4 aviones de línea, de los cuales 2 fueron estrellados en las Torres Gemelas en Nueva York, el tercer avión fue utilizado para impactar en el Pentágono y el cuarto, los pasajeros lucharon contra los fanáticos secuestradores, estrellándose en tierra en Shanksville, Pennsylvania. Este ataque terrorista –sin precedente– fue el episodio que antecedería a la dramática guerra en Afganistán y a la llamada guerra contra el terrorismo.

 

Los atentados dejaron una estela de temor y dolor por los miles de desaparecidos, heridos y muertos; pero sobre todo, la profunda lección de vulnerabilidad de la otrora invencible seguridad interna de los Estados Unidos, que vino a transformar las endebles políticas de seguridad aérea en el mundo.

 

Tras la tragedia, aparecieron en Internet cientos de historias de sobrevivientes, algunas cautivadoras como:

“Aquella persona que no llegó a tiempo a su trabajo, en las Torres Gemelas, porque su hijo ese día empezaba las clases en el Jardín de Infantes. Otro más se salvó porque sus compañeros lo enviaron a comprar donas. Otro, acostumbrado a ser impecablemente puntual, ese día “todo jugo en su contra”, llegando por ende tarde a su trabajo… y salvando la vida. O la historia del hombre cuyo auto se descompuso, por lo que decidió usar el transporte público, a la vez que caminar a su trabajo –como llevaba un par de zapatos nuevos, estos le hicieron ampolla– antes de entrar a las Torres, llegó a la farmacia para comprar una venda.”

 

Se hablaba de hechos accidentales o casualidades, pero éstas –como el azar– no existen en tu vida, la gente del pueblo le llama “diosidencias”, otros “sincronías inexplicables” Paul Kammerer les llamaba "coincidencias seriales" otros más le llaman “resonancia”.

 

Cuantas veces tienes el presentimiento de que hay “algo” o “alguien de arriba que pone las cosas a tu favor” que está detrás de los acontecimientos o de esas cosas que suceden para cuidarte, protegerte o impulsarte al encuentro con algo espectacular. Más que casualidad el viejo Filósofo hablaría de causalidad.

 

Hay una frase del colectivo social que refleja el sentido de las  “Coincidencias”: “Hablando del rey de Roma y él que se asoma” o cuantas veces te ha ocurrido que estás pensando en alguien y este como por “arte de magia aparece.” O estás buscando un objeto perdido y emerge en el lugar y momento menos esperado.

 

En una entrevista que le hicieron a Fernando “Cochulito” Montiel, contaba que de niño pintaba un boxeador con una banda en la frente con la bandera de Japón, mismo al que le ceñían el cinturón de campeón; “casualmente” él, 16 años después, se corona campeón del Consejo Mundial de boxeo en Japón, al vencer por nocaut a Hozumi Hasegawa en el cuarto round… ¿Cree usted que esto es coincidencia?

 

Se pueden citar por cientos las supuestas “Casualidades” que en el diario acontecer suceden, como aquella: “Célebre y múltiple coincidencia, publicada por la revista Life en 1950, es la del coro del pueblo de Beatrice, en el estado norteamericano de Nebraska. El ensayo estaba convocado para el 1 de marzo a las 7:20 de la tarde, pero ese día sus quince componentes llegaron tarde por las más diversas razones. La familia del pastor se retrasó, a otro se le averió el coche, un chico tuvo que terminar los deberes del colegio, a una madre le costó despertar a su hija de la siesta, otro quedó absorto con un programa de radio. El retraso de todos ellos resultó un increíble golpe de suerte, porque un fallo de la caldera hizo que la iglesia estallara a las 7:25 de aquella tarde. Un matemático calculó que la probabilidad de que esta cadena de acontecimientos se debiese al azar, era sólo una contra un millón.”1

 

El hombre común y corriente niega la existencia de la casualidad, los hombres sabios que son los abuelos de Güémez dicen que eso que llamamos coincidencias, no es otra cosa que la amorosa conexión con Dios, o con algo superior, que viene de la armonía del hombre con el universo. Heráclito sentenció: “Si no esperas lo inesperado…  no lo reconocerás cuando llegue” y la vox populi dice:

“Si no es para ti, aunque te pongas; si es para ti… ¡AUNQUE TE QUITES!”

1http://www.radiestesiacongini.com.ar/casualidades.htm

filosofo2006@prodigy.net.mx; También síguenos en: TWITTER: @filosofoguemez y en INSTAGRAM: @FilosofoDeGuemezOficial


EXAMEN DE CONCIENCIA

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

ran lección encierra el epitafio en la lápida de un obispo anglicano en la abadía de Westminster, Reino Unido: “Cuando era joven y mi imaginación no tenía límites, soñaba con cambiar el mundo. Según fui haciéndome mayor, pensé que no había modo de cambiar el mundo; así que me propuse un objetivo más modesto e intenté cambiar sólo mi país. Pero con el tiempo me pareció también imposible.

 

Cuando llegué a la vejez, me conformé con intentar cambiar a mi familia, a los más cercanos a mí. Pero tampoco conseguí casi nada.

 

Ahora, en mi lecho de muerte, de repente he comprendido una cosa: si hubiera empezado por intentar cambiarme a mí mismo, tal vez mi familia habría seguido mi ejemplo y habría cambiado, y con su inspiración y aliento quizá habría sido capaz de cambiar mi país y, quién sabe, tal vez incluso hubiera podido cambiar el mundo”.

 

Por eso ante la situación que se vive, cada que Dios te da el privilegio de postrar tu testa en la almohada, cuando terminas el día, no es sólo bañarte, bajar persianas, apagar las luces y cerrar la puerta. Utiliza cada noche para hacer un pequeño “examen de conciencia”, que sirve para llevar un poco la “contabilidad del día”: lo que has hecho mal, lo que has hecho bien y lo que te propones hacer mañana… lo mejor; es decir, te sirve para debilitar tus debilidades y fortalecer tus fortalezas.

 

No es necesario que le dediques mucho tiempo: un minuto o dos. Pero un tiempo vivido con la intensidad del día, pidiéndole a Dios que te conoce mejor que tú mismo, que puedas ver tu vida como Él la ve.

 

El examen de conciencia te ayuda a avanzar en esa aventura que dura toda la vida: la aventura de conocerte a ti mismo. Conocer tus cualidades, tus aptitudes, tus errores, tus limitaciones, tu defecto dominante y saber de qué forma puedes servir mejor a los demás.

 

El examen de conciencia, que haces por las noches, te ayuda a ver la vida con los ojos de Dios.

 

“Cierto día un caballero que observaba la labor de la madre Teresa de Calcuta le dijo:

 

–– El trabajo que tú haces, yo no lo haría ni por todo el oro del mundo.

 

–– Pues yo tampoco –respondió la madre Teresa de Calcuta–, si lo hago es por amor.

 

Así es la vida del viejo Filósofo, todo gira en torno al amor, porque sé que cada día es una ocasión especial, que la vida es una experiencia no para sobrevivir, sino para gozar, por eso no guardo nada para mañana, vivo el HOY a plenitud, lo hago a través del amor y del humor.

 

El humor nos transmite el mensaje de que estamos aquí, a pesar de todos los problemas, destinados a vivir, a triunfar y a ser felices. El humor no es otra cosa que Dios, que se manifiesta a través de la risa; mientras en la vida encuentro personas que buscan ser trágicas o dramáticas, busco como opción existencial la risa, la manera menos enferma de enfrentar la cotidianidad y la más fácil para no complicar mi vida.

 

El humor es un elemento impredecible en el proceso de vida, en el desarrollo y formación del ser humano; es necesario reivindicar su valor como antídoto contra el dogmatismo, la intolerancia y la violencia; su potencialidad crítica lo convierte en un poderoso instrumento de progreso, comunicación y relaciones humanas.

 

Esto me recuerda cuando una noche se encontraba Cutberto con su esposa, sentados en la sala de su casa, hablando de las muchas cosas de la vida. Estaban reflexionando sobre la idea de “vivir o morir”, ante la contingencia que se vive, pensativo, y un poco con preocupación, Cutberto dice a su mujer:

 

–– ¡Vieja!, nunca me dejes vivir en estado vegetativo, dependiente de una máquina y líquidos de una botella, si me ves en ese estado, te pido que desenchufes los artefactos que me mantienen vivo. Inmediatamente la mujer se levantó, desenchufó la televisión y le lanzó la cerveza a la basura.

 

Por eso el Filósofo dice: “Hay tres cosas en esta vida que no se pueden ocultar… ¡EL EMBARAZO, LO RICO Y LO PENDEJO!”


¡PO’S UN PANTALÓN AJENO…!

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

ada nieto que nace inicia con sus abuelos un pacto honrado con el amor, inaugura una nueva etapa en la vida de ellos, saben bien que es una llama que hay que cuidar para que no se extinga antes de tiempo, para que cumpla la tarea a la que vino a esta carnalidad y sea un faro que dé la luz suficiente para dejar marcada su expresión en el camino.

 

Los abuelos son celosos guardianes que cuidan y enriquecen el templo de la vida de sus retoños, los educan y protegen con amor; los acercan cariñosamente a la fuente de la vida y de los milagros que cada minuto acontecen. Con el paso del tiempo, se han convertido en una escuela de vida, son grandes, saben que cada quien es responsable de lo que cosecha; por eso, están en la época de cosechar bendiciones y seguir sembrando, se refugian en la fortaleza de lo divino porque saben que es la fuente de la vida, que al armonizarlos con el universo los provee de salud física, mental y espiritual alineándolos con la abundancia de dones y de bienes que la vida tiene para ellos.

 

Para sus nietos, cada abuelo y abuela no es el mensaje… sólo es el mensajero, el heraldo que siempre será portador de buenas nuevas; diciendo por una parte, que el odio y el rencor son como una granada de fragmentación en la mano, que si no la sueltas acabará con tu existencia y por la otra, enseñan a sentirse parte del milagro de la vida, a contar cada una de las bendiciones, sabiendo que semillar amor producirá amor, porque es un círculo perpetuo, cuando uno se cierra en automático se abre otro… y más grande.

 

Abuelos que invierten su tiempo en dar y servir, sabiamente conocen que es la mejor manera de trascender; siempre andan de buenas, obran bien y jamás buscan perpetrar el daño, su alma trasluce un entusiasmo y alegría sin comparación; pareciese que sin saberlo, hacen suya la frase del padre Ignacio: “Sonríe siempre, para no darles a los que te odian, el placer de verte triste”.

 

Ellos son recipiendarios de una rica tradición oral que dice: “Lo importante no es la cantidad de horas que le dedicas a los nietos… sino cuánto se dedica en esas horas a sus nietos.” Por eso son más amables y gozan cada instante del tiempo, sabiéndose imperfectos.

 

Se convierten en el sol que da calidez a los descendientes, en la brújula que los guía por el buen camino, hombres y mujeres que podrán estar llenos de arrugas en su cara, brazos y manos, pero jamás tendrán arrugada su alma por el desaliento; podrá faltarles pelo pero no hay ausencia de ánimo para inculcar los necesarios valores que edifican al hombre de bien. Sus movimientos se tornaron lentos pero hoy, su alma está aligerada para hacer que renazca en sus nietos la esperanza de una vida mejor.

 

Abuelos a los que la vida les dio un giro de 180º al recibir la bendición y el inapreciable don de ver nacer a los hijos de sus hijos y con ello, Dios transformó su existencia, dándoles el regalo de que la sabiduría y la prudencia acentúen época en la que el sosiego y la paz interior inunda su alma, período en el que han aprendido a vibrar, a escuchar, a sentir la armonía y la fuerza de la vida.

 

Su tiempo es la eternidad, el tiempo del amor y la bienaventuranza, tiempo de cabellos grises que resaltan su alegría con bellas sonrisas que los hacen ver el mundo desde la óptica positiva, preocuparse menos en sufrir, ocuparse más en gozar, no pierden el tiempo en lamentaciones, lo ocupan en servir generosamente a sus nietos, hablar amorosamente y ser envidiablemente positivos.

 

Abuelas y abuelos que tienen la habilidad de hacer de la vida una festividad diaria, sabiendo que disfrutar del viaje les trae sanidad para su mundo físico, astral y mental; por eso gozan la vitalidad que el humor y las sonrisas les proveen, porque es un poder que vibra, que no se cuantifica y trae implícito la felicidad con la que sus nietos crecen, energía que no obedece a ningún modelo físico-matemático.

 

Por eso en éste Día de los Abuelos, el viejo Filósofo amorosamente les dice: ¡¡¡DIOS LOS BENDIGA!!!

 

Lo del abuelo me recuerda, cuando Simpliano y Anacorito amigos del Filósofo llegaron a visitarlo para felicitarlo por ser el Día del Abuelo. Después de que éste amigablemente les invitó una taza de café “caracolillo” iniciaron a platicar los temas de actualidad; uno de ellos, tratando de evidenciar la ignorancia del viejo campesino “de allá mesmo” en cuestiones elementales de la economía y de las matemáticas le preguntó:

 

––Filósofo: si tienes en tu bolsa derecha 1,800 pesos, en tu bolsa izquierda 2 mil 500 pesos, en tu bolsa trasera izquierda 3 mil 300 y en la trasera derecha 2 mil 750 pesos, ¿qué tienes?

 

El Filósofo mirándolo fijamente le respondió:

 

––¡¡¡PO’S UN PANTALÓN AJENO… ABRÓN!!!


¡¡¡NO TIENE MADRE!!!

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

abiamente afirma Cecilia Meireles: “Hay personas que nos hablan y no las escuchamos; hay personas que nos hieren y no dejan cicatriz; pero hay personasque simplemente aparecen en nuestra vida y nos marcan para siempre”

Para el viejo Filósofo esos son exactamente los abuelos, una escuela permanente de aprendizaje y enseñanza, un libro abierto de amor a la vida, que con su infinita paciencia y preclara sabiduría te ayudan a reaprender, a oír la voz de tu corazón, a comprender, analizar y ver con los ojos del alma los mensajes que la vida amorosamente te envía.

 

Las enseñanzas de los abuelos te ayudan para que ejerzas tu derecho a equivocarte, a no sentirte perfecto, quizás sea una buena manera de encontrarte contigo mismo, ser humilde y crecer. Ellos, con alquímica pedagogía, te reconectan con el universo de bienaventuranza, paz y luz que abunda en tu interior, enseñándote a convertirte en tu mejor amigo, aceptando las cosas como son… porque te aceptas a ti como eres.

 

Te enseñan que al verte frente al espejo de la vida, te enamores de ti mismo, siendo más generoso contigo y menos crítico con tu cuerpo, viendo las cosas positivas que la vida tiene cada nuevo amanecer especialmente para ti, sabiendo que no existen trabajos modestos, los hay, sí, bien o mal realizados.

 

Los abuelos te educan para que seas sincero en el amor, humilde en el trabajo, generoso en el dar y en el servir, amable al hablar, persistente en el perdón y perseverante en la oración; para que aprendas a disminuir tus problemas imaginarios, te preocupes menos y ames más, y lo demás... lo dejes en manos del Señor.

 

Cuando aprendes de los abuelos, te haces más sabio y se te hace más fácil y accesible el camino de la vida, te despreocupas del ¿qué dirán? iniciando el camino del auto aprendizaje; te enseñas a ser positivo, aprendes a ver la rosa en lugar de ver la espina, te preocupas menos de los problemas, por una razón muy sencilla: sabes que formas parte del milagro de la vida y que estás aquí para expresar tu potencial y tu grandeza.

 

De cada abuelo –doctorado en la escuela de la vida– aprendes que la paciencia es un oficio que se adquiere con los años, dándole tiempo a las cosas; a ser perseverante en tus sueños, eliminando esa pesada carga de la esclavitud que te ata al dolor del pasado y a viejos sufrimientos, decidiéndote a cambiar para construir una vida que mire hacia adelante, dejándote tocar por la fragancia del amor, ese que todo lo puede y todo lo transforma.

 

Cuando un abuelo amorosamente toca tu alma, te enseña a no quejarte “recordándote que naciste desnudo, que tus pantalones, zapatos y camisa… son ganancia” por eso con su suave didáctica te enseñan a vibrar y contagiar a tu paso el poder de la alegría, que es una emoción altamente sanadora, que nace de lo más profundo de tu corazón y que te ayuda a comprender que “cada día tiene su afán”.

