¡…LLENOS DE PROBLEMAS!

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Dice un proverbio chino: “Tus maestros pueden abrir la puerta, mas sólo tú puedes entrar”. Es decir, que en el ejercicio de tu quehacer debes estar abierto para recibir los amorosos mensajes y señales que el camino te envía, afirmando que tu vida tiene un propósito y éste se concentra en que tú seas feliz… lo demás llega por complemento.

  

Todo conflicto o problema te lleva a tener dos visiones antagónicas; ten el buen tino de encontrar en cada adversidad el lado positivo de la vida, jamás estés con el desdén, el desánimo, el odio o el resentimiento, porque las oportunidades se te irán y dice otro viejo refrán que: “oportunidad que se va, bala que se tira y flecha que se dispara… no vuelven”.

 

Cuando alguien en tu casa, en tu trabajo o en tu vida, cometa un error, no hagas un drama; ten la capacidad de saber perdonar; disculpa, que como tú, son seres humanos susceptibles de caer en el error. Cuando ejerces la palabra adecuada para disculpar un error, las personas utilizarán lo mejor de ellas mismas para reparar su desacierto y ambos sacarán el mejor partido de la vida.

 

Sé de los seres excepcionales que animan a su familia, a su esposa, a su pareja, a sus hijos, a sus amigos, a sus compañeros a seguir adelante a pesar de cualquier adversidad, recordando que la fragilidad de la vida en cualquier momento puede detener tu camino; sé de esos seres maravillosos que aprovechan cada uno de los minutos de su tiempo para construir una historia de amor; de esos ejemplos de quienes diariamente reconquistan su vida.

 

La gente es de costumbres y frecuentemente tiende a complicarse la existencia, de tal manera que rechaza fácilmente la felicidad que da la simplicidad, se olvidan de crear un mundo propositivo, de explotar sus potencialidades y celebrar la magia de la vida.

 

Recuerda que tú y nadie más que tú, tienes el control de tu vida, el éxito o el fracaso, el acierto o el error, crecer o decrecer; sólo depende de ti. Únicamente se necesita que te entregues a la vida con toda la pasión, el entusiasmo, la potencialidad, la fe, el amor, con todo lo mejor que el universo ha depositado en tu carnalidad.

 

En este mundo todos venimos a una tarea de aprendizaje diario y fecundo; recuerda que nada sucede por casualidad; hay, sí, causalidades; por eso, el viejo Filósofo te invita a que con quienes convives, las relaciones sean de amistad, amorosas, profundas, que te lleven a ser libre, que son las experiencias para que te transformes en un ser sabio, en el maestro de tu vida, que encuentres en lo sencillo, en lo simple y en lo obvio, los mensajes que el universo tiene para ti y que forman parte del capital para que te reencuentres con tu guía interior y te encamines hacia la tarea a la que llegaste a esta vida, que no es otra que poner atención al saber que los años han sembrado en ti.

   

En el andar de la vida cada quien va creando su bagaje personal de sabiduría, ahí anida lo vivido y lo aprendido que te pueden señalar el mejor camino a seguir; si eres sabio tendrás la atingencia de escuchar el sonido de su amor, ahí está el secreto para enriquecer tu conexión con Dios.

 

Cuando permites que tus problemas sean más grandes que tú, llega el desequilibrio, llega la ausencia de armonía a tu vida, pero por el contrario cuando eres más grande que ellos, llega el entusiasmo, la actitud mental positiva, la abundancia de dones y de bienes porque este es el momento y hoy es el día en que: “no le digas a Dios que tienes un gran problema; dile a tus problemas que tienes un gran Dios”.

Apropósito de problemas, el viejo Filósofo de Güémez dice:

“De cada 100 problemas que tengo, 1 es por pendejo…y 99 por metiche”

“Arreglar los problemas económicos es fácil…sobre todo si hay dinero”

“En mi casa no tengo problemas; 15 días manda mi vieja… el resto obedezco yo”

“Cuando tengas problemas fija la vista hacia el frente, cállate el hocico y… hazte pendejo”

“Hay políticos que son como los libros de matemáticas… ¡están llenos de problemas!”

 

filosofo2006@prodigy.net.mx


¡SABEN MUY FEO!

Por Ramón Durón Ruíz (†)

“Cuenta la historia que en cierta ocasión Don José López Domínguez, Presidente del Gobierno español preguntó a uno de sus invitados:

— ¿Alguna vez ha toreado usted?

— Sí, mi general –Respondió el invitado– toreé una vez y me cogió el toro.

— ¡Ah, sí! ¿Y cómo fue eso?

— La explicación es muy sencilla, mi general. Yo, deseando quedar bien, leí a conciencia un libro llamado Arte de Torear. Entonces, al entrar a matar me coloqué en mi sitio, pero di con un toro que no había leído el libro y que no supo colocarse en su lugar y me emputo por un brazo. El toro tuvo la culpa y fue él el que se deslució… ¡por no estar debidamente documentado!”

Por eso, pa’ que no me coja el toro, el Filósofo todos los días se documenta; ser un asiduo lector, como la tauromaquia es un arte de vida. Francisco Bacon afirmó con preclara sabiduría: “La lectura hace al hombre completo; la conversación, ágil, y el escribir, preciso”.

 

Documentarme, me conduce cuando el sol despunta, en los amaneceres más bellos de mi tierra, a sanamente preguntarme: ¿Qué puede este viejo campesino aportar a la vida el día de HOY, para servir a mis semejantes?

 

Las respuestas llegan cuando veo que en el caleidoscopio multicolor del universo, hay múltiples formas de servir, de gozar y ver la vida; cuando tomo conciencia de que Dios no nos tiene aquí por casualidad, porque el azar no existe.

 

HOY, querido lector conéctate con tu divinidad interior, haciendo que el inconsciente se libere de viejos paradigmas de escases, de que no eres merecedor de lo bueno; como: ¡Tú no puedes! ¡Eso no es para ti!, limitaciones inconscientes –porque nuestras madres desconocían que la transformación es lingüística– que desde la infancia han impedido que nuestras alas levanten vuelo.

 

HOY cambia de paradigmas, deja de ser víctima y decídete a ser el “arquitecto de tu propio destino”. La tarea es dejar a un lado el ego, que tanto nubla tu visión positiva de futuro, el ego trabaja con la razón, eso evita que fluyas con tu naturaleza interior, DATE PERMISO DE… afirmar: HOY pienso con amor, siento con amor y actuó con amor; el amor es sanidad, es armonía, es equilibrio, es prosperidad, nadie que vibre con el poder del amor… puede enfermar y fracasar.

Documentarte te lleva a dejar de ser social y políticamente correcto, dejar de tragarte tus emociones negativas, porque emoción que no verbalizas, que no dejas fluir con el universo, que reprimes, se guarda en tu subconsciente y algún día habrá de detonar por el punto más débil de tu organismo, manifestándose en enfermedad.

 

Documentarte, te lleva a ver que “En la vida no hay respuestas… sólo experiencias” que te conducen a ser tu propio maestro, a ver la vida como un milagro espectacular, a despertar tu conciencia superior para soñar en grande y permitirte que el universo ponga en funcionamiento todos los mecanismos para que se hagan realidad tus proyectos.

 

Documentarte, te enseña que el cambio viene en forma natural desde adentro, te recuerda que donde centras tu conciencia, tus sueños se cumplen; HOY pide inspiración, predisponte a sentirla, a recibirla y como por arte de magia se ampliaran tus horizontes… y los milagros llegarán.

 

Los abuelos, sabios de la escuela de la vida dicen que: “El corazón alegre aligera la pesada carga del dolor, trae felicidad, concibe armonía, atrae amistades, genera salud… ¡y hermosea tu rostro!”

A propósito Manolo el gallego avecindado en Güémez, decidió documentarse en el tema de la salud, encontró que era importante ir por lo menos una vez al año a una revisión médica, así lo hizo. Al día siguiente con suma ansiedad llama por teléfono a un amigo y le dice:

— ¡Joder macho!, que estoy bien preocupa’o, que el médico me ha dicho que me tome tres muestras de orina, pero solo me tomé dos…

— Pero ¿Por qué macho?

— P’os es que… ¡SABEN MUY FEO!

filosofo2006@prodigy.net.mx


¡DE ESTA NOCHE NO PASAS!

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Aristóteles decía: “Educar la mente sin educar el corazón no es educación en absoluto”. Las abuelas de Güémez son el hilo conductor del festín por el milagro de la creación, en ellas florece el ingenio del viejo Filósofo, me han enseñado que el poder de la naturaleza te acerca al amor incondicional y a la generosa solidaridad, que en el milagro de la creación te invitan a eliminar miedos, soltar amarras atreviéndote a ser tú mismo.

 

Recuerda que el encanto de tu amor es para siempre, porque en el universo cuántico tú eres el centro; así es que ocúpate en reconocer con dignidad el espacio que te corresponde. HOY crea tu realidad atreves de la energía del amor, visualízate con pensamientos positivos creando un mundo espectacular, sabiendo que todo lo que sientes y vives es creado por tu mente.

 

La regla es muy simple, lo que tú piensas, sientes e invocas –bueno o malo– llega a tu vida, así que HOY piensa en positivo, ve más allá de tus limites, piensa que puedes, trabaja en ser feliz, deja que las velas de tu barca se desplieguen con el viento de la alegría y el entusiasmo.

 

Los únicos límites para que crezcas, triunfes y seas feliz, son los peros que les pones a tus sueños, así que deja de poner peros a tu vida, recuerda que “Como es adentro, es afuera; como es arriba, es abajo1 que significa que el deseo de ser, alinea pensamiento, sentimiento y acción como viento a tu favor.

 

Cuantas veces el éxito y el poder están cargados de ironía, porque están llenos de la farsa del ego, que tanto daña a tu vida, porque es el cimiente de la enfermedad.

 

HOY deseo que llegue a ti toda la sanidad, equilibrio, prosperidad y paz interior que el universo dispone para el ser más espectacular: ¡TU! qué importante es que reconozcas que los milagros existen, estos llegan cuando dejas de tener miedo, cuando aquietas el ego; cuando cambias tu mentalidad, centrando tu atención  en las cosas positivas que la vida tiene para ti, sabiendo que tu encanto nunca se acaba, sabiendo que tu límite es el cielo, es entonces que estableces una relación intuitiva con el amor.

 

HOY sabes que la divisa es el cambio, que la suma de los pequeños cambios tienen una profunda transformación para tu vida, por eso te das el permiso de convertirte HOY, en un ser diferente para que tu mañana sea espectacular.

 

Llegaste a esta vida a la autorrealización, que significa que pongas en juego todas tus potencialidades y esencia Divina, para que llegue la creciente satisfacción, la armonía y el equilibrio.

 

Aprendes a escuchar los mensajes del universo, las emociones y sentimientos más allá de las palabras con tu innata intuición que es una conexión entre los oídos del corazón y tu cuerpo.

La cuna del Filósofo es una hermosa porción de tierra tamaulipeca, en la que parece que el tiempo se detiene enriquecido por la rica tradición oral, que en el colectivo social son recipiendarios los abuelos, que con sus mentes lucidas y sentido de pertenencia vibran con el bullicio del suave acercamiento entre la madre naturaleza y su innata sabiduría.

 

Los olores, sabores, colores y amores de nuestra cocina de humo, bien manejados por las hábiles y diestras manos de nuestras mujeres, cautivan el paladar más exigente con una madurez creativa de donde emana una inigualable gastronomía.

 

Pues estaban en la casa del Filósofo, la esposa y la empleada doméstica, –que tenía una carnalidad voluptuosa y plena de jugosa sexualidad–, está, llorando, con las bolsas de su ropa en las manos, se despide de la patrona. Intrigada le pregunta: –– ¿Po’s a dónde vas?

–– Señora ya me voy al ejido… a morir cerca de los míos.

–– Pero, ¿Qué pasa? ¿Por qué dices eso?

–– Patrona, usted dice que su esposo el Filósofo es muy acertado, que nunca se equivoca en sus diagnósticos.

–– Sí, es cierto, con su sabia visión él no se equivoca. Pero, ¿Qué tiene que ver eso con que te vayas de la casa?

–– Po’s precisamente por eso me voy, el Filósofo esta mañana me apretó las nalgas y me diagnosticó: ¡DE ESTA NOCHE NO PASAS!

http://crecimiento-personal.innatia.com/c-7-leyes-del-exito/a-principio-de-correspondencia.html 

filosofo2006@prodigy.net.mx


LA SONRISA

 

El viejo Filósofo ha aprendido de esas escuelas de amor, bondad y sabiduría que son las abuelas, que la vida es una fiesta pa’ disfrutar, gozar, amar y sonreír, porque la sonrisa es tan sacrosanta como la vida.

 

La sonrisa te ayuda a construir puentes de amor y paz, es una nítida radiografía de tu alma, que proyecta tu estado emocional, una puerta de entrada a tu espíritu, que te ayuda a accesar con amor a la gente de tu vida; una sonrisa es un arrumaco para el corazón, por los químicos que crea tiene la magia de renovar tu vida.

 

Su resultado es generoso y multiplicador, tiene consecuencias positivas en nuestra química orgánica y las relaciones con los demás, su poder terapéutico minimiza el estrés, mejora el ánimo, ahuyenta la soledad, aquieta los miedos, nos hace sentir mejor, incrementa nuestra tolerancia y eleva la autoestima.

 

La sonrisa está llena de magia: hace más seductoras a las mujeres, a los políticos les da confianza en el ciudadano, a los jóvenes les llena de poder, a los niños los trasforma en un ángel en la tierra.

Decía Gabriela Mistral que “Hay sonrisas que no son de felicidad, sino una manera de llorar con bondad”. De cualquier manera, será porque para sonreír hay que saber llorar con el corazón, que es una forma inteligente de sanar viejas y nuevas heridas.

 

Los niños enseñan que la fuerza de la vida está en la alegría, que es tan terapéutica como sanadora, por eso vibran con el poder de la sonrisa, que es la íntima conexión con su divinidad interior, que les dice que es una manera sencilla de hacer más llevadera la vida.

 

En los niños como en los abuelos, se encierra la magia de la existencia, porque saben poner su alegría y sonrisa al servicio de los demás, construyendo un maravilloso puente de amor con las almas que son tocadas por ella, llenando el ambiente de un caleidoscopio multicolor.

 

Cuando tienes la sabiduría de aprender a sonreír, entiendes que es una manera sencilla de quitar poder a los problemas, a las fobias, al dolor y a los miedos, sonreír es una forma de eludir la tragedia de la infelicidad crónica, disponiéndote con amor a vivir sabia y plenamente cada instante de la vida.

 

No hay en la vida tema grande o pequeño, profundo o superficial, que no pueda ser enriquecido por el poder de una sonrisa, que tiene el poder de hacer que la gente que venga a ti se vaya mejor de cómo llegó.

 

La sonrisa es un símbolo que en todas las lenguas, de todos los continentes, expresa lo mismo: ánimo, consuelo, paz interior, amor, bienestar, buenaventura, alegría y felicidad.

 

El viejo Filósofo te invita a que HOY seas capaz de reconocer que vives al límite de los milagros y dándote permiso de sonreír, mira con júbilo a tu alrededor, hacia un lado y hacia el otro, hacia arriba y hacia abajo, y observa lo afortunado que eres al estar lleno de bendiciones.

 

Recuerda que sonreír es de sabios que entienden que sólo pasas por esta vida una sola vez y como la canción de la Macarena “dale a tu cuerpo alegría”, con el poder y el imán que genera la sonrisa.

Una sonrisa estimado lector, es precisamente lo que sacas día con día de La Agenda 2019 de El Filósofo de Güémez, que se ha convertido en un excelente regalo para ésta fechas y que ya está a la venta en: filosofo2006@prodigy.net.mx o en el Tel. (01)834 3144631. Recuerda Charles Chaplin decía: “Un día sin humor, es un día perdido”

A propósito de sonreír, un pela’o compra un invento hecho en el Politécnico, el ROBOT DETECTOR DE MENTIRAS que cachetea a las personas cuando mienten. Decide probarlo en la cena con su hijo:

–– Mijo, ¿ónde has estado HOY?

En la escuela apá. –responde el joven.

Viene el ROBOT y le da un cachetadón.

Está bien…vi una película con mis amigos.

¿Qué película?

El hombre araña. El ROBOT le mete otra cachetada.

Está bien –corrige el hijo–, era una película porno.

El papá sorprendido: ¿Cóóómo?, cuando yo tenía tu edad, no sabía lo que era una película porno.

El ROBOT va y le da una cachetada con la mano abierta al papá.

La mamá que observó todo, atacada de la risa, le dice burlona: ¡HIJO TUYO TENÍA QUE SER!

Y el ROBOT le da tremenda cachetada a la mamá.

filosofo2006@prodigy.net.mx


POR FALTA DE CALCIO

 

Hay una historia que se cuenta de Gilbert Keith Chesterton, –uno de los escritores británicos más importantes del siglo XX– dueño de una inteligencia sin igual y de un humor que supo cautivar a todos.

 

“Cierta mañana cuando viajaba en el tren, llegó el boletero a solicitarle el ticket de su pasaje, Chesterton empezó a buscarlo en las bolsas de su abrigo, sin lograr encontrarlo, luego pasó a las de su traje y posteriormente a las de su camisa, como no conseguía dar con él y el tiempo pasaba, con el consecuente nerviosismo, su transpiración fluyó agitándose su respiración; el boletero que conocía al prestigioso escritor y sabía de la fama bien ganada, amablemente le dijo:  

–– ¡Tranquilo!, ¡tranquilo!, no se ponga nervioso, no hay problema, que no le haré pagar otro boleto nuevamente.

 

–– No es pagar lo que me hace estar con el alma en un hilo –repuso Chesterton–, lo que en verdad me preocupa es que… ¡HE OLVIDADO A DÓNDE VOY!”       

Pues al viejo Filósofo de Güémez no se le puede olvidar hacia dónde va, porque su camino será siempre el de ir a manifestarte los dones curadores y terapéuticos de los que gozan el poder del amor y del humor.

 

El amor, porque es una bendición que no sólo todo lo puede, sino para su bien  –apreciable lector – también todo lo transforma, la energía del amor es tan poderosa que entre más das, más recibes, más alimenta tu cuerpo, más fluye por tu mente, más fortalece tu alma, más mana de tu corazón.

 

Como viejo que soy, soy un convencido que no existe en el cosmos medicina mejor que la que se genera con “la frecuencia altísima del poder del amor”.

 

Es tiempo ya de que recuerdes que el amor está lleno de magia, ese encantamiento que transforma tu vida en algo excepcional, que te emancipa de tus miedos, que enriquece tu autoestima y sana tu mente de viejos pesares, agravios y dolores; es tiempo ya de que te des permiso de amar sabiendo que eres fuente inagotable de vida, porque la lección del amor es que estás aquí no para sobrevivir, sino parar vivir en abundancia de bienes, triunfar y ser feliz.

 

Así mismo, el humor, goza del poder de transformar tu microcosmos y alinearlo con el universo, para que seas recipiendario del inmenso caudal de dones y bienes que la vida tiene para ti. El humor  aliviana la carga diaria de tu trabajo, elimina tus pesares, enriquece tu espíritu, transforma los sinuosos caminos y las cuestas arriba de tu vida en el paisaje multicolor más maravilloso, te transforma en un ser amoroso, productivo; te lleva a dejar tu alma estampada en la faena diaria.

 

En ese sentido, en la Agenda de El Filósofo de Güémez 2019, –que ya está a la venta–, busca plasmar el sentido de la vida suficiente para que cada día esté lleno de la magia del amor y del humor, poderes que hacen que tu vida sea diferente.

 

La Agenda de El Filósofo de Güémez 2019 está disponible en: Marte R. Gómez, No. 341, Locales 6 y 7, Fraccionamiento Del Sol, C.P. 87028, Cd. Victoria, Tamaulipas, Telefono: 01 834 31 44631, @FilosofoDeGuemezOficial

La Agenda, está cargada de anécdotas y frases del Filósofo, ahí encontrarás esa suave ingenuidad provinciana, esa pretendida buena fe rural tras la que se enmascara un humor lleno de obviedad, de amor a la vida, de sentido común y perogrullo.

 

Lo del humor del Filósofo me recuerda a Epitafio –el viejo bolero del pueblo– quien se encontraba algo confundido por la situación que estaba viviendo en su matrimonio, por lo que decide visitar al afamado doctor Roldan:

–– Doctor, tengo un problema, mi mujer me está engañando con otro hombre y me preocupa que no me crecen los cuernos.

El galeno estupefacto dice:

–– ¡Pero lo de cuernos es un decir, una metáfora, una ficción! realmente los cuernos NO CRECEN.

–– ¡Ay!, ¡qué alivio, doctor! yo creí que era... ¡POR FALTA DE CALCIO!

filosofo2006@prodigy.net.mx


TODOS VAMOS RUMBO AL PANTEÓN…

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Un pela ’o nerviosamente caminaba de un lado a otro por la sala de espera del hospital, en el mismo instante en el que sale el médico de guardia y le dice:

–– Señor, me da pena pero le tengo una mala noticia: ¡Su madre, la de la cama 5, ha...!

–– ¡No!, esa no es mi madre, –replica el pela ’o– ¡Es mi suegra!

–– ¡Ah, entonces le tengo una buena noticia! 

 

El milagro de la vida siempre es una buena noticia, el secreto es por una parte saber que es impredecible y por otra aprender a formar parte de ella, fluyendo con amor, disfrutándola, gozándola, viviéndola, no sobreviviéndola.

 

Para el viejo Filósofo “la vida es como los frijoles a la charra: o los tomas… o los dejas”. HOY DATE PERMISO DE tomar tu vida, recuerda que nadie puede tomarla por ti, encuentra el ¿para qué? trabaja en el profundo sentido de la trascendencia, en el vínculo primigenio con DIOS, el tiempo me ha enseñado que “el ser humano vivir no sabe, morir no quiere”.

 

El genio del renacimiento Leonardo Da Vinci afirmó: “Así como una jornada bien empleada produce un dulce sueño, así una vida bien usada causa una dulce muerte.

Dice un sabio proverbio italiano: “Una vez terminado el juego, el rey y el peón vuelven a la misma caja.” Ese es el prodigio de la muerte nos iguala a todos, es democrática, ante ella no hay diferencias de edad, sexuales, ni políticas, ni sociales. La muerte tiene la magia de llevarnos a caminar por los pasajes y recovecos oníricos, que concentran en la tumba, infinidad de almas en un breve espacio.

Eso es lo que sucede este 1 y 2 de noviembre, frente a la tumba, que delimita la humana fragilidad y la eternidad del alma, se fusiona lo anímico y la materia, en el amoroso recuerdo a nuestros seres queridos, que mientras estén en nuestra alma, en nuestro recuerdo… ¡No han partido!

Con esa rica e inigualable imaginería que posee el mexicano, entendemos que ellos no murieron, sencillamente se liberaron del principio mortal y para accesar a un estatus superior, “pasaron a vivir a una casa más bella

Carlos Pellicer, en su “Discurso por las flores”, dice: “El pueblo mexicano tiene dos obsesiones: el gusto por la muerte y el amor a las flores…”, pues en este 1 y 2 de noviembre las tumbas de nuestros seres queridos se funden entre las flores, el amor, el recuerdo y el respeto a quienes con su partida…se llevaron algo de nosotros. 

 

Llegamos de los cuatro puntos cardinales, –cada quien a su ritmo y a su tiempo– puntuales a la cita con el reencuentro, a llevar flores, veladoras, a limpiar sepulturas, pintar las letras de la lápida.

 

Los camposantos se llenan de un trajinar pleno de una algarabía sin igual, de oraciones a granel, de un caleidoscopio multicolor de flores y a veces con la música y los alimentos que preferidos por el difunto. 

 

La UNESCO, en 2003 reconoció los cientos de festivales indígenas del Día de muertos, que se celebran en nuestro país, como una obra maestra del patrimonio oral de la comunidad: “una de las representaciones del patrimonio vivo de México y del mundo, y como una de las expresiones más antiguas y de mayor fuerza entre los grupos indígenas del país.

El Día de muertos es una fiesta cívica llena de mexicanidad, –a la que no podemos faltar– que nos une en el recuerdo y el amor a nuestros difuntos, sale a la luz la más exquisita gastronomía, ¡ah!, y no pueden faltar los ingeniosos versos que a través de las “calaveras” expresan el pensar del mexicano, que con el verbo hace juegos malabares con la vida y con la muerte, la palabra le ayuda a reír con la muerte y superar el dolor de lo innombrable: LA MUERTE.

Permítame concluir con cuatro frases del Filósofo de Güémez:

“Se está muriendo mucha gente… ¡QUE NO HABÍA MUERTO ANTE!”

“Si tú no vas al entierro de tus amigos… ¡ELLOS IRÁN AL TUYO!”

“Pa’ vida de morirse… ¡HAY QUE ESTAR VIVO!”

“Todos vamos rumbo al panteón… ¡PERO NO EMPUJEN!”

filosofo2006@prodigy.net.mx


EL BUEN SENTIDO DEL HUMOR

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

El sentido del humor es magistralmente manejado por el mexicano lo mismo para gozar la vida, que para convivir con los amigos, que para criticar o satirizar la política, el deporte, la religión y hasta a la muerte misma.

 

Científicamente está probado el valor y poder terapéutico del sentido del humor, este opera siempre a favor de nuestra vida, no sólo armonizándola con el universo, sino también fortaleciendo nuestro sistema inmunológico. Permítame estimado lector enumerarle algunas de las ventajas y lecciones que el sentido del humor provee a nuestras vidas:

El humor te ayuda a redimensionar positiva y amorosamente tu vida. Te hace ser tu mejor amigo.

 

Te apoya para que abras tus alas al vuelo, encontrándote con lo mejor que la vida tiene el día de hoy para ti.

Te ayuda para fortalecer tu unicidad y despertar con ello tus potencialidades.

Te apoya a creer y en consecuencia a luchar por tus sueños.

Te lleva a evitar la crítica y la envidia que te conducen y debilitan la armonía que el universo te provee. 

El humor te ayuda a trabajar con ahínco, a estar pleno de humildad y tener el don de la gratitud a flor de piel.

El humor te ayuda a eliminar las cargas emocionales negativas e inútiles del pasado, que sólo te conducen a evitar tu natural crecimiento.

Te enseña a dialogar, no a confrontar, mucho menos chocar, sabiendo que no tienes que ganar una discusión.

Te apoya para reconciliarte con tu pasado, para vivir en paz en el presente y alcanzar tus sueños en el futuro.

El sentido del humor te guía para que entiendas que sólo tú eres el responsable de hacerte cargo de tu felicidad; te enseña a no hacer comparaciones.

A perseverar en pos de tus sueños, entendiendo que el día de hoy es el día más especial de tu vida.

 

El humor te ayuda a aprender a ejercer el don curador del perdón y a dar tiempo al tiempo.

Te ayuda, a aprovechar al máximo tus potencialidades, saliendo feliz y contento al encuentro de los milagros que la vida tiene preparados especialmente para ti en este día.

Te ayuda, a saber que el día de HOY, tu cuerpo, tu salud, tu hogar, tu vida, no tienen envoltura… pero es el mejor regalo que Dios tiene preparado para que disfrutes.

El humor te enseña que lo que HOY es, mañana no será, y por lo tanto que nada es definitivo en la vida, ni los triunfos ni los fracasos.

Pero sobre todo el generoso sentido del humor te lleva a saber que todo es pasajero y por lo tanto que aprendas a mirar tu vida a través de la magia y la policromía del amor.

Así el viejo Filósofo trata de cargar su vida con el sentido del humor de sus frases, frases que ya puedes encontrar en la Agenda de El Filósofo de Güémez 2019, disponible en el teléfono: (01834) 31 44631; frases como:

“Me encanta la reencarnación por tres motivos,

uno es el sexo… ¡los otros dos ya se me olvidaron!”

“En política el que sabe, sabe; el que no… ¡es jefe!”

“El que anda hecho madres se muere… ¡el que no también!”

 “Las suegras son como las semillas de tomate,

nadie sabe pa’ que inga’os sirven… ¡pero ya vienen incluidas!”

“Hay políticos que son como los burros de Güémez…

¡con sus  mismos pedos se espantan!”

“Cabrón es el que repite plato… ¡pero más cabrón es el que pide pa’ llevar!”

filosofo2006@prodigy.net.mx


EL PODER DEL HUMOR

 

El viejo Filósofo dice: “Las feas también tiene derecho a vivir… pero no la chinguen, no me las junten a todas en mi barrio”. Pero cuánta razón tenía Ramón de Campoamor cuando afirmaba: “Admiro a la mujer fea que eclipsa a la mujer bella” una mujer así, goza de una autoestima elevada, se sabe parte del milagro de la vida, entendiéndose plena y regocijante en la abundancia de dones y de bienes.

 

Uno de esos bienes es el poder del humor, que tiene la magia de liberar el espíritu de tus dolores y pesares, poder que te lanza la reflexión de que la mayor frustración es el no saber encontrar el camino para reír y con ello, ser feliz.

 

Mientras hay personas que laboran cuatro, seis u ocho horas al día, el viejo Filósofo amorosa y cotidianamente trabaja 12 horas en el manejo y estructuración del humor, sabiendo como dicen los viejos de Güémez: que no hay crisis que aguante doce horas de transpiración fecunda y arduo trabajo.

 

Si me permite parafrasear al gran físico alemán-suizo-norteamericano Albert Einstein diría: “Triste época la nuestra, es más fácil desintegrar un átomo que ser feliz”.

Y el secreto de las abuelas de Güémez para la felicidad radica en cuatro puntos cardinales:

1. Ser feliz en el milagro del hoy;

2. Ser feliz con lo que eres;

3. Ser feliz con lo que tienes, y

4. Regocijarte en los dones sanadores que el amor y el sentido del humor poseen.

¿Y sabe una cosa?, ambos son gratuitos y están diariamente a su disposición, sólo hace falta que abra los brazos al universo y se prepare a recibirlos. Hay un viejo proverbio anónimo que reza así: “La vida hay que tomarla con amor y con humor, con amor para comprenderla y con humor para soportarla” ambos ingredientes le dan a tu vida una percepción inigualablemente positiva.