 

A propósito, con motivo del inicio de clases, en Güémez, el viejo Filósofo llevó a su nieto a la escuela, en la entrada se encontraba la directora quien amablemente después de la pandemia, recibía a los niños, y para saber más de su familia les decía:

 

— Mañana, los que tengan su mamá viva por favor vengan con una rosa roja en la bolsa de la camisa y los que su mamacita haya fallecido, vendrán con una rosa blanca.

 

Al día siguiente el Filósofo volvió a llevar a su nieto a la escuela portando él una rosa roja en la bolsa de la camisa y con una flor blanca en su huarache, entre los dedos del pie izquierdo.

 

La directora al verlo, intrigada le dice:

— ¿Qué te pasa Filósofo? porque traes una rosa roja y una flor blanca.

El viejo campesino le dice:

 

— ¡Maestra!, la rosa roja porque mi mamá está viva, y la flor blanca, porque en el pie tengo una uña enterrada que… ¡¡¡NO TIENE MADRE!!!


¡TIRADO Y SIN FUERZAS!

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

ada nuevo amanecer lo primero que este Filósofo hace, es una oración y con una sonrisa en los labios da gracias al Señor por el milagro de la vida, después de bañarme y tomar una taza de café de olla, leo el periódico, inmediatamente me dirijo al patio trasero y me digo a mi mismo ¡Ya chingué! y me pongo a echarle ganas a la vida.

 

El Filósofo de Güémez ha tenido la humilde visión de dedicar su trabajo diario, sus fortalezas… su vida entera, a reivindicar el poder energético y terapéutico del sentido del humor del que los mexicanos gozamos a raudales, porque ahí radica la fuerza de mi compromiso contigo, la de entregarte una visión amorosamente positiva de la vida.

 

Cada día este viejo campesino se deleita compartiendo el humor, será porque pedagógicamente me enseña a hacer en cada momento lo que corresponde, dándome los suficientes motivos para regocijarme en su vitalidad, además de ayudarme a expresar lo complejo de la vida en el lenguaje y en las palabras más coloquiales, simples y sencillas.

 

El humor crea en quien lo lee o lo escribe, lo escucha o lo dice, una alegría que inunda su corazón y un estado de felicidad que delicadamente te acerca al Señor, trayendo consigo una paz espiritual, un período interno de sosiego que enriquece: mente, cuerpo y espíritu y te hace vibrar con el milagro de la vida.

 

Mi vida tiene un dilema, no sé si el humor vive para mí o yo vivo para el humor, lo que sí sé es que somos una dualidad indisoluble y que éste ha logrado transformar mi vida imprimiéndole entusiasmo y una visión positiva sin comparación.

 

A veces me da la impresión de que sonreír es la manera más directa para que entren en un diálogo fecundo, mente, cuerpo y espíritu y te enseñen que por cada minuto que tengas de cólera, odio, enojo o resentimiento renuncias a hacer tuyos 60 segundos de inigualable felicidad.

 

Mientras el apego, la insatisfacción, la inmovilidad y la rutina son condiciones implícitas del deterioro prematuro de tu mente y cuerpo, el buen sentido del humor es un pregonero del milagro de la vida, que siempre será la mejor noticia, además, no sólo te hace HOY más sabio que ayer, sino que también te ayuda a acomodar las piezas que el universo te provee y es una buena nueva, en una época en la que la violencia y el desaliento por la pandemia del Covid-19, dan escasos motivos para estar alegre.

 

A propósito del humor, “Cierto día el viejo campesino de allá mesmo se encontraba regando el florido jardín del patio de su casa, cuando hasta él llegó Eglantina, –la atenta enfermera de la clínica del IMSS– como siempre hermosa, agradable, coqueta y llena de seductora sensualidad.

 

Una vez agotado el tema sobre el coronavirus, la joven se despide notando que él tenía la bragueta abierta, buscando el lenguaje más idóneo para la ocasión amablemente le dice:

 

— Por cierto Filósofo, ¡La puerta de tu cuartel está abierta!

El campesino de Güémez por el momento no entendió el comentario; pero poniendo a funcionar su agudeza mental se dio cuenta de que el cierre de su pantalón estaba abajo.

 

El gesto inteligente y sutil de Eglantina le hizo gracia y decidió aprovechar la oportunidad para coquetearle un poco:

 

— Y dime, cuando observaste que la puerta de mi cuartel estaba abierta, por casualidad ¿no viste también a un vigoroso y macizo soldado en posición de firmes?

— ¡Fíjate que no Filósofo! Lo único que vi entre dos viejas mochilas de campaña fue un alicaído veterano de la revolución… ¡TIRADO Y SIN FUERZAS!”


EL PODER DEL PERDÓN

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

on la sabiduría que sólo un hombre iluminado como Buda puede tener, afirma: “El secreto de la salud mental y corporal está en no lamentarse por el pasado, preocuparse por el futuro, ni adelantarse a los problemas, sino vivir sabiamente el ahora.”

 

La clave de tu vida es que aprendas a vivir el milagro de la vida: el HOY; el ayer quedó atrás, el mañana todavía no llega, lo único que tienes es el HOY, vívelo, cuídate, disfrútalo con la intensidad que un niño disfruta de la vida, recuerda que la mejor noticia que el universo te da es el nuevo amanecer.

Dice Chanakya Pandita –viejo sabio indio: “Ni con millones de monedas de oro se puede recobrar un sólo instante de la vida. Qué mayor pérdida, entonces, que la del tiempo gastado infructuosamente”.

 

Y el tiempo perdido estúpidamente es aquel que dilapidamos en el odio, la animadversión, el rencor, la antipatía, el resentimiento, la tirria, la crítica destructiva, que a lo único que nos conduce es a la perdida de la armonía y al desequilibrio de las energías que la vida nos provee.

 

Estudios realizados en el prestigiado hospital norteamericano John Hopkins aseguran: “El cáncer es una enfermedad de la mente, cuerpo y espíritu. Un espíritu positivo ayuda al enfermo de cáncer a sobrevivir. La ira, el rencor y el resentimiento, ponen al cuerpo en un ambiente ácido y de tensión (las células cancerígenas prosperan en ambientes ácidos). Aprende a tener un espíritu de amor, gratitud y perdón. Aprende a relajarte y a disfrutar la vida.”

 

Ahora es una institución científica la que dice como las emociones impactan positiva o negativamente en el organismo, la que dice el poder que el perdón tiene en nuestra vida. ¿Por qué no habremos de perdonar? si en la oración que de niños nos inculcaron decimos: “…perdona nuestras ofensas, así como también nosotros perdonamos a quienes nos ofenden…”

 

Refugiarte en el poder del perdón es vida, es aliento divino, es una acción que beneficia tanto al que lo da como al que lo recibe, cuando vas por el camino del perdón eres capaz de liberar toda la carga negativa emocional que lacera, que daña, que afecta, que impacta negativamente en tu vida e inicias la construcción del más maravilloso espacio de florecimiento y sanación espiritual.

 

En la vida no hay casualidades, así que no es eventual que escriba para ti este artículo sobre el perdón y tú amablemente lo estés leyendo, no pases por alto el conflicto emocional que te genera la innecesaria y pesada carga de la ausencia de perdón, es tiempo ya de que te des permiso de crecer y de volar liberándote a través del perdón, del lastre de las cargas emocionales negativas del pasado.

 

Entiende el poder que el perdón tiene a tu disposición, hazlo tuyo, te cambiará la percepción de tu vida, debido a que es una fuerza emocional –que sólo tú puedes utilizar– capaz de multiplicar a la “N” potencia tus fortalezas.

 

Eres parte del milagro de la vida y Dios no financia fracasos, por ello tiene un plan maravilloso para ti, y ese es que a través de la oración evoluciones espiritualmente, hagas tuyo el poder del perdón, para que pleno de una paz interna te conduzca a multiplicar los dones que el universo tiene especialmente para ti.

 

A propósito del perdón hay una “Oración de un político a su Señor” de ese inigualable filósofo de Banderilla, Veracruz, mi querido amigo Don Jorge Saldaña, que parafraseándose dice:

 

“Oh, buen Señor perdona a tu siervo si es muy pendejo, pero:

a la hora de tu nominación… ¡Háblame!

la solicitud de mi chamba… ¡Escúchala!

entre tus íntimos amigos… ¡Cuéntame!

cuando pases junto a mí… ¡Salúdame!

con una modesta comisión… ¡Distíngueme!

delante de los periodistas… ¡Abrázame!

dentro del presupuesto… ¡Inclúyeme!

dentro de la burocracia… ¡Escóndeme!

si tienes que renunciar… ¡Olvídame!

al gabinete… ¡Preséntame!

y mándame ir a ti,

 

con los demás hombres te complazca, te alabe y trabaje por los sexenios de los sexenios.

 

Amén.”


¡SIEMPRE QUEDA MAL!

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

l huracán y después tormenta tropical “Hanna” –primer huracán de 2020– que recién acaba de pasar e impactar a su paso por el norte del país, ha dejado daños e inundaciones, en diferentes puntos de Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila, destrucción que una vez más sirvió para demostrar de qué estamos hechos los mexicanos en momentos graves.

 

Después de que la tormenta azotó tierra, aunado a la pandemia de coronavirus, el panorama es desolador, pero la magia de la solidaridad y el esfuerzo que el hombre del norte y con él el mexicano sabe ejercer a raudales, hacen, que el panorama devastador palpable en los cuatro puntos cardinales se transformará.

 

Vemos trabajar incansablemente a personal de CFE, TELMEX, Comapa, Protección Civil, Policía, tránsito, soldados, servicios públicos, que unidos a miles de ciudadanos que se dispusieron para limpiar calles, levantar árboles y anuncios caídos, barrer banquetas, desazolvar drenes, recoger y tirar la basura, para con un esfuerzo digno de encomio y enaltecimiento, en poco tiempo nuestras ciudades, calles, carreteras, caminos, comunicaciones volvieran a la normalidad.

 

Este viejo campesino no puede de ninguna manera pasar por alto, esta muestra ejemplar de solidaridad y actitud cívica de unidad, que los mexicanos hemos sido capaces de dar una vez más… ¿Qué nos falta para que diariamente seamos así? Y podamos ser capaces de salir avantes de las interminables crisis que nos agravian.

 

En calidad de mientras como el mexicano ríe en la felicidad o en la desgracia, permíteme traer a ti estimado lector, un antiguo chiste, tan viejo como Matusalén, que hoy pongo en voz del Filósofo de Güémez: “El tendajo de don Optaciano en Güémez era el centro de compras y de reunión de todos los ejidatarios de la región, que además de hacer las compras respectivas de mandado o de útiles escolares se quedaban a disfrutar la agradable charla del propietario del tendajo, que como buen anfitrión siempre les tenía una taza de café acompañada de una gran manojo de galletas de animalitos.

 

Ante la enormidad de clientes que diariamente abarrotaban el tendajo, Don Optaciano decidió modernizarse poniendo Internet, copiadoras, engargoladora, enmicadora, guillotina y obviamente que para que su tendajo entrara de lleno a la modernidad, no podía falta la trituradora de papel.

 

Él ignoraba cómo funcionaba cada una de ellas, eran sus empleados los que manejaban diestramente todos los nuevos aparatos.

 

Cierto día llega un grupo de campesinos de la CNC y después de varios minutos de charla y de disfrutar una taza de café, le entregan unas hojas que contenían la lista de los daños causados por el huracán en sus ejidos, –porque en el gobierno se las estaban solicitando.

 

El propietario del tendajo se dirige a uno de sus nuevos aparatos, mismo que desconcertado mira por un lado y por el otro, por arriba y por abajo, en eso pasa Galdino –el viejo empleado que había iniciado con él el tendajo– quien amablemente como siempre, le pregunta:

— ¿Le puedo ayudar en algo Don Optaciano?

— Sí gracias, me parece que los avances tecnológicos que acabo de adquirir me quedaron grande.

 

Galdino muy diligente toma el puño de hojas, las coloca en una ranura, aplana el botón e inmediatamente se oye el sonido de los papeles cuando lentamente se van haciendo trizas.

 

— ¿Cuál dificultad… ve que fácil? –dice el viejo trabajador a su patrón.

Don Optasiano absorto le pregunta:

— Y ahora... ¿por dónde salen las copias?”

Moraleja: “El pendejo es como el acomedido… ¡SIEMPRE QUEDA MAL!”.

O como dice el Filósofo de Güémez:

 

“De cada 100 problemas que tengo uno es por pendejo… ¡99 POR METICHE!”


¡UN SUSTO DE LA TIZNADA!

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

a vida ha sido generosa con este viejo Filósofo, me ha enseñado que sin importar el sexo; la edad; la posición política, económica o social; si eres letrado o ignorante, dos son las emociones primarias del ser humano, que en cualquiera de sus manifestaciones son mensajes de tu alma:

 

1.- La alegría, que es un don que la vida te obsequia, que tiene la virtud de ser altamente sanador y terapéutico, debido a que es una emoción que nace de lo más íntimo de tu ser y que además no se confronta con ninguna. La alegría, al darle un sentido siempre ascendente a tu existencia, te auxilia a procesar adecuadamente las adversidades, los tropiezos, los problemas; suavizándolos y ubicándolos en su exacta dimensión, –ni más arriba, ni más abajo– permitiéndote afrontarlos de la mejor manera, desde el equilibrio fecundo y la óptica del amor, y…

 

2.- Complicarse la existencia con problemas imaginarios, –esos que en la mayoría de las ocasiones nunca pasan– con palabras y frases rimbombantes, hablando mucho y reflexionando poco… sin aportar nada; con ideas catastrofistas, que además de sabotear y silenciar las sabias respuestas a las preguntas de tu vida, desarmonizan tu energía vital y en vez de dirigirla a elevar tu vibración… la cancelan.

 

Recuerda que tu salud, está íntimamente ligada al racimo de emociones con el que inicies tu día. Si no sigues la intuición de tu sabiduría emocional y te aferras a vivir en “la casa de la enfermedad” bajo la influencia de tu ira, odio, resentimiento, rencor, miedo, depresión, angustia, tristeza, ansiedad o la preocupación, –que, además de acumularse ponen en tensión tus órganos internos– inevitablemente atraerás a ti incertidumbre y sufrimiento.

 

Lo anterior te hará sentir un vacío existencial y con una vida vana ¿qué sentido tiene tu existencia?; acaso ignoras una cosa: que es tiempo ya, que te conectes con tu parte auténtica, porque no naciste para la enfermedad, ni la tristeza, ¡naciste para ser feliz y para la grandeza!

 

Por el contario, si en este nuevo amanecer tienes la inteligencia emocional de liberarte de las toxinas que vulneran tu vida y cambiarlas por emociones positivas: alegría, entusiasmo, valor, afecto, confianza, fe, esperanza, amor, felicidad, satisfacción; tu sistema inmunológico se fortalecerá, alejando la enfermedad y atrayendo a tu vida paz interior, alegría, felicidad y un estado de armonía, de equilibrio físico-mental-espiritual y con ello, la abundancia de dones y de bienes que el universo tiene para ti.

 

Me permito concluir con una bella oración que circula por internet y se dice escrita por una monja del siglo XVI:

“Señor: Tú sabes mejor que yo, que estoy envejeciendo y un día seré vieja.

 

No permitas que me haga charlatana y sobre todo adquiera el hábito de creer que tengo que decir algo sobre cualquier tema, en toda ocasión.

 

Libérame de las ansias de querer arreglar la vida de los demás.

 

Que sea pensativa, pero no taciturna, solícita pero no mandona.

 

Con el vasto acopio de sabiduría que poseo, parece una lástima no usarla toda, pero tú sabes, Señor, que quiero que me queden algunos amigos al final.

 

Mantén mi mente libre de la recitación de infinitos detalles.

 

Dame las alas para ir derecho al grano. Sella mis labios para que no hable de mis achaques y dolores, ellos van en aumento con el pasar de los años, como también mi gusto por recitarlos.

 

Pido la gracia de poder escuchar con paciencia el relato de los males ajenos.

Enséñame la gloriosa lección de que a veces es posible que esté equivocada.

Mantén en mí una razonable dulzura. No quiero ser santa.

 

Es difícil convivir con algunas de ellas; pero una vieja amargada es: una de las obras supremas del diablo.