 

Al viejo Filósofo, después de ver el extraordinario paisaje que la serranía guemence le provee, le resulta imposible no soñar con un México reconciliado, unido, trabajando en una paz constructiva y creadora, lleno de la felicidad y la alegría que el buen sentido del humor genera.

 

El humor y su fiel compañera: la risa, desde tiempos inmemorables han suscitado el interés de filósofos y estudiosos, en los últimos 50 años se han multiplicado el número de organizaciones dedicadas a la aplicación del humor como una técnica que busca los beneficios psíquicos y mentales, surgiendo la risoterapia y organizaciones como: Doctores de la Alegría; Doctor Felicidad; Cuento con tu risa; la American Association for Therapeutic Humor; Humor Aula, entre otras.

 

El viejo Filósofo que se declara abiertamente un aprendiz permanente de la escuela de la vida y desde sus conferencias que dicta por todo el país y en esta tribuna, dedica su espacio vital a reiterarle a usted los beneficios terapéuticos y sanadores del poder del humor, que nos ubican en la justa dimensión de la temporalidad de la vida.

 

Lo del humor me recuerda aquel chiste que parafraseo en voz del Filósofo: “Cierta ocasión el Filósofo decide ir a su pequeña huerta de una hectárea y media a traer naranjas para su jugo matutino, acompañado de su fiel perro “El poponini” y de su destartalado cesto de mimbre, al llegar a su modesta parcela que está a un lado del río Corona escuchó voces cargadas de ánimo; era un grupo de jóvenes mujeres, que venidas de la capital aprovechaban las cristalinas y bellas pozas para recrearse y bañarse, completamente desnudas.

 

Estas al ver al viejo campesino inmediatamente se fueron a la parte más honda del río, manteniendo solamente la cabeza fuera del agua. Una de ellas le gritó:

–– ¿Sabes una cosa? ¡No saldremos de aquí mientras no te vayas!

El Filósofo las recorrió a todas con su pícara mirada y respondió:

–– ¡Si no estoy aquí para verlas nadar o salir desnudas del río! y levantando el cesto de mimbre, les dijo:

–– Sólo he venido para… ¡DAR DE COMER A LOS LAGARTOS!”  

filosofo2006@prodigy.net.mx


¡LA CONOZCO PERFECTAMENTE!

 

En la página: www.renuevodeplenitud.com; diariamente nos alimentan con las más variadas y ricas historias, la siguiente es de Maxwell, J. C. (2001; 2003).  “Cierto día, un capitán de barco y su rudo jefe de ingenieros conversaban. Empezaron a discutir sobre quién era más importante de los dos para que el barco navegara. Como la discusión se tornó acalorada, el capitán decidió que por un día cambiaran de trabajo. El jefe de ingenieros estaría en el puente de mando y el capitán en la sala de máquinas.

 

A sólo unas pocas horas de haber iniciado el experimento, el capitán salió de la sala de máquinas. Venía sudado, sus manos, cara y uniforme estaban llenos de grasa y aceite.

 

–– Creo que tienes que venir a la sala de máquinas. No puedo hacer que los motores anden.

–– Por supuesto que no puedes, −dijo el jefe de ingenieros− acabo de encallar el barco.

 

Qué tontería es, cuando comenzamos a creer que somos los únicos y que el mundo depende sólo de nosotros. En la vida estamos rodeados de personas y cada uno tiene un papel vital que desarrollar. Necesitamos aprender a respetar, amar y considerar al otro, sabiendo que cada uno es experto en algo, cuando nos unimos, es que el barco de la vida no encalla y puede marchar. Dios nos ha dado dones y capacidades a cada uno, pero siempre dejemos que Él sea el capitán del barco.”

 

Cuando eres capaz de entender tres cosas: 1. Que tu vida está plena de potencialidades; 2. Que otros también gozan de disímiles capacidades y 3. Que hay un capitán que desde arriba te coordina, entonces sabrás que nadie es más ni menos, simplemente eres heterogéneo, porque cada uno tenemos encomendada una tarea diferente; cuando lo reconozcas y respetes crecerás espiritualmente.

 

Recuerda que tu vida tiene una trinidad, −cuerpo, mente y espíritu−, en la medida que las armonices te funcionará mejor, te ayudará a entender que la vida es una fiesta que hay que celebrar con la plenitud de los sentidos.

 

Diariamente aprende a amar y respetar tu cuerpo; a tener actitudes mentales positivas que lograrás cuando aprendas a vivir en el milagro del HOY, acción que te ayudará a eliminar el miedo que impide a tus alas tomar vuelo, al omitir vivir en los dolores del pasado o en la angustia del futuro.

 

Dag Hammarsöld afirmaba: “El camino más difícil es el camino al interior y por lo menos una vez en la vida debemos recorrerlo”, una vida rica en espiritualidad aleja la posibilidad de “que donde una vez estuvo el corazón… ahora haya una piedra”.

 

La riqueza de la espiritualidad conduce a aprender a “no viajar con la prisa que la vida moderna impone, porque pierdes la oportunidad de gozar el paisaje y también de gozar la vida misma”. 

 

Nunca olvides la transitoriedad de la vida, ocúpate de enriquecerla diariamente con el poder de la oración, del amor, de la esperanza, del perdón y de la actitud mental positiva, que te ayudarán a transformar tu ser en una inagotable fuente de bienestar, prosperidad y felicidad.

Cada mañana cree lo que eres, “eres la expresión de lo divino que ha bajado hasta lo humano”, entiende que el mundo gira a tu rededor, −cuando partas a rendir cuentas al hogar paterno dejará de girar− éste artículo, como muchas cosas más, están hechas especialmente para ti, es el momento de que tomes conciencia de la importancia que gozas en el juego de la vida.

 

HOY es el día en el que dejes partir tus miedos, penas, dolores, resentimientos y angustias, déjalos ir, es hora de que fluyas con el universo, de que no busques en el exterior el amor, la felicidad, la prosperidad o la abundancia de bienes, eres la fuente de tus miserias o éxitos; para que goces de la prosperidad primero debes enraizarla en tu interior, que es donde radica el poder de tu vida.

 

Cuando la gente me pregunta ¿Por qué crees que guste el Filósofo? Muy sencillo, −respondo− es un viejo campesino feliz con lo que es y lo que tiene; A propósito iba el Filósofo caminando por la calle, con su compadre Antálgico, quien le reclamaba que por andar en el tema de la espiritualidad se ha olvidado de la belleza de las mujeres, en eso observan que en sentido contrario viene caminando una muchacha llena de una candente sensualidad.

 

El Filósofo le dice a su compadre:

–– Conozco perfectamente la belleza femenina, mira, esa muchacha trae puesto el calzón de mi amá.

–– ¡No ‘ingues! ¡Si ni siquiera conoce a tu mamá! 

–– ¡Claro que sí! te apuesto 100 pesos a que trae puesto el calzón de mi amá.

–– ¡Está bien! pregúntale.

–– Disculpe, preciosa −pregunta el Filósofo− ¿De quién es el calzón que trae puesto?

–– ¡De tu tiznada madre… ‘endejo!  

–– Ya ves −dijo el Filósofo− ¡LA CONOZCO PERFECTAMENTE! 

   filosofo2006@prodigy.net.mx


PARADOJAS

 

Una paradoja es una proposición en apariencia verdadera, que […intrínsecamente] conlleva a una contradicción lógica o a una situación que infringe el sentido común.1

Para el viejo Filósofo la vida está llena de paradojas: “Miles de años antes de que la invasión estadounidense llevara la guerra a Irak, en esta tierra bárbara, había nacido el primer poema de amor de la historia universal. En lengua sumeria, escrito en el barro, el poema narró el encuentro de una diosa y un pastor. Inanna, la diosa, amo esa noche como si fuera mortal. Dumazi, el pastor, fue inmortal mientras duro esa noche.

 

Otra paradoja se da con Aleijadinho, el hombre más feo de Brasil, que creó las más hermosas esculturas de la era colonial americana. El libro de viajes de Marco Polo, aventura de la libertad, fue escrito en la cárcel de Génova. Don Quijote de La Mancha, otra aventura de la libertad, nació en la cárcel de Sevilla.

 

Paradójico fue también, que fueron nietos de esclavos los negros que generaron el jazz, la más libre de las músicas. Uno de los mejores guitarristas de jazz, el gitano Django Reinhardt, tenía dos dedos en su mano izquierda inmovilizados. No tenía manos Grimod de la Reynière, el gran maestro de la cocina francesa. Con garfios escribía, cocinaba y comía”2

 

El viejo Filósofo, se ha convertido un paisajista escritural, de ese impresionante caleidoscopio formado por el maravilloso mosaico cultural popular de la nación, que impregnado de la sabiduría heredado de la tradición oral de la que son recipiendarias las abuelas, vibra con el sentido común y con la fuerza de la vida, que el mexicano tiene a flor de piel.

 

Ello me lleva a ver que en este país de contradicciones, en el que vivimos, en lo más íntimo de nuestro ser nacional, hay una serie de paradojas, entre ellas: los huracanes, las tormentas que han azotado nuestro país, si por una parte trajeron consigo desolación, destrucción de infraestructura, miles de damnificados, decenas de desaparecidos y muertos, por otra parte lo paradójico es que enriquecieron las presas, trajeron vida al desolado campo mexicano y como por un encantamiento, que nos hace sentir nuestra la tragedia humana del hermano, hicieron que brotara el manantial de la magia de la solidaridad del mexicano.

 

Las paradojas nos recuerdan que somos un pueblo más grande que la violencia y la tragedia, y la genialidad del humor del mexicano, apropósito cinco cirujanos de Güémez, en la antesala de los quirófanos comentaban sobre quienes, para ellos, eran los mejores pacientes en una sala de operaciones.

 

Simpliano, el primer cirujano dice:

— Han de saber que a mí me encanta operar Contadores Públicos, parece paradójico porque cuando los abres… ¡TODO ESTÁ ORDENADO POR NÚMEROS!

Virulo, el segundo cirujano comenta:

— Sí, pero para mí los electricistas son mejores, porque paradójicamente todos sus órganos están perfectamente en orden y además codificados por colores… ¡NO HAY FORMA DE EQUIVOCARSE!

Toca el turno a Anacorito, el tercer cirujano:

— No, pa’ mí los mejores son los bibliotecarios, por dentro de ellos… ¡TODO ESTÁ CODIFICADO ALFABÉTICAMENTE!

Ovárica, la cuarta cirujana afirma:

— Miren pa’ mí, los mejores son los mecánicos… ¡YA TRAEN LAS PIEZAS DE REPUESTO QUE HAY QUE COLOCAR!

Audomaro, el sabio cirujano había quedado al último, rosando con su diestra la barbilla, meditabundo afirma:

— Siento mucho disentir con ustedes, pero pa’ mí, los políticos son los mejores pacientes del mundo para operar: no tienen corazón, no tienen estómago y además, son tan singulares que… ¡EL CEREBRO Y EL TRACERO SON INTERCAMBIABLES!

1 http://ensayosgratis.com/Biograf%C3%ADas/Paradoja/71011.html

2 http://www.elortiba.org/galeano1.html

filosofo2006@prodigy.net.mx


HOY…

 

Con ese oficio de vida que poseía Osho, el místico indio, gurú y maestro espiritual decía: “No tengas ninguna expectativa. Si algo aparece en tu camino, agradécelo. Si nada viene, no es necesario que venga… no lo necesitas.” Sólo regocíjate con el poder de tu salud y de la vida… lo demás llega por añadidura.

 

Los abuelos de Güémez, sabios como la naturaleza, acostumbran a viajar ligeros de equipaje, a vivir el milagro del HOY a plenitud, sabiendo que no existe hombre poderoso que pueda cambiar el pasado, tampoco aquel que tenga la habilidad de hacer que el mañana se adelante, porque saben que el futuro se construye desde el HOY.

 

Además, si en la oración que de niños nos enseñaron decimos: “Padre nuestro… danos HOY…” porque habremos de preocuparnos por el ayer o angustiarnos por el mañana, mejor ocupémonos del HOY, ahí está la fuerza de la vida, recuerda que:

HOY, Dios tiene un plan amorosamente enorme para ti… Confía.

 

HOY, ama, que amar es la mejor manera de armonizar tu vida con el cosmos y de trascender.

HOY, toma tus problemas sabiendo que no son tuyos y arrójalos al aire, después abre tu alma para que entren los cientos de milagros que la vida tiene para ti.

 

HOY, recuerda que la vida es corta, disfruta los instantes de cada día, comparte el gozo de vivir.

HOY, recuerda que en la NASA hay un letrero que dice: “Las abejas aerodinámicamente no están hechas para volar… pero ellas no lo saben1 así que tú, que estas hecho para triunfar y ser feliz, que nadie menosprecie tú valía, que nadie te diga que no se puede.

 

HOY, recuerda que has sido creado de forma maravillosa, por lo tanto eres la manifestación más perfecta del amor, deléitate con el milagro de tú vida.

 

HOY, recuerda que cuando andas de malas, con odios, resentimientos y criticando, cancelas todas tus potencialidades, no olvides que eres un ser hecho para la grandeza.

HOY, confía en que la fuente de tu vida tiene lo mejor para ti.

 

HOY, experimenta, goza de una paz interior excepcional, sabiendo que eres especial, da gracias por el milagro del nuevo día, de tu salud, de tu familia, de tu trabajo, ser agradecido empodera tu existencia.

 

HOY, utiliza los dones que la vida te ha dado para ser feliz primero contigo mismo, después con quienes te rodean, luego con tu universo; deja que la sabiduría y el amor fluyan naturalmente por tu torrente sanguíneo.

 

HOY, abre “los ojos de tu espíritu” y descubre la abundancia de bienes que existen para ti.

HOY, aprende con humildad que lo que obtienes nace de tus pensamientos. Pregúntate que quieres de la vida y aprendiendo de tu silencio interior, escucha la voz del corazón, no vendrá en mensajes, sino en sensaciones y emociones; recuerda que todo lo que se pide con FE… llega.

 

HOY, recuerda que tu transformación es lingüística, confía en el poder de tus palabras y pensamientos, esos te dan la visión del mundo, reemplaza tus ideas de escasez por las de abundancia, las de enfermedad por las de salud, las de tristeza por las de alegría. Piensa más en lo que quieres, que en lo que no quieres.

 

HOY, sabiamente recuerda que “cuando tienes la idea de que: ‘si gasto, mañana no tengo’, es como si el sol dijese: ‘si brillo mucho, mañana no tengo luz.’ Confía en que tus necesidades, tus carencias siempre serán resueltas, no tengas miedo en pensar en la abundancia. Siente como la abundancia de dones,  de salud, de bienes llegan a ti y con ellos una reconfortante paz mental y calma interior.”

 

HOY, enriquece, activa y mejora tu vida, DATE PERMISO DE… crecer, de soltar el lastre que impide levantar vuelo, de limpiar tus sentimientos de dolor y tu corazón llenándolo de amor y de humor.

 

A propósito del humor, me recuerda la ocasión en la que llegaron a la casa del campesino de Güémez  un psiquiatra, un psicólogo y un terapeuta, al verlo le dijeron:

Nosotros estudiamos científicamente a una persona a través de su cuerpo: cuello corto… demuestra baja tolerancia; entrecejo fruncido… es una persona irritable; comisuras de los labios hacia abajo… proyecta a una persona llena de tristeza…

Tú, ¿Cómo le haces para analizar a una persona? –preguntaron los especialistas en conducta humana.

 

Muy sencillo -dijo el Filósofo: “Cuando veo un pela’o con cara de gente buena… ¡es bueno!; con cara de ‘endejo… ¡es ‘endejo!; Cuando lo veo con cara de jijo de la fregada… ¡es jijo de la fregada!; Cuando lo veo con cara de sinvergüenza… ¡NO LE PRESTO!

1 www.espaciomix.com/articulos/la-prisa.html

filosofo2006@prodigy.net.mx


¡SOY EL CURA DE GÜÉMEZ!

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Hay una historia que hoy trascribo para ti: “Se cuenta que en un pueblo había el dueño de un modesto negocio, gozaba de la amistad del gran poeta brasileño Olavo Brás Martins Dos Gumaraes Bilac, poseedor de un ingenio, una rima y métrica envidiable cierto día lo encontró cuando caminaba por la calle y le pidió un favor:

–– Amigo estoy necesitando vender mi casa, que usted tan bien conoce. ¿Me podría ayudar redactándome el aviso para el diario?

 

El poeta puso manos a la obra e inmediatamente tomó lápiz y papel y escribió:

“Se vende encantadora propiedad, donde cantan los pájaros al amanecer en las extensas arboledas. Rodeado por las cristalinas aguas de un lindo riachuelo. La casa, bañada por el sol naciente, ofrece la sombra tranquila de las tardes en el balcón.”

 

Tiempo después, el poeta volvió a encontrarse con el comerciante y le preguntó si ya había vendido la casa.

 

–– No pensé más en eso, dijo este después que leí el aviso, me di cuenta de la maravilla que tenía.”

Cuántas veces por ir en busca del poder político, económico o social, de los bienes materiales o de lo superfluo de las marcas y de la moda, omitimos valorar en su exacta dimensión las bendiciones que la vida nos provee.

 

Es preciso que justipreciemos que nuestra vida está llena de maravillosos milagros que olvidamos valorar: la vida, la salud, la familia, la casa, los sagrados alimentos, los amigos, en síntesis la abundancia de bienes, vaya pues hasta que no seamos analfabetas y podamos compartir este artículo, mientras hay en el mundo más de 700 millones de seres humanos que se debaten en la pobreza del analfabetismo.

 

Para aprender a valorar los milagros que la vida te entrega se hace necesario que tengas la humildad de ejercer el poder de la gratitud, que auténticamente es eso, un poder que genera energía y te fortalece ante la vida.

 

Cuando estamos abiertos a dar las gracias hacemos uso de una ordenanza establecida para nuestro beneficio por el Señor, recuerda que mientras la ley de la gravedad atrae todo hacia el centro de la tierra, la ley del agradecimiento te eleva hasta el centro de la vida, que está en Dios.

En un acto de modesto encogimiento has una reflexión de las bendiciones por las que tienes que dar gracias a Dios el día de HOY; este viejo Filósofo da gracias por el milagro de la vida y la salud, por la familia y el amor, por el trabajo y la amistad, a ti por tomar el tiempo para leerme y a ésta mi casa Editora por la generosidad de darme un espacio para publicar mis artículos.

 

Que diferente sería tu existencia si cada nuevo amanecer inicias dando las gracias por las bendiciones que llenan tu ser, la palabra gracias además de que es medicina pura para el alma pues te sana hacia adentro y hacia afuera, es una expresión llena de la magia de la vida, que cuando se expresa desde el fondo del alma se vuelve extraordinaria.

 

Louise L. Hay, afirma que “aquellas personas que se han encontrado con fuertes retos y pruebas, como el sufrimiento, la enfermedad y la muerte de un ser querido, tienen un punto de referencia distinto. No se preocupan por las insignificancias y sienten especial gratitud por los más pequeños favores y bendiciones.”

 

Lo de la gratitud me recuerda la ocasión aquella en la que un borracho vio a una señora de negro que estaba sentada frente a él, tambaleante se le aproximó y le dijo:

–– ¡Hic! … mi negra vengo a darte las gracias porque hayas venido ¿Me permites bailar esta pieza contigo?

–– ¡NO!

–– ¡Hic! ¿Pero por qué no mi negra?

–– Por cuatro motivos muy simples −contestó la negra− primero porque está usted bien borracho, segundo, porque esto es un velorio, tercero, porque el Ave María no se baila y cuarto, porque mi negra será tu tiznada madre… ¡SOY EL CURA DE GÜÉMEZ!

filosofo2006@prodigy.net.mx


PECADOS CAPITALES

Por Ramón Durón Ruíz (†)

En el siglo VI, el Papa Gregorio Magno habló de los siete pecados capitales, mismos que posteriormente serían utilizados magistralmente en la obra del poeta Dante Alighieri, “La divina comedia” y esgrimidos durante siglos en la búsqueda de una moral pura por los cristianos y por cientos de artistas europeos.

 

Los siete pecados capitales: 1. Lujuria, 2. Gula, 3. Avaricia, 4. Pereza, 5. Ira, 6. Envidia y 7. Soberbia. De acuerdo a Santo Tomás de Aquino, estos pecados adquieren la categoría de capitales no por la magnitud de los mismos, sino porque tienen la fuerza de generar a la vez otros pecados y más vicios.

 

Los pecados capitales tienen virtudes para vencerse: “La Soberbia, que se da ante el deseo de honores y gloria, se ataca con la Humildad, que nos conduce a reconocer que de nosotros mismos sólo tenemos la nada y el pecado; La Avaricia, que es el deseo de acaparar riquezas, se vence con la Generosidad, que no es otra cosa que dar con gusto de lo propio a los pobres y a los que necesiten.

 

La Lujuria ante el apetito sexual, se vence con la Castidad, que es el dominio sobre los apetitos carnales; La Ira ante un daño o dificultad, se vence con la Paciencia, que se da al sufrir con paz y serenidad todas las adversidades; La Gula ante la comida y bebida, se vence con la Templanza, que no es otra cosa que la moderación en los excesos.

 

La Envidia que es el resentimiento de las cualidades, bienes o logros de otro, se combate con la Caridad, que es desear y hacer siempre el bien al prójimo, y finalmente, la Pereza que es el desgano para obrar en el trabajo y responder a los bienes espirituales, se combate con la Diligencia, que es la prontitud de ánimo para obrar bien.”1

 

Pero en fin, viejo y ajetreado por los vaivenes de la vida, el Filósofo, cree a pies juntillas, que la mejor manera de vencer a los siete pecados capitales es a través del amor y del humor, porque ambos además de dar plenitud y armonía a tu vida, te acerca a la divinidad interior que reina en ti.

 

A propósito, el humor me recuerda aquella vieja carta que circula entre el colectivo social que un pela’o le envió a la afamada Dra. Corazón:

          “Apreciable doctora:

Como muchos de mis paisanos le quito el tiempo, porque usted es una mujer llena de la sabiduría que la vida y los años otorgan; acudo en busca de su consejo ante una situación harto difícil que se me presenta.

 

Resulta que estoy enamoradísimo de mi novia y por lo mismo tengo hartos deseos de casarme con ella. Sólo que tengo un grave problema: Mi padre está preso debido a que borracho atropelló a 23 señoras que iban en una peregrinación. Él conoció a mi madre en el table dance “El Capitán” y la sacó de esa vida.

 

Ella en fin mujer, inteligente, puso su propio negocio; ahora tiene su table dance con más de 100 mujeres y hombres y ya no tiene que ejercer la prostitución... aunque ella dice que si de vez en cuando se “avienta una canita al aire”, es para no perder “la condición física” y seguir asimilando experiencia.

 

Tengo tres hermanos y dos hermanas. Uno es diputado federal; el segundo está preso por asalto a mano armada y violación. Mi hermano el más pequeño es homosexual y trabaja vendiendo carnalidad en las noches en el boulevard.

 

Mi hermana, la mayor, es lesbiana y recién acaba de casarse con su novia, 30 años más chica que ella, tienen su propia empresa vendiendo partes de carros robados.

 

La menor trabaja con mi mamá en el table y dicen que a pesar de su corta edad es muy buena en el oficio más antiguo del mundo.

   

Algo compungido y lleno de pena le pregunto. ¿Cree usted apropiado que le cuente a mi novia que… ¡TENGO UN HERMANO QUE ES DIPUTADO FEDERAL!?” 

1http://www.corazones.org/diccionario/pecados_capitales.htm

filosofo2006@prodigy.net.mx


SUI GÉNERIS INVITACIÓN

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Si hay algo que distinga al mexicano, es que en cualquier situación, adversidad o problema siempre tiene a flor de piel su inigualable sentido del humor, ese que lo hace gozar palmo a palmo las bendiciones y maravillas que la vida tiene especialmente para él.

 

El humor lo mismo se da en casa, que en la oficina; en el trabajo o en el deporte; con los clérigos o la política; las damas o los profesionistas; incluidos los abogados, quienes llenos de genio y de un ingenio sin par, saben trascender los entretelones del tiempo.

 

A propósito, cuenta el Profesor Raúl García que cuando el Licenciado Emilio Portes Gil fue llamado por el Congreso de la Unión para que asumiera la presidencia de la República, numerosos amigos del abogado tamaulipeco se regocijaron y se dirigieron a la capital del país.

 

Hubo algunos que como el inigualable poeta Don Arnulfo Martínez se quedaron en casa esperando ser llamados por el abogado tamaulipeco para recibir un nombramiento, −mismo que nunca llegó−. Los amigos, sabiendo la entrañable amistad que les unía animaban al poeta para que pidiera audiencia con el Presidente, el abogado Fidencio Trejo Flores se comprometía a entregar la solicitud de trabajo, sólo pedía que ésta fuese festiva. Así fue como el poeta popular solicitó trabajo al primer magistrado de la nación:

“Mi querido Licenciado, mucho le agradecería me dejara colocado en una robaduría del gobierno del Estado.”

 

Por otra parte, en mi pueblo había un célebre Abogado al que apodaban “El botas miadas”, cierto día enfermó, inmediatamente fue a ver a su amigo el prestigiado galeno Raúl Bermúdez, éste después de auscultarlo y conociendo su gusto por las bebidas espirituosas le dijo:

–– Las medicinas que te receto, saben feo, pero ¡tómatelas pensando que es una cerveza y un tequila! 

–– Oye doctor ¿y no sería mejor que me tomara una cerveza y un tequila pensando que es medicina?

También había otro formidable personaje, el queridísimo licenciado Francisco González Manly quien toda su vida fue defensor de oficio en el Poder Judicial tamaulipeco, cierto día en el que celebraban el cumpleaños de un Magistrado se levantó y dijo: 

   –– Aquí, frente a ustedes tienen a un abogado humilde; mientras hay juristas que tienen sed de amor, sed de publicidad, sed de aventuras, sed de riqueza, sed de poder, sed política, otros, sed de sabiduría… ¡yo sólo tengo sed!: ¡Salud!

 

Cuando el distinguido abogado veracruzano Francisco Liguori contrajo matrimonio con Gloria Gamiochipi el 20 de diciembre de 1968 en la casa de la política y poetisa Griselda Álvarez, en un acto presidido por el oficial del Registro Civil el abogado José María Lozano, la sui géneris invitación de la boda hecha por Don Paco Liguori rezó de la siguiente manera:

 

“A las nueve menos cinco del día de san Filogonio, en el ciento ochenta y cinco del Cerro de San Antonio, Gloria y Pancho, en audaz brinco cometerán matrimonio.

 

Se beberá con ahínco, y al dar en punto las cinco todos se irán al demonio. Griselda será anfitriona Chema Lozano es el juez, se invita a toda persona que lleve whisky escocés.

filosofo2006@prodigy.net.mx


¡ES PA’ TODA LA VIDA!

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

La siguiente historia me cautiva: “Durante toda su vida, el sueño de una señora de avanzada edad, era el de darse el gusto de viajar en tren. Deseaba con toda su alma gozar y observar, devorar cada paisaje con sus ávidos ojos y recrearse en todo su ser con el viaje.

 

Emocionada ingresó al vagón de pasajeros, entregó su pasaje al boletero. A los pocos minutos cuando el tren estaba en movimiento, empezó a bien acomodar sus maletas, luego una a una las bolsas y las cajas que traía.

 

Una vez que todo estuvo en perfecto orden, limpió el asiento, luego se sentó plácidamente, estiró sus piernas, respiró profundamente en señal de disponerse a gozar el viaje y contemplar cómodamente el paisaje, entonces el boletero dijo en voz alta el nombre de la estación a la que ella se dirigía… ¡Habían llegado! Cargando bolsas, cajas y el equipaje que recién había acomodado, dijo:

— Qué lástima, si me hubieran dicho que llegaríamos tan rápido, no habría perdido tiempo en pequeñeces.”

 

La moraleja de la historia es profunda, cuántas veces olvidamos gozar de la rica policromía que el paisaje nos provee y con ello, disfrutar minuto a minuto de la vida y esta se nos va de las manos, porque perdemos el tiempo en pequeñeces, en nimiedades.

 

Discutir innecesariamente, criticar, ofender, odiar, es desperdiciar el acomodo del rompecabezas del viaje de tu vida en pequeñeces, en cosas tan vanas como superfluas.

 

La existencia es una experiencia positiva, transformadora y personalísima, que solo tú puedes vivir, nadie la puede crear y disfrutar por ti. HOY decídete a gozar el paisaje que el  nuevo día te provee, también apréstate a disfrutar los mejores momentos la incomparable textura de tu vida.

Cada día tiene sus puntos de inflexión, que te auxilian para revisar tu camino, a mirarlos desde una visión polícroma y panorámica, en el que te invito a que aprendas a ver con los ojos del alma, lo maravillo que HOY la vida tiene para ti.

 

Cuando entiendes que el milagro de la vida se vive HOY, en el Padre Nuestro decimos: DANOS HOY –y ves el paisaje con amor y aceptación, como por arte de magia se armonizan con el universo tu cuerpo– mente-alma, entonces entiendes que “el mundo es de los audaces que tienen el coraje de soñar con un mundo mejor y trabajar en viajar en pos de sus sueños.”

 

William Shakespeare afirmaba: “Estamos hechos de la misma materia que los sueños”, recuerda que tú llegaste a esta carnalidad a amar, ser feliz, crear y trascender y que tu  mente es tan poderosa, que tiene la capacidad de crear un estado de conciencia en el que vibre el amor incondicional, la auto aceptación, la abundancia y el equilibrio.

 

HOY amorosamente despierta al gigante que vive en tu divinidad interior, responsabilízate de crear el camino a tu éxito, tú estás diseñado genéticamente para triunfar, para romper viejos paradigmas, para ir más allá de tus límites, para hacer posible… lo que para otros es imposible. 

No olvides que hay cosas que se salen de tus manos, que no está en ti controlar: el estado del tiempo, el tráfico, la política, la economía mundial, la violencia, etc. HOY te invito a que trabajes en lo que sí puedes dominar: tu temperamento, tu actitud, tus pensamientos, tu visión positiva de futuro, tus emociones.