 

Ayúdame a extraer de la vida toda la diversión posible. Nos rodean tantas cosas divertidas, que no quiero perderme ninguna. Amén.”1

Lo de la hermosa oración de la monja, me recuerda la ocasión aquella en la que tres cigüeñas van volando y una pregunta a la otra:

Cigüeña 1 — ¿Para dónde vas?

Cigüeña 2 —Voy a casa de un matrimonio que tiene 10 años tratando de tener un hijo y aquí les llevo uno.

 

Cigüeña 1 —Yo voy a casa de una señora mayor, que nunca tuvo bebes. Y aquí le llevo un lindo varoncito.

 

Cigüeña 2 — La vas a hacer muy feliz.

 

En eso, las dos le preguntan a la tercera Cigüeña: —Y tú, ¿para dónde vas?

 

— Al convento de las monjitas. Nunca les llevo nada... pero siempre les doy ¡UN SUSTO DE LA TIZNADA!

 

1 www.encuentroconcristo.com.ar/reflexiones8.htm filosofo2006@prodigy.net.mxz


¡QUE SÓLO LA FELICIDAD ENTRE POR TU PUERTA!

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

l Filósofo se declara discípulo y admirador de las abuelas y viejos sabios de todos los pueblos, ellos con su cosmogónica visón de la vida le ayudan para auto conocerse y aprender las lecciones que el universo tiene preparadas especialmente para él, cada nuevo amanecer.

 

Nuestros “viejos” y abuelas, sabios por derecho propio, son una enseñanza abundante y permanente de buenas costumbres, ética, moral y tradición oral, que nos enseñan las siguientes lecciones:

 

Jamás caigas ante tus dudas, incertidumbres, miedos, resentimientos, complejos y sinsabores, respeta tu unicidad y tus fragilidades, lánzate al océano de la vida con seguridad, con fe, esperanza en tus potencialidades, sabiendo que Dios no te tiene aquí por casualidad y por lo tanto saber que HOY es el mejor día de tu vida.

 

2. Recuerda que el buen sentido del humor te libera de la tiranía de lo perfecto, te ayuda a encontrarte contigo mismo a través de la magia que produce la sonrisa ayudándote a concentrar tu vida en el poder del amor.

 

3. Aprende las siete lecciones básicas de la vida: ora mucho, perdona más, escucha adecuadamente, piensa bien, trabaja con ahínco, critica menos y jamás te rindas.

4. “Inicia tu día haciendo lo posible, después lo necesario, acabaras realizando lo imposible.” Cuando lleves a cabo tus tareas bien, con optimismo y a la primera tu mundo será otro.

 

5. En la vida no hay casualidades, hay, sí, causalidades, es decir que tus acciones y pensamientos son la causa de todo lo que llega a ti.

 

6. No cometas el error de ceder a tus problemas el poder y la energía que el cosmos te provee… los harás más grandes, recuerda que estás aquí para trascender los entretelones del tiempo, ser feliz y triunfar.

 

7. Ve la adversidad no como un obstáculo sino como una señal de crecimiento, “los papalotes se elevan con el viento en contra”… los hombres con los problemas que los hacen mejores como seres humanos.

 

8. Realiza tu trabajo, lleva a cabo tus tareas bajo el paradigma del principiante, hazlo como si fuese la primera vez… porque puede ser la última.

 

9. El universo ha armonizado todo, para el exacto momento en el que tú dispongas tomar una decisión, pleno de la confianza que otorga el amor a la vida.

 

10. En lo bueno hay cosas malas… en lo malo, hay cosas buenas.

 

11. No busques que salga de tu mente aquello que no anida en tu corazón.

 

12. A cada paso del camino la vida tiene preparadas lecciones para ti, se de los triunfadores que llenos de humildad se disponen a aprender de todo y de todos.

 

13. “Eres lo que piensas”, si piensas en triunfar llevas un paso adelante, si piensas que no puedes te quedaras atrás, tu mente no es capaz de distinguir lo real de lo imaginario, lo falso de lo cierto, simplemente se dispone a cumplir el mensaje que tú le envías.

 

14. Todos tenemos problemas, aquellos que no los tienen viven en la dimensión de los ángeles.

 

15. Se de esos seres maravillosos que fluyen armónica y amorosamente con el universo.

 

16. Lo que el día de hoy realizas con amor… marca la diferencia para el mañana.

 

17. No te levantes odiando o criticando, cancelas la unión con el Señor. Confía en la ilimitada luz que guía tu vida, recuerda que el sexto sentido es una conexión con Dios a través del poder de la oración y el agradecimiento por el milagro del nuevo día, orar y agradecer te reconcilian con la divinidad que anida en tu interior y potencializa tus sentidos de vida.

 

18. Se generoso con el prójimo, comparte tus bienes y tus dones. Recuerda que tres cosas son infinitas: Dios, el universo y el amor; Dios habita en ti, tú habitas en el universo y el amor es el adhesivo que une a los tres, es la fuente de energía que el Señor ha dispuesto para tu bienestar; elimina la obscuridad, armoniza tus sentidos, cuando eres capaz de vibrar en la alta sintonía del amor, construyes puentes a la vida, destruyes la obscuridad y el odio hasta con tus enemigos.

 

Finalmente el mensaje que las abuelas y los “viejos” sabios de Güémez dan es: “Que tus problemas sean menos, tus bendiciones más y… ¡QUE SÓLO LA FELICIDAD ENTRE POR TU PUERTA!”

filosofo2006@prodigy.net.mx


¡ENTONCES FUERON USTEDES!

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

on la modernidad han llegado cientos de avances científicos y tecnológicos, uno de ellos la Internet, a través de la cual me llegan decenas de correos, por su extraordinario contenido hoy pongo a tu disposición el siguiente:

 

“El Instituto Francés de la Ansiedad y el Stress, en París, definió las siguientes reglas de vida:

 

1)- Haga una pausa mínima de cinco a diez minutos por cada dos horas de trabajo, a lo máximo. Repita estas pausas en su vida diaria y piense en usted, analizando sus actitudes.

 

2)- Aprenda a decir no, sin sentirse culpable, o creer que lastima a alguien. Querer agradar a todos es un desgaste enorme.

 

3)- Planee su día, pero deje siempre un buen espacio para cualquier imprevisto, consciente de que no todo depende de usted.

 

4)- Concéntrese en una tarea a la vez. Por más ágil que sean sus cuadros mentales, usted se cansa.

 

5)- Olvídese de que usted es indispensable en su trabajo, su casa o su grupo habitual. Por más que eso le desagrade, todo camina sin su actuación, salvo usted mismo.

 

6)- Deje de sentirse responsable por el placer de los otros. Usted no es fuente de los deseos, ni el eterno maestro de ceremonia.

 

7)- Pida ayuda cuando sea necesario, teniendo el buen sentido de pedírsela a la persona correcta.

 

8)- Separe los problemas reales de los imaginarios y elimínelos, porque son pérdida de tiempo y ocupan un espacio mental precioso para cosas más importantes.

 

9)- Intente descubrir el placer de cosas cotidianas como dormir, comer y pasear, sin creer que es lo máximo que puede conseguir en la vida.

 

10)- Evite envolverse en ansiedades y tensiones ajenas, en lo que se refiere a ansiedad y tensión espere un poco y después retorne al diálogo y a la acción.

 

11)- Su familia no es usted, está junto a usted, compone su mundo, pero no es su propia identidad.

 

12)- Comprenda qué principios y convicciones inflexibles pueden ser un gran peso que evite el movimiento y la búsqueda.

 

13)- Es necesario tener siempre a alguien a quien le pueda confiar y hablar abiertamente.

 

14)- Conozca la hora acertada de salir de una cena, levantarse y dejar una reunión.

 

 Nunca pierda el sentido de la importancia sutil de salir a la hora correcta.

 

15)- No quiera saber si hablaron mal de usted, ni se atormente con esa basura mental. Escuche lo que hablaron bien de usted, con reserva analítica, sin creérselo todo.

 

16)- Competir en momentos de diversión, trabajo y vida entre pareja, es ideal para quien quiere quedar cansado o perder la mejor parte.

 

17)- La rigidez es buena en las piedras, pero no en los seres humanos.

 

18)- Una hora de inmenso placer sustituye tres horas de sueño perdido. El placer recompensa más que el sueño. Por eso, no deje pasar una buena oportunidad de divertirse.

 

19)- No abandone sus tres grandes e invaluables amigas: Intuición, Inocencia y Fe.

 

20)- Piense, reflexione, practique como prolongar su vida, elimine los números que no son esenciales, esto incluye, edad, peso y altura. Mantén amistades alegres. Los gruñones te bajan el ánimo. Disfruta de las cosas simples. Ríe más a menudo, fuerte y por largo tiempo. Ríe hasta que te quedes sin aire.”

 

Lo de reír me recuerda la ocasión aquella en la que el Filósofo había invitado a sus amigos a ver el juego de la selección mexicana en su casa, como estos son de “carrera larga” a media noche el viejo campesino se despidió de ellos; por la mañana cuando se levantó para ir a la labor y después de ser regañado por Simpliana su vieja, vio que sus amigos continuaban de farra, los juntó en el patio y les preguntó:

− ¿Saben ustedes cuál es la diferencia entre cortinas y papel de baño?

− ¡No! Respondieron al unísono.

 

– ¡ENTONCES FUERON USTEDES CA’ONES! 


¡NO LE PONE NI MADRE!

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

l canta autor argentino Facundo Cabral dijo con clara sapiencia: “Si tienes un gran sueño, debes estar dispuesto a un gran esfuerzo para concretarlo; porque sólo lo grande… alcanza lo grande”

 

HOY toma la decisión de hacerte cargo de la grandeza a la que por derecho propio eres merecedor, “HOY piensa en grande, sueña en grande, lucha por lo grande, ve tras lo grande, la búsqueda de un sueño grande”; es lo que hace que tengas porque vivir y porque luchar, a quien amar y que tu vida sea tan fecunda como interesante.

 

Por más tormentas que lleguen a tu barca, no desistas del sueño de ser merecedor de lo grande, de lo mejor, de lo espectacular, sólo necesitas interpretar los signos y señales, contactar con tu alma, ahí se encuentra el ¿para qué? y la verdad de tu vida.

 

Recuerda que para ir tras lo grande, la primera gran victoria es sobre ti mismo, cautívate, siéntete merecedor de lo mejor, redescubre el placer de los efectos y los afectos más intensos del milagro del nuevo amanecer y con ello de vivir, recuerda que: “Es más fácil enamorar a una mujer… que enamórate de ti mismo frente al espejo”

 

En tu vida soñar en grande, es comprender que la poderosa imaginería del ser humano, sobrepasa los límites de la realidad, que te ayudan a sentir y detonar tu poder personal, que es poderosamente infinito, que eleva tu autoestima y te conduce a ser cocreador de tu maravillosa historia.

 

Un ser sin grandes sueños, es como un gran crucero sin brújula, se extravía el rumbo en el mar de la vida; estamos hechos de realidad y de sueños que te preguntan ¿Por qué no? “¿Qué es la vida? Un frenesí, ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción; y el mayor bien es pequeño; que toda la vida es sueño, y los sueños… sueños son”1

 

Vivir y soñar en grande, pensar que si se puede, al final de cuentas son dualidad indisoluble, que te recuerda que llegaste a ésta carnalidad a entender el rompecabezas de la vida, a aprender, a hacer del amor una práctica constante que te lleve a ser amado, a crear, a creer en ti mismo, a no poner barreras a tu crecimiento, a ser luz que ilumina el camino y a hacer agradable y ligero tu viaje.

 

Si revisas tu vida encontrarás que hay algo que no has podido conseguir, ¿Por qué no has podido? simplemente… ¡Porque no has querido salir del círculo vicioso que genera tu zona cómoda! Porque has tenido miedo, –y el miedo es la frecuencia energética más baja, que rompe tu armonía con el universo.

 

Recuerda que el antídoto contra el miedo, es el amor incondicional, los grandes miedos del ser humano son: 1.- El miedo a la vejez; 2.- El miedo a la soledad y el abandono; 3.- El miedo a la enfermedad; 4.- El miedo a la muerte, y 5.- El miedo a ser amado, HOY ¡amate!, –porque nadie puede dar lo que no tiene, el amor es tu fuente primaria, su poder genera un círculo virtuoso que renueva tu vida– piensa en grande, lucha, ve en la búsqueda de tu visión positiva de vida, cree en ti.

 

A partir de ahora, cada nuevo amanecer siente la alegría que proviene de la confianza absoluta en ti mismo, piensa en grande y date permiso de aprender a generar lo mejor para tu vida… ¡Te sorprenderás con los resultados! Hay un viejo pensamiento que dice que “los siete pasos para tu felicidad son muy sencillos:

 

1-    Piensa menos… haz más.; 2- Habla menos… escucha más; 3- Juzga menos… acepta más; 4- Mira menos… haz más; 5- Quéjate menos… aprecia más; 6- Teme menos… ama más; 7- Frunce el ceño menos y… sonríe más.”

2-     

A propósito de sonreír, Calendario, el zapatero remendón del pueblo y amigo del Filósofo, llegó con el campesino de “allá mesmo”:

 

— Fíjate Filósofo que desde hace días traigo en la mente una pregunta: ¿las mujeres cuando hacen el sexo con nosotros…lo hacen por amor o por interés?

— Las demás no sé −responde el viejo Filósofo−, pero la mía lo hace por amor.

 

— ¡Ah chinga’! ¿Y por qué estás tan seguro?

 

— Porque lo que es interés, interés… ¡NO LE PONE NI MADRE!


MÁS MEJOR”

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

ormalmente, cuando nos referimos a la libertad de expresión y al derecho a la información, tendemos a creer que son temas que sólo competen a los periodistas y a los medios de comunicación. Sin embargo, el ejercicio de ambos derechos, por parte de la ciudadanía, son esenciales para la el ejercicio de una vida democrática.

 

La información emitida por los medios de comunicación forma parte esencial de un país con democracia, es a partir de ella que se conforma una idea de la realidad, que construye opiniones que le permitan tomar decisiones en su vida diaria; por quién votar, cómo marcha el ejercicio gubernamental, qué servicios utilizar, etc.

 

La información es un bien social; es con el manejo de la información que los medios de comunicación se han convertido en otro poder: establecen la agenda pública, generan corrientes de opinión, precisamente por el impacto que tienen en la sociedad.

 

La libertad de expresión es considerada altamente preciada por la ideología liberal, está consagrada en la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, emitida en Francia el 26 de agosto de 1789, misma que partía de la idea de que el antiguo régimen había perseguido muchos hombres sólo por expresar lo que pensaban, sin la existencia de ninguna regulación jurídica.

 

En nuestro país celebramos y conmemoramos el 7 de junio el Día de la Libertad de Expresión, establecida en nuestra Carta Magna, como en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

 

La libertad de expresión, es una garantía individual y un derecho universal, que intrínsecamente lleva implícita la fortaleza para la República. En el año 2000 el arribo de la transición democrática en México, trajo consigo un saludable ensanchamiento del ejercicio crítico de la libertad de expresión.

 

La clave del ser humano es la libertad, en ella juega un papel trascendente la libertad de expresión, que tiene el poder de reivindicar la sustancia primigenia del hombre y de un régimen democrático,

La fuerza de la libertad de expresión, radica en la libertad de pensamiento, que debe ser tan libre y tan poderosa, que a la vez que erradique, tenga la fuerza de arrancar de cuajo viejos y nuevos dogmas, su esencia radica en respetar lo que se dice, tanto como lo que expresamos.

 

La defensa de la libertad expresión es una conquista histórica, una responsabilidad colectiva. Es una tarea cotidiana, del día a día, muchas luchas se han dado, muchas vidas se han perdieron, demasiadas voces se callaron, para que hoy garanticemos su existencia y tengamos el privilegio de disfrutarla.

 

Los especialistas saben que quienes ejercen la vocación de escribir amparados en la libertad de expresión, en algunos regímenes –entre ellos México– esta se convierte en una profesión tan peligrosa, en la que la vida camina al filo de la navaja.

 

En nuestro país, con solemnes ceremonias se reconoce y homenajea a “viejos” y nuevos editores y reporteros de los distintos rubros del quehacer periodístico, en los diferentes medios de comunicación. Felicidades a todos esos grandes personajes que acuden al llamado de su voz interior, la vocación de su vida: el periodismo.

 

 ¡Feliz Día de la Libertad de Expresión!

Apropósito de la libertad de expresión, resulta que el gerente de una televisora, llama al novel reportero para amonestarlo:

 

— Mire, entiendo que sea nuevo como reportero… pero no vuelva a usar la expresión “MÁS MEJOR”. Quiero que en su lugar use “MUCHO MEJOR”

 

— Me puede decir ¿Por qué, señor? –pregunta respetuosamente el joven periodista.

— Po’s, porque suena ¡¡“MÁS MEJOR”!! filosofo2006@prodigy.net.mx


¡SALUD!

Por Ramón Durón Ruíz (†)

a vida, que en sí misma no es nada complicada, le ha enseñado al viejo Filósofo de Güémez que el humor ha de leerse con amor, porque humor y amor se retroalimentan, son dos alas que Dios nos da para volar por el mundo y recorrer el universo.

 

No hay elemento más fuerte para superar nuestras incapacidades que el buen sentido del humor, nos da la posibilidad de disfrutar al máximo los milagros que nos acontecen y la posibilidad de combatir la hiperseriedad que nos lleva a poner límite a nuestra potencialidad de vida, es decir, nos transporta por el mágico camino del “vivir mejor”.

 

El buen sentido del humor, del que goza a raudales el mexicano, nos da una agradable sensación de seguridad, ninguna situación es difícil en la vida cuando nos reímos de ella, porque cuando nos burlamos de algo es porque tenemos el manejo de las circunstancias.

 

El hombre es el único animal que goza del buen sentido del humor, éste nos lleva a que nuestra vida no tenga más límites que los que nosotros mismos le impongamos; a través de él no eludimos los problemas, los enfrentamos, sacando beneficio de los mismos, porque aligeramos la carga del camino, y al hacerlos más llevaderos convivimos con ellos en forma natural, venciéndolos finalmente.

 

El estado de bienestar emocional, generado por el buen sentido del humor, tiene la magia de transformar en menos malos los problemas, influye positivamente en nuestra vida y en la salud. Y ya que estamos en el tema del humor, hay que recordar el poder que tiene de redimensionar amorosa y positivamente nuestro espacio vital, armonizándolo con el universo, llenando nuestro cosmos de una energía efectiva sin par.

 

Es privilegiado quien goza y hace suyo el buen sentido del humor; ya que este impacta directa y positivamente en el sistema inmunológico, fortaleciéndolo con los químicos producidos a través de la inmunoglobulina A, los linfocitos T y la serotonina, creando un estado de paz y bienestar excepcional, que genera necesariamente felicidad.

 

A colación, me viene a la mente la ingeniosa paráfrasis que Wanda Hernández, de la Red Latinoamericana de Liturgia CLAI, titula:

 

“Padre Nuestro del Buen Humor”

Dios nuestro que estás en nuestras vidas,

Santificada sea tu risa.

 

Venga a nosotros tu gozo.

 

Hágase tu buen humor

Así en la alegría como en el dolor.

 

La sonrisa nuestra de cada día

Ayúdanos a ofrecerla hoy,

Y perdónanos nuestros malos humores

Así como cuando contagiamos con ellos a los demás.

No nos dejes caer en la tentación,

Más líbranos de la apatía,

Porque tuya es la gracia y el poder de la alegría

Por todos los siglos. Amén...

Por otra parte, doy un par de ejemplos de la genialidad del ingenio del mexicano del dominio público:

“Oración al Licor”

Trago divino, trago adorado,

cuida mi intestino, el grueso y el delgado,

protege mi páncreas, beba lo que beba

y que no sea ésta noche mi última peda,

mi hígado encomiendo a tu santo paño,

y que lo que estoy bebiendo, lo orine sin daño,

quítame la cruda, diarrea y jaqueca,

no me des agruras ni boca reseca,

ayúdame a encontrar mi ruta y mi camino,

porque luego no recuerdo dónde chingao’s me orino.

Dulce licor, dulce tormento,

qué haces afuera… ¡VENTE PA’ DENTRO!

“Oración a la Cerveza”

Santa Cerveza que estás en el hielo,

tan refrescante suena tu nombre,

venga a mi vaso tu cuerpo,

hazme sentir el sabor del encuentro,

hágase tu presencia, así en la mesa,

como en el suelo,

danos hoy nuestro trago de cada día,

perdona al cantinero como nosotros

perdonamos al mesero,

no nos dejes caer en la municipal

Y líbranos de la cirrosis y la cruda…

¡SALUD! 1

 

1.-salim-inc.blogspot.com/.../oracion-de-la-cerveza-el-licor.html filosofo2006@prodigy.net.mx


PA’ ORAR… EL MEXICANO

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

uanta razón tiene Thomas S. Monson cuando al hablar de la oración afirma: “Quizás nunca ha habido una época en la que necesitáramos orar más y enseñar a nuestra familia a hacerlo. La oración es una defensa contra la tentación. Es por medio de la oración sincera y genuina que podemos recibir las bendiciones y el apoyo necesarios para seguir adelante en este a veces difícil y desafiante trayecto al que llamamos vida terrenal”.

 

Con ese sentido de genialidad que disfruta el mexicano, va más allá al parafrasear al Padre Nuestro a través del Padre Nuestro ecológico:

 

“Padre Nuestro que estás en… el bosque, en el mar, en el desierto y en la ciudad.

Santificada sea tu… creación, pletórica de desarrollo, fuerza y vida.

 

Venga a nosotros tu… sabiduría, para proteger

y desarrollar la belleza que nos has dado, que está en la flor y el arco iris, en el agua y en la fértil madre tierra, en el cálido aliento del sol y en la fresca oscuridad del descanso.

 

Hágase Señor tu voluntad… para que seamos personas humanas a tu imagen y semejanza, los que asumamos el reto de mantener el proceso vital de tu creación.

 

Danos hoy… el verdor de cada día, en el monte, en el jardín y en la tierra que agoniza.

 

Perdona nuestra… irresponsabilidad, al no cuidar lo que nos has dado, como nosotros por tu amor, perdonamos a los contaminadores y les instamos con vehemencia a que abandonen su trabajo de destrucción.

 

No nos dejes caer en… la desertificación, que a la muerte conduce, que niega tu obra y aniquila la vida; y líbranos… del conformismo para que se transformen nuestras vidas en fuerza dinámica que reproduce la vida. Amén”.

 

Pero el sentido del humor del mexicano brota inmediatamente con la Oración nocturna de una mujer: “Padre, cuando está por concluir un día más de vida, alzo mi voz en oración para solicitarte llena de fe me concedas:

 

Un hombre, que a la vez que sea guapo, sea comprensible, intuitivo, cariñoso, varonil, comprometido y hermoso, ¡ah! y si se puede que le encante ver las telenovelas a mi lado y que no le guste el futbol.

 

Un hombre, que al mismo tiempo sea compositor, poeta, músico, jardinero, albañil, plomero, pintor y carpintero, que disfrute del buen sentido del humor cuando llegue mi madre a casa por unas semanas, que tenga el buen gusto de saber escucharme, que piense antes de hablar y diga la verdad, sólo la verdad y nada más que la verdad.

 

Un hombre, que disfrute la presencia de mis amigas, que no ronque, que orine sentado para que no moje el sanitario; que sea impecablemente puntual y no cometa el error de hacerme esperar, o compararme con otras viejas, que guste de realizar las tareas domésticas, que odie tener el control de la TV en sus manos, que disfrute el comprarme perfumes, zapatos, vestidos, bolsas o flores sin esperar una fecha especial.

 

Dame Señor, un hombre que me diga lo espectacular que estoy cuando me vea, que por lo menos tres veces por semana me saque a comer o cenar y me dé tiempo suficiente para arreglarme, ¡ah! y que no me salga con que vamos a visitar a su familia.

 

Padre, te pido también que tenga un buen sueldo, que sea detallista y generoso, que se alegre cuando me gaste su dinero, y me diga: ¡no te preocupes corazón que para eso trabajo!, que siempre me diga: ¡Qué delgada estás!, que me retire el asiento de la mesa y me abra la puerta del auto; que no pose su mirada en ninguna mujer, que siempre me diga lo bien que me queda el corte de pelo y la suerte que tuvo de casarse conmigo.

 

Padre, te rezo porque el hombre que me envíes sepa valorar la joya que en mi le pones en sus manos y además me sepa amar hasta la muerte. Amén”.

 

Oración del hombre mexicano antes de dormir:

“Señor, envíame una vieja dócil, sumisa, nalgona, que hable poco y bien tetona ¡Amén!”.

 

Por eso el Filósofo de Güémez dice: “Cuando un pela’o abre la puerta del carro a una mujer, tres cosas son seguras: 1.- El coche es nuevo; 2.- Es recién casa’o, o… 3.- ¡NO ES SU VIEJA!” filosofo2006@prodigy.net.mx


¡ES LO QUE NO ENSEÑAN!

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

adre a ti que eres el maestro de mi vida, gracias te doy por obsequiarme a mis maestros, gracias por enviarme a esos seres maravillosos que al igual que tú, alivianan el peso de mi cruz con su solidaria sabiduría.

 

Gracias por los maravillosos seres humanos que pones en mi camino para que en su calidad de maestros me cuiden, me guíen y alimenten mi espíritu de luz; permítele a este viejo Filósofo elevar una Oración del Maestro:

 

“Padre, gracias por ayudarme a entender que el oficio de maestro es ejercicio sagrado de Dios, en esta tarea sublime ayúdame Señor a corregir mis errores y a practicar el arte de saber escuchar, sabiendo que tengo mucho que aprender desde el niño hasta el anciano.

 

Enséñame Padre, a que bajo el pretexto del poder de la enseñanza está el don del aprendizaje, ayúdame a educar no para la escuela… sino para la vida.

 

Tú qué sabes que el amor es el mejor método pedagógico, me enseñas que educar es aprender dos veces, apóyame Señor para enseñar a mis alumnos que es a través de la lectura, el trabajo, la perseverancia y el servicio como se engrandece el espíritu del hombre.

 

Gracias Padre, por ayudarme a dar a mis estudiantes dos legados: raíces y alas, y por enseñarles a simplificar su vida… sin restar esencia. Gracias, por ayudarme a instruirlos para no claudicar, como la naturaleza persiste repitiendo su tarea, hasta alcanzar la perfección.

 

Enséñame Padre, a encender en el corazón de mis discípulos el fuego del entusiasmo, ayúdame a educarlos con la misma ternura que tú los creaste, haz Señor que frente a sus pesares mis palabras sean místico consuelo y aliento.

 

Enséñame a desarrollar su inteligencia y no simplemente su memoria, ayúdame a instruirlos para que aprendan a sobrellevar lo malo y para que sepan gozar la satisfacción de lo bueno.

 

Enséñame a semillar su alma de ánimo y a que pongan todo su empeño en las tareas diarias, ayúdame a enseñarles que el fracaso no existe para un hombre decidido a triunfar, que la majestuosidad de la ciencia, es poca cosa comparada con el formidable misterio de la divinidad.

 

Apóyame para enseñarles que los hombres demuestran su grandeza en el trato a los pequeños, que sin adversidades no se templa el carácter, ni se forma el espíritu, que “los hombres de genio siempre son admirados, los ricos envidiados, los poderosos temidos, pero los hombres de carácter son confiables”.

 

Ayúdame Padre, a enseñarles que son únicos y a que den siempre lo mejor de ellos, apóyame a desarrollar sus valores, no simplemente sus capacidades. Permite que este humilde maestro te encomiende su trabajo, porque ser maestro es la vocación de mi vida.

 

Dame Padre “la paciencia de Job y la sabiduría de María” para formar nuevos y mejores mexicanos; Enséñame a través del valor de la humildad a aprender y también a enseñar.

 

Permíteme querer y respetar a mis alumnos, con la misma ternura que tú nos amas a nosotros; Yo que soy la extensión de tu trabajo, dame sabiduría para conducirlos por el camino del bien; Pon en mi boca las sabias y amorosas palabras que enseñen para la vida, que desarrollen su amor y el respeto a sí mismos y con ellos sus sentidos, inteligencia y espíritu.

 

Permíteme reconocer sus capacidades y ayúdame a imprimirles ánimo reconociendo sus éxitos;

 

Enséñame a enriquecer un espíritu que no se quebrante ante las adversidades, y a motivarlos para seguir siempre adelante, descubriendo sus potencialidades y sus aptitudes, y a enseñarles más que con mis palabras, con mi ejemplo.

 

Al luchar contra la ignorancia, permíteme proponer, no imponer; enciende fuego en mi alma, para llevar luz en mi corazón. Cuando enseñe a mis alumnos haz que mire en ellos la obra suprema de tu creación.

 

¡Gracias Padre! por permitirme cooperar para crear un mejor mundo para el mañana.”

 

A todos aquellos que ejercen el apostolado del magisterio en México: ¡FELIZ DÍA DEL MAESTRO!

 

Por eso el viejo Filósofo de Güémez dice: “A mí, lo que más me gusta de las Maestras… ¡ES LO QUE NO ENSEÑAN!”

 

filosofo2006@prodigy.net.mx


“TODO ES RELATIVO”

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

“¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo, que un prejuicio”

Albert Einstein

 

i hay un pueblo que admiro, -además del nuestro- es a la nación judía, sabios, solidarios, sufridos, hombres y mujeres de una sola pieza, a los que la adversidad puede doblar, pero nunca quebrar; hay una vieja reflexión que dice: “Los cinco judíos que más han cambiado la forma de ver el mundo fueron: Moisés, cuando dijo: “La ley es TODO”; Jesús, cuando dijo: “el amor es TODO”; Marx, cuando dijo: “el capital es TODO”; Freud cuando dijo “el sexo es TODO”; Después vino Einstein y cambio las cosas cuando dijo: “Todo es relativo”

Cada uno de ellos en su época tuvo la razón: con Moisés un mundo basado en la ley; con Cristo una iglesia fundamentada en el amor; con Carlos Marx un sistema político-económico basado en el capital; con Sigmund Freud un psicoanálisis fundamentado a través de la visión del sexo y con Albert Einstein un mundo basado en la relatividad.

 

Creo que así es, en esta vida todo es relativo, la riqueza y la pobreza, el poder y la miseria, la gloria y el fracaso, la vida y la muerte, el éxito o la ruina, la felicidad o la tristeza.

 

Hay quienes piensan que ser poderoso es tener auto nuevo, casa de lujo, dinero en la chequera y en el bolsillo, ropa de marca, relojes finos, buen trabajo; para otros, ser poderoso representa la oportunidad del servicio al prójimo, de regocijarse en la oportunidad de “dar de beber al sediento o de comer al hambriento”, de llevar aliento al enfermo terminal o ayuda a la madre soltera que carece de lo más indispensable.

 

Para algunos ser exitoso es viajar por el mundo conociendo buenas gastronomías, disfrutando hoteles espectaculares y degustando finos vinos; para otros ser exitoso es vivir disfrutando a plenitud cada instante de la vida como si fuese el último, siendo feliz con lo que se es y lo que se tiene, disfrutando la magia de hacer que la vida sea un instante fugaz del cielo en la tierra.

 

Para algunos, la gloria es tener el poder de reunir en torno a ellos a los políticos del momento para discutir los grandes temas de la agenda mundial, revisar la carrera armamentista o las inversiones en la bolsa. Para otros, la gloria es tener la oportunidad de reunir a los suyos entorno a una mesa sencilla, gozar el arribo al hogar materno del familiar que fue en busca del sueño americano o regocijarse con la salud de los abuelos.

 

En verdad que todo en la vida es relativo, hay quienes “viven como si nunca fuesen a morir y mueren como si jamás hubiesen vivido”, porque fueron incapaces de dejar pintado su semblante de amor en la faena diaria, omitiendo vivir el placer que produce la aventura de la vida con sensatez o locura, con amor y con pasión, pero sobre todo con la felicidad que produce en la tarea diaria la satisfacción del deber cumplido que te conduce a estar en paz con la vida… en paz contigo mismo.