 

Recuerda que el 97% de las grandes ideas, no suelen darse en el trabajo, en el taller, en el aula, sino cuando creas una visión positiva de futuro. La clave es unir en un solo has de voluntad tus actitudes… con tus aptitudes.

 

HOY te recuerdo que tu estado natural es amar, crear, triunfar, trascender y ser feliz.

Lo que me recuerda que después de ofrecer el sermón dominical, el Padre Chuyo platica con sus feligreses y le pregunta a Simpliano:

¿Cuál de los sacramentos que has recibido, te ha gustado más?

Po’s la mera verdad padrecito y con todo respeto, ¡ninguno! y usted ha de dispensarme pero mire: en el bautismo, me echaron agua; en el segundo –la confirmación– me tuvieron mucho tiempo de pie y sosteniendo una vela, para luego darme un golpecillo en la mejilla; y en el casorio, me dieron una mujer, que además de ser una ‘inche leona…  ¡ES PA’ TODA LA VIDA!

filosofo2006@prodigy.net.mx


¿SABES QUIÉN SOY?

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

En la página digital Renuevo de Plenitud, hay cientos de historia fascinantes. Esta es una de ellas: “Había un chico que nació con una enfermedad que no tenía cura. A sus 17 años podía morir en cualquier momento. Siempre vivió en su casa, bajo el cuidado de su madre. Cierto día, decidió salir solo por una vez. Le pidió permiso a su madre y ella aceptó.

 

Caminando por su cuadra, al pasar por una tienda de música y ver el aparador, notó la presencia de una chica muy guapa de su edad, fue amor a primera vista, entró sin mirar nada que no fuera ella. Se acercó al mostrador, ella lo miró y le dijo sonriente:

–– ¿Te puedo ayudar en algo?

Mientras él pensaba que era la sonrisa más hermosa que había visto en toda su vida, sintió el deseo de besarla en ese mismo instante. Tartamudeando, le dijo:

–– Si, eeehhh, me gustaría comprar un CD –sin pensar, tomó el primero que vio y le dio el dinero.

–– ¿Quieres que te lo envuelva? –Preguntó la chica sonriendo de nuevo.

 

Él respondió que sí; ella fue al almacén para volver con el paquete envuelto y entregárselo. Él lo tomó y se fue a casa, desde ese día en adelante visitó la tienda todos los días para comprar un CD. Siempre se los envolvía la chica para luego llevárselos a casa y meterlos a su clóset.

 

Él era muy tímido para invitarla a salir y aunque trataba, no podía. Su mamá se enteró de esto e intentó animarlo; así que el siguiente día se armó de coraje y se dirigió a la tienda. Como todos los días compró otra vez un CD y como siempre, ella se fue atrás para envolverlo. Él tomó el CD y mientras ella no estaba viendo, dejó su número telefónico en el mostrador y salió de la tienda.

 

¡¡Ring!! Su mamá contestó:

–– ¿Bueno? – ¡Era ella!, preguntó por su hijo y la madre desconsolada llorando le dijo: –¿Qué, no sabes?, murió ayer. Hubo un silencio prolongado.

 

Más tarde la mamá entró en el cuarto de su hijo, decidió empezar por ver su ropa, así que abrió su clóset. Para su sorpresa se topó con montones de CDs envueltos. Ni uno estaba abierto. No resistió la curiosidad, tomó uno para verlo; al hacerlo, un pequeño pedazo de papel salió de la caja, la mamá lo recogió y decía:

–– ‘¡¡Hola!! Estás súper guapo, ¿quieres salir conmigo? TQM Sofía.’

De tanta emoción la madre abrió otro y otro pedazo de papel y estos decían lo mismo.

Dios nos tiene tantos regalos envueltos para ser disfrutados, pero muchas veces no somos lo suficientemente decididos para abrirlos, para disfrutar de las maravillosas sorpresas que tiene para nosotros, no dejes HOY esos regalos celestiales envueltos y guardados en el clóset de tu alma, no dejes que sea muy tarde y ya no puedas disfrutar de tantas bendiciones guardadas...¡Ábrelos! Tienes cientos de ellos esperando sólo para ti.”

 

Uno de esos regalos son los abuelos, son un monumento a la esperanza, un remanso de amor y paz en la vida, a grado tal, que el viejo Filósofo desea: “Que el mundo de cada niño con hambre, enfermo, con miedo, abandonado, con tristeza y soledad… tenga un abuelo en quien reposar su llanto” Porque bendito es el niño que tiene un abuelo y bendito es el abuelo que tiene un nieto.

 

Alex Haley afirmaba con meridiana sabiduría: “Nadie puede hacer por los niños, lo que hacen los abuelos, salpican de polvo de estrellas sobre sus vidas”. Por eso soy un admirador permanente de las lecciones de los abuelos, ellos, que saben que son los pequeños milagros los que hacen espectacular su vida, ya no compiten… comparten, por eso tienen la sabiduría a flor de piel y las respuestas exactas a las preguntas de la vida y hacen de su HOY una obra de amor y de arte.

 

Abuelos que no pierden la capacidad de maravillarse con el milagro del nuevo amanecer, por eso son la cima del amor y la esperanza; ellos son felices con la tarea que la vida les ha asignado, por eso han hecho de sus fracasos, retos, no tragedias, porque saben que la vida no es una carrera… sino un viaje; trabajan en lo más trascendente, en su interior; ya no buscan tan sólo hacer cosas buenas… sino también hacerlas bien; saben que sirviendo al prójimo se ayudan a sí mismos; basan su vida no en la necesidad, sino en el servicio… y en el amor.

 

A propósito de abuelos, el Filósofo llama a casa de su hijo, contesta el teléfono su nieto, el viejo campesino bromea con el niño preguntándole:

–– ¡Hola!, ¿sabes quién soy?

El nieto corre asustado y gritando:

–– ¡Mamaaaaaaá!, mi abuelito se ha vuelto loco, está al teléfono… ¡Y NO SABE QUIÉN FREGA’OS ES!

filosofo2006@prodigy.net.mx


¡…VINIERON A DESPEDIRME!

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Hoy, transcribo un fragmento del excepcional discurso que Bryan Dyson, ex presidente de la Coca-Cola, diera a un grupo de egresados universitarios en EU; dijo: “Imaginen la vida como un juego, en el que ustedes hacen malabarismos con cinco bolas que arrojan al aire. Son: el trabajo, la familia, la salud, los amigos y el espíritu.

 

Pronto se darán cuenta de que el trabajo es una bola de goma. Si se cae, rebota. Pero las otras cuatro bolas: familia, salud, amigos y espíritu, son de vidrio. Si dejan caer una de esas, van a quedar irrevocablemente dañadas. Nunca volverán a ser las mismas. Compréndanlo y busquen el equilibrio en la vida… Si viven un día a la vez, vivirán todos los días de su vida.”

 

Ese es precisamente el secreto que amorosamente enseñan los abuelos de Güémez: trabajar en el equilibrio de tu vida; el cual encontrarás mientras luches, vivas, sueñes con tu felicidad, ocupándote para que las cosas más simples sean un auténtico agasajo… un tesoro de vida.

 

Los abuelos, enseñan que tu tarea diaria es “hacer que el HOY sea tu mejor obra de arte”, olvidándote del ayer –ése ya pasó–, y omitiendo preocuparte por el mañana –ése después llegará–, lo mejor que tienes para disfrutar tu vida y ser feliz es el HOY… aprende a gozarlo.

 

El HOY, es un milagro. Aunque “no viene envuelto… es un regalo” vívelo con la intensidad del sol, recuerda que mientras millones de seres humanos tienen hambre, sed, viven en la calle, carecen del pan de cada día, no saben leer ni escribir, están enfermos o sufriendo un padecimiento terminal; HOY, tú gozas del poder de la vida y de la salud.

 

Aprende de los viejos de Güémez, que se recrean en cada nuevo amanecer, tienen una alquímica facilidad para olvidar los agravios; no odian, aman mucho, perdonan más; saborean los alimentos por más modestos que sean–: tienen muy arraigado el don de dar, dar amor, dar una sonrisa, dar alegría, su vida se pasa en dar.

 

Cuando digo que cada abuelo es una escuela de vida, es porque ellos tienen la fuente del amor a flor de piel, gozan en la magia de disfrutar cada instante con satisfacción y alegría, son la muestra más ardiente del entusiasmo con el que se debe caminar por la vida.

 

Ellos viven el HOY, no para alimentar su ego, mucho menos para competir… sino para compartir sus sabias enseñanzas; es en el HOY donde comienzan una vida llena de dicha, liberándose de lo que los limita, porque saben que dentro de ellos está ese potencial que necesitan para lograr que su vida esté en equilibrio y sea plena.

 

Los abuelos saludan el HOY con la seguridad de que no sólo vivirán plenos y sanos, también alcanzarán sus sueños; eso hace que su vida, además de encantadora sea única, porque con su actitud y pensamientos positivos dejan de divagar por los errores cometidos, tampoco se angustian por el futuro, concentran sus sentidos en el HOY.

 

Los abuelos se dan el permiso de dejar a un lado el perfeccionismo; aman, sabiendo que son fuente inagotable de vida, de bienestar, prosperidad, felicidad, de bienaventuranza; será porque el tiempo les ha enseñado que el amor tiene el milagro de conducirlos al aprendizaje de saber que son el mayor don de la vida, que HOY están aquí, no para sobrevivir sino para vivir en abundancia de bienes, triunfar, ser felices... y amar.

 

Lo anterior me recuerda a los tres gallegos que se habían avecinado en Güémez; cierto día llegaron a la estación del Ferrocarril de Cd. Victoria, en Tamaulipas, en el mismo instante en que estaba partiendo el tren de pasajeros a la ciudad de Tampico.

 

Desaforadamente comenzaron a correr porque el tren ya estaba en marcha. El primero logró subir con ayuda del boletero; el segundo, con mucho esfuerzo, también logró trepar, pero el tercero no pudo alcanzarlos, y exhausto por la infructuosa corrida, se quedó en el andén.

 

El viejo Filósofo de Güémez, que se encontraba recibiendo a unos familiares, al percatarse de lo sucedido, le dice al gallego:

–– Bueno Manolo, de tres subieron dos, es un buen promedio.

A lo que Manolo, con tono de resignación le responde:

–– ¡Joder Filósofo!, que tenéis mucha razón, sólo que el que tenía que viajar era yo…¡¡¡ELLOS VINIERON A DESPEDIRME!!!

filosofo2006@prodigy.net.mx


EL PODER DEL ABRAZO

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Le encanta, tomar de internet los correos que están llenos de mensajes propositivos y parafrasearlos para ti: “Cuenta una historia que un judío trabajaba en una planta empacadora de carne en Noruega. Un día terminando su horario de trabajo, fue a uno de los refrigeradores para inspeccionar algo; la puerta se cerró con seguro quedando atrapado dentro del refrigerador. Golpeo fuertemente la puerta y empezó a gritar, pero nadie lo respondía. La mayoría de los trabajadores habían salido y era casi imposible escucharlo por el grosor de la puerta.

 

Llevaba cinco horas en el refrigerador, estaba al borde de la muerte. De repente se abrió la puerta. El guardia de seguridad entró y lo rescató.

 

Luego de esto, le preguntaron al guardia a ¿qué se debía que se le ocurriera abrir esa puerta si no era parte de su rutina de trabajo? Él explicó: llevo trabajando en esta empresa 35 años; cientos de trabajadores entran a la planta cada día, pero él es el único que me saluda en la mañana y se despide de mí por la tarde; el resto me trata como si fuera invisible.

 

Hoy a la entrada me dijo “hola”, pero nunca escuche “hasta mañana”. Yo espero por ese “hola, buenos días”, y ese “hasta mañana”, cada día.

 

Sabiendo que todavía no se había despedido de mí, pensé que debía estar en algún lugar del edificio, por lo que lo busqué y lo encontré.”1

 

Te das cuenta, de que una cosa tan aparentemente simple como saludar verbalmente a una persona, resulta importante en la vida de él… y en la tuya. Eso es la existencia, la suma de los pequeños detalles que cuando son positivos en conjunto logran que participes en la fiesta de la vida de manera espectacularmente exitosa.

 

Igual pasa con una cosa aparentemente ociosa como tomarse de la mano, de acuerdo a “estudios realizados por la universidad de Wisconsin y Virginia no sólo es romántico, también es terapéutico. Científicos descubrieron que quienes vivían bajo extremo estrés, al tomar de la mano a su pareja, sintieron inmediato alivio. El toque de sus parejas las hizo sentir más confortablemente.

 

El Dr. James A. Coan, explica: ‘el efecto de este simple gesto de apoyo, es que el cerebro y el cuerpo no tienen que trabajar más fuertemente para responder a una amenaza. Esto es un profundo tranquilizante.’”

 

Por otra parte, un abrazo no sólo es altamente sanador y terapéutico, es reparador; debido a que el contacto que genera no es sólo agradable, es necesario y vital para nuestro bienestar psicológico, emocional y corporal. Un abrazo con su contacto físico, es energizante, acrecienta la alegría, fortalece la salud.

 

Aparentemente dar o recibir un abrazo es algo simple y cotidiano, pero en el fondo posee una dimensión de plenitud que nos proporciona no sólo bienestar físico y emocional, también espiritual, tan indispensables para la estabilidad y el desarrollo humano.

 

El poder del abrazo, además de ser estimulante, ahuyenta la soledad, aquieta los nervios, fortalece la autoestima, demora el envejecimiento, ayuda a dominar el apetito, alivia las tensiones, combate el insomnio, te dice que aquí y ahora, eres un ser destinado a ser feliz.

 

A propósito de abrazos, el viejo Filosofo que se da cuenta que ya pasó de “la edad de la pasión a la edad de la pensión”; después de ver las noticias de la prestigiada Denise Maerker, se dispone a caer en los brazos de Morfeo cuando su “vieja” algo romántica, le dice:

–– Viejoooo, ¿te acuerdas cuando me enamorabas?… me agarrabas la mano.

El Filósofo muy apenas estira su brazo y la toma de la mano por unos segundos pa’ luego tratar de dormirse. Inmediatamente ella le dice:

–– Luegoooo me abrazabas.

Un poco adormilado, la abraza y le da un suave beso en la mejilla, pa’ inmediatamente acurrucarse y dormir. A los pocos segundos, ella le dice:

–– Viejoooo luego tú me mordías el cuello.

El Filósofo hace a un lado las sábanas y se levanta.

–– ¿A dónde vas viejoooo? -pregunta ella.

––  ¡VOY POR LA ‘INCHE DENTADURA!

1. www.renuevodeplenitud.com/blogs-cristianos/la-belleza-del-saludo.html

 

filosofo2006@prodigy.net.mx


 ¡QUE TE CONOCE MUY BIEN…!

 

Shakespeare afirmaba: “El pesar oculto, como un horno cerrado, quema el corazón hasta reducirlo a cenizas.” Cuando los problemas, las adversidades o el duelo lleguen a tu vida, porque será necesario e ineludible que así sea para tu evolución espiritual, podrá venir a ti una desorganización aguda del “yo”, porque cuando algo o alguien se va… se lleva una parte de ti.

 

Ten el amor de recordar que la pesada carga que el duelo genera en tu vida, se hace más ligera cuando cuentas tus penas, porque al hacerlo, éstas disminuyen, dentro de ti está la sabiduría de buscar otros hombros que te ayuden a sopesar tu dolor. No olvides que en esta vida, cada quien tiene su ritmo y su tiempo, y que contar tus penas, cantar tu dolor, comunicar tu sufrimiento, por una parte te saca del aislamiento que el duelo conlleva y por otra, hablar de ellas, una y otra vez, te libera y te permite soltar la desesperación, tristeza, rabia, penas y dolor… hasta asimilarlo.

 

Cuando tienes la sabiduría natural de compartir, expresar, conectar con aflicciones, emociones y sentimientos reprimidos, entiendes que como siempre, “el amor vence a la muerte” y entonces te reconcilias con la vida y sin saberlo, encuentras un excelente camino y una fuente altamente saludable para procesar el duelo.

 

Cuando posees el amor a ti mismo y te abres a compartir tus penas y aflicciones, como por arte de magia, llega a ti el elaboramiento natural del duelo y con ello, el restablecimiento del equilibrio espiritual, personal, familiar, laboral, social, porque asumes la responsabilidad de hacer que tu sufrimiento se desvanezca, que el dolor empiece a aliviarse y te reconcilies amorosamente con tu pasado.

 

Ante el peso del duelo, Neimeyer aconseja: “Aunque todos debemos intentar encontrar sentido a nuestras pérdidas y a la vida que llevamos después de sufrirlas, no hay ningún motivo para que tengamos que hacerlo de manera heroica, sin el apoyo, los consejos y las ayudas concretas de los demás.”

 

Esta ayuda puede venir de un profesional de la conducta humana: psiquiatra, psicólogo, médico familiar, psicoterapeuta, psicoanalista, un sacerdote, pastor, guía espiritual, hasta de tu pareja, familia y/o amigos, lo que importa es que recuerdes que cuando una pena llegue a ti, no olvides que Dios te envía ángeles para que cuando caigas −porque en esta vida todos caemos alguna vez por lo menos−, te levanten con amor y den el suficiente aire a tus alas para que retomes el vuelo.

 

Lo que importa no es lo que la vida te hace, sino lo que haces con lo que la vida te hace” –como dijo Jackson. Pareciese que ese es el caso de miles de triunfadores, que se han enfrentado una y otra vez a la adversidad, el dolor, los sinsabores y no se han dado por vencidos, teniendo la sabiduría de seguir adelante para encontrar su sino, su ventura, su destino, llenos de una grandeza que traspasa los límites de lo ordinario.

 

Lo anterior me recuerda la vida del excepcional pintor holandés, Vincent Van Gogh frente a las adversidades y dolores, amores y desamores, enfermedad y pérdidas que llegaron a él; tuvo en su vida como figura central y pilar de soporte, a su hermano Theo, quien no sólo le prestó ayuda financiera, también le dio la solidaridad, el apoyo, el impulso que provee la funcionalidad de la familia. Hecho que te recuerda que éxito que no aterriza en tu familia, no sólo es pura fantasía… es una falsedad.

 

Las funciones de la familia −con un código de bienes simbólicos que se retroalimentan−, promueve la corresponsabilidad, la transmisión de valores, que ayudan a evitar la crisis cuando los problemas llegan, apoya en la socialización, al apego a normas, derechos y obligaciones, a la autoafirmación, ofreciendo la experiencia de fortalecer la autoestima, que te recuerda que “estás hecho a imagen y semejanza de Dios” y que tu destino es: dejar huella, trascender,  triunfar y ser feliz.

 

Lo de la familia me recuerda, aquel matrimonio de Güémez que viaja a Rusia, al Mundial de Futbol; en la aduana, la esposa, que domina el inglés, mientras hace los trámites plática con la empleada de migración:

–– Buenos días, señora, ¿sus papeles?Aquí están.

El esposo, que no habla inglés, le pregunta: –– ¿Qué dice?Me pide los pasaportes –contesta ella.

–– ¿Cuál es el motivo de su visita?Acudimos al Mundial de Futbol.

Él vuelve a preguntar: –– ¿Qué dijo?Que a qué venimos a Rusia.

–– ¿De dónde vienen, señora? –– De Güémez, Tamaulipas, México. Nuevamente dice él: –– ¿Qué dijo?

La señora desesperada contesta: –– Pregunta que de dónde venimos.

La empleada de migración exclama: –– ¡Ouuhhh Mecsicouuu!, yo estar ahí hace años, tener mala suerte de encontrar un hombre insoportable, flojo, borracho, macho, celoso, metiche, sucio, quejumbroso, no me dejaba en paz y además, ser malísimo para el sexo.

Él: –– ¿Qué tanto dice esta vieja? La esposa: –– ¡QUE TE CONOCE MUY BIEN… ‘ABRÓN!

filosofo2006@prodigy.net.mx


¡SIN RAZÓN ALGUNA!

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Algunos lectores me hacen el favor de escribirme diciendo que les gusta el Filósofo de Güémez… de por sí soy risueño y luego me hacen cosquillas. Con esos correos me pasa lo que al chaparrito de mi pueblo, que se metió de maestro de educación física, porque al marchar le encantaba cuando le decían ¡AAALTOOO!

 

Para este viejo campesino, el enfoque que te des el permiso de tener en tu vida, lo es todo; si te enfocas en la crítica, en lo negativo, en la enfermedad, en el resentimiento o en tus temores, pierdes el rumbo de tu vida y con él la fuerza y la armonía que el universo tiene para ti.

 

Por el contrario, si entiendes que en la vida no hay magia, sino magos, y que lleno de ese poder eres capaz de enfocarte en lo que más quieres para tu vida, en las cosas buenas, en la salud, la prosperidad, el trabajo, la abundancia, en la felicidad, en el amor, como por arte de magia vivirás con la agradable sensación de que llega a ti el bienestar, el entusiasmo, la alegría, la felicidad, la salud, el amor y un racimo de bendiciones.

 

Recuerda: el enfoque lo es todo, que nada te distraiga de la visión de lo que quieres ser, visualízate como si fuese cierto lo que quieres, entonces te encontrarás con la felicidad y la grandeza, porque tienes el amor de enfocarte en todo lo que quieres, poniendo en juego la ley de la atracción, que hace que tus deseos se realicen y los hagas parte de tu vida.

Te invito a que hagas un culto a la humildad, a que descubras el placer que vive en lo elemental de soñar, aspirar y creer que lo mejor es para ti, sabiendo que lo sencillo y lo simple están llenos de la creatividad, la fuerza, el poder, la dirección y la motivación que te recuerdan que: “¡DIOS NO PATROCINA FRACASOS!”

 

No olvides que nada llegará a ti del exterior que no viva en tu interior, por eso el viejo Filósofo te invita a que tengas confianza en ti, porque: “Dentro de ti hay un espíritu capaz de alcanzar las estrellas. Dentro de ti hay capacidad de lograr metas y convertir en realidad tus sueños. No escuches a los demás [cuando te desaniman o te critican para dañarte], ni temas la competencia, ni te preocupes si te equivocas. De cada experiencia se gana sabiduría. Ten fe en ti y sigue adelante con la confianza, creyendo plenamente en tu capacidad como la persona especial que ha sido destinada a ser.” 1

 

Thomas Hamblin afirmaba: “Todo hombre que triunfa se distingue por la espléndida confianza que tiene en sí mismo, quien carezca de esta cualidad espiritual jamás podrá vencer. Nunca hemos encontrado a una persona triunfadora que no creyera total y absolutamente en sí misma.”

El Filósofo, al ser un humilde peregrino de la existencia, te invita a creer en ti mismo –si no lo haces tú ¿quién inga’os lo va a hacer?– disfrutar cada instante, porque entiende que tú y sólo tú, eres el protagonista de tu felicidad.

 

La lección que te comparto es muy simple: recuerda que creer es crear, así que cree y crea un enfoque positivo para tu vida, sé humilde, goza el placer de ser sencillo, aprende de la temporalidad de tu existencia y por ello, disfruta la vida con todo lo que tengas en el HOY, pero sobre todo aprende que no es fácil que tengas todo al mismo tiempo.

 

En estos tiempos, en los que las crisis del desempleo, la inseguridad y las demás generadas por nuestros políticos después de las elecciones y la eliminación de la selección mexicana en el mundial de futbol, nos dejan como al “Toluco” López: bien madreados, y con escasos motivos para reír, pero la alegría del mexicano es una buena nueva, será porque la alegría y el buen sentido del humor son la mejor manera de darle gracias a Dios por el milagro del nuevo día, que no es otra cosa que el poder de la lógica del amor a la vida.

 

Pues resulta que Ergástulo –el joven y apuesto charro de Güémez– le dice a la sensual y voluptuosa mujer con la que pronto ha de contraer nupcias:

–– Te prevengo de una cosa: soy muy celoso, incluso…¡sin razón alguna!

–– No te preocupes mi vida –responde ingenuamente ella–, conmigo… ¡SIEMPRE TENDRÁS UNA!

1Mary Hough Foote

filosofo2006@prodigy.net.mx


PRÓXIMAS ELECCIONES…

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Cuenta la vox populi –que de todo hace un festín de humor– que en “cierta ocasión tuvieron una gran comilona los animales, misma a la que acudieron de todo tipo. A la hora de iniciar a comer, se dieron cuenta que no había tortillas, entonces el león, como buen rey de la selva convocó a todos, tomó la palabra y dijo: –– Vaca, ¡Ve rápido por las tortillas! –– No, yo ya traje las cervezas… ¡Que vaya otro!

–– ¡Coyote, te toca a ti ir por las tortillas!

–– Claro que no león, yo traje la carne para asar –respondió el carnicero de las praderas −manda a otro.

 

–– Liebre, –volvió a espetar el rey de la selva– entonces tú arráncate por las tortillas.

–– ¡No! –respondió ésta– yo ya cooperé, yo traje la botana… que vaya la tortuga que no trajo nada.

–– De veras tortuga –dijo el león, que para entonces ya se encontraba fúrico– ¡ve tú por las tortillas!

–– ¡Sí! –respondió, al mismo tiempo que iniciaba su viaje por las tortillas. Como el tiempo pasaba y la tortuga no llegaba, el perro apuntó en tono de reproche: –– Uta! con mi velocidad, mejor hubiera ido yo por las tortillas.

 

Fue entonces que el gavilán tomó la palabra para decir:

–– Claro, para la pachorra de tortuga, mejor me hubiera ido volando por ellas.

Entonces subió a la palestra el canguro para decir: –– En verdad que mejor hubiera ido yo por las tortillas y en mi cangurera además de rápidas estarían calientitas.

 

En eso la tortuga que se asoma por la puerta y en tono molesto espeta: –– Sí me siguen criticando… ¡NO VOY!”

Pues pareciese que nuestros políticos nacionales dicen al colectivo social lo mismo: ¡Sí nos siguen criticando, seguimos igual, “dos pasitos pa’ delante, dos pasitos para atrás”!

Y en verdad que el pueblo está harto de políticos que no dan resultados, mientras en otras latitudes muchas naciones avanzan en la competitividad, por políticos que están a la altura de sus circunstancias, aquí, a nuestra partidocracia lo que le interesa es proteger sus cotos de poder, sus prebendas económicas, sus “conquistas” políticas y han omitido ejercer una política de resultados tangibles.

 

Seguimos hasta el cuello con las crisis que a todos nos golpean: la del desempleo, la económica, la política –por la falta de resultados– la de inseguridad que a todos lacera, y nuestros políticos nacionales siguen con su paso cansino… como pateando un bote.

 

Estamos hartos ya de la imposición de la razón de cada uno de los actores nacionales, ¿quién podrá ser el héroe de nuestro tiempo que llame a la cordura y a la sensatez por la nación?... En este momento hay dos cosas que unifican a los mexicanos: el mundial de futbol y las elecciones 2018, pero… es por eso, que el viejo Filósofo de Güémez prefiere refugiarse en el profundo sentido del humor que tiene el mexicano, buscando con ello ignorar los problemas generados por nuestros políticos, que han olvidado trabajar en la indispensable unidad nacional; para ello, parafraseo un chiste que pongo en voz del campesino de Güémez:

El Filósofo, inquieto por las próximas elecciones y queriendo ir más allá de todas las encuestas que se hacen por prestigiadas empresas nacionales, decidió efectuar él mismo una y para su sorpresa, el resultado fue increíblemente abrumador. Resulta que nada menos que el 100% del muestreo dio a su mamá como la candidata más viable para la Presidencia de la República, dejando muy atrás a José Antonio Meade Kuribreña, Ricardo Anaya Cortés, Andrés Manuel López Obrador y Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón “El Bronco”

 

Los periodistas, sorprendidos, fueron con el campesino de allá mesmo para interrogarle:

–– ¿Queremos saber cómo realizaste la encuesta?

–– Muy fácil y de una manera muy efectiva –contestó el Filósofo. El método de investigación que utilicé fue la encuesta de opinión pública, busqué tuviese un margen de error de más menos 3%, garantizando el anonimato del entrevistado, entre una población de 18 años de edad y más. Yo mismo formulé las preguntas, buscando que estas fuesen breves y estandarizadas, para posteriormente codificar las repuestas. Tomé el directorio telefónico de los 300 principales municipios del país: Cd. de México, Guadalajara, Monterrey, Puebla, Tijuana, Torreón, Veracruz, Mérida, San Pedro, Hermosillo, Güémez, etc., y el universo fue de 25,452 personas a quienes llamé, es importante saber que todas las llamadas fueron hechas personalmente por este Filósofo entre la 1 y las 3 de la mañana, para tener la seguridad de encontrar a esas horas a la gente en sus casas.

 

En todos aquellos hogares en los que me contestaron, formulé la siguiente pregunta, muy sencilla, por cierto: ¿En éstas elecciones, usted quién cree que será el próximo Presidente de la República? Todos me contestaron sin vacilar:

¡¡¡TU TIZNADA MADRE…‘ENDEJO!!!

filosofo2006@prodigy.net.mx


GRATITUD

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Hay una historia que me parece formidable y HOY parafraseo para usted: “Había una vez un rey que tenía cuatro esposas. Él amaba a su cuarta esposa más que a las demás, la adornaba con ricas vestiduras y la complacía con las delicadezas más finas. Amaba mucho a su tercera esposa, siempre la exhibía en los reinos vecinos. También amaba a su segunda esposa, era bondadosa, considerada y paciente con él. La primera esposa era una compañera leal y había hecho grandes contribuciones para mantener tanto la riqueza como el reino del monarca; pero, aunque ella le amaba profundamente, él apenas se fijaba en ella.

 

Un día, el rey enfermó y se dio cuenta de que le quedaba poco tiempo, caviló: ‘Ahora tengo cuatro esposas conmigo pero cuando muera, estaré solo’. Le pregunto a su cuarta esposa: ‘Te he amado más que a las demás, te he dotado con las mejores vestimentas y te he cuidado con esmero. Ahora que estoy muriendo, ¿estarías dispuesta a ser mi compañía?’. ‘¡Ni pensarlo!’ -Contestó- y se alejó sin decir más palabras. La respuesta penetró en su corazón como un cuchillo filoso.