 

Este próximo 10 de mayo, es quizá dentro del calendario cívico de los mexicanos, la fecha con un significado más especial: El “Día de la Madre”, para el mexicano, la madre es todo, desde la picardía en el colectivo social, en donde se dice: me fue a toda m…, no vale m…, está a toda m…, se lo cargó su tiz… m…; hasta en el otro extremo cuando la llamamos madre patria o madre naturaleza.

 

A todas las madres del mundo, amorosamente deseo ¡Feliz Día de la Madre!, termino esta columna con unas palabras que escuché de mi maestro y amigo, Armando Fuentes Aguirre “Catón”:

“–– ¿A cuál de tus hijos quieres más? –preguntó Dios a una madre.

 

–– Señor –respondió ella: Al ausente hasta que vuelva; Al enfermo… hasta que sane; Al preso… hasta que recobre su libertad; Al que sufre… hasta que se sienta consolado; Al malo… hasta que otra vez sea bueno; Al que le falta todo… hasta que no le falte nada ya; Al descarriado… hasta que retome el buen camino; Al que está solo… hasta que no padezca ya su soledad; Al triste… hasta que goce del buen sentido del humor.

 

Conmovido, dijo entonces Dios:

–– No sé por qué dudan algunos que hay un Dios en el cielo… ¡SI HAY TANTAS MADRES COMO TÚ EN LA TIERRA!”


¡LO MEJOR PARA TI!

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

on la plenitud de un hombre sabio, Henry Graham Greene, sentencia: “El mejor olor, el del pan; el mejor sabor, el de la sal; el mejor amor, el de los niños” en México celebramos el Día del niño el 30 de abril, en Bélgica lo hacen el 14 de abril, en Brasil el 12 de octubre, en Chile el segundo domingo de agosto, en Rumania el 1 de junio.

 

Existen fechas y modos distintos para la celebración de un día tan importante en el calendario cívico; en nuestro país lo celebramos de variadas formas, el viejo Filósofo de Güémez lo hace a su manera y aprovechando la fecha para hacer una reflexión en voz alta en torno al tema. Será porque en los niños encuentro una gran escuela de vida que me deja múltiples lecciones, entre otras:

A un niño no le faltan motivos para ser feliz, le sobran argumentos para estar alegre y sonreír.

 

Su mundo no se mueve en la angustia y los sinsabores de la prisa, sino en la magia que provee el amor.

 

Por la noche cuando reposan su testa en la almohada, están satisfechos de haberse entregado a plenitud a gozar, a disfrutar palmo a palmo el día que concluye.

 

Un niño no encuentra un sólo pretexto para el desánimo.

 

Ellos viven cada instante de su vida a plenitud, haciendo las mediocridades a un lado.

 

Tienen el ego –que tanto daño hace a los adultos– reducido a la mínima expresión.

No avanzan desacreditando a nadie, mucho menos apropiándose de méritos ajenos.

 

Los niños saben reír de la vida y con la vida, reír de sus éxitos y sus errores.

 

Hacen que con su visión positiva de la vida, cada instante valga la pena.

 

Sanan con una facilidad alquímica, porque su vida se fundamenta en el amor

Jamás desaprovechan oportunidad alguna para ser felices.

 

Son un cuaderno en blanco, dispuestos siempre al aprendizaje diario.

 

En cada instante experimentan la sensación de una sonrisa, que los convierte en un haz de luz en la tierra.

 

No engañan a nadie con emociones escondidas, trasluciendo una vida llena de autenticidad y congruencia.

 

Los niños en su humana pequeñez son un buen ejemplo de que la vida pasa y quedan las lecciones, de caer y levantarse sin buscar culpables.

 

Un niño es sembrador neto de amigos.

 

Los niños –a pesar de su corta edad– son unos gigantes a quienes les llegó la iluminación, porque viven una dimensión elevada, Dios los utiliza como ejemplo para que sean una escuela que nos invita a vivir siguiendo sus enseñanzas y descubrir los cientos de milagros que la vida tiene especialmente para cada uno de nosotros.

 

A ellos no les falta nada para ser plenos, gozan lo que son y como son, disfrutan lo que tienen.

La felicidad es su camino, para ellos todos los escenarios de la vida son policromos, porque están pintados con el color del entusiasmo.

 

A pesar de miserias, penurias, hambres, abandonos, dolor, enfermedad, tienen la extraordinaria capacidad de ver la vida a través del cristal del optimismo.

 

Los niños pareciese que son ángeles, que en su alegría sin par, sostienen una conversación secreta con Dios.

 

Apropósito hay tres historias que circulan por Internet que me encantan:

“Una vez todos los aldeanos se decidieron orar por lluvia, se reunieron en la plaza, pero sólo un niño llevaba paraguas… ¡ESTO ES LA FE!

La reacción de un niño de un año cuando lo lanzas al aire se ríe, porque sabe que no lo dejarás caer… ¡ESTO ES LA CONFIANZA!

Todas las noches vamos a la cama sin alguna garantía de despertar al día siguiente, pero tenemos planes para mañana… ¡ESTO ES LA ESPERANZA!”1

Recuerda que el dinero como el agua, como la sangre, como la vida, debe fluir, de otra manera se bloquea; el agua estancada se pudre; la sangre coagulada enferma; la vida paralizada es muerte. Hoy te invito a que no estanques tu potencial de vida, que fluyas con el universo teniendo FE, CONFIANZA Y ESPERANZA que lo que está por venir, no sólo es espectacular sino que es… ¡LO MEJOR PARA TI!

 

1. www.temasdefe.com/2011/.../fe-confianza-y-esperanza.html filosofo2006@prodigy.net.mx


EL PODER DE DIOS

Por Ramón Durón Ruíz (†)

l poder de Dios es inconmensurable, aquellos que se atreven a desafiar su generosidad prueban la desdicha, como el cantante famoso John Lennon que declarara a una revista americana:

— “El cristianismo va a acabar, a desaparecer. Yo no necesito discutir sobre eso, estoy seguro. Hoy nosotros –Los Beatles– somos más populares que Jesucristo”.

 

Después de dicha declaración Lennon fue acribillado de 5 tiros por un fan.

 

Algo parecido le sucedió a Tancredo Neves que en plena campaña política expresó lleno de la vanidad de quien siente el triunfo:

— “Si mi partido –PDS– gana la presidencia, ni Dios nos la quita”.

 

Efectivamente ganó la contienda electoral, pero un día antes de la toma de protesta le fue arrebatada la silla presidencial.

 

Otro caso muy conocido lo fue el del famoso barco “Titanic”, el mayor navío de pasajeros de su época; el día en que se hizo a la mar le preguntaron a su constructor:

— ¿Qué nos dice de la seguridad de su barco?

— Ni Dios puede hundirlo –contestó en tono irónico.

 

El resultado todos lo sabemos, el mayor naufragio que haya existido hasta la actualidad.

 

Todavía tenemos mucho que aprender de las lecciones de Jesús, como aquella ocasión en que azotó Tampico el huracán Viula; un pequeño barco iba ingresando al puerto, el movimiento era terrible –se requería auténticamente ser hombre de mar para no sentir miedo por el gran bamboleo que producía náuseas– las enormes olas mecían caprichosamente la pequeña embarcación, cuando uno de los marineros recibió la orden de subir a un mástil, a medida que subía se sentía peor...el viejo capitán le gritó:

— ¡Si no quieres sentirte mal, mira hacia arriba!

La moraleja de esta modesta historia nos viene a la medida, si no queremos que los problemas de la vida nos mareen.... ante la emergencia sanitaria que vivimos del COVID-19, miremos hacia arriba, pidámosle a Dios:

Humildad… para encontrarlo en nuestro corazón,

Generosidad… para compartir,

Amor y fe… que llenen nuestra alma,

Humor… que nos ayude a ser mejores y vivir con alegría,

y sobre todo que de él aprendamos la hermosa tarea de… darnos a los demás.

Lo anterior me recuerda al queridísimo padre Chuyo cuando en cierta ocasión que estaba en el confesionario, se presentó ante él una escultural belleza güemense, lucía una angelical cara, su cuerpo todo estaba lleno de encantos, con unas piernas bien torneadas, unos pechos sensuales, que estaban semiahorcados por una esbelta cintura, todo ello engalanado por una coqueta minifalda y un escote que no dejaba mucho a la imaginación.

 

— Padre acúsome que me fui a dar la vuelta con el sacerdote de la loma.

— ¡¡Cómo!!

— Luego me invitó a cenar el sacerdote de la estudiantil.

 

Después dijo con un tono lleno de tristeza:

— Además me llevó a comer el sacerdote de la catedral.

 

— ¡A ver, a ver, a ver, mi’jita! ¿‘ondee vives? –dijo el sacerdote abriendo sus enormes ojos.

 

— Aquí a la vuelta padre Chuyo.

 

— Ton’s, que andas haciendo tan lejos... ¡TU PERTENECES A ESTA IGLESIA!

 

filosofo2006@prodigy.net.mx


¡PARA SABER QUE ESTÁS BIEN!

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

ay una historia que me encanta, hoy la transcribo para ti: “A los 15 años de edad, Bernardo de Alejandría entró en la gran biblioteca que guardaba 500 mil volúmenes e hizo el juramento de no salir de ahí hasta encontrar la última verdad del universo.

 

A los 30 años escribió un libro. Los sabios se admiraron con los hondos misterios guardados en sus páginas. Pero Bernardo dijo que en los millones de palabras que había escrito no estaba la verdad que buscaba.

 

Siguió buscando otros 30 años, y cuando acabaron, sacó a la luz un nuevo libro.

 

Tenía menos palabras, mas Bernardo dijo que tampoco en ellas estaba la verdad última del universo, pero que se iba acercando a ella. Pasaban los años y nuevos libros salían de manos de Bernardo. Cada vez eran más pequeños, tenían menos palabras que el anterior. Pero tampoco en ellos el sabio había hallado su verdad.

 

Por fin, un día lo venció el tiempo. Bernardo sintió que se acercaban los pasos de la muerte. Congregó a sus discípulos en torno de su lecho y con una suave sonrisa les dijo que había encontrado finalmente la última verdad. Les indicó que para decir esa verdad no eran necesarias millones de palabras, sino una sola. Les dijo que esa era la palabra: amor”.

 

Siguiendo la esencia de esta historia, el amor es nuestra fuente de vida, pero nos hemos olvidado de las tres principales vertientes de este: amarnos a nosotros mismos, amar nuestra vida y amar a la naturaleza.

 

Hemos dejado de amar a la naturaleza con nuestras acciones, hay una frase tan contundente que es indiscutible: “Dios siempre perdona, el hombre a veces, la naturaleza nunca”.

 

En una carrera irracional en busca de riqueza económica y el poder, el hombre ha ido a contrapelo de su instinto natural, depredando irracionalmente a la naturaleza; el hombre moderno se ha olvidado de aprender, de los viejos indígenas y de las abuelas y los viejos de los pueblos, esa tradición oral que a su vez sus mayores les transmitieron en donde hay un profundo amor a la naturaleza.

 

Es así que la naturaleza, en donde nada es superfluo y todo tiene un porqué, “con un brote de gripe, fiebre y síntomas respiratorios (tos y disnea o dificultad para respirar). En casos más graves, neumonía, síndrome respiratorio agudo severo, insuficiencia renal e, incluso, la muerte”, es lo que nos está cobrando la factura de tantas sandeces que hemos hecho y continuamos haciendo en desamor a la madre tierra, con pesticidas, deforestación, basura tirada insensatamente, contaminación del aire, agua y tierra, depredación irracional de animales, etc.

 

“En este caso, se trata del coronavirus SARS-COV2. Apareció en China en diciembre pasado y provoca una enfermedad llamada COVID-19, que se ha extendido por el mundo y fue declarada pandemia global por la Organización Mundial de la Salud.”

 

La gravedad del COVID-19 deja una lección al mundo, como dijo Aristóteles: “La naturaleza nunca hace nada sin motivo”. Hay que hacer un alto en el camino evitando sobrepasar los límites establecidos por ésta, para no despertar la fuerza escondida que posee.

 

“Las recomendaciones para no propagar la infección son: la buena higiene de manos y respiratoria (cubrirse la boca y la nariz al toser y estornudar) cocción completa de carne y los huevos. Evita el contacto con cualquier persona que presente signos de afección respiratoria, como tos o estornudos.” Lo de la naturaleza me recuerda aquel hombre que, lleno de vanidad, alimentaba su ego yendo siempre contra su naturaleza de vida, todo lo tenía postizo, cierto día su esposa le envía un mensaje:

 

–– Querido, estoy asustada porque la policía ha hallado un cuerpo quemado, con dentadura postiza, peluca, juanetes y cirugía plástica en la nariz, por favor, respoooondeeee este mensaje…

 

¡PARA SABER QUE ESTÁS BIEN!


¡¡¡TIENEN QUE SER DOCTORES!!!

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Las abuelas de mi tierra siempre apegadas al amor de Dios, dicen que la Semana Santa es una época llena de sentido espiritual, que es un periodo pleno del misticismo sagrado del cristianismo, que transcurre desde el domingo de Ramos hasta el domingo de Resurrección; desde el punto de vista ritual, es un período de intensa actividad por ser la semana en la que se hace un memorial de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo. El jueves, el viernes y el sábado santos, –triduo pascual– simbolizan la de renovación a través de la búsqueda y muerte de Jesús.

 

La vida de Jesucristo es una lección de humildad, –que significa sencillez para derrotar al ego, modesto para evitar el orgullo– su nacimiento llegó en las circunstancias más humildes, en un pesebre entre animales domésticos, parte de lo extraordinario es que un hombre iluminado viva con la más normal sencillez y humildad.

 

Aunque la vida pública de Jesús esté colmada de milagros, de miles de personas que le siguen por su luz y sus prodigios, es en sí misma –en lo más íntimo de su ser y en lo externo– la más grande lección de amor al prójimo y humildad; qué tan fuerte será el amor y la humildad de Jesús que fue capaz de cambiar la historia de la humanidad. Finalmente la máxima expresión de humildad que nos legó fue el de ser capaz de sufrir de gran humillación: morir en la cruz como un malhechor.

 

La lección de Cristo en esta época está en el amor al prójimo y en la humildad en la vida, humildad en los grandes momentos y en los detalles pequeños, humildad que te lleva a ver las como son, no como tu ego –que lo único que hace es afirmar aberrantemente tu vanidad–  quiere que sean.

 

En la medida en la que cada quien es más humilde, cumple con el viejo y sabio aforismo que a la letra reza: “conócete a ti mismo”, al hacerlo se agiganta su visión de la vida, teniendo la facilidad para corregir y diagnosticar los fallos y corregirlos a tiempo, llega con una facilidad alquímica la posibilidad de aceptarte, darte, auto apreciarte y amarte. En el libro de libros –la Biblia– se afirma: “Donde hay humildad, hay sabiduría”.

 

En nuestro país, esta fecha es celebrada de múltiples maneras, como el viernes Santo en la ciudad de San Luis Potosí, en el que se lleva a cabo la espectacular Procesión del Silencio; también son reconocidas internacionalmente las procesiones de Puebla y Taxco, Guerrero, en la que los penitentes se hieren en compensación por los tropiezos cometidos y en busca de recibir la gracia del Cristo que evocan.  

 

En poblaciones indígenas la fecha es propicia para el reencuentro con las tradiciones centenarias, llenas de un rimbombante colorido, con sus rezos, gastronomía y sus danzas. En la Ciudad de México, la celebración más afamada y espectacular se realiza en el Cerro de la Estrella, en Iztapalapa, con la participación de cientos de creyentes y de miles de espectadores.

 

Eventos que hoy serán vistos desde tu casa. “La Prefectura de la Casa Pontificia, informó que por la actual emergencia sanitaria, todas las celebraciones litúrgicas de la Semana Santa se llevarán a cabo sin la presencia física de fieles, así mismo la recomendación de la Secretaria de Salud: evitar eventos masivos debido la cris de expansión del Covid-19, que se ha suscitado.”

 

Lo de vacaciones de Semana Santa, me recuerda aquel pela’o que llegó con el Filósofo de Güémez diciéndole: 

–– Quiero pedirte un consejo, soy muy amigo del gobernador y voy hablar con él para que me dé chamba, ¿cómo ves si le pido que me haga Secretario de Estado?

–– Bueno –dijo el Filósofo–, sólo que esos trabajan 24 horas diarias, los siete días de la semana.