 

El entristecido monarca le preguntó a su tercera esposa: ‘Te he amado toda mi vida. Ahora que estoy muriendo, ¿estarías dispuesta a seguirme y ser mi compañía?’. ‘¡No! -Contestó-, ¡la vida es demasiado buena! ¡Cuando mueras pienso volverme a casar!’

 

Su corazón experimentó una fuerte sacudida y se puso frío. Entonces preguntó a su segunda esposa: ‘Siempre he venido a ti por ayuda y siempre has estado allí para mí. Cuando muera, ¿estarías dispuesta a seguirme y ser mi compañía?’. ‘¡Lo siento, no puedo ayudarte! -Contestó ella-, lo más que puedo hacer por ti es enterrarte.’

 

Su respuesta cayó como un relámpago estruendoso que devastó al rey. Entonces escuchó una voz: ‘¡Me iré contigo y te seguiré dondequiera tú vayas!’ El rey dirigió la mirada en dirección a la voz y allí estaba su primera esposa. Se veía delgada, sufría de desnutrición. Profundamente afectado, el monarca dijo: ‘¡Debí haberte atendido mejor cuando tuve la oportunidad de hacerlo!’

 

En realidad, todos tenemos cuatro esposas en nuestras vidas. La cuarta esposa es nuestro cuerpo. No importa cuánto tiempo y esfuerzo invirtamos en hacerlo lucir bien, nos dejará cuando muramos. La tercera esposa son nuestras posesiones, condición social y riqueza. Cuando muramos, irán a parar a otros. La segunda esposa es nuestra familia y amigos. No importa cuánto nos hayan apoyado, lo más que podrán hacer es acompañarnos hasta el sepulcro. La primera esposa es nuestra alma, frecuentemente ignorada en la búsqueda del poder; sin embargo, el alma es la única que nos acompañará dondequiera que vayamos. ¡Así que, cultívala, fortalécela y cuídala ahora! Es el más grande regalo que puedes ofrecerle al mundo. ¡Hazla brillar!1

 

Esas escuelas de amor y sabiduría que son las abuelas de Güémez, me han enseñado que una de las formas más sencillas de cultivar nuestra alma y hacerla brillar, es siendo agradecidos. Cuando somos humildes y tenemos gratitud con todos los bienes que la vida nos da por pequeños que parezcan, estaremos abiertos a recibir la abundancia de dones que el universo tiene preparados para nosotros.

 

Dar las gracias desde el fondo de tu alma empodera tu existencia y qué mejor que un viejo proverbio chino para reflexionar en ello que reza: “Cuando bebas agua, acuérdate de la fuente.” Por supuesto que la fuente es Dios, el Universo o el Ser Supremo a quien atribuyas las maravillas de la creación y la perfección con la que fuiste creado. Tristemente hemos olvidado dar las gracias por el pan nuestro de cada día y por la salud, por la educación y la familia, por el trabajo y el techo, y por qué no, hasta por los conflictos, que son oportunidades para crecer.

 

Te invito a que en un acto de recogimiento espiritual, que tus primeras palabras sean de agradecimiento al Señor por el milagro de la salud, por la bendición del techo, de la familia, del trabajo, del pan de cada día, etc., que la mejor manera de bendecir tu vida es siendo agradecido.

 

Hay hombres que llegaron a esta vida para quedarse y uno de ellos es sin duda alguna Steven Paul Jobs, empresario y magnate de los negocios del sector informático y de la industria del entretenimiento estadounidense, conocido como Steve Jobs, que a su paso por esta vida traslucen luz; igual es su fraseología: [ ] []La innovación es lo que distingue a un líder de los demás”, “No hemos sido los primeros, pero seremos los mejores”, “Estoy tan orgulloso de lo que no hacemos como de lo que hacemos", “Ten el coraje de hacer lo que te dicen tu corazón y tu intuición”, “La mitad de lo que separa a los emprendedores exitosos de los que no triunfan es la perseverancia”, “Preocúpate por la calidad de tus productos, mucha gente no está preparada para la excelencia y sorprenderás

 

Hablando de gratitud, si usted me pregunta porque el viejo Filósofo admira a Steven Paul Jobs, la respuesta es sencilla, porque gracias a él -y a otros más- mi generación y las que me anteceden tenemos el gozo de decir que:

computas en la mañana,

computas al mediodía,

y en todo lugar…

computas a toda hora

1. Las 4 Esposas/www.pensamientospositivos.biz/postales/.../las-4-esposas.html -

filosofo2006@prodigy.net.mx


COMPATIBILIDAD DE CARACTERES

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

El escritor, novelista y poeta libanés Kahlil Gibran, afirmó: “Aléjate de la sabiduría que no llora, de la filosofía que no ríe y de la grandeza que no se inclina ante los niños”.

Y es precisamente de los abuelos y de los niños de donde aprendo las mejores lecciones de vida, mismas que publico en mi libro 7 Maravillas para tu Felicidad”; en el comento una a una las maravillas que cada nuevo amanecer el universo tiene para ti, que están a tu disposición en forma gratuita para tu crecimiento espiritual, y que te ayudan a conectarte en un plano superior de armonía, alegría, salud y bienestar, produciendo por ende tu Felicidad, por ejemplo:

 

La maravilla de la gratitud, te dice en voz de Jean de la Bruyére que “Sólo un exceso es recomendable en el mundo: el exceso de gratitud.” Porque la palabra “gracias” es un vocablo lleno de magia, pleno de energía y de espiritualidad que te conecta con la armonía de la vida. Pareciese que “todo nuestro descontento por aquello de lo que carecemos, procede de nuestra falta de gratitud por lo que tenemos.” (Daniel Defoe, escritor, periodista y espía inglés, famoso por su novela Robinson Crusoe.).

 

La maravilla del amor, te dice que el amor tiene la magia de transformar la vida en algo excepcional y llenando tu vida de riquezas y éxitos, te convierte en ser nuevo. Mis queridos maestros me enseñaron los cinco sentidos del cuerpo humano: el oído, la vista, el olfato, el gusto y el tacto, pero la escuela de la vida, me ha enseñado otros cinco: el sentido común, el sentido del humor, el sentido de la vida, el sentido de lo contrario y el poderoso sentido del amor.

 

La maravilla de la elección, La historia cuenta que el extraordinario pensador Demóstenes, eligió ser el mejor orador de Grecia a pesar de ser tartamudo. “Quien nunca elige arriesgarse, jamás logra nada.” Al respecto, el famoso navegante, Fernando de Magallanes, decía: “El único verdadero fracaso consiste en elegir no intentar.” Cada bendita mañana el universo te presenta dos opciones: amar u odiar, trabajar o ser perezoso; ser optimista o pesimista… sólo en ti radica la maravilla de la elección.

 

La maravilla del perdón, no es otra cosa que un ejercicio que libera tu alma, porque es terapéutica, sanadora, pues al reconciliarte amorosamente con el pasado, te libera de la pesada carga del resentimiento. La madre Teresa de Calcuta decía: “El perdón es una decisión no un sentimiento, porque cuando perdonamos, no sentimos más la ofensa, no sentimos más rencor. Perdona, que perdonando tendrás en paz tu alma.”

 

La maravilla de dar, te enseña que todo lo que des, te será devuelto: si das odio, recibirás odio, más si das amor, recibirás amor, es una relación perpetua e infinita. Está comprobado que dar, y hacerlo de corazón, es una llave para alcanzar la felicidad. Porque: “Las manos que dan… jamás estarán vacías” (Salomón. La Sagrada Biblia)

 

La maravilla de la oración, te dice que cuando entras en oración, te abres al más maravilloso encuentro con Dios, toda la magia del universo se concentra en ti y se dirige a la creación. Inicias un sorprendente proceso de renovación que vacía tu espíritu de resentimientos, de pensamientos obsesivos, de rencor y lo llena de bendiciones. La oración es higiene mental que abre tu mente y renueva tu energía, predisponiéndote a pensamientos positivos y por ende, a la recepción de todas las bendiciones que Dios tiene para ti.

 

La maravilla del humor, dedico mi espacio vital a dos cosas: reconocer la escuela de vida que son los abuelos que con su búsqueda inagotable de saber y sed de aprender, fluyen al ritmo de la vida -ellos tienen un diálogo fecundo con su cuerpo y su espíritu, con la vida y con la muerte, con su ayer, su presente y su mañana-, y a luchar por reivindicar el poder terapéutico sanador de la maravilla del humor, que te dice que estás aquí para triunfar… y ser feliz.

 

Lo del humor me recuerda, aquel matrimonio de Güémez que por ausencia de confianza solicitaba el divorcio; ella maestra, el diputado. Tenían como amigable componedor al viejo Filósofo, quien al llegar ante el juez le dijo:

–– La maestra se quiere divorciar por COMPATIBILIDAD DE CARÁCTERES.

El juez extrañado, lo corrige: ¿No será por “INCOMPATIBILIDAD”?

–– ¡No Señor Juez! -reitera el Filósofo- es por COMPATIBILIDAD, mire usted: a ella le gusta hacer deporte, a él también; a ella le gusta ir al cine, al él también; a ella le gusta bailar, a él también; a ella le gusta tomar cerveza, a él también; a ella le gustan mucho los hombres… ¡A ÉL TAMBIÉN!

filosofo2006@prodigy.net.mx


…LO ÚNICO SERIO ES LA LUCHA LIBRE

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

La política en nuestro país es una actividad harto difícil y además plagada de personajes que la hacen única, por tal motivo, y para un mejor entendimiento, se le ha clasificado de la siguiente manera:

Política rinconera: ésta es la que llevan a cabo nuestros políticos cuando, en su discursos, dicen: ‘desde este rincón de la patria mexicana...’

 

Política chicharronera: la ejecutada por aquellos políticos populistas que siempre se quieren salir intransigentemente con la suya, haciendo de sus acciones la mofa y burla pública, dejando claro que ahí... ¡nomás sus chicharrones truenan!

 

Política de Adán: ésta consiste en que siempre, en las acciones que desarrollan los políticos, tienen como argumento: ¡es la primera vez en la historia que se llevan a cabo!, ¡esta acción no tiene precedente!

Política estudiantil: es aquélla en la que nuestros políticos, ante cualquier situación o problema, para el que no tienen solución, la respuesta es muy sencilla: ¡vamos a estudiar el asunto!

Política del mañana: es aquélla desarrollada por los políticos que para todos los asuntos que se les plantean responden: ¡lo vemos mañana!

 

Política del fideicomiso: ésta tuvo su auge en la época del presidente Echeverría, quien para cada problema que le mencionaban tenía una solución muy simple: ¡formar un fideicomiso!

La política del no pasa nada: ésta es muy sencilla, cuando a nuestros políticos se les expone un problema, el cual obviamente desconocen, porque están desconectados con el electorado y sus conflictos, la respuesta es: ¡no pasa nada!

 

La política del chino: es aquélla que aplican los políticos cuando se les explica un asunto del que ignoran su solución, la respuesta es: ¡el problema está en chino!

La política de lo urgente: es aquélla que normalmente se desarrolla en la nación en la que para nuestros políticos: ¡todo es urgente!

La política del general: desarrollada a lo ancho y amplio de la geografía nacional, en donde generalmente todos son licenciados, todas son señoritas y el jefe ¡generalmente es bien pedo!

 

La política del triplicado: es nada menos que aquélla que para solucionar los asuntos requiere que lo soliciten ¡por triplicado!

La política del Puebla: aplicada por algunos políticos que para la solución del asunto solicitan que el peticionario se ponga la del Puebla... ¡es decir mochilas!

La política del ombligo: aplicada por aquellos legisladores que están en el centro de todo... ¡y no sirven para nada!

 

La política del avestruz: nada menos que la utilizada por algunos políticos que frente a un problema, eligen como el avestruz, esconder la cabeza, pensando que con ello son invisibles.

La política del Rambo III: es la utilizada por algunos presidentes municipales que en tres años dejan completamente destrozada la ciudad.

 

La política del primero: es aquélla en la que se aconseja, en plena campaña, agarrar el primer plato que nos den, subirse al primer carro que podamos, sentarse en la primera silla que nos ofrezcan y agarrar la primera llave de habitación que nos den.

La política del perro: es la aplicada por aquéllos que nomás andan sobre el hueso.

La política del ojete: aquélla que se desarrolla cuando algunos políticos reciben una petición y la objetan por no poder atenderla; los solicitantes le contestan al político que no objete la petición y éste, molesto, les contesta: no es que sea ojete... ¡lo que pasa es que no hay dinero!”

 

Y finalmente la política del gavilán estreñido: es aquélla en la que nuestros políticos planean, planean, planean... ¡¡¡y no sueltan nada!!!

Después de conocer tantos tipos de política, el viejo Filósofo afirma:

En la política en México... ¡LO ÚNICO SERIO ES LA LUCHA LIBRE!

filosofo2006@prodigy.net.mx


RIQUEZA

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Hay un correo que circula por las redes que me parece atractivo e interesante:

“A dos grupos de personas se les hizo esta pregunta: ¿Qué es la riqueza? El primer grupo contestó de la siguiente manera:

Arquitecto: Tener proyectos que me permitan ganar mucho dinero.

Ingeniero: Desarrollar sistemas que sean útiles y muy bien pagados.

Abogado: Tener muchos casos que dejen buenas ganancias y tener un BMW.

Médico: Tener muchos pacientes y poder comprar una casa grande y bonita.

Gerente: Tener la empresa en niveles de ganancia altos y crecientes.

Atleta: Ganar fama y reconocimiento mundial, para estar bien pagado.

 

El segundo grupo contestó lo siguiente:

Preso de por vida: Caminar libre por las calles.

Ciego: Ver la luz del sol y a la gente que quiero.

Sordomudo: Escuchar el sonido del viento y poder decir a las personas cuánto las amo.

Inválido: Correr en una mañana soleada.

Persona con una enfermedad terminal: Poder vivir un día más.

Huérfano: Poder tener a mi mamá, mi papá, mis hermanos y mi familia.

No midas tu riqueza por el dinero que tienes, mídela por aquellas cosas que no cambiarías por dinero.”

 

Gran parte del tiempo lo pasas deseando riquezas económicas, poder político o social, omitiendo valorar el cúmulo de bendiciones que en cada nuevo amanecer Dios tiene especialmente para ti.

¿Bendiciones? ¡Claro, cientos de bendiciones! La primera: mientras en este instante miles de seres humanos están partiendo a rendir cuentas al Creador, tú estás lleno de vida; mientras más de 700 millones no saben leer ni escribir, tú me obsequias el privilegio de leer estas líneas; mientras más de mil millones de hermanos no tienen techo, ni pan en su boca, tú gozas del privilegio y del regalo del Señor de tenerlos.

 

Y así podría enumerar una a una las bendiciones que pasan desapercibidas, por dos motivos:

1. Porque vemos el arcoíris en la casa ajena y no cómo nace en la propia; es decir, buscamos afanosamente la riqueza y la felicidad en el exterior, olvidando que nada, absolutamente nada, habremos de encontrar que no habite en nuestro interior, y

2. Porque nuestra vida en gran parte está dominada por la culpa y el miedo, ¿miedo?, sí, miedo a la muerte, a la enfermedad, a quedar solos, al desempleo… y así podemos acumularle una serie de miedos que vayamos creando y creyendo.

 

HOY es el día, este es el lugar en el que decretes que el miedo desaparece en tu vida -que dejes de vivir en la “Casa de la enfermedad” sintiéndote víctima-, porque al estar lleno de un aliento divino, eres una fuente inagotable de amor, provienes del amor y vas hacia el amor… tu esencia es el amor.

 

Amor que todo lo puede, que todo lo cura, amor que es el centro espiritual que une a todos los humanos, que te lleva a sanar emociones reprimidas, a una reconfortante paz interior, a crecer espiritualmente percibiendo tu riqueza en la unión de tu cuerpo, mente y espíritu, renovando y despertando tus potencialidades.

 

Si algo debemos hacer ante las crisis que laceran nuestra cotidianidad -crisis de seguridad, desempleo, pobreza alimentaria, ausencia de credibilidad en nuestros políticos, entre otras-, es explotar la excepcional riqueza del sentido del humor del que goza el mexicano, éste debiéramos practicarlo diariamente y todos saldríamos ganando.

 

El humor te enseña que en la fiesta de la vida, la mejor dieta es la de la alegría; te apoya para que “cuando las cosas vayan mal, no vayas con ellas1 y al armonizarte con el universo, alinea tus poderes para gozar de un excepcional riqueza de bienestar integral, en lo emocional, físico y mental, que te conduce a la sanación de cuerpo y alma y a una reconfortante paz interior.

Lo del humor me recuerda la ocasión en la que el viejo Filósofo es detenido por un agente de tránsito en la capital Tamaulipeca, que en cumplimiento de su mandato le dice:

–– Oye Filósofo, ¿te has dado cuenta que vas por el boulevard a exceso de velocidad…?

–– ¡Por supuesto!, que voy en chinga mi’jito, me urge llegar antes de que se me olvide… ¡A DÓNDE INGA’OS VOY!

1. Goody Allen Quotes

filosofo2006@prodigy.net.mx


EL PODER DEL HUMOR

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

La vida del mexicano, está plena de imaginación en torno al tema del humor que forma parte de nuestra cotidianidad, en la genialidad del colectivo social se ríe de lo risible –la política y los políticos– y también de lo solemne –como la religión y la muerte–, aunque en este tema más pareciese que reímos por el miedo que nos genera.

 

En mi libro “7 Maravillas para tu Felicidad”, reflexiono entre otros temas sobre el poder sanador de la maravilla del humor, que no requiere de los retruécanos del lenguaje, mucho menos del florilegio verbal para agradar; más bien demanda estar pleno de ingenio para que brote como manantial de argentinas aguas, la sonrisa y la carcajada que caracterizan el buen sentido de nuestro humor.

 

Generoso ha sido Dios enseñándonos, a través del humor, a no tomar la vida demasiado en serio para nunca ser intolerantes, egoístas, egocéntricos, necios y hasta ridículos. El humor es un regalo de vida lleno de magia, que te hace magnánimo, ayudándote a darte cuenta de que lo ridículo está compuesto en gran parte por el sufrimiento humano.

 

“El humor rompe con la rigidez que da la híper-seriedad, que no es lo opuesto a lo ridículo, sino lo ridículo mismo; en nuestra cultura se asocia la responsabilidad con seriedad; grave error, porque podemos ser responsables con alegría. La mayoría de las personas también asocian seriedad y complejidad con creatividad, pero la alegría y la simplicidad, es creatividad”1

 

El humor y la risa son un medio efectivo para contrarrestar nuestros días difíciles, la capacidad de reírnos de una determinada situación nos confiere poder y control sobre la vida. En el lenguaje corporal, la sonrisa significa todo: salud, éxito, equilibrio y amor.

 

Lo del humor me recuerda la anécdota que tuvo lugar en Ciudad Victoria, Tamaulipas, en la tercera década del siglo pasado, en la que el queridísimo Juan Gabriel Rodríguez Martínez (q.e.p.d.), conocido también como “Juan Sierra Madre” y “Juanón”, era un hombre muy popular –vecino del 20 Democracia– honraba la amistad y la vida con su trabajo, tenía un molino para nixtamal y una panadería; en su camionetita, repartía el producto por la ciudad, hacía nieve y sembraba vid, misma que procesaba para hacer un exquisito vino de mesa.

 

Cierta ocasión, siendo presidente de la República, Don Emilio Portes Gil llegó de gira a su ciudad natal y por tal motivo, la élite política ofreció en el Casino Victorense, una comida en su honor. Don Juan Rodríguez había sido su amigo y compañero en la precaria niñez, así es que en dicha visita se apersonó a las puertas del casino con la intención de saludar al jefe de la nación.

 

En los empujones y la trifulca que provocaba la salida de la comitiva del banquete, don Juan se hizo escuchar agitando los brazos y gritando:

–– ¡Emilio!, ¡Emilio!, ¡Emilio!

El presidente de la República reaccionó y se dirigió hacia su viejo y querido compañero, con gusto manifiesto en el rostro, por volver a ver al amigo de la infancia. Uno de los “notables” –la tradición oral cuenta que era el mismo presidente del Casino–,  arremetió contra don Juan, señalándole su falta de educación y reprendiéndole la informalidad con la que se dirigía al Ejecutivo nacional:

–– Pero, ¡por el amor de Dios! ¿Cómo es posible que te presentes vistiendo ropas de trabajo a saludar al señor Presidente?... ¡Qué falta de educación la tuya!

A lo que don Emilio Portes Gil, con su característica agilidad mental, respondió:

–– Discúlpeme caballero, estoy seguro de que en el caso de mi querido amigo Juan, no es falta de educación… más bien, diría yo: ¡ES FALTA DE SACO! –Tras lo cual soltó una carcajada y dio un fuerte abrazo a su entrañable amigo.

 

1. http://tallerdefelicidad.blogspot.com/2010/08/para-convertir-la-alegria-en-habito.html

filosofo2006@prodigy.net.mx


¡QUÉ ME HE QUEDA’O PEGA’O!

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Hay personas que están tocadas por el ángel de la vida y en la tarea que desarrollan están llenos de genialidad, ahí encontramos a pintores, cantantes, políticos, actores, cirujanos, empresarios, deportistas, escritores, poetas, todos con un común denominador: se sienten plenos y realizados en lo que hacen, además de ser exitosos y felices.

 

Admirador de la fiesta de los toros, aquilato en todo lo que vale a los hombres que desde el difícil arte de la lidia, por la maestría que ejercen y la pasión con la que arriesgan su vida, se convierten en un mito en la fiesta de los toros.

 

Uno de estos hombres que casi llega a leyenda lo fue sin duda Manuel Rodríguez Sánchez a) Manolete, uno de los mejores toreros de todas los tiempos, lleno de recursos taurinos, dominio sin par y un estilo propio, siempre vertical al mismo tiempo que elegante, “citando al toro de perfil y toreando de frente.”

 

El destino lo citó a su encuentro aquella tarde del 28 de agosto de 1947, cuando en Linares España,  al entrar a matar a “Islero”, éste le atravesó con unos de sus pitones el triángulo de scarpa en su muslo derecho, que le produjo una inacabable hemorragia, que a pesar de los esfuerzos médicos lo llevarían a fallecer al día siguiente.

A esta gloria de los ruedos, cierto día un periodista le preguntó:

–– ¿Por qué cuando el toro viene directo a ti, te quedas bien plantado y no le rehúyes, como otros toreros lo hacen?

–– Porque entonces –respondió el genio de Córdova– ¡¡No sería Manolete!!

La moraleja es formidable: “La grandeza de Manolete no estribaba en su perspectiva frente al astado… sino en su férrea actitud ante la vida.”

 

Guardadas las debidas proporciones, así encontramos gente en los pueblos, que sea cual sea la modesta tarea que desarrollen, desde maestros, jardineros, pintores, plomeros, panaderos, choferes, periodistas, cocineros, hasta amas de casa, en donde estén, ahí no habrá quien les haga sombra, porque sólo ellos saben prodigarse a la diaria labor con la pasión y entrega que la vida les ha enseñado.

 

De ellos aprendo a entregarme a mi tarea de enviarle a usted diariamente un mensaje de alegría y optimismo con el más amoroso de mis esfuerzos, sin medias tintas, sin términos medios, de manera tal que cuando la tarde languidezca, sienta en lo más íntimo de mí ser la satisfacción del deber cumplido.

 

Son cientos los personajes que han tratado de desentrañar los mecanismos del humor; Pirandello, Bergson, Freud y muchos más, han intentado encontrar ese extraordinario resorte que en nuestra mente dispara a veces una sonrisa, otras una carcajada, pero todos coinciden en que el condimento indispensable del humor es la sorpresa.

 

El humor es un instrumento de liberación; Freud mismo habla de él como fuerza liberadora, una fuerza que le permite a los individuos –al igual que a través de los sueños– escaparse de la realidad y crear un mundo propio. El hombre, dejando de lado a la hiena, es el único animal que ríe. ¿Cuáles son las razones por las que goza de la exclusividad de la risa y no del llanto? A través de la risa acensas al mundo de abundancia espiritual que la vida tiene para ti.

 

Lo de los toros me recuerda la corrida del siglo, Sevilla, la Maestranza ¡Vaya cartel! Curro, Romero, El Litri y Espartaco. Un espectador que deseaba entrar, intenta colarse a la plaza pero no lo logra, finalmente se sube a un poste de la luz y consigue ver la corrida desde allí. El Curro Romero empieza a torear y todos:

–– ¡¡Ooooooooooooooooooooooooole!!

–– ¡El litri! –grita desaforadamente desde lo más alto del poste el espectador.

–– ¡¡¡Ooooooooooooooooooooooooole!!! –replican todos en la plaza.

–– ¡¡El Litri!!, ¡¡El Litri!! –grita cada vez más fuerte el aficionado.

Ya cansado se levanta uno del público y le dice:

–– Pero joder macho ¿qué no ves que el que torea es Curro?

–– Que venga el litri, el litricista, ¡QUÉ ME HE QUEDA’O PEGA’O!

filosofo2006@prodigy.net.mx


EL MEJOR AMIGO…

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

La vida está llena de paradojas, de incongruencias, de contrasentidos, George Carlin afirma que: La paradoja de nuestro tiempo es que tenemos edificios más altos y temperamentos más reducidos; carreteras más anchas y puntos de vista más estrechos. Gastamos más pero tenemos menos; compramos más pero disfrutamos menos. Tenemos casas más grandes y familias más chicas; mayores comodidades y menos tiempo. Tenemos más grados académicos, pero menos sentido común; mayor conocimiento pero menor capacidad de juicio; más expertos pero más problemas; mejor medicina pero menor bienestar.”

 

Otra de las paradojas de la vida se da con el perro; difícilmente encontraremos un guardián, un depositario de confianza y una compañía tan desinteresada e inalterablemente llena de lealtad que la de un perro; que nos ofrece su nobleza llegando hasta el límite de ofrendar su vida por nosotros. En muchas ocasiones, mientras un sabueso nos entrega su lealtad a toda prueba, le ofrecemos como pago y recompensa el maltrato, los golpes, el abandono, el descuido y hasta el abuso.

 

Algunas culturas mesoamericanas tenían en tan alta estima la valía de un perro, −sabían que su fidelidad e innato instinto complementaba nuestra existencia−, que en los entierros funerarios acompañaban a sus deudos de uno de ellos para que en el inframundo guiara correctamente el camino del alma del difunto.

 

“La expresión ‘el perro es el mejor amigo del hombre’ no es producto de la sabiduría popular, sino el extracto de un discurso pronunciado en 1871 por el abogado norteamericano doctor George Graham Vest, con motivo de que un vecino había matado a su galgo con una munición y el caso había sido llevado a un jurado, quien castigó unánimemente a Leónidas Hornsby con una multa superior al límite legal. En el juicio el doctor Graham pronunció un excepcional mensaje de donde se extrajo la frase: ‘El perro es el mejor amigo del hombre’ misma que se hizo popular para siempre.”1

 

Hay cientos de historias que en cada pueblo se cuentan de la lealtad de los perros, la siguiente es una formidable historia que en Internet circula, misma que se dio en Cádiz, España, con un perro llamado “Canelo”. “Era una mascota que seguía a su dueño para todas partes y en todo momento. Este hombre anónimo vivía solo, por lo que el buen perro era su más leal amigo y único compañero. La compañía y el cariño mutuo los hacía cómplices en las miradas y hasta en los gestos. 

  

Cada mañana caminaban juntos por las tranquilas calles de la ciudad cuando el buen hombre sacaba a pasear a su amigo. Una vez a la semana uno de esos paseos eran hacía el Hospital Puerta del Mar ya que debido a complicaciones renales el hombre se sometía a tratamientos de diálisis.

 

Obviamente, como en un hospital no pueden entrar animales, él siempre dejaba al “Canelo”

esperándolo en la puerta del mismo. El hombre salía de su diálisis, y juntos se dirigían a casa. Esa era una rutina que habían cumplido durante mucho tiempo.

 

Cierto día el hombre sufrió una complicación en su tratamiento, los médicos no pudieron superarla y éste falleció en el hospital. Mientras tanto “Canelo” como siempre, seguía esperando la salida de su dueño tumbado junto a la puerta del centro de salud. Pero su dueño nunca salió. El perro permaneció allí sentado, esperando. Ni el hambre ni la sed lo apartaron de la puerta. Día tras día, con frío, lluvia, viento o calor seguía acostado en la puerta del hospital esperando a su amigo para ir a casa.

 

Los vecinos de la zona se percataron de la situación y sintieron la necesidad de cuidar al animal. Se turnaban para llevarle agua y comida, incluso lograron la devolución e indulto del “Canelo” una ocasión en que la perrera municipal se lo llevó para sacrificarlo.  

 

Doce años fue el tiempo que el noble animal pasó esperando fuera del hospital la salida de su amo. Nunca fue en busca de alimento, tampoco buscó una nueva familia. Sabía que su único amigo había entrado por esa puerta y que él debería esperarlo para volver juntos a casa. La espera se prolongó hasta el 9 de diciembre de 2002, en que murió atropellado por un auto en las afueras del hospital. 

La historia de “Canelo” fue muy conocida en toda la ciudad de Cádiz. El pueblo gaditano, en reconocimiento al cariño, dedicación y lealtad de “Canelo”, puso su nombre a un callejón y una placa en su honor: ‘A ‘Canelo’. Que durante 12 años esperó en las puertas del hospital a su amo fallecido.

El pueblo de Cádiz como homenaje a su fidelidad. Mayo de 2002’.”

1http://www.conciencianimal.org/es/Cultura/el_mejor_amigo_del_hombre_el_perro_alegato_juridico.htm

 

filosofo2006@prodigy.net.mx


 ¡ERA UN DICCIONARIO!

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

En mi tierra, cuando la tarde languidece, es un placer para los sentidos regocijarse con la incomparable alegría de los niños y jóvenes, así como escuchar la suave algarabía de las urracas, al igual que llegar a sentarse en los viejos sillones de palma −ya amoldados al cuerpo por el uso diario y el paso de los años−, a platicar con los abuelos.