–– ¡Ah, cabrón!, tons’ le pediré que me haga Subsecretario. 

–– Bueno –volvió a responder el Filósofo–, esos también trabajan 24 horas al día, los siete días de la semana... sólo que ganan la mitad del sueldo de los secretarios.

–– ¡Entonces le voy a pedir que me haga  Director General!   

–– Mira –volvió a decir el Filósofo–, esos no sólo trabajan las 24 horas del día, los siete días de la semana, además, no tienen vacaciones de Semana Santa, de julio, ni decembrinas.

–– ¡¡Entonces le voy a pedir que me haga Jefe de Departamento!!

–– Ahí sí te pasaste a chingar –dijo el Filósofo–, porque esos además de trabajar mucho y no tener vacaciones... ¡¡¡TIENEN QUE SER DOCTORES!!!

filosofo2006@prodigy.net.mx


CREE EN TI

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Aquel que no cree en DIOS, es un ateo; pero quien no cree en sí mismo, en el mar de la vida, es un barco sin brújula ni timón”

 

Creer en ti, es el principio básico para elevar tu autoestima, para crear tu realidad, te lleva a salir del círculo vicioso que genera tu zona de confort, a correr riesgos, te anima a creerte capaz de realizar tus sueños, a ir más allá de tus límites.

 

Creer en ti, no es cuestión de edad o sexo, sino de una actitud que te lleva a elevar tu autoestima, a enamorarte de la vida, a detonar el cumulo de poderes que desconocías tener, a relacionarte en armonía con el universo, confiando en la toma de tus decisiones, es entonces que nada te detiene para triunfar y ser feliz.

 

¿Por qué cuando un ser querido cumple años le llevas un regalo? Y al ser más importante de la vida…¡TU! No le regalas el creer en ti, en automático se abrirán puertas que estaban cerradas, darás lo mejor que hay en ti, vendrá una auto-aceptación que cambiará positivamente tu vida.

 

Cuando recibas el nuevo amanecer, recuerda que lo que te inspira –que es entrar en contacto con el espíritu– es creer en ti, porque “Si lo puedes creer… lo puedes crear” si tu no crees en ti ¿Quién lo va a hacer?, entonces en automático vas rumbo al fracaso y tú no estás vivo para fracasar, tienes una tarea, dejar pintado tu semblante en la faena y trascender con amor incondicional.

 

Cuando crees en ti, te vuelves invencible, surge una voz que te susurra amablemente al oído, haz el desaliento a un lado, que tú eres más grande que el dolor y la tragedia, para ti no hay imposible, entonces como por arte de magia, lo que antes era imposible, se vuelve posible y puedes lograr lo que te propongas.

 

Cuando crees en ti, no requieres que alaguen tu vanidad, ni inflen tu ego, estas convincente de lo que eres y de lo que tienes, conoces tu potencialidad y lo multiplicas con tu fe, entonces puedes hacer lo que te propongas, porque estas lleno de optimismo, que es el camino a la auto-realización y el equilibrio interior.

 

Quien cree en sí mismo, traspasa barreras que el miedo te había impuesto, hace que los milagros sucedan, desocupas tu alma soltando los problemas, para ser recipiendario de las miles de bendiciones que HOY hay para ti.

 

Si HOY te das permiso de creer en ti, no te frustras ante los tropiezos, al contrario los utilizas como un aprendizaje para tu evolución espiritual, sitúas los cimientos para superar tus debilidades y fortalecer tus fortalezas.

 

Creer en ti, te genera una actitud mental-física-espiritual positiva, que elevara tu estado de ánimo, para que seas capaz de trasformar lo simple en extraordinario, tus alas se liberarán de aquello que le impedían volar, irás a los intrincados caminos a tu interior, que te llevarán a conocer los secretos de la existencia, logrando la plenitud de tu ser.

 

Cada nuevo amanecer la vida te presenta dos opciones existenciales: convertirte en víctima de los problemas o enfrentar los miedos y vencerlos; cuando crees en el ser más espectacular y hermoso del universo: ¡TU!. Eres superior a la derrota, te elevas por encima de la adversidad, brota el optimismo, entonces obtienes el máximo provecho de la vida.

 

HOY reconoce que la vida es una mezcla de éxitos y fracasos, has que los éxitos te animen y los tropiezos te fortalezcan, conviértete en un peregrino que cree en sí mismo, y renace al amor incondicional con actitudes y pensamientos positivos, fluye con el río de la vida, como fluyen los ríos aguas abajo, “su gran sabiduría, radica en que no discute con ningún obstáculo, simplemente los entiende, los rodea... y ¡sigue su camino!”

 

En la fiesta de la vida, aquel que cree en sí mismo, se lleva lo que busca, HOY despierta conciencias tocando vidas con alegría, acompaña a la gente en su proceso de crecimiento, enamóralos de sí mismos, recuerda que eres un monumento a la victoria, eres un ser de luz inmensamente feliz y más grande que la derrota.

 

Por ello, el Filósofo de Güémez afirma: “Para lograr un fracaso en cualquier actividad, sólo tienes que estar descontento… ¡CONTIGO MISMO!”

filosofo2006@prodigy.net.mx


 ¡LLEVAN NOMBRE DE MUJER!

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Hay una historia que escuché y que transcribo para usted: “Cuenta la leyenda que en el principio de los tiempos, cuando Dios iba a crear a la mujer, se dio cuenta que había agotado todos los materiales sólidos en el hombre y  no tenía más de que disponer.  

 

Ante este dilema, y después de profunda meditación, tomó la redondez de la luna, la suaves curvas de las olas, la tierna adhesión de la enredadera, el trémulo movimiento de los hojas, la esbeltez de la palmera, el tinte delicado de los flores, la amorosa mirada del ciervo, la alegría del rayo del sol, las gotas del llanto de las nubes, la fuerza del viento y la fidelidad del perro, la timidez de la tórtola y la vanidad del pavo real; la suavidad de la pluma del cisne y la dureza del diamante; la dulzura de la paloma y la velocidad del tigre. Mezcló tan desiguales ingredientes, formando a la mujer entregándosela al hombre.

 

Al poco tiempo, vino el hombre, diciéndole:

––Señor, la criatura que me diste, me hace sufrir, quiere toda mi atención, jamás me deja solo, habla intensamente, llora sin motivo; vengo a devolvértela, es difícil vivir con ella.  

 

––Bien, contestó Dios, tomando a la mujer en su regazo; pero no había transcurrido una semana cuando el hombre volvió a él, diciéndole:

––Señor, sufro de soledad desde que te devolví a la criatura que hiciste para mí, ella cantaba y jugaba a mi lado, me susurraba dulces palabras al oído, me miraba con ternura, su presencia era una caricia, reía y su risa era música angelical, era agradable y hermosa a la vista y más suave aún al tacto. Señor te pido un favor, devuélvemela, porque no puedo vivir sin ella”.

 

El comentario anterior es porque en el calendario cívico, se celebró el 8 de marzo el Día internacional de la mujer, pero más allá de una pose feminista, o de un comentario que tilde políticamente en lo correcto, la pregunta es muy sencilla ¿Debe haber un solo día dedicado a la mujer?

Estamos ciertos, de que esta vida sería diferente y carecería de sentido, sin la fuerza, perseverancia, sensibilidad, suavidad, talento, amor, valentía, pasión, valor, fe, entusiasmo y esperanza de la mujer. Con ella el cosmos brilla… sin ella el universo es nada.

 

Es verdaderamente un acto de generosidad, que Dios concentre el poder y las virtudes de la vida, en la mujer, palabra que de acuerdo a Samuel Sánchez, son: “cinco letras llenas de amor, de fe, de ternura, de paciencia, de constancia, de coraje, de virtud, son ellas dignas siempre de admirarlas por su gran amor que llevan en su corazón y lo dan a su familia, a su pareja, a sus hijos, no hay como describir todo lo que representa esa palabra llamada mujer…”.

En la Biblia, se dice que Dios creó al mundo en siete días, luego creó al hombre y de una costilla creó a la mujer, misma que incitó al hombre a probar el fruto prohibido. Los griegos hablaban de que debido a Pandora, los males pululaban por el mundo, también cuenta la leyenda que Sansón le confió a Dalila que el secreto de su fuerza radicaba en su pelo, y la vox populi hizo el siguiente verso:

“Ten mucho cuidado, no te vaya a suceder,

lo que le pasó a Sansón

que porque confiarle su secreto a una mujer,

dormido estaba cuando se quedó pelón.”

 

La historia de México, está llena de la vitalidad de sus mujeres, pero en una cultura con un arraigado machismo, hemos menoscabado su potencialidad y fuerza de vida, al margen del machismo mexicano, vale la pena recordar que ni el hombre más fuerte ni la mujer más débil, simplemente complemento uno del otro, que esta vida sería nada, sin la presencia de la intuición, sensibilidad y luz de las mujeres, que son el más espléndido regalo que Dios mandó al hombre en la faz de la tierra.

 

Lo anterior me recuerda la ocasión aquella en la que se celebraba un aniversario más del Día de la mujer; este concluía, cuando del público se escuchó la voz, de la queridísima líder “Lichita” quien con su ríspida voz espetó:

–– Pido la palabra compañeros –y subiendo al presídium, tomando el micrófono dijo:

–– ¡Compañeras y compañeros!, quiero recordarles que tenemos una gran patria, gracias al esfuerzo de miles de mujeres; mujeres como Sor Juana Inés de la Cruz, Leona Vicario… –y poniéndose la diestra en la cabeza, tratando de que le llegaran más nombres de mujeres, sentenció finalmente, y todas las escuelas que…

 

“¡LLEVAN NOMBRE DE MUJER!”   

 filosofo2006@prodigy.net.mx


 MUJER

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Dice la vieja y sabia frase: “Perdámonos intensamente en el deseo y nos encontraremos en lo más profundo del placer” Cada nuevo amanecer el viejo Filósofo vive intensamente en el deseo de honrar a la mujer, será porque es la mejor manera de honrar a mi sagrada Madre, la mujer que me dio la vida y en el privilegio convertido en placer, de que haya sido la guerrera invencible, que llenó mi existencia de valores y amor incondicional.

 

En un calendario cívico, se ha fijado el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer, en el fondo es una fecha llena de los viejos paradigmas limitantes con los que el hombre ha colmado la vida de la mujer.

 

La pregunta es ¿Por qué establecer en el calendario un Día a la Mujer, y no un Día Internacional del Hombre? Será porque en el fondo lleva al hombre a examinar una íntima contradicción: reconocer que histórica, jurídica y socialmente hemos minusvalorado, hemos hecho invisible a la mujer y sus excepcionales aportaciones, porque le tenemos miedo a su talento y valor para enfrentar la vida.

 

Pero la regla tiene la excepción, no todas las civilizaciones han discriminado a la mujer, en algunas no ha existido ni machismo, ni feminismo, sino una sociedad igualitaria como ejemplo tenemos 2000 años a.C., al sabio pueblo Celta; también 600 años a.C., a los Astures  en España; en la Edad Media a los Vikingos y en el siglo XX a algunas tribus de la Amazonia.

 

Desde la antigüedad el hombre ha relegado el poder y sabiduría innata de la mujer, subordinándola a él, desconociendo sus aportaciones a la historia, excluyendo sus geniales contribuciones.

 

“En la antigua Grecia, los filósofos consideraban a la mujer como un ser incompleto y débil, a la que el hombre debería de proteger y guiar, implicando una rendición total al hombre y por tanto ser ajena a la participación en la vida pública. En Roma la mujer también era inferior, no gozaba de nombre propio y estaba imposibilitada a participar políticamente.

 

La metamorfosis sufrida durante la Edad Moderna con el descubrimiento de América, la pérdida de poder de la Iglesia y la aparición del humanismo, con sus nuevos valores basados en el hombre, continuaron excluyendo de la vida social, laboral educativa y política de la mujer. La industrialización en Inglaterra el siglo XIX con sus profundas transformaciones, abrió espacios laborales pero con jornadas inhumanas para la mujer.

 

En 1803 en el Código Napoleón de Francia y en el Código Civil español de 1889 disponían que la mujer casada, careciera de autonomía personal y tanto sus bienes como sus ingresos eran administrados por el marido. En Finlandia, en 1878, la ley reconoció a las mujeres rurales el derecho a la mitad de la propiedad y de la herencia en el matrimonio y en 1889, las mujeres casadas pudieron disponer libremente de sus salarios. En Noruega en 1845 se dio igualdad hereditaria. El siglo XX en Francia y España se rompió con la legislación discriminatoria.

 

Los movimientos feministas del siglo XIX se concentraron en conseguir el sufragio para las mujeres. El camino hacia el voto no fue fácil. En 1848 se reunió en Nueva York la primera convención sobre los derechos de la mujer, pero no fue hasta 1920 cuando se consiguió el derecho al voto en Estados Unidos.”

 

Dice el afamado escritor Eduardo Galeano “Si Eva hubiera escrito el génesis, ¿Cómo sería la primera noche de amor del género humano?  Eva hubiera empezado por aclarar que ella no nació de ninguna costilla, ni conoció a ninguna serpiente, ni ofreció manzanas a nadie, y que Dios nunca le dijo que parirás con dolor y tu marido te dominará. Que todas esas historias son puras mentiras que Adán contó a la prensa

 

Para el viejo Filósofo la mujer goza a flor de piel del sexto sentido, que es una conexión directa con DIOS, que la convierte en un ser espectacular que hace que su hogar, su trabajo y su vida sea un pedazo de cielo.

 

Para muestra un botón del humor femenino:

“A medida que envejecemos, las mujeres ganamos peso. Esto ocurre porque acumulamos mucha información en nuestra cabeza.  Pero claro, llega un punto en que tanta información no cabe en nuestra cabecita. Así que esta información acumulada empieza a distribuirse por todo el cuerpo. Y ahora lo entiendo todo. No me sobran kilos. No estoy gorda, soy culta…  ¡¡MUY CULTA!!”

 

Parafraseando a Rita Rudner, el viejo Filósofo dice:

“La antigua teoría era: Cásate con un hombre mayor porque son maduros…

Pero la nueva teoría es: Los hombres no maduran, cásate con quién te de… ¡TU TIZNADA GANA!”

                                                            

 

filosofo2006@prodigy.net.mx


¿‘ONDE ESTABAS CUANDO QUE ME CASÉ?

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Voltaire afirmó: “El secreto para tener buena salud, es que el cuerpo se agite… y la mente reposeEl poder de la mente es vital para tu existencia. Con la mente como compañera infaltable de tu vida, te maravillas de los milagros que diariamente están a tu disposición, recuerda los milagros existen, “No son la implementación de una ley natural, son la implementación de una ley superior

 

Para este viejo campesino, algún día llega la enfermedad –porque nadie muere de sano– es una crisis entre el alma y la materia, que viene acompañada de una lección; toma la enseñanza, relájate, no te preocupes, simplemente fluye con el universo, y deja ir la enfermedad, no es tuya.

 

Cuando hay enfermedad, no se expresa la enorme sabiduría Divina que hay en ti, no se revelan tus dones y poderes, hasta que reconoces que sí estamos hechos con moldes distintos, pero por las manos de DIOS, naciste para el bienestar, para amar, evolucionar, crecer y algún día volver a casa, nadie se va antes… ¡ni después!

 

Si en este momento las emociones generadas por un dolor, una preocupación enferman tu cuerpo, recuerda que Dios tiene un plan perfecto para tu vida, respira profundo –ten presente que “nadie sabe lo que tiene… hasta que respira profundo”– alinea tu mente-alma-cuerpo y conéctate con tu esencia Divina, ahí está la fuente de tu poder, naciste pa’ ser sanamente feliz, a tirar lo que estorba… y ve “pa’ lante’.

 

Peggy Pifer en su Oración para tu curación, hace una bella reflexión frente al tema: “La vida transformadora de Dios fluye a través de toda célula, órgano y tejido de mi cuerpo-templo. Expreso salud y bienestar.

 

Eres un hijo de Dios, heredero de todo lo que Dios es. Fuiste creado para vivir una vida plena y expresar completamente tu herencia divina: salud perfecta. Si surge una apariencia contraria a la verdad de tu perfección, puedes orar. La oración realinea tus pensamientos con los de Dios y rearmoniza tu conciencia con la conciencia de su vida perfecta expresándose a través de ti.