 

Hoy rindo un pequeño homenaje a esas escuelas de amor, esperanza y sabiduría llamadas abuelos, ellos enseñan –a quienes quieren abrevar en su inagotable sabiduría–, que la vida se vive en el milagro del HOY, en donde el secreto no es darle años a la vida, sino entusiasmo, luz, amor, frenesí, alegría, paz y… felicidad a cada uno de los años.

 

Tener la inteligencia de existir en la alta frecuencia del amor y la alegría, te llevará a reconciliarte con el pasado, a gozar tu presente, a vivir… no sólo sobrevivir, porque trabajas en tu felicidad y por ende, vibras con una mejor calidad de vida.

 

Las abuelas enseñan que hay que “vivir” las experiencias; que al igual que la enfermedad o el dolor, cuando los vives, tienes una percepción tácita de sensibilidad, de amor y positivismo hacia la existencia; esto se debe a que quienes han tenido un sufrimiento, una pena, la partida de un ser querido o una dolorosa enfermedad, transitan más fácilmente por el camino de la gratitud y le encuentran un maravilloso sentido a la policromía de la vida.

 

Esas academias vivientes que son los abuelos, amorosamente te invitan a creer en tus iniciativas, a echar a volar tu imaginación, aspirando a lo que quieres, a salir de tu zona de confort dejando por un momento de sentirte seguro en terreno firme; a que dejes de ser un burócrata que espera la quincena o el fin de mes –lo que sólo te lleva al letargo de tus poderes– o lo más grave, que llegue la jubilación –recuerda esa palabra viene de júbilo, alegría, gozo–, así que haz de cada día un espacio de dicha, desarrollando tu trabajo con agrado, viviendo lo que quieres ser y hacer… trabajando en tu vocación.

 

HOY, agradece con humildad aquellas situaciones que te llevaron por el camino de la alegría, pero no olvides las que condujeron al dolor, este se hace necesario que llegue a ti, nadie que haya triunfado… ha estado exento de dolor.

 

Recuerda que el ser humano busca vivir en lo placentero, en lo que le gusta, en lo que le agrada, no desea estar insatisfecho. Nada, absolutamente nada desdeñes, porque omitirás llevar sabiduría al cofre de tu divinidad interior, en donde toda lección y cada problema, te conducen a tu evolución y crecimiento espiritual.

 

En mis años mozos, se decía que la carrera de médico era la única manera de ayudar a un enfermo; ahora ese concepto ha sido rebasado, se le puede ayudar desde distintas profesiones y terapias, como el caso de quienes como yo, ejercemos el oficio de aprender a escribir sobre las bondades terapéuticas del amor y el humor y comunicar la esperanza de que lo que viene es lo mejor para ti.

 

Las abuelas dicen que hay dos emociones básicas: el miedo y el amor. Ambas –placenteras o no–, te pueden impulsar al perfeccionamiento personal. El miedo bien utilizado potencializa tus dones; mal utilizado debilita tus poderes.

 

A veces las emociones negativas te generan una sensación de vacío, de orfandad, de impotencia; entonces llegan unas ganas intensas de llorar; cuando así sea, no reprimas tu llanto, recuerda que llorar es una manera que la sabiduría que anida en tu interior te presenta, para sanar parte de tus penas y emociones reprimidas, para que de forma natural tengas la habilidad de procesar tu duelo.

 

El amor es la emoción más sanadora; además de enriquecer tu sistema inmunológico, eleva tu autoestima y te recuerda que estás aquí para triunfar y ser feliz… ¡lo demás déjalo en manos del Señor!

 

A propósito de felicidad, don Simpliano le dice a su compadre Audomaro:

–– Fíjese lo que son las cosas, anoche para estar a la altura de las circunstancias que plantean las campañas políticas, decidí leer un poema, era tan largo que hablaba de todas las cosas. Ya a media noche, cansado de leer, decidí cerrar el libro, fue entonces compadre, que me di cuenta que… ¡ERA UN DICCIONARIO!

filosofo2006@prodigy.net.mx


EL NIÑO DE NUESTRA VIDA

 

Para iniciar este tema me permito referirle una historia que me encantó de Fray Clemente Kesselmeier de Ediciones Dabarque, que comparto con usted: “Un famoso artista, pero insatisfecho, caminaba por la ciudad buscando un nuevo motivo para su pintura que debería ser la Obra-Maestra de su vida.

Se encontró con un sacerdote: 

–– Padre, ¿qué es lo más bello del mundo?   

–– Lo más bello del mundo es la fe. Nuestra fe en Dios, que ilumina toda nuestra vida. Nuestra fe en la vida, que es el regalo más precioso que hemos recibido. La fe realiza milagros y hace obras-maestras. La fe es el sol de nuestra vida.

 

Más tarde se encontró con un obrero:

–– ¿Qué es lo más bello del mundo?     

–– Para mí lo más bello del mundo es la esperanza. La esperanza de ganar mañana un salario mejor, de vivir una vida digna, de conquistar un lugar en el sol; la esperanza de hacer feliz a una mujer y ser padre en un hogar unido. La belleza de la vida está en la esperanza que da sentido a mi lucha. La esperanza es mi compañera inseparable.

Más adelante vio a una niña en el banco de un jardín, a la que su padre y su madre abrazaban. 

–– Para ustedes ¿qué es lo más bello del mundo?

–– Lo más bello del mundo es nuestro AMOR, nuestro sueño hecho visible en el rostro de nuestra hija. Ella es nuestro aliciente para vivir, nuestra alegría y nuestra felicidad.

Aquella misma noche empezó su obra-maestra, pintando algo muy bello, una niña en los brazos amorosos de sus padres.

Todo niño es una novedad incomparable, es una señal de que Dios renueva siempre la esperanza del mundo, de que cree en la fuerza invencible de la vida y de que nos ama incondicionalmente en la mirada de cada niño”.

Todos tenemos en nuestro espíritu, el niño de nuestra vida, el de nuestra infancia, ese que será nuestro fiel compañero, detrás de una personalidad de adulto se esconde el brillo, la alegría, el amor, de un niño que vive en nuestro interior y que cuando somos capaces de reconocerlo y amarlo, renueva su energía.   

El niño de tu interior, confía en la vida, se da permiso de amar a plenitud, sonríe, goza de una alegría permanente, rechaza la violencia, vive el milagro del HOY intensamente, olvida los rencores, ama más, odia menos, para él, el más modesto alimento, es el platillo más suculento, no conoce el protocolo, tiene muy arraigado el don de dar, dar amor, dar una sonrisa, dar alegría, su vida se pasa en dar.

El niño de tu interior, es un ser maravilloso, incansable, evita la lógica, vibra con lo más profundo de sus sentimientos, es seguro de sí mismo, se da permiso de errar para crecer, entiende cada minuto de la vida como un privilegio para vivir, va diariamente al encuentro con su felicidad, para él no hay límites, todo lo que hace, lo llena de su pasión, de su energía vital, por la noche encuentra un sueño reparador porque vivió su día, no con términos medios, sino a plenitud y porque goza de una conciencia tranquila.

           Traer mentalmente las imágenes del niño que habita en tu interior, es un incomparable ejercicio espiritual que te enseña que un niño siempre ama la vida, y en la alegría de vivir, sueña, porque es la manera de ponerle alas a su existencia, pero sobre todo porque un niño sabe intuitivamente que el secreto de la vida está en que confíes en Dios, ahí radica la clave de tu felicidad.

Por las mañanas cuando te mires al espejo ama al niño que hay en tu interior, el de tu infancia, hazlo crecer con mimos, cariños, te sorprenderás con el brillo que llegará a tus ojos, a tu alma, a tu vida, te maravillaras de los resultados, llenando lo más íntimo de tu ser de una extraordinaria alegría, te descubrirás en la magia  de la vida con todo el potencial que vibra dentro de tu ser.

Lo del niño me recuerda cuando en la escuela de Güémez dos niños jugaban, uno le dice al otro:

–– A ver, baila el trompo.

–– No sabo ––le contesta el otro.

–– No se dice no sabo –responde el primero–, se dice no sepo.

La maestra Ergasia que curiosamente escuchaba la conversación de los niños, les dice:

–– No se dice no sabo, ni no sepo.

–– Entonces, ¿cómo se dice, maestra? –preguntan los niños.

–– ¡No sé! –contesta amablemente la profesora.

Entonces le dicen los niños: –– ¡POR QUÉ SE METE EN LO QUE NO SABE!

  filosofo2006@prodigy.net.mx


¡MAÑANA TE LAVO UNOS!

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Los viejos de mi pueblo, sabios por naturaleza propia, han enseñado a este viejo campesino que el ser humano se mueve en una trinidad de mente, cuerpo y espíritu, cuando estos están armonizados se alinean para recibir todos los dones que el universo tiene asignado a cada uno de nosotros.

 

Cuando buscas la felicidad, la alegría, el amor, el ánimo, el entusiasmo y una actitud mental positiva fuera de ti, sólo te encuentras con la nada, porque estos dones de vida deben nacer de lo más íntimo de tu ser.

 

Que sabiduría encierran las abuelas, que jamás pierden la capacidad de maravillarse con el milagro de la vida y que nos dicen que el secreto de la felicidad es estar reconciliado contigo mismo, -con tu pasado y tu presente- tener la sensibilidad de amar tu cuerpo, que será el fiel compañero durante toda tu existencia y aprender a respetar tu vida.

 

Nos enseñan a tener la humildad de perdonar las afrentas, -las viejas y las nuevas- no buscar la perfección propia… ni la ajena, ser perseverante, no dejar de luchar para crecer, ser agradecido con la vida y con nuestro padre Dios.

 

Nos enseñan a omitir, no a perder el tiempo en lamentaciones, chismes, críticas y preocupaciones, que sólo debilitan tus potencialidades, más bien ocuparte de vivir el milagro del HOY a plenitud, recordando que quienes sufren en la ansiedad viven en el mañana, quienes se enferman por el odio, viven en el pasado y sólo los triunfadores tiene la inteligencia de vivir la plenitud del HOY.

 

Cuántas veces desvigorizas tu ser con conflictos ficticios, comparándote con otros, jugando con los problemas del pasado, imaginariamente construyendo otros para el futuro, en vez de vivir el HOY con el mayor entusiasmo, con toda la energía y con un estado mental propositivo.

 

Sólo a ti corresponde elegir qué día construirás HOY, escoger entre vivir en el odio o en el perdón, el resentimiento o la felicidad, el fracaso o el éxito; nadie puede hacer tu tarea, progresaras en la medida en que entiendas que Dios no te tiene en la tierra para fracasar.

 

Los viejos nos enseñan a fluir con la corriente de la vida, con la vitalidad del amor, ese don que es tan fuerte que en la misma intensidad en que das, recibes y además sanas, porque no existe en el cosmos medicina más fuerte que la que nace de la elevada frecuencia que genera el amor.

 

Que sabiduría tenía San Agustín cuando afirmaba: “Ama y haz lo que quieras, si callas, callarás con amor; si gritas, gritarás con amor; si corriges, corregirás con amor; si perdonas, perdonarás con amor. Si tienes el amor arraigado en ti, ninguna otra cosa sino amor serán tus frutos”.

El secreto de la vida es saber tomar a tiempo la esencia que tiene para ti tomar:

“Del panal… un poquito de miel,

Del mar… un poquito de sal,

De la vida… un toque de optimismo,

De la imaginación… sueños,

Del dolor… raíces fuertes,

Y de la fe… solidez de roca”

Lo anterior me recuerda la ocasión aquella en la que el Solovino había asistido a la toma de protesta de su candidato, como el evento lo ameritaba se fueron a celebrar, ingiriendo una alta dosis de bebidas “espirituosas”, por la noche ya “a medias aguas” llegó a su casa, su mujer se encontraba plácidamente dormida en sus aposentos, éste se empezó a desvestir, se acercó a ella susurrándole suave y apasionadamente al oído:

–– Vieja, ¡estoy sin calzoncillos!

Ésta se limitó a contestar:

–– Déjame dormir ‘abrón… ¡MAÑANA TE LAVO UNOS!

filosofo2006@prodigy.net.mx


DÍA MUNDIAL DE LA SALUD

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Este 7 de abril celebramos el Día Mundial de la Salud, en un mundo en el que la Diabetes, las enfermedades del corazón, el cáncer, los padecimientos hepáticos y cerebrovasculares son causa –entre otras– de un alto porcentaje de mortalidad.

Por tal motivo, permítame presentarle quince consejos, de acuerdo a estudios realizados por las Universidades de Harvard y Cambridge, para llevar una vida más saludable:

1. Beba un vaso de jugo de naranja o consúmala directamente, aumenta el hierro en el cuerpo y le reducirá hasta 40% el riesgo de cáncer pulmonar.

 

2. Vierta media cucharada de canela en su café, una vez al día; mantiene bajo el colesterol y estables los niveles de azúcar en la sangre.

3. Consuma pan integral, tiene cuatro veces más fibra, tres veces más zinc, casi dos veces más hierro y ocho veces más pronylysina –anima las enzimas a combatir el cáncer de colon– que el pan blanco.

4. Mastique los vegetales más tiempo, aumenta la cantidad de químicos anticancerígenos liberados en el cuerpo, libera sinigrina; cuanto menos se cocinen, mejor efecto preventivo tienen. Los vegetales y frutas deben cortarse y pelarse justo cuando los vaya a consumir, prepararlos así aumenta los niveles de nutrientes contra el cáncer.

5. Coma tan colorido como el arco iris, en variedad de frutas y vegetales, así tendrá la mejor mezcla de antioxidantes, vitaminas y minerales que existen.

6. Consuma tomate, contiene lycopene, antioxidante que inhibe y revierte el crecimiento de los tumores; una porción de tomate al día baja el riesgo de enfermedad coronaria un 30%.

7. Limpie su cepillo de dientes, por lo menos cuatro veces por semana, el contacto con los gérmenes puede ser fatal. Use hilo dental, remueve las bacterias que atacan los dientes y el cuerpo.

8. Consuma semillas, son nutrientes y antioxidantes. Comer nueces entre las horas de comida reduce el riesgo de diabetes.

9. Disfrute una taza de té común, beber sólo una taza diaria disminuye el riesgo de enfermedades coronarias, beber té aumenta la sobrevida luego de ataques al corazón.

10. Consuma chocolate, dos barras por mes extienden su vida. El amargo es fuente de hierro, magnesio y potasio.

11. Póngase en contacto con sus seres queridos, estimula el poder creativo del amor. Sea más sociable, lo lleva a una vida más saludable que las personas solitarias.

12. Busque una mascota, ayuda a combatir el estrés, a sentirse optimista y relajado, baja la presión en la sangre, los perros y los peces dorados funcionan bien contra el estrés.

13. Estimule la mente –arme rompecabezas, crucigramas, lea un libro, aprenda un idioma–, lo animará a formar nuevos caminos mentales. Piense positivamente, la gente optimista puede vivir hasta doce años más que los negativos.

14. Vuélvase espiritual, los verdaderos creyentes y aquéllos que priorizan el “ser” sobre el “tener” tienen 35% más de probabilidades de vivir más tiempo.

15. Ríase, una buena carcajada es un pequeño ejercicio físico. Varias carcajadas equivalen a diez minutos de jogging, el buen humor baja el estrés y despierta las células naturales de defensa y los anticuerpos.

Lo anterior me recuerda cuando Episifario invitó a su esposa al cine, pero como ella cuida mucho su salud, además de ser demasiado pulcra al arreglarse, se pone desodorante de aerosol en las axilas (pssss); luego en los brazos (pssss); después en el pecho (pssss); y por último en la espalda (pssss)…

Episifario, desesperado, por tanto desodorante en aerosol, le grita:

–– ¡Pero, vieja!, ¿y el agujero de ozono?

–– ¡AH, SÍ, SE ME OLVIDABA! (pssss, pssss).

filosofo2006@prodigy.net.mx


ACTITUD

Por Ramón Durón Ruíz (†)

La capacidad de decidir la actitud es el recurso del que dispone el mexicano para gozar de la vida a plenitud, para desarrollar una personalidad propia que nos distingue de los demás pueblos. Sabemos que la vida es determinada no tanto por lo que la misma trae, sino por la actitud que aportamos y no tanto por lo que sucede, como por el modo en el que vemos, a través de nuestra imaginación y sentido de la vida, lo que acontece.

 

Estamos ubicados en el lugar exacto en el que nuestros pensamientos nos han conducido, y nuestro futuro se construye de acuerdo a la calidad de actitudes positivas y humorísticas que tengamos. Somos incapaces de renunciar a nuestro derecho de ser nosotros mismos, de desarrollar nuestra propia personalidad, porque estamos conscientes de que no hay nada que pueda traer la paz interior, que no sea el triunfo de ser nosotros mismos, es decir, de gozarnos con nuestra unicidad.

 

Somos una raza de carácter recio y perseverante, que ha sido enseñada por los abuelos y maestros, que los buenos pensamientos y una actitud positiva ante la vida nos conducirán al encuentro con los logros personales más sorprendentes y maravillosos. Cada amanecer sabemos que nuestros pensamientos han de ir acompañados de la creencia genuina de los mismos, porque creer, es un proceso mental y espiritual, más profundo que la idea que tiene una persona media, de lo que es el pensamiento positivo por sí solo.

 

Los mexicanos de éxito no sólo piensan que pueden tenerlo, se creen tenerlo ya, sólo que saben que esa profunda fe en creer se desarrolla con el tiempo y el ejercicio diario de creerse uno las cosas y acontecimientos, se alimenta permanentemente, crece sobre sí mismo y, al final… se convierte en su forma de vida.

 

Hay varias características que he encontrado en los mexicanos triunfadores: creen en Dios y en sí mismos, están plenos en amor, tienen fe, gozan de esperanza, viven el milagro del hoy a plenitud, ayudan al prójimo, gozan de una visión positiva de futuro y se regocijan en el poder del humor. Será porque saben que el humor ayuda a engendrar la esperanza, crea un sentido de perspectiva y ayuda a establecer la comprensión de la persona consigo misma y con los demás.

 

El poder del humor hace un despliegue emocional de tal magnitud que potencializa nuestras emociones, conduciéndonos por el camino de la felicidad. Permítame ofrecerle una muestra de humor e ingenio del mexicano que se expresa en la siguiente oración:

“Concédeme Señor…

La serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar;

el coraje para cambiar aquellas cosas que no puedo aceptar;

la sabiduría para esquivar a todos aquéllos que intentan fastidiarme el día.

La tranquilidad para escuchar a cada impertinente que venga a interrumpirme

con cada sugerencia idiota y cada manera tonta de… ‘ingarme.

Ayúdame a cuidarme de los que tuve que mandar a la tiznada el día de hoy,

ya que éstos pueden estar bien relacionados

con los que tendré que trabajar mañana.

Ayúdame a dar siempre 100% de mí al trabajo:

12% los lunes, 23% los martes, 40% los miércoles, 20% los jueves y 5 % los viernes.

Señor…, cuando esté teniendo un mal día

y parezca que la gente se está poniendo de acuerdo para fregarme…

ayúdame a recordar que se requieren 42 músculos para sonreír y sólo cuatro para extender mi dedo y decirles que se vayan a… ¡‘INGAR A SU MADRE!

Amén.”

 

filosofo2006@prodigy.net.mx


EL DON DE LA PALABRA

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Cuando seamos capaces de reconocer el valor original de la palabra, nuestro mundo se redimensionará positivamente, porque el don de la palabra siempre será uno de los privilegios que Dios concedió al hombre para ser, hacer, tener y crecer.

 

Por la palabra valemos y somos, la palabra trasmite el valor primigenio de lo que aspiramos y de lo que creemos, a través de ella se navega en el mar de la incertidumbre o se vuela en el cielo de la paz, con ella se anida en la soledad y la nostalgia o se crece en el amor y el entusiasmo.

 

Por la palabra somos nuestros peores enemigos o nuestros mejores amigos, utilizarla siempre en su exacta dimensión nos traerá beneficios que la razón no puede asimilar fácilmente, porque la magia de la palabra sólo la descifran aquellos que saben que están aquí no por casualidad, sino para trascender positivamente como parte del milagro de la vida.

 

Cada mañana la palabra te lleva a un proceso de autodestrucción o a una causa maravillosa de sanación y esperanza, las palabras que te dices desde que inicias con el milagro del nuevo día, son la brújula que guiará tu camino en las próximas horas.

 

La correlación es muy sencilla: palabras de odio, resentimiento, amargura, quejas, dolor, te llevarán a la enfermedad y al mal de la desolación; por otra parte, palabras llenas de  agradecimiento, de amor, de felicidad, de bendiciones para todos, te conducirán al mundo que está hecho especialmente para tu vida, el del éxito, la prosperidad, la salud y la abundancia de bienes.

 

No malbarates el don maravilloso de la palabra, utilízalo sabiamente para crecer, para ser mejor, para servir, cada nuevo amanecer haz el siguiente ejercicio, al abrir tu ojos que tus primeras palabras sean para agradecer los cientos de milagros que la vida te provee: la salud, la familia, el hogar, el pan nuestro de cada día, el amor, el trabajo, las amistades, etc.

 

Te darás cuenta que son cientos los milagros por los que puedes agradecer desde el amanecer; después al verte al espejo, continua con la magia de la palabra a tu favor, haz una díada, conectando amorosamente con tus ojos y verbalizando mensajes de profundo amor a tu cuerpo, elogia que tienes vista, manos, que caminas, que estás sano, que puedes oler, utiliza el don de la palabra para amarte y respetarte profundamente, si no lo haces tú ¿Quién lo hará por ti?

 

Este ejercicio fortalecerá profundamente el valor de tu autoestima, de tu auto apreciación, de tu valor propio, haciendo que tomes conciencia de tus virtudes para que las fortalezcas y de tus debilidades para que las disminuyas, por una sencilla razón: somos lo que pensamos y existe una relación directa entre nuestras palabras hechas pensamientos y los logros de nuestra vida.

 

Si hay algo que todavía no llega a ti (trabajo, salud, un bien material, la solución de un problema, etc.) utiliza el don de la palabra para verbalizarlo; visualízalo amorosamente, vívelo, gózalo, disfrútalo, siéntelo como si ya estuviese contigo.

 

Cuando a través del don de la palabra eres capaz de armonizar mente, cuerpo y espíritu con el universo, inevitablemente la ley de la atracción funciona… a través de la palabra lo que pidas a la vida llegará a ti a su tiempo, no dudes… ¡llegará!

 

Por la noche, cuando estés por cerrar los ojos, haz uso del don de la palabra para agradecer al Creador que mientras miles de seres humanos más poderosos, más jóvenes o talentosos que tú están muriendo, tú sigues aquí, formando parte del milagro de la vida, el agradecimiento, la oración, la palabra adecuada traerán a ti un cúmulo de bendiciones.

 

Lo de la palabra me recuerda al padre Chuyo cuando hacía una dinámica con los jóvenes de Güémez, les dio una hoja en blanco, les dijo que dibujaran a la mujer que quisieran para su esposa y además pusieran unas palabras de cómo quisieran que fuese. Algunos omitieron las palabras y sólo la dibujaron escultural de 90 60 90, pero el joven Filósofo no dibujó nada. Entonces, el padre Chuyo le preguntó:

¿Por qué no dibujaste y sólo pusiste: “Quiero Señor que me la des como tú quieras?” ¿Y si te da una coja? –inquirió sarcásticamente el querido sacerdote.

No importa –respondió el Filósofo. Si yo la quiero para esposa… ¡NO PARA QUE JUEGUE CARRERAS!

filosofo2006@prodigy.net.mx


SE FELLIZ

Por Ramón Durón Ruíz (†)

La modernidad con sus agigantados avances, por una parte ha permitido que el ser humano cada diez días tenga un invento, que una nueva patente sea registrada y por otra, ha construido una sociedad que basada en la economía posterga la espiritualidad, vive en el vértigo de la prisa que nos hace más superficiales, en la que ignoramos que rápido no es lo mismo que mejor.

Actualmente el ser humano no tiene tiempo para su familia… mucho menos para ser feliz, para encontrarse con su sino, para reconciliarse consigo mismo, para encontrar la paz que anida en su divinidad interior, para reconocer que en la imperfección es un ser perfecto.

 

El mundo moderno va tan rápido, que olvidamos que el secreto de la vida es ser feliz en el aquí y el ahora. El signo de nuestro tiempo es la ligereza, ir a la carrera, la prisa no sólo nos urge también nos lastima, a grado tal que cuando nos damos cuenta, hemos envejecido, ignoramos que “vivir a la carrera, de prisa, no es vivir… es sobrevivir.”

 

La enfermedad que la modernidad ha traído consigo, se llama estrés y sin saberlo va matándonos lentamente, si es así, es porque hemos omitido darle tiempo al tiempo, abrazar la alegría, vivir la existencia, gozar y disfrutar la fiesta de la vida.

Cierto día un sabio beduino del desierto le dijo a un rico turista: “Ustedes tienen el reloj… nosotros tenemos el tiempo” la moraleja es profunda, el tiempo sirve para construir tu historia, esa que te dice que estas en esta vida para trascender.

Así que HOY despierta tus sentidos, sal de tu zona cómoda, date tiempo para ti mismo, para encontrarte con tu grandeza, para evolucionar y crecer, para convivir con la gente de tu vida, para soñar, date tiempo para ser feliz, lo demás es tan vano como un billete de tres pesos.

Deja de racionalizar tu vida y DATE PERMISO DE… viajar con confianza en el Padre, de que lo que viene es lo mejor para ti. Este 2018 te invito a que te ocupes de que tu familia, tu salud, tu trabajo y tu vida estén en sano equilibrio.

El filósofo Gabriel Marcel, afirmó: “propiamente no tenemos un cuerpo; somos nuestro cuerpo” así que HOY valora el cuerpo físico que habitas, trabaja para honrar su existencia ejercitándolo y alimentándolo sanamente, por ello amorosamente te incito a que encuentres refugio en el mundo espiritual.

HOY decídete educar a tu espíritu, a que tenga como punto de partida y de llegada a DIOS, encontrarás las señales que marcan tu destino:

Entenderás que cuando eres capaz de armonizar la dimensión física, con la espiritual, tu vida funciona a las mil maravillas. Mientras la materia esta llamada a crecer y envejecer… el alma está destinada a evolucionar.

Te serán reveladas cuestiones que la humana razón no logra comprender, irás tan lejos como grande sea tu fe, te darás cuenta que en la vida no hay magia, hay magos, (como los reyes que llegaron a Belén) y como tal, trasformaras tu existencia en algo extraordinario.

Sabrás que DIOS te hizo único, y cuando seas capaz de escuchar y vibrar en armonía con tu divinidad interior, llegará una maravillosa auto aceptación, integrarás valores y conducta, sabiendo que no hay en la vida nadie igual a ti, que todo está hecho especialmente a la medida de la grandeza que quieras disfrutar, entonces respetarás la intimidad de tu ser.

Aprenderás que el centro de la vida radica en “amar a tu prójimo como a ti mismo” porque la fuerza del amor, interconecta tu mundo interior con el exterior, como por arte de magia llegará la armonía con el universo y una reconfortante paz interior, que logrará hacerte sentir bien contigo mismo y con el mundo que te rodea.

El viejo Filósofo te recuerda que la vida está llena de poderes especialmente para ti y que el poder del humor desmitifica los subterfugios que trae la adversidad, desdramatiza la vida porque ayuda a procesar y reír de lo que no se puede negar y acude a la parte divina que hay en tu interior.

Resulta que una pareja reñía agriamente, molesto el esposo llama a la recepción del hotel: 

¡Por favor!, vengan rápido que tengo una discusión con mi vieja y amenaza con saltar por la ventana.

¡Señor!, –responden de la recepción– ese es un asunto estrictamente personal.

¡Si, ya lo sé! pero la ‘inche ventana no abre y eso ya es… ¡UN PROBLEMA DE MANTENIMIENTO!

filosofo2006@prodigy.net.mx


¡¡SIN VOS!!

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Al despuntar el 2018 te deseo un año pleno en realizaciones, que durante cada uno de los 365 días del año que nace, Dios te mantenga en la palma de su mano y a mis respetuosos propósitos debo agregar, mi enorme gratitud por hacerme el favor de leerme. Gracias también a ésta mi casa Editora por hacerme el honor de publicar mi modesta colaboración.

Desde el fondo de mi corazón Gracias, a aquellos que desde toda la geografía nacional y del extranjero, me distinguieron adquiriendo la Agenda 2018 de El Filósofo; Gracias por leer y creer en un viejo campesino que dedica su vida como obra de amor, a trabajar en el terapéutico poder del humor.

 

Quiero querido lector, que te des el permiso de crear un año pleno en bendiciones, prosperidad, amor, éxito y felicidad. En este momento te invito a que respire profundo en dos o tres ocasiones –recuerda que nadie sabe lo que tiene hasta que respira profundo– y cerrando tus parpados abre los ojos de tu espíritu y visualízate sano, pleno, triunfando, amando, creciendo y que todos tus sueños tengan plena realización, recuerda que “Si pasa por su mente… pasa por su vida

En mi niñez mi sabia abuelita María me decía: “Ver para creer”, HOY que los años han pasado por mi humana fragilidad y han llenado de nieve mi testa, he aprendido lo importante que es “Creer para crear”.

Inicia un año más de tu vida, es trascendente que mantengas una actitud mental positiva, enfoques tus sentidos en lo que quieres para ti, el enfoque es fundamental, recuerda que atrae para ti lo que enfocas, entiende que los problemas, el dolor, la enfermedad y la adversidad son pasajeros, sólo llegan a dejar a tu vida una lección que debes aprender y asimilar.

Durante todo el año te invito a que llenes tu alma de fe, de que lo que viene es lo mejor para tu vida, la fe es un recinto sagrado como divino que tiene el poder de renovar tu interior, te enseña a aprender a vivir con los claroscuros de cada día, experimentando vivir y gozar cada momento, porque cada día tiene su afán.

Cada nuevo amanecer deseo que brote desde lo más íntimo de tu divinidad interior la esperanza, que no es otra cosa que un mundo abierto a las incontables posibilidades que hay para ti, además la esperanza tiene la virtud de mantener en alto tu fe… hasta que llega la ayuda del Padre. Recuerda que nada sucede en tu vida por casualidad, tampoco olvides que el tiempo de DIOS es perfecto.

Hay una frase popular que dice “Si no eres capaz de reír con la muerte, no tienes derecho a reír con la vida”, así que te invito a que te rías con el año 2017 que murió, con todo lo que trajo y se llevó y que sonrías a la vida que tiene por delante en el año que inicia, porque sonreír te ayuda a construir puentes espirituales y te conecta amorosamente con la prosperidad, te recuerda que “no se hace un mundo diferente… con gente indiferente” sonreír es tan sagrado como amar, y orar te ayuda en tu transformación, evolución y crecimiento espiritual. 

A propósito de sonreír, el humor del mexicano cuenta que: “Una mujer argentina radicada en Güémez, muy molesta por la actitud de su esposo durante el año que termina le dice:

¡Viejooo! todo el 2017 llegaste borracho, tarde, sin ganas de intimidad, con colorete en la camisa y a veces ni viniste a dormir; por lo que este 2018 sólo voy a tener sexo afónico.

¡A chinga’o!

Contrariado el esposo le pregunta:

¿Sexo afónico? ¿Y qué jodidos es eso?

¡¡SIN VOS!!

filosofo2006@prodigy.net.mx


¡GRACIAS!

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Cuando la última hoja del almanaque 2017 cae, la palabra que puede compendiar mejor lo que el año que se va trajo a nuestra vida es ¡Gracias!

Tú me has enseñado Padre que la palabra Gracias a pesar de ser tan pequeña, metafísicamente es poderosa, porque está llena de la magia del amor y cuando brota del fondo del alma, se vuelve tan eficaz como poderosa, porque cubre con un resplandor divino nuestra vida, nos ayuda a dejar de concentrarnos en el dolor y la adversidad y a fijar la atención en que diariamente vivimos al límite de los milagros.

 

Dar Gracias trae sanidad, gozo, armonía, felicidad, nos ayuda a experimentar la vida a plenitud y a escuchar la sabiduría que anida en la divinidad interior.

 

Gracias Señor, por fortaleciste mis vínculos de amor contigo, de hermandad con mi familia y de amistad con mis seres queridos, porque los lazos afectivos con ellos, son cada vez más fuertes, gracias por enseñarme que la verdadera hermandad no requiere lazos de sangre, nace del corazón y se fortalece día con día.

 

Gracias porque cada día me diste la oportunidad para ser mejor como ser humano, por ayudarme a liberarme de rencores y resentimientos que cancelaban mi diálogo interior, impidiendo encontrarme conmigo mismo y que mis alas tomaran vuelo; Gracias por permitirme “guiarme por mi intuición y no por mi interpretación”; Gracias por enseñarme a orar, que es la mejor manera de encontrar tu luz, de alinear mi mente, mi cuerpo y mi alma con el universo; Gracias porque con tu presencia me ayudaste a vencer los miedos y superar los temores ayudándome a encontrar el oficio de mi vida, por ayudarme a que las personas que a mi vinieron, se fueron mejor que como llegaron.

 

Gracias por ayudarme a darle tiempo al tiempo para aprender a ser yo mismo y respetando mi unicidad ayudar a que el rompecabezas de la vida se acomode para ser feliz; Gracias por enseñarme con el dolor y la enfermedad, el valor del amor y la salud y con los problemas y la adversidad el secreto del éxito y la felicidad; Gracias por ayudarme a disfrutar mi tarea, por enseñarme a ser propositivo y no permitir que los problemas me agobien; Gracias por darme la oportunidad de volver  empezar.

 

Gracias por enseñarme a renunciar a las privaciones, a la enfermedad y a decretar que a partir de HOY vivo en la abundancia y en la salud, porque “para ser feliz basta con tener buena salud y mala memoria”.

 

Gracias Padre porque HOY que finaliza el año, me diste 365 días de hambre de ti, 365 días de paz, de amor, de oportunidades para servir, para ser mejor, enmendando los errores de ayer, de aprender a dar con humildad, a perdonar con amor, gracias por llenar mi corazón de optimismo y entusiasmo.

 

Gracias Dios porque como buen Padre de amor, me has dado el milagro del techo y del pan nuestro de cada día; Gracias porque tengo una misión muy clara, ser feliz y hacer feliz a quienes me leen; Gracias por enseñarme a vivir el milagro de la vida en el presente, el ayer quedo atrás, el mañana llegara después, lo mejor que tengo es el HOY y lo habré de vivir con la intensidad del sol y no me tomare la vida demasiado en serio, después de todo me doy cuenta que nadie sale vivo de ella.

 

Gracias Padre por enseñarme a perdonar, que es la mejor manera de reconciliarme conmigo mismo, aprendiendo a gozar cada minuto, cada instante como si fuese el último y al caer el alba con un profundo recogimiento espiritual darte las Gracias por un día… por un año más de vida.

 

Gracias por enseñarme a amar y respetar a mis dos eternos compañeros: mi cuerpo y mi alma, por educarme que cada día es un regalo divino y una oportunidad para no quejarme de ningún mal, sino una oportunidad para glorificarte por mis bendiciones y mis bienes.

 

Gracias Padre, porque HOY que finaliza el año has conducido mi barca a puerto seguro trayendo con tu presencia paz y alegría… por las miles de bendiciones que has derramado con tu presencia: ¡Gracia Padre!

 

Gracias Padre por ayudar al viejo Filósofo para alegrar los corazones cuando digo:

“La educación sexual es… ¡DAR LAS GRACIAS DESPUÉS DEL SEXO!”

“El amor es una enfermedad… ¡EN DONDE TODOS TERMINAN EN LA CAMA!”

“Ser viejo no es un problema… ¡VIEJO EL MAR Y TODAVÍA SE MUEVE!”

“Hay cuatro tipo de hombres: ¡1.-LOS QUE SON GUAPOS, 2.-LOS QUE SON RICOS,

3.-LOS QUE SON INTELIGENTES Y 4.-LA INMENSA MAYORÍA!”

filosofo2006@prodigy.net.mx


NAVIDAD

Por Ramón Durón Ruíz (†)

La Navidad es una de las festividades más importantes dentro del calendario católico, la palabra deriva del latín nativita que significa nacimiento, es la celebración del nacimiento de Jesús.

Navidad es celebración, oportunidad para el encuentro reconciliado, para caminar de la mano de Dios hacia el pesebre, experimentar el bienestar generado por la paz interna, en medio de un mundo convulsionado por las guerras fratricidas y el odio.Navidad es una fecha que hace de diciembre un mes especial, época en la que la mayoría de las personas nos damos permiso para abrazarnos, sonreír y ser felices, animándonos a  soñar, nos permitimos perdonar –que es la mejor manera para que nuestro espíritu levante vuelo–, olvidar los problemas y reflexionar.

 

Navidad es oportunidad para llenar el mundo de luz, dar gracias a Jesús por permitirnos celebrar con Él la navidad, al invitar a Jesús a nuestro corazón, Él quiere que hagamos de nuestra vida una eterna navidad, donde la paz, el amor, la fe, la abundancia de bienes y la convicción de un mundo en armonía, llenen nuestro espíritu no por un mes, sino por el resto de nuestros días.

Navidad es para las mujeres y hombres de buena voluntad, fecha en la que olvidándose los rencores se acrecienta el amor, donde anida la nostalgia por los seres amados que ya partieron, por aquellos que están lejos del hogar.

Navidad es época de espíritu festivo, celebramos la gran posibilidad de entrar a la historia de Dios, para construir la nuestra, según su camino, un camino entre lo sencillo, lo humilde… lo humano. Si Dios ha querido estar con nosotros, nos corresponde a nosotros querer estar con Él.

En esta Navidad vive tu vida con la plenitud del sol, conéctate con tu naturaleza interior, has que brote un nuevo nivel de conciencia, que te lleve a entender que hay un forma superior de gozar la vida, si trabajas en el dominio de tu energía y tus pensamientos.

Vivamos estos días de navidad con Jesús, que no sea un extraño invitado en nuestras reuniones, sino el verdadero protagonista de nuestras vidas.

Navidad nos recuerda que los grandes milagros de la vida son gratuitos, que lo único que falta para que vibremos en armonía con el universo y alcancemos nuestra felicidad no son las grandes sumas de dinero, ni un exagerado poder político o social, sino un espíritu que se regocije en el milagro de la paz interior. Navidad es oportunidad para dar las gracias al Señor por 365 días de bendiciones.

Gracias por todo lo recibido, por la alegría y el dolor, por la felicidad y la nostalgia, por lo que fue posible y por lo que no pudo ser, por darnos el privilegio de caminar con salud, de beber con sed, de comer con hambre, de cantar con entusiasmo, de dormir con paz espiritual y despertar sin miedos.

Navidad es para las mujeres y hombres de buena voluntad, fecha en la que olvidándose los rencores, se acrecienta el amor, tiempo donde anida la nostalgia por los seres amados que ya partieron o por aquellos que están lejos del hogar.

HOY es fecha para que invites a Jesús a tu mesa, él te corresponderá llenándola de bendiciones, te apoyará para edificar una excepcional navidad donde la paz, la esperanza, el amor, la luz y la certeza de un 2018 pleno de abundancia de bienes y prosperidad, colmarán tu hogar para siempre.

HOY, en tu abundancia o escasez, en la salud o sin ésta, en la soledad o el acompañamiento, en el dolor o la alegría, los deseos de este viejo y ajetreado filósofo se convierten en un haz de voluntades: ¡Que Dios dé rumbo a tu camino, ilumine tu morada, llene tu vida y la de tu familia, de trabajo, salud, bendiciones y felicidad, que tus sueños se hagan realidad en el año que está por nacer!...

Recuerda que la Navidad es alegría, por eso el viejo Filósofo dice:

 “‘Abrón es el que repite plato… pero más ‘abrón es el que pide pa’ llevar”

 

filosofo2006@prodigy.net.mx


EL PODER DE LA ELECCIÓN 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Samuel Smiles con meridiana sabiduría afirmó: “La vida tiene su lado sombrío y su lado brillante; de nosotros depende elegir el que más nos plazca” Cada mañana lo mismo sucede, se te presentan dos caras de una misma moneda, en ti radica el poder de elegir a cuál de ellas escoges.

Recuerda que tu vida se construye en el presente; mientras el resentido vive en el ayer y el angustiado desperdicia su tiempo en el mañana; el triunfador vive la magia del HOY a plenitud, y es precisamente HOY cuando el universo te llena de poderes que hacen que tu vida fluya armónicamente con la magia del amor; uno de esos poderes es el poder de la elección.

 

Tú, sólo tú apreciado lector, tienes el poder de elegir qué clase de día construirás; en tu esfera de decisión está salir a la vida y el día de HOY elegir ser aburrido, arrogante, apático, burlón, cínico, conflictivo, despectivo, desordenado, deprimido, egoísta, indeciso, ingrato, odioso, rencoroso, sarcástico, dueño de la razón, vengativo y viviendo en el pasado.

 

O el día de HOY escoger el otro lado de la moneda de la vida, siendo amable, amoroso, auténtico, alegre, apasionado, agradecido, bondadoso, comprometido, creativo, decidido, feliz, generoso, humilde, íntegro, paciente, perdonando, respetuoso, servicial, modesto, valiente, visionario, etcétera.

 

Algo aparentemente tan simple como la elección que HOY tomes, cambiará radicalmente tu día, y con ello tu presente y tu futuro; andar de malas, ser aburrido, arrogante, despectivo, vengativo, genera para tu organismo cortisol, que es un químico que disminuye tu sistema inmunológico y corroe tus fortalezas, debilita tus potencialidades y te conduce inevitablemente a la enfermedad y al fracaso.

  

Por el contrario si eliges ser amable, amoroso, alegre, feliz, entusiasta, comprometido, paciente, tolerante, servicial, valiente, visionario, tu cuerpo generará poderosos químicos como: la serotonina –el químico de la felicidad–, la inmunoglobulina “A”, los linfocitos “T”, que además de fortalecer tu sistema inmunológico, armonizan tu vida generándote un estado emocional, psíquico, físico, social, laboral, familiar, que te recuerda que formas parte del mayor milagro del cosmos… el de la vida.

     

Cada mañana el universo te presenta cientos de opciones, entre ellas: elegir estar de buen humor o estar de mal humor; sólo tú puedes elegir cuál haces tuyo, sabiendo que los resultados serán opuestos y radicalmente diferentes.

 

Cuando tengas alguna duda de qué camino elegir, sólo recuerda que el Señor no patrocina fracasos, y tú no estás aquí por casualidad, sino para manifestar toda tu potencialidad, triunfar y ser feliz. Por eso escuchando la voz de tu corazón ten el valor de elegir para tu vida sólo lo mejor; siempre acompáñalo de pensamientos positivos, repítetelos, créetelos, hazlos tuyos, te convertirán en un ser espectacular que se sorprenderá con los milagros que a ti llegarán.

 

Amado Nervo en su poema “En Paz”, dice: “Porque veo al final de mi rudo camino, que yo fui el arquitecto de mi propio destino…”. Lección que te dice que sólo tú invaluable lector, nadie más, tiene el poder de la elección, si tienes la atingencia de elegir lo mejor, irremediablemente serás el constructor de la obra más espectacular del universo, ¿Cuál? TU VIDA MISMA.

 

A propósito de la elección, el hombre debe tener sumo cuidado con lo que elige darle a la mujer. Un viejo cuento dice que cualquier cosa que le des, ella tendrá la magia de vida de hacer algo fabuloso:

— Dale un esperma y te dará el más bello bebé.

— Dale una casa y te dará el más increíble hogar.

— Dale alimentos y ella te dará la más exquisita gastronomía.

— Dale una sonrisa y ella te entregará su corazón. 

Ella es un ser maravilloso que engrandece todo lo que le des. Así que, si le das problemas… ¡PREPÁRATE %&$ABRÓN! 

filosofo2006@prodigy.net.mx


ME ROBARON LA TABLA CON LOS DULCES

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Hay una historia que en Inglaterra se cuenta de Gilbert Keith Chesterton, −uno de los escritores británicos más importantes del siglo XX− dueño de una inteligencia sin igual y de un humor que supo cautivar a todos. 

“Cierta mañana cuando viajaba en el tren, llegó el boletero a solicitarle el ticket de su pasaje, Chesterton empezó a buscarlo en las bolsas de su abrigo, sin lograr encontrarlo, luego pasó a las de su traje y posteriormente a las de su camisa, como no conseguía dar con él y el tiempo pasaba, con el consecuente nerviosismo, su transpiración fluyó agitándose su respiración; el boletero que conocía al afamado escritor y sabía de la fama bien ganada, amablemente le dijo:  

–– ¡Tranquilo!, ¡tranquilo!, no se ponga nervioso, no hay problema, que no le haré pagar otro boleto nuevamente.  

–– No es pagar lo que me hace estar con el alma en un hilo –repuso Chesterton–, lo que en verdad me preocupa es que… ¡he olvidado a dónde voy!”     

 

Pues, el viejo Filósofo de Güémez no se olvida hacia dónde va, porque su camino será siempre el de manifestarte los dones curadores y terapéuticos de los que gozan el poder del amor y del humor. 

El amor, porque es una bendición que no sólo todo lo puede, sino para tu bien también todo lo transforma, la energía del amor es tan poderosa que entre más das, más recibes, más alimenta tu cuerpo, más fluye por tu mente, más fortalece tu alma, más mana de tu corazón.

Soy un convencido de que no existe en el cosmos medicina mejor que la que se genera con “la frecuencia altísima del poder del amor”. 

 

Es tiempo de que recuerdes que el amor está lleno de magia, ese encantamiento que transforma tu vida en algo excepcional, que te emancipa de tus miedos, que enriquece tu autoestima y sana tu mente de viejos pesares, agravios y dolores; es tiempo de que te des permiso de amar sabiendo que eres fuente inagotable de vida, porque la lección del amor es que estás aquí no para sobrevivir, sino parar vivir en abundancia de bienes, triunfar y ser feliz.

 

Así mismo, el humor, goza del poder de transformar tu microcosmos y alinearlo con el universo, para que seas recipiendario del inmenso caudal de dones y bienes que la vida tiene para ti. El humor  aliviana la carga diaria de tu trabajo, elimina tus pesares, enriquece tu espíritu, transforma los sinuosos caminos y las cuestas arriba de tu vida en el paisaje multicolor más maravilloso, te transforma en un ser amoroso, productivo; te lleva a dejar tu alma estampada en la faena diaria.

En ese sentido, este viejo campesino, en la Agenda de El Filósofo de Güémez 2018, –que ya está a la venta–, busca plasmar el sentido de la vida suficiente para que cada día esté lleno de la magia del amor y del humor, poderes que hacen que tu vida sea diferente. La Agenda de El Filósofo de Güémez 2018 la pueden  adquirir en el teléfono: (01834) 31 44631; correo electrónico: filosofo2006@prodigy.net.mx

 

La agenda, está cargada de anécdotas y frases del Filósofo, donde encontrarás esa suave ingenuidad provinciana, ese amor a las abuelas y los “viejos” de nuestra tierra, esa pretendida buena fe rural tras la que se enmascara un humor lleno de obviedad, de amor a la vida, de sentido común y perogrullo.  

 

Lo del humor del Filósofo y el recién desfile del 20 de noviembre, me recuerda cuando los deportistas  al pasar bajo el balcón de honor, hacen su saludo; pasan los militares y saludan militarmente; los karatekas saludan inclinando su testa; los charros saludan con la diestra levantada hacia el sombrero.

Hasta atrás del desfile iba un tipo abriendo la boca, con el brazo derecho y la palma de la mano hacia arriba, una periodista que preparaba la crónica del desfile le pregunta:

–– Disculpe, ¿usted a qué grupo representa en este desfile?

–– ¿Grupo? Yo, a ninguno.

–– Y entonces ¿por qué lleva la mano así?

–– ¡Ah chingáo!... ME ROBARON LA TABLA CON LOS DULCES.

filosofo2006@prodigy.net.mx


¡…SEPA LA TIZNADA!

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Ese genio del cine mudo como lo fue Charles Chaplin, con una sabiduría que llenaba de luz su espacio vital afirmaba: “Ya perdoné errores casi imperdonables. Intenté sustituir personas insustituibles y olvidar personas inolvidables. Ya hice cosas por impulso. Ya me decepcioné de personas que pensé que nunca me decepcionarían. Pero también yo decepcioné a alguien. Ya abracé para proteger. Ya reí cuando no podía. Ya hice amigos eternos. Ya amé y fui amado, pero también fui rechazado.

 

Ya grité y salte de tanta felicidad, ya viví de amor e hice juramentos eternos, pero fallé muchas veces. Ya lloré oyendo música y viendo fotos. Ya llamé sólo para escuchar una voz, Ya me apasioné por una sonrisa. Ya pensé que me moriría de tanta tristeza. Tuve miedo de perder a alguien especial (y acabé perdiéndolo) ¡Mas sobreviví! y todavía vivo. Es bueno ir a la lucha con determinación, abrazar la vida con pasión, perder con clase y vencer con osadía, porque el mundo pertenece a quien se atreve.  LA VIDA ES MUCHO para ser insignificante”1

 

En la vida las cosas son tan claras como el agua, tan poderosas como los rayos del sol, todo está a tu servicio –porque el sol sale para todos, para el triunfador y para el que niega la vida claudicando–, sólo se necesita que te dispongas a abrir tu espíritu para recepcionar el bello racimo de bendiciones que DIOS tiene para ti, es la mejor manera de abonar la abundancia de bienes que el universo HOY ha producido para ti.

La visión cosmogónica que los abuelos proveen, enseñan que la vida es la más poderosa prueba de unidad divina, sus propiedades se expanden y revelan mediante los sentidos.

 

La vida es el más preclaro resultado del universo, su esencia es un vívido reflejo de arte y poder, de amor y luz, la perfección más elevada que hace que hasta en la criatura más diminuta se compendie el universo; es el más espectacular laboratorio-taller del universo, en el que todo proviene de una fuente superior y divina, nada, absolutamente nada existe al azar, nadie se crea a sí mismo, es una oportunidad que debes aprender a merecer, aprovechando bien el tiempo que sirve para construir la historia, para dejar tu aroma en la faena.

 

   La vida es generosa, siempre tiene una segunda oportunidad para el que va en su búsqueda, que importante es hacer que tu actividad sea tan creativa que te conduzca a saborear las delicias de la existencia, su exquisitez, entendiendo que este día, esta hora, este minuto son especial, porque la vida es un conjunto de experiencias personales para gozar.

Henry Ford decía: “Ten mucho cuidado con lo que pienses… porque bueno o malo se te va a hacer realidad” Por eso cuando la luz del alba despunta, respira profundo –porque nadie sabe lo que tiene hasta que respira profundo– ora dando gracias a Dios por el milagro del nuevo amanecer, eso llena tu alma de reflexiones positivas, alegres; pensamientos de amor, gratitud, paz y salud generan salud; pensamientos de resentimiento, rencor, odio conciben odio, es una relación perpetua e infinita.

 

Cuando el milagro de la vida se presenta en el nacimiento de un bebe, el Padre se manifiesta a plenitud, porque Dios ordena la vida de tal manera que hace que en la fragilidad de ese pequeño cuerpo éste su morada y la perpetuación de la vida, sabiendo que ésta es una conjugación de armonía, conocimiento, abundancia, piedad, plenitud, poder, sabiduría, luz, bendiciones y amor.

El Filósofo es un viejo afortunado, no le pone límites a su vida, trabajo en lo que amo, sé que Dios me dio la vida prestada y al final de la jornada habré de devolvérsela enriquecida por las dos emociones más terapéuticas que me ha obsequiado: el amor y el humor.

 

Recuerda sonreír siempre, la vida está llena de bendiciones y una sonrisa hace más agradable el camino, y una sonrisa es precisamente lo que sacas día con día de La Agenda 2018 de El Filósofo de Güémez, la cual hemos decidido continuar publicando, a fin de preservar la pasión del Dr. Ramón Durón Ruiz, que tuvo por la cultura popular del Noreste de México. La Agenda 2018 de El Filósofo de Güémez 2018, ya está a la venda y está a tu disposición en el 14 Anaya, en ella encontrará reflexiones espirituales y obviamente el tema del humor en donde el Filósofo dice:

“Si dos montan un caballo… de seguro uno va atrás”

“En política, el que sabe, sabe… el que no es jefe”

“No te burles de las elecciones de tu vieja… tú eres una de ellas”

“Cada cuarto de hora… tengo 15 minutos de pendejez”

“Filósofo: ¿Por qué llora una mujer? El 1% de felicidad, el 1% de tristeza… el 98% sepa la tiznada”

1.http://www.literato.es/ya_perdone_errores_casi_imperdonables/

filosofo2006@prodigy.net.mx


¡… HORA DE IRME A LA CASA!

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Hay una hermosa historia llena de sabiduría que le comparto: “Cierto día, un ‘viejo’ catedrático entra al salón de clase y le dice a los alumnos: — ¡Les tengo un examen sorpresa!

Los jóvenes se pusieron nerviosos por el examen, mientras el profesor entregaba hoja por hoja a cada uno de ellos, con el frente para abajo, de modo que no vieran su contenido hasta que dijera en qué constaba la prueba.

Una vez entregadas éstas, pidió que dieran vuelta a la hoja y vieran el contenido. Para asombro de ellos la hoja en blanco sólo tenía en el medio un pequeño punto negro.

 

Viendo la cara de extrañeza de los alumnos, el profesor les dijo: 

— Redacten lo que ven.

Los jóvenes, muy confundidos, se pusieron a escribir sobre lo que veían. Terminado el tiempo, el maestro recoge las hojas, las coloca en el frente del escritorio y comienza a leer una por una las redacciones en voz alta. Todas, sin excepción, se referían al punto negro de diferentes maneras. Terminada la lectura, el profesor les dijo:

— La prueba no es para darles una calificación, les servirá como lección de vida.

 

Nadie habló de la hoja en blanco, todos centraron su atención en el punto negro. Eso mismo pasa en nuestra vida, en ella tenemos una hoja en blanco entera, para ver y aprovechar, pero nos centramos en los puntos negros.”1

La moraleja de la historia es formidable: entiende que la vida es un lienzo en blanco para que dejes estampada tu huella, para que tu rico aroma quede por donde pasas. Deja ¡YA! de ver los puntos negros de la vida.

 

HOY concéntrate en tu grandeza, en construir tu felicidad; recuerda que no es casualidad que estés vivo, mientras otros más talentosos, poderosos, sabios, más fuertes que tu… ¡ya partieron!

HOY sé capaz de conectar con el amor con el que llegaste a la tierra, ensamblarás con una fuerza que va más allá de las reticencias del mundo físico, te llevará a compartir tu dolor y sufrimiento haciendo que mengüen y a participar tus dones y poderes, que hará que se multipliquen.

 

Te ayudará a saber que a esta vida llagaste para trascender y triunfar, sólo que no olvides que “nadie, nunca triunfa solo”.

A veces ese punto negro puede ser un momento de dolor –físico, mental o espiritual–, si eres sabio sabrás que todo dolor es un maestro que está en tu vida para transformarte, para hacerte crecer como ser humano.

 

Cuando el doctor dice que la enfermedad es IN CURABLE, sin saber te recuerda que IN significa adentro, es decir, ¡curar desde tu interior! Así que en vez de ver la enfermedad o el dolor como un punto negro, date permiso de ir hacia dentro de ti, ahí donde radica esa poderosa energía de limpieza y salud, en los niveles más espirituales y profundos de tu ser.

 

Que dejes de ver el punto negro significa que haciendo a un lado las insignificancias, te encuentres con tu esplendor, con el poder que vibra en tu interior y salgas a la vida con un propósito firme. Recuerda que “el que sabe a dónde va… tiene la mitad del camino recorrido”, porque sólo hay una persona que conoce tu grandeza y te lleva a ella… ¡TÚ MISMO! HOY ve la vida como lo que es… UNA OPORTUNIDAD ESPECTACULAR.

 

A propósito, un pela’o entra a la cantina y pide “un tequilita y una cervecita”, al terminárselas saca su cartera y ve una foto, la guarda y pide que le sirvan de nuevo. Llevaba ya cuatro tandas cuando el cantinero, intrigado, le pregunta por qué después de beber el tequila y la cerveza mira la foto.

El hombre dice: — Es la foto de mi vieja y cuando empiezo a encontrarla espectacular… ¡SÉ QUE ES HORA DE IRME A LA CASA!

http://www.canal15.com.ni/videos/44827         

filosofo2006@prodigy.net.mx        


¡SE ESTÁ MOVIENDO!

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Una celebración más llena de mexicanidad es el Día de los Muertos, fecha en la que se olvidan los odios y los rencores quedan atrás. El mexicano hace juegos malabares con la vida y hasta con la muerte, este 1 y 2 de noviembre llena los panteones con las flores multicolores del amor y del recuerdo.

 

Por todos lados destacan las coronas y los ramos de rosas, de cempoaxúchitl (flor de los 20 pétalos), gladiolas, margaritas, tulipanes, flores que como sol en plenitud, iluminan el recuerdo de nuestros seres idos; jubilosas como nuestras oraciones, plenas de vida como el amor a nuestros difuntos, flores con un dejo de tristeza y melancolía.

 

En 2003 la UNESCO reconoció la festividad indígena del Día de Muertos, como una Obra Maestra del Patrimonio Oral de la Humanidad: “Una de las representaciones más relevantes del patrimonio vivo de México y del mundo, y como una de las expresiones culturales más antiguas y de mayor fuerza entre los grupos indígenas del país."

 

En esta celebración importante para los mexicanos, en canciones, narraciones tradicionales y cuentos populares aparece la muerte, la flaca, la parca, la fría, la huesuda, la calaca… quien nos hace reunirnos año con año. En el refranero mexicano podemos encontrar las siguientes consejas:

“Al fin que para morir nacimos”,

“A mí las calaveras me pelan los dientes”,

“Cayendo el muerto y soltando el llanto”,

“De limpios y tragones están llenos los panteones”,

“El muerto a la sepultura y el vivo a la travesura”.

 

Pero la verdad es que cuando " La Huesuda " viene a ajustarnos cuentas, no hay quien escape.

El ser humano, en todos los tiempos, buscando interpretar lo abstracto ha estudiado y querido desentrañar el misterio de nuestra eterna compañera: la muerte, y en vez de encontrar respuestas, nos han llegado más interrogantes. No hemos entendido que la vida es el arte del encuentro… y la muerte también, porque ambas parten del amor y tienen la fuerza de la divinidad.

 

Cuando llega la muerte a nosotros con su profunda cauda de dolor y de tristeza, es cuando entendemos que separación no es olvido y aprendemos que la rueda de la vida no se detiene, experimentando lo que es levantarse de las cenizas… para seguir adelante.

 

Dentro de los miedos más arraigados del mexicano está la muerte; podemos hablar de ella en el de al lado, pero no en nosotros. Si hacemos calaveras y vestimos a la muerte de colores, la caricaturizamos o nos reímos de ella, no es porque nos burlemos, es porque es una forma de quitarle poder y tener la posibilidad de acercarnos a ella. El viejo Filósofo ama a la vida y respeta a la muerte, por eso dice:

 “Pa’ vida de morirse… hay que estar vivo”

 “Se está muriendo mucha gente… que no se había muerto antes”

“Antes de morir… prefiero la muerte”

“Señor mantenme vivo…hasta que me muera”

Recuerda que sonreír es de sabios que entienden que sólo pasas por esta vida una sola vez y como la Macarena “dale a tu cuerpo alegría”, con el poder que genera la sonrisa. Una sonrisa estimado lector, es precisamente lo que sacas día con día de La Agenda 2018 de El Filósofo de Güémez, que se ha convertido en un excelente regalo para ésta fechas y que ya está a la venta en: filosofo2006@prodigy.net.mx, o en el Tel. (01)834 3144631. Recordemos a Charles Chaplin quien decía que: “Un día sin humor, es un día perdido

 

Lo del humor me recuerda la ocasión aquella en la que con motivo de acercarse el Día de Muertos un psicoanalista llegó al café de Güémez y dirigiéndose al Filósofo se presenta con sus acompañantes, a la vez que les lanza una lapidaria pregunta:

¿Qué les gustaría a ustedes que la gente dijese frente a su ataúd el día que mueran? 