 

Cuando ores puedes usar los pasos siguientes:

 

Céntrate en la presencia de Dios. Cuando sientes paz en tu ser, oras con más eficacia. Empieza a relajar tu mente y cuerpo. Suelta todos los pensamientos de condiciones externas y dirige tus pensamientos a Dios.

 

Piensa en Dios. Está presente ahora mismo, bendiciendo, fortaleciendo, restaurando todo lo que necesita curación. Centrándote en éste conocimiento, puedes entregar la necesidad al cuidado de Dios.

 

Declara: Una vez que tu mente esté centrada en Dios, concéntrate en pensar y hablar palabras positivas. ‘El cuerpo responde a cambios mentales, el estar en acuerdo con ideas verdaderas de vida, poder, amor, substancia e inteligencia, lo renovará y sanará perfectamente’ Esto se aplica a todas las condiciones del cuerpo. Declara en voz alta pensamientos que afirman vida, tales como: Soy un hijo perfecto de Dios. Soy fuerte y sano. Haz esto y espera resultados, porque se manifestarán. El hablar palabras poderosas refuerza la fe en la vida de Dios en ti y en su voluntad de salud perfecta. La fe nos sostiene a medida que sabemos que la salud se manifiesta aun cuando no podamos ver señales externas.

 

Forma una imagen: Mientras mantienes pensamientos positivos y afirmas la verdad, usa el poder de tu imaginación para ‘verte’ como el hijo de Dios que eres verdaderamente. Piensa en las cosas que te encanta hacer, las actividades que te hacen sentir feliz y lleno de vida, y sabes que no hay nada que te impida disfrutarlas. Usa el poder de tu mente, que está vinculado a la Mente e Dios, para verte perfecto, vibra con vitalidad y libre de toda condición limitativa, y pronto serás el ser saludable que has visualizado.

 

Da Gracias: Después de haber orado por curación y visualizado salud perfecta, da gracias, sabiendo que la curación necesaria se está manifestando. Las palabras de alabanza levantan el espíritu y ayudan a mantener los pensamientos positivos. Dar gracias establece una actitud de expectación que prepara el camino para una demostración de energía, vitalidad y perfección. Eres uno con Su poder sanador y eres un cauce de vida y alegría1

 

Para el Filósofo, orar es un impulso del alma para conectarnos con amor con la fuente de DIOS, lo que me recuerda que en el pueblo murió un marido y derechito se fue al cielo.

Al llegar lo saluda amigablemente un apuesto joven, luego de felicitado por su ingreso al cielo, le dice:

–– En la Tierra tenías un enemigo y yo te salve de que te asaltara.

–– ¡Ah chinga’o!, se me hace que me confundes, nunca me enteré que hubieras intervenido pa’ salvarme.

–– Sí te acuerdas cuando chocaste en el carro y estabas al borde de la muerte, llegué y te salvé la vida.

–– Po’s me acuerdo del accidente donde estuve a punto de morir, pero no vi que llegaras a echarme la mano.

–– Muy sencillo, nunca me viste porque fui tu ángel, y los ángeles somos invisibles, yo tuve la misión durante toda tu vida, de salvarte de tus desgracias.

–– ¡Ah chinga, chinga! y entonces… ¿‘ONDE ESTABAS CUANDO QUE ME CASÉ?

                                                                                     

filosofo2006@prodigy.net.mx


¡HAMBRE, SUEÑO Y SED!

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Decía Charles Chaplin que “la vida es mucha para ser insignificante”, y en verdad que este viejo Filósofo entiende la vida como un regalo divino para gozar, disfrutar y ser feliz, sabiendo que “estás demasiado bendecido… como para angustiarte y estresarte

 

HOY, lleno de la fuerza del entusiasmo, el poder de la fe y el poder del sentido del humor, sal al encuentro de las cientos de bendiciones que Dios provee para ti, éste es el día, aquí es el lugar, en el que los problemas sean pocos y pobres y tú un ser triunfador, que deje de ser crónicamente insatisfecho, y al ser agradecido, encuentres lo sagrado de cada paso del camino.

 

Nunca olvides que “no hay ser humano que sea olvidado de la mano de Dios”, en el camino de la vida aprenderás que esta es una hermosa escuela, en la que llegas para aprender que cada día trae una lección… y algunas enseñanzas son para siempre.

 

Hay una vieja expresión, que dice: “No sólo de pan vive el hombre” y a mi modesto entender, es que la vida es mucho más que sólo el aspecto físico, está también el mental y el espiritual, cuando tienes la inteligencia y el amor de trabajar en armonizarlos, alineas tus poderes con el universo y sólo abundancia de dones y de bienes llegan a tu vida.

 

Este campesino está lleno de la espiritualidad que en casa me inculcaron, porque sé, -bien que sé- qué ésta, ayuda a evolucionar, a encontrarte con la paz interior, te libera de la pesada carga del resentimiento y enseña las bondades del perdón y el dar en humildad.

 

He aprendido con el paso de muuuuchoooossss años, que ser espiritual enriquece el alma que anida en tu ser, te apertura la conciencia que trasciende el ego, llevándote a ser feliz en el aquí y el ahora, haciendo de tu existencia una historia maravillosa, con la plenitud del amor y la esperanza que se aloja en tu interior.

 

Hay tantos caminos como tu busques para gozar la vida, todos son buenos, no hay uno mejor que otro: amar mucho y perdonar más, te ayuda para reconciliarte con tu pasado; de igual manera, recibir el nuevo amanecer con gratitud; orar, es el camino al encuentro con la paz interior y tu grandeza; aprende a dar, desinfla tu ego… pero sin duda alguna lo fundamental es que trabajes en construir tu felicidad y alegría.

 

Para ello cada mañana sonríe, que es una generosa actitud de decirles a todos, que en tu interior hay una vida en plenitud que palmo a palmo se regocija con los milagros de la vida.

 

Mi vida tiene un dilema, no sé si el humor vive para mí o yo vivo para el humor, lo que sí sé es que somos una dualidad indisoluble y que éste ha logrado transformar mi vida imprimiéndole entusiasmo y una visión positiva sin comparación.

 

Sonreír es la manera más directa para que entren en un diálogo fecundo, mente, cuerpo y espíritu y te enseñen que por cada minuto que tengas de cólera, odio, enojo o resentimiento renuncies a hacer tuyos 60 segundos de inigualable felicidad.

 

El humor crea en quien lo lee o lo escribe, lo escucha o lo dice, una alegría que inunda su corazón y un estado de felicidad que delicadamente lo acerca al Señor, trayendo consigo una paz espiritual, un período interno de sosiego que enriquece: mente, cuerpo y espíritu y lo hace vibrar con el milagro de la vida.

 

El secreto de que los mexicanos seamos un pueblo con gran sentido del humor, radica en que no perdemos el tiempo lamentándonos por los hechos del pasado –de ser así ya hubiésemos cambiado a nuestros políticos con sus devaluaciones y crisis–, tampoco le damos demasiada importancia a nuestras adversidades o en extremo nos angustiamos por el futuro, sino que vivimos santa y serenamente el milagro irrepetible del HOY a plenitud.

 

Sabemos que si el paso del tiempo arruga el rostro, la ausencia del buen sentido del humor arruga el alma, por eso el poder del humor vive entre nosotros.

 

Lo del buen sentido del humor me recuerda la ocasión aquella en la que Don Gerundio llega con el campesino de allá mesmo y le dice:

¡Filósofo!, hace una semana que: no como, no duermo y no tomo agua, ¿Qué crees que tenga?

Po’s –responde el Filósofo lleno de ingenuidad provinciana–… ¡HAMBRE, SUEÑO Y SED!

 

filosofo2006@prodigy.net.mx


EL PODER DEL AMOR

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Dios envió a nuestras vidas un milagro que todo lo transforma, que nos convierte en seres nuevos, es un prodigio capaz de iluminar el camino, de dar alas a nuestros sueños para volar hasta el infinito, dejando salir las emociones para creer en nosotros mismos y llegar hasta nuestra libertad; ese milagro se llama amor.

 

El amor todo lo puede, bajo su poder no hay imposibles, es tan grande, tan fuerte, que aun en su más mínima expresión aligera nuestra carga, bendice nuestros días, alivia todos los dolores, carga emotivamente nuestras pilas, elimina nuestras penas, sosiega nuestros temores y sana nuestros males. Qué tan grande será el poder del amor que Dios creó al hombre a su imagen y semejanza como un acto de amor.

 

Bajo la premisa del amor viven todos los bienes del hombre: la amistad, la fe, la esperanza, etc. El amor multiplica nuestras potencialidades de vida, es el camino directo hacia nosotros mismos, es la manera más hermosa para celebrar el nuevo día, la vía más rápida para encontrar el sentido de nuestra existencia; tiene esa alquímica capacidad de hacer que las cosas que nos suceden diariamente hagan que nuestra vida sea algo espectacular.

 

Cuán importante es que cada amanecer tengamos la inteligencia de llenar nuestra alma de amor, es una energía capaz de allanar todas las dificultades, de abrir todas las puertas, de crear los puentes necesarios para avanzar a paso firme y seguro, por eso es importante recordar: para que una lámpara dé luz, debe estar encendida, y para que nosotros recibamos el poder del amor, debemos comenzar a amar nuestro cuerpo; nos guste o no, será nuestro fiel compañero durante nuestra existencia, porque “nadie puede dar amor… si carece de él.”  

 

Este 14 de febrero, en pleno onomástico de San Valentín, celebramos el Día del amor y la amistad, cada quien lo hace a su manera: con cartas, correos, tarjetas, flores, dulces, abrazos, besos, saludos, yo lo hago de la manera que la vida me ha enseñado a hacerlo: escribiendo.

 

Deseo que tengas los suficientes amigos, que tengan la amorosa virtud de trocar tus sufrimientos por felicidad, amigos que le den aire a tus alas y te inviten a ir en pos de tus sueños, sabiendo que no tienes nada que perder y mucho, demasiado que ganar. Amigos que despierten tu maestro interior, en donde radica la sabiduría de coexistir con el amor, porque te conecta con la fuente de la vida.

 

El principio básico de la vida es: Ámate a ti mismo, porque nadie puede dar lo que no tiene, cuando te ves en el espejo del universo y te das el permiso de enamorarte de ti mismo y de amarte, entonces puedes amar con la totalidad del sol y ser amado a plenitud.

 

Para éste viejo campesino, el amor es el principio y el fin de la vida, genera armonía, equilibrio y bienestar, elimina viejos agravios, debilita los nuevos, te llena de luz creadora, de una inacabable energía, que cambia lo difícil por lo viable… por el éxito creador.

 

Siempre serán la mejor buena nueva tener un amigo en quien confiar y un amor a quien dar todo, hoy abre tu alma para recibir el mensaje de amor y amistad que la vida tiene para ti.

 

La energía del amor es tan poderosa, que entre más la das, más regresa a tu vida, más llena tu sagrada trinidad cuerpo-mente-alma; tener amigos, amar y permitirte ser amado es el camino natural de tu sanación, pues no existe en el universo medicina mejor, que la generada por la frecuencia altísima de la luz del amor.

 

A propósito de amor y de celebrar el Día de San Valentín, en la noche del 14 de febrero, llega el esposo a casa, arrastrándose de borracho. Al verlo, su esposa, muy indignada le dice:

— ¡Pero si estás bien borracho!... ¡No lo puedo creer! ¿Por qué, justo hoy que festejamos el Día del Amor y la Amistad?

— Vieja, pero si yo… ¡hip!, sólo obedecí tus órdenes... ¡hip!

— ¿Cuáles ‘inches órdenes, inútil?

— En la mañana que me dirigía al trabajo, leí la nota que me pusiste en el tablero del carro ¡hip! que me decía: “Te espero esta noche ¡“Bien embriagado”!”

La esposa furiosa contesta:

— ‘Endejo, la nota decía: ¡“E N V I A G R A D O”!

filosofo2006@prodigy.net.mx


PA’ INGENIO... EL MEXICANO 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

El mexicano es un ser excepcional, vibra con el espíritu de amor a la vida, transpira el humor a raudales, será porque sabe que es una de las maneras más fáciles de conectar cuerpo y alma.

 

El humor nos conduce inevitablemente a una percepción positiva del universo, trasluce los milagros que diariamente tiene la vida, nos lleva a salir airosos ante la enfermedad, aportándonos múltiples beneficios a la salud, y entregándonos a la vez un profundo “proceso de renovación material y espiritual”.

     

Cuando tenemos el privilegio de reír, al margen del estado físico y emocional de nuestra salud, enviamos el mensaje a la mente y con ella al universo de que todo está bien, y éstos a su vez devuelven a nuestro cuerpo el mensaje de que estamos vibrando en un ambiente de armonía positiva, el cual nos conduce a un estado de bienestar. Permítame presentarle amable lector, dos muestras de ingenio del mexicano sobre un mismo tema: 

“Estando el general revolucionario Cándido Aguilar Vargas, a la sazón secretario de Relaciones Exteriores en el periodo presidencial de su suegro, Don Venustiano Carranza, cierto día llegó al Ministerio Don Cándido, de un genio de los mil demonios y malhumorado, su secretario particular, al verlo, discretamente se le acercó diciéndole:

–– Señor secretario, el embajador de Estados Unidos solicita audiencia, dice que le urge verlo.

–– Dígale que  ‘inge a su madre mil veces –le contestó el general–, que no lo voy a recibir, así dígale, si no el que va a ‘ingar a su madre es usted.

 

El atildado secretario se dirigió hacia donde lo esperaba el embajador, nervioso y apesadumbrado, no sabía qué hacer, no podía atender de mala manera al representante del país más poderoso del mundo, pero tampoco quería desobedecer a su jefe y en consecuencia perder su empleo; así es que inteligentemente le dijo:

–– Señor embajador, el señor ministro no está en disposición de recibirlo… SE “LAMENTÓ” MUCHO.”   

“El otro ejemplo sucedió en uno de los ataques de Israel a los palestinos, resulta que muere un alemán, un gringo y un mexicano, como su comportamiento no había sido del todo bueno, llegan al infierno, en donde inmediatamente se topan con el diablo mayor:  

–– Les voy a dar una oportunidad –les dice burlonamente–, al que me miente la madre sin que yo me dé cuenta, como premio lo envío al cielo.   

El alemán discretamente levanta su diestra como si fuera a acomodarse el pelo.

–– No, ésa es una mentada muy conocida y vieja, ¡por ‘endejo te toca el asador de carne!

El gringo, con los ojos desorbitados, sólo alcanzó a murmurar entre dientes: 

–– Fuck your mother!                

–– Estúpido –replica el diablo mayor–, acuérdate que yo escucho todo en este infierno, así es que ¡serás enviado a la caldera de aceite ardiendo de por vida!   

El mexicano, todo asustado y no sabiendo qué hacer, se acerca al diablo y le dice:

–– Mira, yo sé que tú eres muy chingón, que no me atrevo ni siquiera a pensar en hacer algo en contra tuya, te hago una propuesta, vamos a hacer negocio. 

–– ¿Negocio?, no entiendo, ¿cómo?  

–– Mira, acuérdate que el mundo está lleno de ‘endejos, y aquí no es la excepción, te vendo una secadora para el pelo.      

–– ¿Y para qué quiero yo una secadora de pelo? 

Para que se la vendas a tu mamá.     

–– ¿A mi mamá, y para qué, qué gano yo?  

–– Mira, en China me cuesta $50, te la vendo en $55, tú se la vendes a tu mamá en $100 y tu mamá se la vende a todos en $200; como es tu madre todos la van a comprar. Así el negocio es muy simple:

¡‘INGO YO!, ¡‘INGAS TÚ! y ¡‘INGA TU MADRE!”

filosofo2006@prodigy.net.mx


CON MUY POCO ME CONFORMO

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

En Internet hallé la siguiente oración y en seguida elaboré la contestación: Oración de la mujer:

“Señor al disponerme a dormir te rezo con mucha fe para que me concedas un hombre guapo, inteligente, cariñoso, fuerte, comprometido, lindo y con dinero.

Que sea un estuche de monerías, compositor, poeta, con un humor que yo pueda entender.

Que le gusten mi familia y mis amigos y NO el fútbol.

Que no ronque, que cuando orine no escurra la taza del baño.

Que jamás me haga esperar y llegue puntual a casa y sin olor a… “leña de otro hogar”.

Que sepa siempre ‘ónde está, menos cuando anda comprándome bolsas, zapatos y regalos.

Que me dé 3 horas para arreglarme, se desmaye de emoción cuando me vea, que baile encantadoramente y tenga mejores “pompis” que… Latín Lover. 

Que tenga un excelente trabajo, buen carro y mejor casa.

Que sea muy detallista, generoso y que cuando pague con la tarjeta de crédito se alegre porque sé invertir el dinero, no mal gastarlo.  

Que sepa lavar la ropa, los trastes, cocinar, le guste barrer, trapear y hacer la cama.

Que guste mucho de escucharme, piense antes de hablar y siempre me hable con la verdad.

Que cuando me voy a sentar me retire el asiento, me abra la puerta del auto, me de masajes en el cuello, las piernas y la espalda, además que me vea siempre delgada bien peinada y guapa.

Que me haga el amor “como un  toro” cuando yo quiera y me deje sin fuerzas.

Que comprenda mis dolores de cabeza y me lleve el desayuno a la cama.

¡Ah! Mándame un hombre fiel, amable, simpático, cariñoso, que me ame con pasión por lo que como mujer represento, NO por el tamaño de mis “Pompis” o tetas, que no tenga ojos más que para mí, que siempre me diga la suerte que tuvo de encontrarme. Te rezo por el hombre leal, fiel y abnegado que me va a amar ¡hasta la muerte!. Amén

Oración del hombre: Señor ha concluido un AÑO más de mi vida bajo tu tutela y amor, ahora que estoy en contacto contigo mediante esta oración, te pido Padre me des una mujer como compañera:

“Que esté inmensamente bella, si no tiene 90-60-90 que se le aproxime.

Que su cara sea más hermosa que la de una artista de Hollywood.

Que ame tanto como a mí el futbol, que sea inteligente, que le vaya a las chivas.

Que le encante prender el carbón, hacer la mesa, poner hielo en la hielera, acomodar las cervezas, asar la carne para mí y mis amigos, que limpie inmediatamente la mesa después de cada partido.

Que disfrute cuando llegue tarde a casa oliendo a cigarros y cerveza, y si el cuello de mi camisa está lleno de colorete, intuya que es porque se desmayó el payaso y lo cargué pa’ llevarlo a la Cruz Roja.

Que no me pregunte ¿Por qué llegaste a estas horas? o ¿de ‘onde vienes?.

Que se disponga rápidamente a hacerme de cenar.

Que no sólo disfrute la compañía de mi madre, sino que también reconozca que es más guapa, inteligente, amable, trabajadora, sencilla, cordial y que es mejor cocinera que la suya.

Que no se moleste porque olvido los cumpleaños de sus padres, hermanos o el suyo.

Que se arrulle y disfrute el armonioso ruido de mis ronquidos.

Que sepa trapear, barrer, hacer de comer, planchar y que no me diga que le duele la cabeza a la hora que le busco pa’ hacerle el amor, que esté siempre dispuesta a hacerlo en toda hora, lugar y posición ¡Ah! y que goce de un excelente buen sentido del humor.

Quiero una mujer que no le gusten los zapatos, las lociones, ni las bolsas y ropa de marca.

Que odie ir a la oficina a ver qué tal está mi secretaria.

Padre, tú sabes que merezco más... pero en la humildad de argentino que me distes... CON MUY POCO ME CONFORMO.  Amén 


FELIZ 2020

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Siendo presidente municipal, fui distinguido por el Club de Golf Campestre Victoria como socio honorario, situación que me servía para utilizar las amplias y confortables instalaciones del club. Cierto día, cuando a temprana hora me disponía a correr acompañado del tesorero municipal Lic. Guillermo Núñez Vela, al pasar por la barra ubicada a la salida del vestidor, vi como mi amigo Charly Canales estaba recargado en la misma, además de estar desvelado, estaba bien pasado de copas, lo saludé con la amistad que le profeso y le dije: 

— Véngase mi Charly, lo invito a correr.

Con el ingenio y la inmediatez del sentido del humor que gozaba este afamado personaje, me respondió:

— Invítenme a robar, que a correr cualquier ‘abrón me invita. 

 

Pues guardadas las debidas proporciones, me permito invitarte estimado lector no a correr mucho menos a robar, te invito a que inicies el año 2020, con una actitud y pensamientos amorosamente positivos, trabajando es tu felicidad, construyendo la armonía de mente, cuerpo y espíritu, gozando de la vida con un profundo sentido del humor y entrando en contacto con Dios a través del camino de la oración.

 

Hacer oración desde lo más íntimo de la humildad, es el más maravilloso puente hacia la divinidad, es conversar con Dios, quien siempre está dispuesto a escucharte; cuando oras no necesitas elevar el tono de voz, basta con verbalizar la oración y que tus palabras salgan con amor para ser escuchadas.

 

La oración tiene un poder ilimitado y la magia de calmar los dolores del alma y el cuerpo, a través de ella inicias el más maravilloso viaje de la vida, el viaje hacia tu interior, cuando oras la energía del cosmos se concentra en ti y se dirige hacia la creación.

 

Orar te ayuda a un proceso profundo de renovación, que elimina el ego, vacía tu espíritu de resentimiento, de pensamientos negativos. Orar te prepara para ser recipiendario de los miles de bendiciones que el universo tiene especialmente para ti… recuerda estimado lector Dios siempre tiene tiempo para escucharte, por ello te invito a que hagas la oración de este viejo campesino para el inicio de 2020.

 

“Padre, deja poner en tus manos este año que despunta; haz de él lo que tu bendita voluntad desee; si puedes, permíteme impregnarlo de mi sello personal: llenar sus 365 días de sentimientos de amor, con actos plenos de congruencia e inteligencia; permíteme ser tu amable conducto para servir al prójimo a través del maravilloso sentido del humor. Ayúdame Padre a descubrir mi camino, a darle sentido a mi vida, a seguir siempre adelante por igual en tiempos de tormenta o de calma; a no desesperarme cuando llegue el fracaso; enséñame a conocer mi vocación, llévame a trabajar en lo que me gusta.

 

Enséñame a simplificar la vida, a desarrollar buenas actitudes, a desplegar una actitud mental propositiva; fortalece mi sana e ingenua filosofía de vida, haz en mí el milagro de ser siempre entusiasta, dame también un sueño reparador, reflejo de una conciencia tranquila; mis dificultades sobreponlas con la fe; mantenme con un propósito digno, recuérdame que la vida es un reto a mi grandeza, que no me tienes en la tierra para fracasar sino para cumplir la sublime misión de ser feliz ahora.

 

Hay dos tipos de personas: las que trabajan y las que se quedan con el mérito; enséñame a ser de las primeras, ahí hay escasa competencia; llévame a “contar mis bienes, nunca mis males”; condúceme a enfrentar mis problemas hoy, pero sobre todo ayúdame a hacer el bien a alguien, a “actuar más y hablar menos; a “no maldecir la oscuridad sino a encender una vela”.

 

Cuando haya duda dame valor, permíteme llenar cada hora de 2020 con 60 minutos de amor, tolerancia, paciencia, actitud positiva, fe, sinceridad, ánimo, perseverancia, confianza, reconciliación, lealtad, caridad, meditación y buen humor. Cada mañana en tu oración di: “Padre Nuestro que estás en el cielo… hágase tu voluntad; y su voluntad es que seas un triunfador, que seas un ser pleno, que seas feliz, decía Abraham Lincoln: “las personas son felices cuando deciden serlo”; enséñame a cuidar y respetar mi organismo, llévame a atenderlo para que sea el instrumento más perfecto para realizar mis sueños.

 

Vigoriza mi espíritu, condúceme diariamente a las lecciones de la vida, ejercitando mi alma de dos maneras, haciendo un bien a alguien y realizando una acción que me haga sentir digno de ti; muéstrame cortés con los humildes; ayúdame a no criticar ni encontrar defectos en nada ni en nadie, a no dar consejos que no me soliciten mucho menos a corregir los planes de los demás.”

Con el tiempo éste viejo Filósofo ha descubierto que:

“De cada 100 problemas que tengo uno es por pendejo y… ¡99 POR METICHE!”

filosofo2006@prodigy.net.mx


FIN DE AÑO 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Cuando el almanaque está a punto de finalizar un año más, es propicia la ocasión para que el viejo Filósofo, con palabras de todos y de siempre, haga una reflexión en voz alta especialmente para ti, con este abecedario:

Ama a tu prójimo como a ti mismo, conéctate con la vida amigablemente, piensa positivo. Aprende a abrir tus sentidos a la conciencia del amor.

Bien merecido tienes este 2020, date la oportunidad de ser feliz.

Cuando eres capaz de dar con afecto, tu alma queda lista para recibir lo mejor. Cuídate del perverso, pero sobre todo de aquellos que no tienen nada que perder. Contempla el alba por lo menos una vez al año. Y cuando el tiempo llegue… busca envejecer saludablemente.

Deja ya de quejarte, de sentirte víctima, disfruta lo que eres y lo que tienes. Abre tu corazón para recibir el mensaje de fe y esperanza que la vida tiene para ti. Dos almas no se encuentran por casualidad.

El entusiasmo te salva del infortunio; el amor, la alegría, un amigo, una sonrisa y el milagro de la salud, siempre serán una buena nueva. El poder está en ti, en la medida en que aprendas a amarte… te amaran.

Felicidad, un abrazo, una sonrisa, una palabra de aliento, saber que formas parte del milagro de la vida, el buen sentido del humor y el amor incondicional son siete regalos fundamentales para bien iniciar el año.

Goza cada momento de tu existencia, porque de eso se compone la vida… de momentos.

Has que el amor y el humor, sean el alfa y el omega de tu vida. No aplaces tus tareas, haz lo que sea necesario en el momento preciso.

Interactúa amablemente con todos, di siempre “por favor” y “muchas gracias”

Jamás pierdas la sensibilidad ni el sentido de servir al prójimo… ahí está la fuerza de tu trascendencia.

Karma es que aprendas que lo que das recibes… pero multiplicado; no pierdas el propósito para el que fuiste creado y descubre placer en lo elemental: amar, comer, respirar, caminar, saborear, tocar, ver, oír.

La naturaleza de tu vida está en fluir con el amor. Hoy en vez de criticar… elogia a las personas. Lo igual atrae a lo igual, lo negativo a lo negativo, lo positivo a lo positivo, tú siempre piensa en positivo.

Llegaste a esta vida completo “La media naranja” es una expresión que proviene de un mito de Aristófanes. Tú eres un ser completo y perfecto, has tuya la magia de saber escuchar con el corazón.

Merece, “triunfa, quien cancela el instinto natural de ir a favor de lo negativo

No dejes pasar una oportunidad, ni te impongas límites. No hay matrimonio, ni trabajo perfecto, lo hay sí, saludables, saludables significa no la ausencia de problemas sino que tengas la inteligencia, el amor y la habilidad de aprender a manejarlos. No hay crisis que aguante 12 horas de trabajo fecundo.

Oye a la gente con atención y respeto, es un verdadero arte de excelencia.

Pon orden en tu vida, en este 2020 DATE PERMISO DE… participar con alegría en la fiesta de la vida

Quien sabe ser agradecido y humilde, libera su alma del ego que tanto daña su ser.

Recuerda  que para multiplicar tus bienes y el dinero: gózalos, disfrútalos, siéntete en armonía con ellos.

Sabio es quien elige siempre hacer el bien, estar de buenas y salir de su zona cómoda.

Todos los tiempos, pasado, futuro y presente están a tu disposición llénalos de amor y hazlos tuyos. HOY crea el hábito de buscar lo positivo en cada paso, tu vida pasará a dimensiones superiores.

Únete en amor con la fuente del universo y cuando vayan mal las cosas, “como a veces suelen ir”… no vayas con ellas.

Vive en armonía con tus semejantes, no prives a nadie de la esperanza de que lo que viene es mejor, “puede ser lo único que una persona posea.”

Y nunca olvides que desde el principio de los tiempos, todo se fundamente en el poder del amor, “tus pensamientos pertenecen al amor. Después todo el amor pertenece a tus pensamientos.”

Zarpa al mar de la vida decidiendo ir mar adentro, lleno de entusiasmo, fe, coraje, con una elevada autoestima, una buena dosis de alegría y de buen humor.

El viejo Filósofo desea que en este 2020 no auto sabotees las oportunidades para crecer, triunfar… ¡y ser feliz! ¡Feliz Año 2020! Concluyo con un gramo de buen sentido del humor de él Filósofo de Güémez:

Si dos perros corretean una liebre y el de adelante no la alcanza… ¡EL DE ATRÁS CUANTIMENOS!

filosofo2006@prodigy.net.mx


NAVIDAD

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Aurora Varela es una joven y talentosa mujer, la mejor especialista en Ángeles que he conocido, es tan sabia que me envió este mensaje que comparto con usted estimado lector:

Tesoro para Navidad: Te invito a que te regales:

  Un peso, para que nunca digas: ‘No tengo ni un peso’

  Una goma, para que te ayudes a borrar errores pasados.

  Una liga, para que seas lo más flexible que puedas.

  Un chocolate, para que recuerdes lo dulce que es la vida.

  Una semilla, para que todo florezca.

  Una pinza, para que recuerdes evitar abrir la boca cuando no debes.

  Un marcador, para que enfoques y no pases de largo todo lo espectacular que si eres

  Y un lazo… para mantener todo unido

 

En esta Navidad, el viejo Filósofo desea que mantengas unida holísticamente tu esperanza, tu amor, tus oraciones, tu gratitud hacia el Padre por un año lleno de bendiciones para ti y los tuyos.

¿Bendiciones? ¿Qué acaso llegar a Navidad con vida, salud, familia, techo, pan, amor… no es un racimo de bendiciones?, debemos aprender en humildad a agradecer al Señor, ya que millones de seres no tuvieron el milagro de llegar con vida a esta fecha.

 

Navidad te recuerda que los grandes milagros en tu vida son gratuitos, lo único que falta para que vibres en armonía con el universo y alcances la plenitud en la felicidad no son las grandes sumas de dinero, ni un poder político o social, sino un espíritu de recogimiento en el milagro que genera tu paz interior.

 

Navidad es oportunidad para que des las gracias al Señor por 365 días de bendiciones.

 

Navidad es oportunidad para que ores, por ti, por los tuyos, pero también ten la generosidad de hacerlo por las madres solteras y los enfermos, por los que tienen hambre y frío, por los que sufren de abandono y tristeza, por los niños y los ancianos, HOY has que con amor todos estén en tus oraciones.

 

Cada quien saca del andar del camino su experiencia personal, que lleva a comprender que sólo fracasan, aquéllos que no se atreven a intentar ir tras sus sueños, trabajar en su realización personal. 

 

En esta Navidad, y en la semana que falta para que concluya el año, deseo que en tu vida el círculo vicioso del dolor, se transforme en un círculo virtuoso de amor, donde vibres en “la casa de la salud” en la que la abundancia de dones y de bienes colmen tu hogar, que la paz, el amor, la alegría y el éxito sean tus inseparables compañeros en el viaje por la vida.

 

HOY todos los deseos de este viejo campesino se convierten en uno sólo: que Dios como la estrella de Belén, guíe tu camino al encuentro con tu grandeza, ilumine tu morada, llene tu mente de una permanente actitud mental positiva, ponga pan en tu mesa, salud en tu cuerpo, amor en tu ser y colme tu vida de bienaventuranza, para que cumplas la tarea a la que llegaste: ser un feliz triunfador. 

 

HOY, en la ignorancia rural que el Filósofo posee te invito a decir: Padre, gracias por enseñarnos que tu tiempo es perfecto, nada llega antes, tampoco después, sólo en el espacio y el momento exacto, gracias por todo lo recibido, por la alegría y el dolor, por la felicidad y la nostalgia, por lo que fue posible y por lo que no pudo ser, por darme el privilegio de caminar con salud,  de beber con sed, de comer con hambre, de cantar con entusiasmo, de dormir con paz espiritual, despertar sin miedos... de vivir a tu lado.

Gracias, por darle a este viejo Filósofo el generoso sentido del humor para que diga:

La vida es como las bicicletas… si dejas de pedalear te caes

filosofo2006@prodigy.net.mx