¡Que fui el ganadero más exitoso y sabio que ha habido en la región! –respondió Simpliano

¡Qué fui el mejor maestro del que ha tenido memoria Güémez! –dijo Anacorito.

¡Que como yo ningún médico ha habido… ni habrá en esta tierra! –dijo el Dr. Roldán

Y a ti Filósofo ¿Qué te gustarían que dijeran? –pregunto el profesional de la conducta humana.

¡Ha jijo de la tiznada! –dijo el campesino de allá mesmo– ¡SE ESTÁ MOVIENDO!

filosofo2006@prodigy.net.mx


TE SACO DE LA ‘INCHE GLORIETA

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

En India nacieron cuatro de las religiones más importantes de la tierra: el hinduismo, el budismo, el jainismo y el sijismo. Si por una parte es un país con graves problemas de pobreza y analfabetismo, por otra es recipiendario de una milenaria sabiduría que se enseña de generación en generación, entre otras formas, en las “Cuatro leyes de la espiritualidad:

1. La persona que llega es la persona correcta. Nadie llega a tu vida por casualidad, todas las personas están allí por algo, para hacerte aprender y avanzar en cada situación.

 

2. Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido. Nada, absolutamente nada de lo que te sucede podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante. No existe el: “Si hubiera hecho tal cosa...hubiera sucedido tal otra...” No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendas la lección y sigas adelante. Todas y cada una de las situaciones que te suceden son perfectas, aunque tu mente y tu ego se resistan y no quieran aceptarlo.

 

3. En cualquier momento que comience es el momento correcto. Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estás preparado para que algo nuevo empiece en tu vida, es ahí cuando comienza.

4. Cuando algo termina, termina. Simplemente así. Si algo termina es para tu evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia.”1

Tan sabias aseveraciones confirman lo que en comentarios anteriores he escrito: En tu vida nada sucede por casualidad, todo está hecho para tu bien y tu grandeza. HOY disponte a poner en juego tus sentidos de la vida, sabiendo que cada persona tiene un camino diferente a la espiritualidad y a su ser interior, nadie es mejor o peor, ni más lento, ni más rápido, cada quien tiene su tiempo y su ritmo.

 

Cuando eres capaz de entender “que un mal pequeño es un gran bien”, entonces no tomas la crítica de tu adversario como algo negativo, sino como un área de oportunidad para crecer, para encontrar la fuente de muchas tribulaciones y con ello el camino del autoconocimiento, de lo que necesitas cambiar para ser mejor y diferente, para transformar tu negatividad en un inacabable haz de luz.

Una cosa debe quedarte bien clara: Tu espíritu es superior a tu mente y tu mente superior a tu cuerpo, cuando tomas conciencia espiritual de ello, construyes una relación armónica contigo mismo y con el universo, recuperas tu verdadera naturaleza como ser espiritual, al conseguir relacionarte convenientemente con la vida.

 

HOY quiero que te grabes “a piedra y lodo” que el éxito, la salud, la felicidad, el amor y la armonía están en tus manos, sólo requieres cambiar tus pensamientos y tener una actitud permanentemente positiva. Tu energía y tu tiempo son muy valiosos como para que los desperdicies en odio, crítica, resentimientos o para andar de malas.

 

Qué importante es también que aprendas a dar las gracias. HOY da gracias por los dones que se te han concedido y por el cúmulo de bienes que vendrán. Recuerda: Agradecer es un principio metafísico que te conduce a la obtención de mayor número de bienes. Cuando eres agradecido, el universo provee más. Dar las gracias acelera tu proceso de crecimiento material y espiritual.

A propósito, un contratista había crecido tanto materialmente que decide emborracharse, después de haber rendido honores a Baco, tambaleante se sube a su coche de lujo para ir a casa, en el camino que le toca el retén del alcoholímetro.

 

¡Alto!, control de alcohol, deme los papeles del carro.

Agrega un billete de $200 a la documentación y se lo entrega al tránsito, al poco tiempo éste le dice:

¡Adelante!

A los 50 metros lo vuelve a parar el alcoholímetro:

¡Control de alcohol!, deme los papeles.

Envuelve dos billetes de $200 con la documentación, se los entrega al tránsito; éste le dice:

¡Avance, avance! 

Echa a andar el carro y a los 50 metros lo vuelve a parar un tránsito.

¡Alto!, control de alcohol, deme la documentación.

Ya encabritado, el constructor como puede, le dice:

¿Otra vez el pinche alcoholímetro?, ¿otra vez los papeles?

El tránsito en voz baja y mirando discretamente a ambos los lados, le responde:

¡Sssssh!, tranquilo, tranquilo, si me das $500, te saco de la ‘inche glorieta… ¡‘ENDEJO!

1.http://www.mentecuantica.com/2010/01/4-leyes-de-la-espiritualidad/                                                                                         filosofo2006@prodigy.net.mx


MIRA BIEN EL TAMAÑO

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Hay una historia que me encanta, dice: “Qué haces con las piedras del camino:

El distraído… tropezó con ella.

El violento… la usó como proyectil.

El emprendedor… la utilizó para construir.

El caminante cansado… la usó como asiento.

Para los niños… fue un juguete.

Drummond… hizo la más bella poesía.

Con ella David… mató a Goliat.

 

Miguel Ángel… puso en ella su talento y esculpió la más bella obra.

En todos los casos, la diferencia no estaba en la piedra… sino en el hombre.”1

HOY, sal dispuesto a ser la diferencia en la vida, que no te espanten las piedras que solas llegan a tu camino o aquellas que las manos del perverso pone para que tropieces, recuerda que “eres el arquitecto de tu propio destino”, decídete a tomar cada una de esas piedras para construir tu vida de grandeza, prosperidad, abundancia y felicidad a la que por derecho propio eres merecedor.

 

Cuando eres capaz de trabajar en tu parte espiritual y partir del centro de tu ser interior, sabrás darle su justo valor a los problemas, al dolor, a la adversidad y hasta a la muerte; será entonces que aprenderás a valorar el poder de la vida, que siempre tiene implícito un sentido maravilloso, que depende de ti, sólo de ti encontrarlo.

En esta vida cada día tiene su afán, ninguno se parece a otro, como tampoco nadie se parece a ti... porque eres único, así que disponte a gozar de la inacabable policromía de la vida, siendo único.

Las piedras que ponen en el camino quienes envidian tus dones y talento, lo que logran en realidad es desamodorrar tus poderes y ponerlos en práctica, iniciando tu ascendente labor espiritual. Recuerda que tener envidia es hacer un homenaje a la mediocridad.

 

Cuántas veces las piedras han hecho que el camino sea más difícil, pero no debes olvidar que el sentido del logro viene desde ahí; ése que te lleva a realizarte en la satisfacción de no claudicar, de luchar y con ello, a reencontrarte contigo mismo.

En la vida todo tiene un ¿por qué?, se le conoce como el principio de “causa y efecto”, que quiere decir que “toda causa tiene su efecto y todo efecto tiene su causa”, es decir, que todo viene a ti para tu crecimiento, nada llega por casualidad, no hay azar, “todo lo que sucede tiene un porqué, una explicación aunque se desconozca”.

 

HOY, recuerda que llegaste a esta vida a aprender, a crecer físicamente y evolucionar espiritualmente, cuando trasciendes el espacio material, eres capaz de conectar con tu divinidad interior y muy a pesar de los escollos del camino, sólo manifestaciones de amor, paz, armonía, éxito, bienestar, felicidad y sabiduría llenarán tus sentidos.

 

Si de sentidos hablamos, éstos se abren a la vida a través de los canales del amor y del humor, que al producir los químicos de la felicidad (serotonina, inmunoglobulina “A”, linfocitos “T”), además de ayudar a sanar la depresión, ahuyentan la soledad, aquietan los miedos, disminuyen el estrés, aumentan el sentido de la felicidad, estimulan el ánimo, maximizan el poder del aquí y del ahora, conectándote con el universo.

 

Apropósito del sentido del humor, pues por la noche, después de usar el control remoto de la TV a diestra y siniestra y a punto de conciliar el sueño, el viejo Filósofo ve llegar a su esposa que viene de terminar la faena de ese día:

Vieja dime una cosa, ¿ónde quedó aquella mujer linda, de cuerpo sensual y escultural con la que hace años me casé? 

La mujer se acomoda en la cama, deja las pantuflas a un lado y le responde sin inmutarse:

Viejo po’s tú te la comiste… ¡¡MIRA BIEN EL TAMAÑO DE TU ‘INCHE BARRIGA!!

1. www.nuestraedad.com.mx/lapiedra.htm

filosofo2006@prodigy.net.mx


¡TENGO RAZÓN!

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

En la maravillosa página: www.renuevodeplenitud.com; diariamente nos alimentan con las más variadas y ricas historias, la siguiente es de Maxwell, J. C. (2001; 2003).

“Cierto día, un capitán de barco y su rudo jefe de ingenieros conversaban. Empezaron a discutir sobre quién era más importante de los dos para que el barco navegara. Como la discusión se tornó acalorada, el capitán decidió que por un día cambiaran de trabajo. El jefe de ingenieros estaría en el puente de mando y el capitán en la sala de máquinas.

 

A sólo unas pocas horas de haber iniciado el experimento, el capitán salió de la sala de máquinas. Venía sudado, sus manos, cara y uniforme estaban llenos de grasa y aceite.

— Creo que tienes que venir a la sala de máquinas. No puedo hacer que los motores anden.

— Por supuesto que no puedes, –dijo el jefe de ingenieros– acabo de encallar el barco.

 

Qué tontería es, cuando comenzamos a creer que somos los únicos y que el mundo depende sólo de nosotros. En la vida estamos rodeados de personas y cada uno tiene un papel vital que desarrollar. Necesitamos aprender a respetar, amar y considerar al otro, sabiendo que cada uno es experto en algo, cuando nos unimos, es que el barco de la vida no encalla y puede marchar. Dios nos ha dado dones y capacidades a cada uno, pero siempre dejemos que Él sea el capitán del barco.”

 

Cuando eres capaz de entender tres cosas: 1.Que tu vida está plena de potencialidades; 2.Que otros también gozan de disímiles capacidades y 3.Que hay un capitán que desde arriba los coordina, entonces sabrás que nadie es más ni menos, simplemente somos heterogéneos, porque cada uno tenemos encomendada una tarea diferente; cuando lo reconozcas y respetes crecerás espiritualmente.

 

Recuerda que tu vida tiene una trinidad, conformada por cuerpo, mente y espíritu, en la medida que las armonices te funcionará mejor, te ayudará a entender que la vida es una fiesta que hay que celebrar con la plenitud de los sentidos.

Diariamente aprende a amar y respetar tu cuerpo; a tener actitudes mentales positivas que lograrás cuando aprendas a vivir en el milagro del HOY, acción que te ayudará a eliminar el miedo que impide a tus alas tomar vuelo, al omitir vivir en los dolores del pasado o en la angustia del futuro.

 

Dag Hammarsöld afirmó: “El camino más difícil es el camino al interior y por lo menos una vez en la vida debemos recorrerlo”, una vida rica en espiritualidad aleja la posibilidad de “que donde una vez estuvo el corazón… ahora haya una piedra”.

 

Nunca olvides la transitoriedad de la vida, ocúpate de enriquecerla diariamente con el poder de la oración, del amor, de la esperanza, del perdón, de la actitud mental positiva, que te ayudarán a transformar tu ser en una inagotable fuente de bienestar, prosperidad y felicidad.

 

Cada mañana cree lo que eres, “eres la expresión de lo divino que ha bajado hasta lo humano”, entiende que el mundo gira a tu rededor, es el momento de que tomes conciencia de la importancia que gozas en el juego de la vida.

 

HOY es el día en el que dejes partir tus miedos, penas, dolores, resentimientos, angustias, déjalos ir, es hora de que fluyas con el universo, de que no busques en el exterior el amor, la felicidad, la prosperidad o la abundancia de bienes, eres la fuente de tus miserias o éxitos; para que goces de la prosperidad primero debes enraizarla en tu interior, que es donde radica el poder de tu vida.

 

Este viejo campesino es feliz con lo que es y lo que tiene; a propósito iba el Filósofo caminando por la calle, con su compadre Antálgico, quien le reclamaba que por andar en el tema de la espiritualidad se ha olvidado de la belleza de las mujeres, en eso observan que en sentido contrario viene caminando una muchacha llena de una candente sensualidad. El Filósofo le dice a su compadre:

— Mira, esa muchacha trae puesto el calzón de mi amá.

— ¡No ‘ingues! ¡Si ni siquiera conoce a tu mamá! 

— ¡Claro que sí! te apuesto 100 pesos a que trae puesto el calzón de mi amá.

— ¡Está bien! pregúntale.

— Disculpe, preciosa –pregunta el Filósofo– ¿de quién es el calzón que trae puesto?

– ¡De tu tiznada madre… ‘endejo!  

– Ya ves –dijo el Filósofo– ¡TENGO RAZÓN!

filosofo2006@prodigy.net.mx


PECADOS CAPITALES

EL FILÓSOFO DE GÜÉMEZ

Por Ramón Durón Ruíz (†)

En el siglo VI, el Papa Gregorio Magno habló de los siete pecados capitales, mismos que posteriormente serían utilizados magistralmente en la obra del poeta Dante Alighieri, “La divina comedia” y esgrimidos durante siglos en la búsqueda de una moral pura por los cristianos y por cientos de artistas europeos.

 

Los siete pecados capitales son: 1. Lujuria, 2. Gula, 3. Avaricia, 4. Pereza, 5. Ira, 6. Envidia y 7. Soberbia.

De acuerdo a Santo Tomás de Aquino, estos pecados adquieren la categoría de capitales no por la magnitud de los mismos, sino porque tienen la fuerza de generar a la vez otros pecados y más vicios.

 

“Los pecados capitales tienen virtudes para vencerse:

La Soberbia, que se da ante el deseo de honores y gloria, se ataca con la Humildad, que nos conduce a reconocer que de nosotros mismos sólo tenemos la nada y el pecado.

La Avaricia, que es el deseo de acaparar riquezas, se vence con la Generosidad, que no es otra cosa que dar con gusto de lo propio a los pobres y a los que necesiten. 

La Lujuria ante el apetito sexual, se vence con la Castidad, que es el dominio sobre los apetitos carnales.

La Ira ante un daño o dificultad, se vence con la Paciencia, que se da al sufrir con paz y serenidad todas las adversidades.

La Gula ante la comida y bebida, se vence con la Templanza, que no es otra cosa que la moderación en los excesos.

La Envidia que es el resentimiento de las cualidades, bienes o logros de otro, se combate con la Caridad, que es desear y hacer siempre el bien al prójimo.

Y finalmente, La Pereza que es el desgano para obrar en el trabajo y responder a los bienes espirituales, se combate con la Diligencia, que es la prontitud de ánimo para obrar bien.”1

Pero en fin, viejo y ajetreado por los vaivenes de la vida, el Filósofo, cree a pies juntillas, que la mejor manera de vencer a los siete pecados capitales es a través del amor y del humor, porque ambos además de dar plenitud y armonía a tu vida, te acercan a la divinidad interior que reina en ti. 

A propósito, el humor me recuerda aquella carta que circula entre el colectivo social que un pela’o le envió a la afamada Dra. Corazón: 

Apreciable doctora:

Como muchos de mis paisanos le quito el tiempo, porque usted es una mujer llena de la sabiduría que la vida y los años otorgan; acudo en busca de su consejo ante una situación difícil que se me presenta.

 

Resulta que estoy enamoradísimo de mi novia y por lo mismo que tengo hartos deseos de casarme con ella. Sólo que tengo un grave problema: Mi padre está preso debido a que borracho atropelló a 23 señoras que iban en una peregrinación. Él conoció a mi madre en el table dance “El Capitán” y la sacó de esa vida. Ella en fin mujer, inteligente, puso su propio negocio; ahora tiene su table dance con más de 100 mujeres y hombres y ya no tiene que ejercer la prostitución... aunque ella dice que si de vez en cuando se “avienta una canita al aire”, es para no perder “la condición física” y seguir asimilando experiencia.

 

Tengo tres hermanos y dos hermanas. Uno es diputado federal; el segundo está preso por asalto a mano armada y violación. Mi hermano el más pequeño es homosexual y trabaja vendiendo carnalidad en las noches en el boulevard. Mi hermana, la mayor, es lesbiana y recién acaba de casarse con su novia, 30 años más chica que ella, tienen su propia empresa vendiendo partes de carros robados. La menor trabaja con mi mamá en el table y dicen que a pesar de su corta edad es muy buena en el oficio más antiguo del mundo.   

Algo compungido y lleno de pena le pregunto: ¿Cree usted apropiado que le cuente a mi novia que…TENGO UN HERMANO QUE ES DIPUTADO FEDERAL? 

1http://www.corazones.org/diccionario/pecados_capitales.htm

 filosofo2006@prodigy.net.mx


ENTRE TODAS TUS AMIGAS

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Hay un viejo cuento que HOY parafraseo y comparto con usted: “Un adulto mayor, decidió ir en pos del sueño de su vida: conquistar la montaña nevada más alta de su país. Durante varios meses se preparó emocional y físicamente. Cuando llegó el día en que se disponía a emprender su meta, se acercó su hijo diciéndole: ‘Papá, sé a dónde vas, he visto cómo te preparas, ¡quiero acompañarte!’

 

Ambos partieron a la base de la montaña nevada para emprender el ascenso. El padre, inició velozmente la conquista de su sueño; era tal su deseo de llegar a la cima, que cada obstáculo, en lugar de debilitarlo lo impulsaba a seguir adelante. Una vez lograda la cima, llegó a él una reconfortante paz y una indescriptible satisfacción.

 

De pronto se percató de la ausencia de su hijo, rápidamente “desandó” el camino entre tropiezos y tumbos. A la mitad de la montaña encontró a su hijo exhausto y tirado sobre la nieve. El padre lo abrazó y le dijo:

–– Hijo, estaba preocupado, pensé que habrías perdido el camino.

 

El hijo, mirándolo a los ojos respondió:

–– No tengo problemas papá… ¡voy siguiendo tu huella!”

Cuando con un gesto de humildad eres capaz de seguir la huella de tus padres y de tus abuelos, te llevarán por el camino del encuentro con la grandeza para la que fuiste creado. Este 28 de agosto celebramos el DÍA DEL ABUELO, qué mejor homenaje a ellos que recordar que en la fiesta de la vida a todos, nos queda mucho por aprender de ellos.

 

Si eres inteligente, te instruirás en las lecciones de amor y sabiduría que a cada paso del camino siembran los abuelos; aprenderás desde las cosas aparentemente nimias como las sonrisas de los niños, pasando por el dolor de la madre soltera, hasta de la crisis del enfermo terminal, en el juego de la vida cada movimiento tiene una enseñanza para ti.

Los abuelos llenos de la ciencia, esa que se adquiere por la experiencia de la vida, saben que “no hay caminos sin piedras”; para ellos la vida de principio a fin es una escuela de sano aprendizaje, en donde las dificultades y los tropiezos, más que problemas, son lecciones para que enriquezcas tu evolución y crecimiento personal.

 

Los abuelos saben que “la felicidad no es un puerto es, sí, una forma diaria de navegar”; para ellos ser felices los conecta con la fuente de la vida, con su salud integral, será porque saben que la felicidad equilibra y armoniza tus sentidos; no es sólo un sueño, una frase, un anhelo o un deseo, es poner en marcha la plenitud de tus dones para ir en pos de tus fantasías, porque bien saben que “la vida es una aventura no para sufrir, mucho menos para sobrevivir… sino para disfrutar, para vivir a plenitud los milagros que acontecen a tu alrededor, y sobre todo dentro de ti mismo”.

 

Nuestros “viejos” saben que cada nuevo amanecer, Dios tiene un plan amorosamente enorme para ti… por eso confía en que lo mejor está por venir, te invitan a que arrojes la carga de dolores y pesares a un lado del camino, cediéndole al Señor tus problemas, dejándolos en sus manos que Él, como médico divino… te sanará.

Los abuelos te recuerdan lo excepcional que eres. HOY en un acto de humildad, si tienes o tuviste la dicha de tener abuelos da gracias a Dios por el milagro de su presencia. Recuerda que dar GRACIAS, enriquece recíprocamente a quien las da como a quien las recibe, llevándote a experimentar una armonía con el universo y una paz interior excepcional.

 

Ellos que son un libro amorosamente abierto, te recuerdan que el miedo es una cortina de humo de tu ego, es la ausencia del amor, afecta, debilita, desequilibra tu energía vital. HOY, DATE PERMISO DE que la energía del amor fluya por tu torrente sanguíneo.

Lo del amor me recuerda la ocasión en la que el viejo Filósofo tomaba plácidamente café en el porche de su casa, acompañado de su vieja; ésta, tratando de poner en juego la agilidad mental del viejo campesino, le dijo:

–– Muchos te buscan quesque porque eres muy ingenioso: a ver si eres tan ‘ingón, dime algo que me haga sentir feliz y encabritada al mismo tiempo.

El Filósofo mirándola a los ojos –que son la puerta del alma-, le dijo:

–– Eres la mujer que hace el sexo más maravilloso… ¡¡¡ENTRE TODAS TUS AMIGAS!!!

filosofo2006@prodigy.net.mx


EL MUNDO DEL MEXICANO

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

El mundo del mexicano es maravilloso gira entre dos extremos: lo espiritual y el sentido del humor. En lo espiritual, la religión y la muerte son nuestros referentes más válidos, el 1 y 2 de noviembre acudimos puntuales a la cita con nuestros difuntos, a refrendarles nuestra gratitud y amor, sabiendo como dicta un dicho australiano “todos estamos de visita en este momento y lugar. Sólo estamos de paso. Hemos venido a aprender, crecer, amar y volver a casa.”

 

En lo religioso somos un pueblo creyente por naturaleza, la religión está enraizada en lo más íntimo de nuestro ser. A mi oficina llega una maestra jubilada –presencia que me llena de gusto– pues hace una oración por quienes trabajamos en ella y llena de humildad se retira como llegó, dejando tras ella una estela de luz y bendiciones.

 

Cierta ocasión me dijo:  

–– Te has puesto a pensar ¿cómo rezaría Dios el Padre Nuestro? y colocando ambas manos frente al pecho y con un misticismo sin par continuó con una oración maravillosa:

Hijo mío que estás en la tierra, preocupado, confundido, desorientado, solitario, triste, angustiado, yo conozco tu nombre, lo santifico y lo bendigo amorosamente porque te amo, porque no estás solo… yo habito en ti.

Juntos construiremos este reino del que tú vas a ser mi heredero.

Deseo que siempre hagas mi voluntad, porque mi voluntad es que tú seas feliz.

Debes saber que cuentas siempre conmigo porque nunca te abandonaré, yo colocaré el pan nuestro de cada día en tu mesa. No te preocupes que yo estoy contigo, para que se multipliquen tus dones, como yo multipliqué los panes, sólo te pido que lo compartas con tus hermanos.  

Debes saber que siempre perdono todas tus ofensas, antes incluso de que las cometas, aun sabiendo que lo harás, por lo que te pido que hagas lo mismo con el prójimo.

Yo que soy tu Padre de amor, cuido de ti para que nunca caigas en la tentación, toma fuerte de mi mano y siempre aférrate a mí, que del mal yo te libraré.

Recuerda que soy tu Padre y te concedo la paz, te amo desde el comienzo de tus días y te amaré hasta el final de los mismos.

Mi bendición queda contigo.”

Por otra parte el secreto de que los mexicanos seamos un pueblo feliz, radica en que no perdemos el tiempo lamentándonos por los hechos del pasado –de ser así ya hubiésemos cambiado a nuestros políticos con sus devaluaciones y crisis–, tampoco le damos demasiada importancia a nuestras adversidades o en extremo nos angustiamos por el futuro, sino que vivimos santa y serenamente el milagro irrepetible del HOY a plenitud.

Sabemos que si el paso del tiempo arruga el rostro, la ausencia del buen sentido del humor arruga el alma, por eso el poder del humor vive entre nosotros.

 

A propósito del humor, “cierto día el viejo campesino de allá mesmo se encontraba regando el florido jardín del patio de su casa, cuando hasta él llegó Eglantina, –la atenta enfermera de la clínica del IMSS– como siempre hermosa, agradable, coqueta y llena de seductora sensualidad.

Una vez agotado el tema de la visita, la joven se despide notando que él tenía la bragueta abierta, buscando el lenguaje más idóneo para la ocasión amablemente le dice:

–– Por cierto Filósofo, ¡La puerta de tu cuartel está abierta!

El campesino de Güémez por el momento no entendió el comentario; pero poniendo a funcionar su agudeza mental se dio cuenta de que el cierre de su pantalón estaba abajo. El gesto inteligente y sutil de Eglantina le hizo gracia y decidió aprovechar la oportunidad para coquetearle un poco:

–– Y dime, cuando observaste que la puerta de mi cuartel estaba abierta, por casualidad ¿no viste también a un vigoroso y macizo soldado en posición de firmes?

–– ¡Fíjate que no Filósofo! Lo único que vi fue un alicaído veterano de la revolución, todo sin fuerzas y… TIRADO ENTRE DOS VIEJAS MOCHILAS DE CAMPAÑA.”

 

filosofo2006@prodigy.net.mx


DURO AL FIN

Por Ramón Durón Ruíz (†)

El Dr. Miguel Ruiz en su maravilloso libro “Los Cuatro Acuerdos”, que es un excelente instructivo para “llegar a dominar el arte de vivir”, dice:

“Honra tus palabras, lo que sale de tu boca es lo que eres tú. Si no honras tus palabras no te estás honrando a ti mismo; y si no te honras a ti mismo no te amas. Honrar tus palabras es ser coherente con lo que piensas y con lo que haces…

Las palabras no son sólo sonidos o símbolos escritos. Son una fuerza; constituyen el poder que tienes para expresar y comunicar, para pensar y en consecuencia, para crear los acontecimientos de tu vida.

 

¿Eres consciente del poder de las palabras? Debes comprender lo que son y hacen las palabras. Son vibraciones de sonido que tienden a manifestar su equivalente físico. Y del mismo modo que una semilla contiene el potencial de propagar un bosque, una palabra contiene el potencial de enraizarse en tu mente y generar espontáneamente formas de pensamiento de una vibración similar.

 

Busca el origen y significado de tus palabras favoritas. Haz una lista de ellas y después pregúntate qué es lo que te gusta de su sonido y su significado. Advierte cómo distintas palabras pueden afectar a tus emociones, de qué modo algunas te animan y otras te abaten. 

Una vez que seas verdaderamente consciente del poder de las palabras, te resultará más fácil escogerlas con cuidado, hablar con integridad y decir solamente lo que quieres decir.

 

Puedes medir la impecabilidad de tus palabras a partir de tu nivel de autoestima. La cantidad de amor que sientes por ti es directamente proporcional a la calidad y la integridad de tus palabras. En lo referente a las palabras, lo semejante atrae a lo semejante.

 

Utiliza las palabras para compartir tu amor. Cuando eres impecable con tus palabras te sientes bien, eres feliz y estás en paz.

Imagínate que las palabras son como espadas de doble filo. Un filo representa la “verdad” y tiene el poder de crear el sueño del cielo; el otro representa la “mentira” y tiene el poder de crear el sueño del infierno. Imagínate que las palabras son piedras mágicas con el poder de hacer o deshacer un hechizo.”

 

En la vida hay palabras que son claves, en donde una sola de ellas significa o dice mucho más que mil vocablos. El siguiente es un correo que circula en la red y que por su valor lo comparto con usted apreciado lector:

“La palabra de dos letras más egoísta: YO… Evítalo.

La palabra de tres letras más venenosa: EGO… Elimínalo.

La palabra de cuatro letras más usada: AMOR… Practícalo.

La palabra de cinco letras más rápida: RUMOR… Ignóralo.

La palabra de seis letras más necesaria: PERDÓN… Aplícalo.

La palabra de siete letras más satisfactoria: ORACIÓN… Úsala.

La palabra de ocho letras más agradable: HUMILDAD… Entrénate.

La palabra de nueve letras más esencial: CONFIANZA… Ten Fe.

La palabra de diez letras más amorosa: JESUCRISTO… Síguelo”.

Lo de la palabra me recuerda al matrimonio de Güémez que en plena celebración de sus bodas de oro sostenían una agria discusión, Don Baldiano molesto le grita a su mujer:

–– Cuando mueras te pondré una placa que diga: Aquí yace Blandina: ¡Fría como siempre!

–– ¡¡Ah con que sí!! -responde ella- pues cuando tú mueras te mandaré poner un epitafio que diga: Aquí yace Baldiano… ¡DURO AL FIN

filosofo2006@prodigy.net.mx


PENSAMIENTOS

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

En gran medida, la vida de los seres humanos depende de su actitud mental positiva, pensamientos de cólera, rabia, ira, odio, inquina, rencor, antipatía y resentimiento, te acercan a un mundo que no es el tuyo: el del fracaso, el dolor, la enfermedad o el sufrimiento.

Por el contrario, pensamientos de bienaventuranza, felicidad, entusiasmo, amor, afecto, amistad y generosidad, te armonizan con el universo y te preparan para ser recipiendario de las cientos de bendiciones que la vida tiene preparadas cada nuevo amanecer especialmente para ti.

 

El gran cambio de tu vida no viene de afuera, proviene de tu interior, inicia por tu actitud mental, si cambias desde adentro, automáticamente cambias hacia afuera, si amas la vida, tu entorno, tu familia y a ti mismo, tus propósitos estarán llenos de energía positiva y tomarán vitalidad rápidamente, lo único que necesitas es amar profundamente y creer firmemente en la máxima criatura que Dios ha enviado al mundo… tú mismo.

 

Es tiempo ya que sepas que en el pasado muchos sueños no se te han realizado porque tus pensamientos giraban en torno a la idea de que no eran viables, HOY es el día, éste es el momento en el que sepas que todo es posible, siempre y cuando partas de la idea de que sí se puede, que sepas que tus pensamientos son el mayor poder que posees para tu realización.

 

Cuando tienes pensamientos de que la vida no te quiere y te sientes víctima de las circunstancias, te encierras en la negatividad y en el miedo que debilitan tus potencialidades, cancelas la oportunidad de reconocer que formas parte del milagro de la vida y que no estás aquí para ser víctima, sino para expresar todo el poder que vibra dentro de ti.

 

Los pensamientos negativos son como la hierba en un solar baldío, no necesitas sembrarlos, solos crecen; los pensamientos positivos si necesitas sacarlos, en la medida en que tengas pensamientos positivos te conectarás con tu ser interior y te conducirán a mejorar tu calidad de vida.

 

Una actitud mental positiva refuerza el vínculo con tu divinidad interior, además de sorprenderte con cambios en tu vida y conducirte a un nuevo orden, llevándote a tener respuestas a todas las preguntas; iniciarás una nueva vida, sabrás que la felicidad siempre estará de tu lado, avanzarás con seguridad, armonía y en paz con la vida y contigo mismo.

 

Pensamientos positivos te llevarán a reencontrarte con tu poder, a bendecir con amor a la vida y a liberarte de complejos y frustraciones. ¿Por qué cuando vas a una tienda, buscas escoger los mejores artículos para ti? ¿Por qué no escoges los mejores pensamientos? esos que te conducirán a tener una mejor calidad de vida, sabiendo que en el infinito del cosmos eres una fuente inagotable de salud y bienestar.

 

Gran parte de las adversidades y problemas se originan porque con tus pensamientos atraes la negatividad y el desaliento, recuerda “el hombre es lo que piensa”. Cuando seas capaz de entender que eres una expresión de la divinidad en la vida y que no estás aquí por casualidad, porque Dios no patrocina fracasos, principiarás a amarte, respetarte y aceptarte tal como eres confiando plenamente en ti.

 

Así es que, este viejo Filósofo te invita a que cada mañana aprendas a consentirte tal como eres: chaparro o alto, delgado o gordo, joven o adulto, hombre o mujer, no esperes a ser perfecto… porque ya lo eres, y a la vez sepas que no eres ni mucho ni poco, simplemente aquí y ahora, eres una expresión agraciada de la unidad de la creación.

Lo que necesitas es que con tus pensamientos positivos, aprendas a amar al ser más maravilloso y excepcional: tú mismo, entonces cuando te ames, pensamientos de alegría, bienestar, entusiasmo,  brotarán como manantial inagotable de ti, prosperarás con un regocijo y una felicidad sin comparación, aprenderás con júbilo a reconocerte sano, triunfador y en armonía con el universo.

A continuación permítame aplicarle un test de actitud mental positiva, responda rápidamente:   

1. Diga dos marcas de cigarros.

2. Dos marcas de cerveza.   

3. Tres marcas de vinos.  

4. Dos marcas de preservativos.  

5. Diga el nombre del río más caudaloso del mundo... 

¡Ajaaaaaaa! Pa’ fumar, tomar y hacer el sexo si saben… PERO DE CULTURA GENERAL ¡NI MADRES

filosofo2006@prodigy.net.mx


EL ARTE DE ESCRIBIR

Por Ramón Durón Ruíz (†)

William Castelli, el médico experto en estudios del corazón que popularizó el concepto de colesterol “bueno” y “malo”, no siempre se distinguió por su agudeza y capacidad para disertar temas ante el público.

 

Comenta que la primera conferencia que dictó, para explicar a un grupo de médicos generales la acción de un nuevo fármaco para reducir el colesterol, exponía en el pizarrón los 26 pasos del metabolismo del colesterol. Cuando se volvió para pronunciar la frase culminante sobre la acción del medicamento, se encontró con que los asistentes estaban dormidos.

–– Yo no tenía disposición natural para enseñar, ni para dictar conferencias –explica–. Llegar a hacerlo bien me costó mucho tiempo de arduo trabajo.

 

Lo mismo sucede con cualquier oficio en la vida, “la práctica hace al maestro” Cuando me encuentro con personas que desean escribir, pero tienen miedo de expresar sus sentimientos, les comparto los “Secretos del oficio de escribir”, de la novelista Muriel Spark:

1. Escriba usted en privado… no en público.

2. Despójese del miedo y de la timidez… como si lo que escribe nunca fuera a publicarse.

3. Antes de empezar, ensaye mentalmente lo que va decir… algo interesante, su propia historia.

4. Pero no ensaye demasiado pues el relato se irá desarrollando conforme usted avance… sobre todo si le está escribiendo a un amigo o una amiga especial, a quien quiera hacer reír o llorar.

5. Recuerde: no piense en su público lector, pues perderá la inspiración.

 

Este Filósofo piensa que el que desea cultivar el arte de escribir debe hacerlo para sí mismo, expresar sus sentimientos de la forma más comprensible a los demás, como si estuviese platicando, hacerlo en la forma más coloquial posible. Cuántas veces nos hemos encontrado con el problema de descifrar algo escrito por quien a pesar de su alto grado académico, no sabe transmitirnos su idea, porque la esencia de transmitir una idea no está en lo que se escribe, sino en el cómo se escribe.

 

Quien desee escribir, debe saber que es un arte que se aprende a fuerza de escribir, topando con las dificultades propias del oficio, emborronando cuartillas, tachando, corrigiendo constantemente, buscando tener naturalidad, técnica, estilo y visión del mundo; el arte de escribir depende fundamentalmente de la constancia, el empeño, del arduo esfuerzo y el trabajo diario.

 

Escribir es acomodar las palabras y las frases exactas y claras, corrigiendo una y otra vez, es tener paciencia, es crear tu propio estilo para expresar ideas y pensamientos, es huir de la monotonía, es expresar la riqueza de tu espíritu, es revelarte a perpetuidad, pero, sobre todo, es transmitir una idea, vivir, gozar, parir, encontrarse consigo mismo, renovarse, reinventarse.

 

En la oralidad de los viejos de nuestros pueblos se transmite con cada palabra y cada sonido las más geniales de las historias, como artesanos del pensamiento cincelan las más bellas historias, construyen los más espectaculares relatos impregnando el aire con la riqueza regional de sus palabras, sólo que para que perduren más en los entretelones del tiempo, es importante escribirlos.

 

Charles Darwin, al final de su vida, confesaba: “Todavía tengo la misma dificultad que antes para expresarme clara y concisamente”, que no pasará en tu vida, que eres aprendiz de escritor.

 

Cómo no es nada complejo escribir para dejar al lector impregnando de la idea, permíteme comentarte lo que decía un letrero colgado en el escaparate del tendajo de don Simpliano, en Güémez:

“Nuestra tienda se fundó hace más de 100 años y desde entonces hemos complacido y dejado de complacer a muchos clientes; hemos ganado y perdido dinero; hemos sufrido las consecuencias de la revolución y las devaluaciones; hemos soportado visitas de inspectores, Hacienda, CFE, controles de precios y a los malos pagadores; nos han maldecido, han dicho pestes de nosotros y nos han bendecido; nos han mentido, robado y estafado. Sólo seguimos en el negocio… “¡PA’ VER QUÉ ‘INGAOS MÁS NOS PASA!”. 

filosofo2006@prodigy.net.mx


TU ÁNGEL

Por Ramón Durón Ruíz (†)

En mi tierra, cuando la tarde languidece, es un placer para los sentidos regocijarse con la incomparable alegría de los niños y jóvenes, así como escuchar la suave algarabía de las urracas, al igual que llegar a sentarse en los viejos sillones de palma −ya amoldados por el paso de los años−, a platicar con los abuelos.

 

Ellos, como generosa escuela de sabiduría y llenos de la ciencia de la vida, dicen que desde el nacimiento todos traemos a nuestro lado dos ángeles: uno bueno y el otro el del pecado o malo.

 

Hay una historia cherokee que narra: “Un anciano contaba a su nieto acerca de la lucha que diariamente se desarrolla dentro de sí mismo. Ésta era entre dos poderosos y fuertes lobos.

Uno –dijo– es diabólico, iracundo, furioso, irritable, lujurioso, arrogante, altanero, soberbio, mentiroso, falso predicador, vanidoso, resentido, ladrón, violento, abusador y asesino.

El otro es bueno, pacífico, sereno, apacible, amoroso, humilde, generoso, compasivo, fiel, bondadoso, benevolente y honesto.

¿Y qué lobo gana? –intrigado preguntó a su abuelo el nieto después de unos instantes de reflexión.

¡El que tu alimentes! –respondió el anciano cherokee.”

 

La parábola es formidable, nos deja una profunda enseñanza. Cada nuevo amanecer tienes la posibilidad de avivar a tus ángeles: al furioso, altanero y prevaricador, lo alimentas criticando a los demás, con tu desánimo, ausencia de fe, con tus odios, miedos, rencores y resentimientos.

 

Mientras que al ángel bueno, lo nutres llenando tu vida de amor, porque cuando tienes la inteligencia de despertar amor en tu vida, detonas tu poder, atrayendo una actitud de satisfacción inenarrable e inicias la labor más trascendente: la de trabajar en ti mismo, sabiendo que amar te abre las puertas para armonizarte con el universo, para sanar viejas y nuevas heridas y darte permiso de evolucionar y crecer.

 

A tu ángel bueno lo sustentas cuando te dejas sorprender por la vida y estás dispuesto a estar en servicio para los demás, recordando que “si el Señor te dio dos manos, una es para que recibas… y la otra para que des”.

A tu ángel bueno lo avivas cuando reconoces que si en tu vida hay injusticias… tú no asumes el papel de víctima, porque al tener la inteligencia diaria de renovar tu esperanza, eres más grande que los problemas.

Te reencuentras con tu ángel bueno, cuando valoras íntegramente el sentido del logro, cuando realizas tu tarea con pasión, con entrega total, cuando rompes con la híper seriedad y haces tuya la sanadora emoción de la alegría y del humor, que te llevan al encuentro con tu  felicidad, que te conduce a luchar amorosamente por aquellas cosas con las que sueñas y crees.

Tu ángel bueno crece contigo; cuando para ti es más importante ¿el qué? que ¿el cómo?, cuando decides que valga la pena vivir cada nuevo día, cuando recuerdas que la Biblia dice: “El espíritu triste seca los huesos, el corazón alegre constituye un buen remedio y hace que el rostro sea hermoso.”

 

A propósito de corazón alegre, estaba un médico sentado en la silla de su consultorio, luego de tener sexo con su paciente, pensando en lo que había hecho. En su conciencia sonaba como eco: “¿Pero cómo fue posible que hiciera esto?, ¡qué vergüenza!... he fallado a mi ética profesional.”

En un acto de constricción, eleva su mirada al cielo y dice:

Señor ¿qué hago?

Al poco tiempo de estar inculpándose de sus cargos de conciencia, observa que sobre su hombro derecho aparece su ángel del pecado que le dice:

— ¡Escúchame... no seas tonto!, ¿qué acaso no hay una incontable cantidad de médicos que tienen sexo con sus pacientes? ¿Pues qué te crees, que eres el único que lo ha hecho? Tu hazme caso, que eso es lo más natural del mundo, quédate tranquilo, ¡al fin y al cabo lo disfrutaste bastante! 

Tienes razón –dice convencido el médico al ángel del pecado–, en verdad yo no hice nada malo, simplemente abandoné a mi cuerpo, para que se dejara llevar por la hormona del placer.

No terminaba de decir eso, cuando en el hombro contrario, aparece revoloteando su ángel bueno y suavemente le refuta al oído:

Acuérdate de una sola cosa: ¡ERES VE-TE-RI-NA-RIO....’ENDEJO!

filosofo2006@prodigy.net.mx


GRATITUD

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Cada que me lee, mi corazón se llena de agradecimiento hacia ti, cuántas veces, por creernos “el último refresco en el desierto”, olvidamos dar las gracias, son muchas las cosas por las que podemos dar gracias a DIOS, pero nuestra vida trascurre en un lamento perpetuo por aquéllas que anhelamos, ignorando que quejarnos es la manera más simple de debilitar los dones que la vida nos ha entregado, pareciese que tenemos una atracción natural para quejarnos en lugar de tenerla para dar las gracias

 

Aquellas personas que se han encontrado con fuerte retos y pruebas, como el sufrimiento, la enfermedad y la muerte de un ser querido, tienen un punto de referencia distinto. No se preocupan por las insignificancias, y sienten especial gratitud por los más pequeños favores y bendiciones.

 

Cuando la vida te sonríe, cuántas veces postergas dar las gracias, olvidando que cuando vas con un “gracias” por la vida, con un “gracias” en el corazón, con un “gracias” en la mente y en los labios, todo miedo al que hayas estado aferrado debilitando tus potencialidades, sea cual sea, desaparece y reaparece la pureza del amor.

 

Es innecesario buscar la gratitud en el universo, si no está dentro de uno mismo, jamás la encontraras. La gratitud no depende de lo que pase en el mundo… sino de lo que anida en lo más íntimo de tu ser, nace de poner en tus tareas todo el potencial, no tiene recetas, cada quien la cocina con la sazón de su propia esperanza; la gratitud no es una posada en el camino… es una forma de caminar.

 

Con mucho acierto Louise L. Hay, autora de “Tú puedes sanar tu vida; tú puedes sanar tu cuerpo”, dice: “Una actitud de agradecimiento tiene el poder de convertir las dificultades en oportunidades y los problemas en soluciones”.

Por su parte, David Yonggi Cho nos dice:

1. Dar las gracias honra a Dios.

2. Dar las gracias trae bendiciones.

3. Dar las gracias trae gozo y felicidad.

4. Dar las gracias trae sanidad interior.

5. Dar las gracias nos ayuda a experimentar milagros y a superar dificultades.

 

La gratitud es una virtud que se cultiva con la práctica, es una excelente manera de dejar de concentrarse en los problemas, en las cosas negativas y fijar la atención en lo que está bien. El agradecimiento hace sonreír, llena de gozo e inunda de amor el corazón. Cuanta más gratitud sientas por lo realizado y por lo que falta por hacer, más armonizado estarás con el universo. La gratitud es una virtud que puede contribuir de forma ilimitada en tu felicidad, porque es un aspecto esencial del amor. Una excelente manera de hacer especial cada momento de tu vida es expresar gratitud por todo lo que ocurre en el mundo.

 

La vida es un regalo y la gratitud nutre tu corazón, te ayuda a trascender e intensificar tu potencialidad de vida. Agradece este regalo y úsalo para sanar tu vida, dar las gracias incluso antes de recibir, eso es lo que crea los milagros con los que nos sorprende el universo. La gratitud es la respuesta emocional llena de la vitalidad del amor, que surge en tu interior cuando te encuentra ante el imponente diseño de la vida, es una actitud que nace del corazón en aprecio a reconocer los dones que posees.

 

La gratitud es un acceso a la conciencia, y la conciencia es una puerta hacia al amor eterno que fluye permanentemente. La gratitud no tiene límites: con su magia de vida tiene la virtud de despertar tu alma adormecida, haciendo de ti un ser pleno y diferente.

 

      Lo anterior me recuerda la ocasión aquélla en la que Fibrionio llega con el Filósofo:

      –– Filósofo, estoy muy agradecido contigo, los consejos que me das siempre me funcionan, ahora necesito que me digas ¿cómo le hago para enseñar a nadar a una joven?   

      –– Mira, eso es muy sencillo –respondió el Filósofo–… eso tiene su técnica, primero pasas la mano izquierda por su espalda y le coges la teta izquierda, luego con la mano derecha le tomas la teta derecha...

      –– ¡No, Filósofo...!, ¡es que la muchacha es mi hermana! 

–– ¡Ah! –dijo el Filósofo–,  entonces la cosa es más sencilla, dale un empujón y… ¡QUE SE LAS ARREGLE SOLA!

filosofo2006@prodigy.net.mx


Un Mundo al Revés

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Formamos parte de una generación que constantemente vive inconforme con la vida, pocas cosas hay que satisfagan nuestro ego como ser unos insatisfechos permanentes: cuando somos niños, queremos ser jóvenes; cuando somos jóvenes queremos ser grandes; cuando somos adultos queremos ser jóvenes.

 

En verdad que nunca he sabido por qué ponemos bardas en los panteones, si los que están adentro no pueden salir y los que están afuera no quieren entrar; por otra parte hay pela’os casados que quieren estar solteros y solteros que se desviven porque les llegue la hora de estar casados.

 

Ya en las mieles de la juventud, los que hemos tenido el privilegio de accesar a la universidad “se nos queman las habas” por ser profesionistas, una vez que somos profesionistas nos pasamos añorando la etapa como estudiantes.

 

Quino, ese argentino que era de una genialidad sin par, y que hizo de Mafalda un ícono de la caricatura política, se refirió a estas paradojas de la siguiente manera:

“Pienso que la forma en que la vida fluye está mal. Debería ser al revés: Uno debería morir primero para salir de eso de una vez. Luego, vivir en un asilo de ancianos hasta que te saquen cuando ya no eres tan viejo para estar ahí.

Entonces empiezas a trabajar, trabajar por cuarenta años hasta que eres lo suficientemente joven para disfrutar de tu jubilación.

Luego fiestas, parrandas, alcohol, diversión, amantes, novios, novias, todo, hasta que estés listo para entrar a la secundaria. Después pasas a la primaria y eres una niña (o) que se la pasa jugando sin responsabilidades de ningún tipo.

Luego pasas a ser un bebé, y vas de nuevo al vientre materno, y ahí pasas los mejores y últimos nueve meses de tu vida flotando en un líquido tibio, hasta que tu vida se apaga en un tremendo orgasmo. ¡¡¡Eso sí es vida!!!”

 

Otro argentino, no menos talentoso como lo fue Facundo Cabral, decía que: “Hay tantas cosas para gozar y nuestro paso por la Tierra es tan corto, que sufrir… es una pérdida de tiempo… Somos hijos del amor, por lo tanto nacemos para la felicidad, fuera de la felicidad son todos pretextos”.

Por eso, veas el mundo al derecho o al revés, entiende de una vez que no estás aquí por casualidad, mucho menos para fracasar, estas aquí para gozar de la vida… y ser feliz.

 

Lo anterior me recuerda la ocasión aquella en la que el viejo Filósofo fue a Cd. Victoria a realizar unos trámites, como es bueno pa’ eso de “la chorcha”, es decir pa’ la platicada, se le hizo tarde, entonces llamó a su “vieja” y ésta inmediatamente lo apercibió:   

Ha como están las cosas de inseguridad, ni se te ocurra venirte ahorita.

El Filósofo con tal recomendación se fue al modesto hotel al que llegaba cuando la ocasión lo ameritaba, situado en las inmediaciones del mercado Argüelles, al llegar, el administrador le dice:

No tengo cuarto para ti… sólo hay una cama disponible, en una habitación compartida; el problema es que está ahí dormido el “Catanga”, el chofer que trae verduras del centro del país, y nadie duerme ahí porque no aguantan sus tremendos ronquidos.

No hay problema −dice el Filósofo− méteme ahí.

Por la mañana el administrador intrigado de cómo le había ido al Filósofo con los ronquidos desmesurados le pregunta:

¿Cómo te fue con tu compañero?      

A toda madre −responde el viejo campesino de allá mesmo− llegué, me desvestí totalmente, después tosí fuerte pa’ despertarlo, luego fui y le di un beso en la mejilla a la vez que le agarré las nalgas, en seguida me acosté plácidamente, y me dormí profundamente, mientras él se pasó toda la noche con los ojos abiertos y con las nalgas… ¡PEGADAS A LA PARED!

filosofo2006@prodigy.net.mx


UNA MADRE

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

El día de la Madre, es quizá dentro del calendario cívico de los mexicanos, la fecha con un significado especial; para el mexicano, la madre es todo, desde la picardía en el colectivo social, en donde se dice: me fue a toda m…, no vale m…, está a toda m…, se lo cargó su tiz… m…; hasta en el otro extremo que raya en lo sublime cuando la llamamos madre patria o madre naturaleza.

 

Lo cierto es, que en el libro que cada uno vamos escribiendo en nuestras vidas, el 10 de mayo, es el día más significativo, porque es un día dedicado a la sublime mujer que nos dio vida; mujer en la que se conjugan todas las bondades que el ser humano puede poseer: indulgencia, protección, amor, solidaridad, perdón, ternura, fe, esperanza, caridad, tenacidad, perseverancia.

 

Una madre es la máxima expresión de bienaventuranza que el ser humano puede encontrar en la vida; “qué tanto poder no concentrará la palabra Mamá, que es la primera que pronuncia en su vida el poderoso o el humilde, el sabio o el ignorante, el rico o el pobre, el fuerte o el débil, el viejo o el joven”.

 

Una madre tiene la fuerza de un huracán para darle aire a las alas de sus retoños e impulsarlos a volar en busca de sus sueños cuando quieren desfallecer. Sólo ella posee esa magia de vida, de fortalecer a sus hijos en los momentos de dolor sin invalidarlos, sólo ella tiene esa alquimia en sus brazos que cuando abraza siempre será la más amorosa fuente de bienestar.

 

Una madre sella con el primer beso en su regazo sagrado el camino del amor de los hijos, en ella se concentran no sólo las miles de bendiciones que Dios tiene en el cofre de abundancia para los hombres, sino también, todas las profesiones del mundo, ella es al mismo tiempo: maestra, doctora, psicóloga, cocinera, modista, administradora, chofer, conciliadora, abogada, orientadora y guía.

 

Una madre en su profesión de maestra, “enseña a sus descendientes a cantarle a la vida con amor, a regocijarse en sus dones, así como a reconocer sus virtudes, sabiendo que están aquí como parte del milagro de la vida para triunfar y ser feliz, enseñándoles que serán tan viejos, como el resentimiento, tan jóvenes, como la esperanza y el buen sentido del humor que posean”.

 

“Una madre es la máxima fuente de amor en el universo”, amor que se da a plenitud, sin términos medios ni reticencias, sólo ella puede enseñar a hacer todo el bien que se pueda, en todas las formas que se pueda, en todos los lugares que se pueda, a todas las personas que se pueda, todo el tiempo que se pueda.

 

Una madre es la máxima expresión de amor en el universo, es amor que se da a plenitud; a todas las madres, las presentes y las ausentes, les deseo Feliz Día de la Madre. Concluyo mi comentario con unas palabras de mi maestro y amigo, Armando Fuentes Aguirre “Catón”:

–– ¿A cuál de tus hijos quieres más? ––preguntó Dios a una madre.

–– Señor –respondió ella:

Al ausente… hasta que vuelva.

Al enfermo… hasta que sane.

Al preso… hasta que recobre su libertad.

Al que sufre… hasta que se sienta consolado.

Al malo… hasta que otra vez sea bueno.

Al que le falta todo… hasta que no le falte nada ya. 

Al descarriado… hasta que retome el buen camino.

Al que está solo… hasta que no padezca ya su soledad.

Al triste… hasta que goce del buen sentido del humor.

Conmovido, dijo entonces Dios:   

–– No sé por qué dudan algunos que hay un Dios en el cielo, si hay tantas madres como tú en la tierra.

filosofo2006@prodigy.net.mx


¡Me Quiere Volver Loco!

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Un niño es el mayor regalo que Dios otorga a la vida, es nueve meses de esperanza, una escuela de amor, un fuego por encender, un hogar por calentar. Hay en el niño algo de hombre desde la cuna, como hay en el hombre algo de niño hasta su tumba.

 

Los niños son como las estrellas, siempre embellecen la noche del caminante, son un canto perpetuo de fe y esperanza, una lección permanente; de mil y un maneras nos enseñan con simplicidad los caminos de la vida, para tener una idea de lo que es la paciencia, basta con observar a un niño que da sus primeros pasos: trastabilla, se cae, se levanta, vuelve a caer una y otra vez, pero su perseverancia es tal que se levanta sonriendo, ensayando y mejorando, hasta que logra caminar sin caer.

 

¿Qué no lograríamos los adultos si tuviéramos la perseverancia y la paciencia de un niño y la concentración en los fines que son importantes para nosotros? Un niño es una escuela permanente de vida, nos enseña que los sentimientos del amor y del humor son la frecuencia más elevada que podemos emitir y a través de ellos visualizar el mundo de armonía que el universo tiene para nosotros.

Los niños gozan de una actitud mental positiva, intuitivamente ponen toda su felicidad en la frecuencia del amor y del humor. Todo lo que quieren, sea lo que sea, está motivado por el amor y el humor.

 

Cuando nos preguntamos ¿por qué los niños tienen la sonrisa a flor de piel?, ríen hasta 500 veces por día mientras un adulto ríe 17 veces –sin entender que se hace viejo no por el paso de los años, sino porque ha dejado de amar y de reír–, la respuesta es muy sencilla: porque los niños viven acorde a la naturaleza, y la naturaleza del hombre es ser feliz.

 

Un niño es una lección diaria de vida, aunque vive en la tierra alcanza el cielo, vuela como los aviones, corre como los caballos, todo tiene cabida en sus sueños e imaginación, es el amor más puro y sincero, adivino del pensamiento con sólo mirar a los ojos, siente con sus tiernas manos todo el dolor que su madre lleva, un niño es Dios en un cuerpo pequeño.

 

Los niños vienen de todos tamaños, pesos y colores, los encontramos por donde quiera: encima, debajo, trepando, colgando, corriendo, saltando en la sala, en la cocina, en la recamara, en el carro, sufren todas las caídas, todos los accidentes y mientras nosotros no la libraríamos, ellos salen ilesos, por una simple razón: el cielo los protege.

 

“Un niño es la verdad con la cara sucia, la sabiduría con el pelo desgreñado, la esperanza de un futuro lleno de luz con canicas en el bolsillo y un trompo o balero en la mano. Un niño tiene el apetito de un conejo, la digestión de un traga espadas, la energía de una bomba atómica, la curiosidad de un gato, los pulmones de un canario, la imaginación de Julio Verne, el entusiasmo de los jóvenes”

 

Apropósito de niños, mi amigo Héctor Treto, contaba que un día su hijo al llegar de la escuela primaria sudoroso y angustiado le dijo a Lulú, su amada esposa:

¡Amá!, la maestra en la escuela me quiere volver loco.

La señora abrazándolo cariñosamente le dijo: No mijito, cómo crees, es tu imaginación.

La cuestión se repitió durante varios días, hasta que según contaba Treto, la señora no aguantó la presión y se lo contó a él, diciéndole:

Viejo, hazle caso al niño, ve a la escuela y checa porqué reiteradamente dice que la maestra lo quiere volver loco. Cumpliendo la máxima del Filósofo que dice: ¡Soy pendejo… pero desobediente nunca!, hizo caso a su mujer y fue a la escuela; se apersonó con la maestra de su niño y le dijo:

¡Maestra! me da pena venir con usted, pero mi niño me dice que usted lo quiere volver loco.

La maestra amablemente llamó al niño y le pidió que pasara al pizarrón.

A ver mijito, anota en el pizarrón: 1+1.

Después de dos minutos de cavilar, el niño anotó: 1+1.

Luego la maestra dijo: –Eso es igual a… Hecho que provocó que el niño entrara en otra profunda meditación, después de varios minutos puso 2.

¡Muy bien! dijo la maestra ¡felicidades! Ahora anota 1+2.

El niño con los ojos desaforados, volvió la vista a su papá y exclamó:

Ya ves… ¡ME QUIERE VOLVER LOCO!

filosofo2006@prodigy.net.mx


El Miedo y El Amor

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Para el viejo Filósofo, dos son las emociones básicas que impactan en tu vida: el miedo y el amor.

El miedo es el generador de las emociones negativas que lanzan al ser humano al tono bajo, como el enojo, la rabia, la tristeza, el odio, el rencor, el resentimiento.

El miedo –que es la ausencia de amor rompe con tu energía vital, debilita tu sistema inmunológico, cancela tu crecimiento, te auto limita, te hace rígido, cancela la confianza en tu futuro, dejándote una sensación de inferioridad, de desánimo, de fracaso o de derrota.

 

Mientras que la altísima frecuencia del amor, te conecta con una fuerza que trasciende tus limitaciones físicas y con el poder de tu espíritu original, trae a ti armonía y salud, a través de una energía renovada que te hace creativo, liberándote de los bloqueos energéticos y renovando tu vida en todos los órdenes, llenándote de una elevada autoestima, que le da aire a tus sueños y te lleva a ser feliz y triunfar.

 

El humor es una clara expresión de amor, que te conduce al encantamiento con las cosas sencillas de la vida, a fijar tu atención en cómo cosas tan simples como sonreír con afecto, saludar amablemente, dar un abrazo, una palmada en el hombro, una palabra de aliento en momentos de dolor, un cumplido sincero, una actitud de solidaria preocupación frente a un problema; estas naturales actitudes, tienen el poder mágico de darle un gran giro, de hacer feliz y cambiar tu vida… y la de los demás.

 

Cuando tienes la capacidad de reír de tus problemas, les quitas el poder, tomas el mando de ellos. Hay personas que creen tener los problemas más graves del mundo y ante ellos su actitud es de claudicar, mientras a otros la adversidad las estimula a crecer y a triunfar.

 

Cuando llegan los problemas, para algunos éstos vienen acompañados de miedo y por ende, de inclinaciones perturbadoras, intranquilidad, zozobra, desconfianza, desesperanza, inseguridad; cuando te das permiso de abrirte al milagro del amor –y con él, del humor–, como por arte de magia tu vida se vuelve cálida, flexible y experimentas una visión policroma, creativa y renovada de la vida.

 

El humor es un acto de amor, que te conecta con el poder que va más allá de los límites y de las restricciones que generalmente el ser humano pone a su vida, te lleva a gozar el racimo de milagros que el nuevo amanecer tiene para ti, además te lleva a dejar de concentrarte en los problemas, a tener razones para vivir, para ser feliz y a atreverte a contar tus bendiciones.

 

A propósito, hay un viejo chiste que aplico al Filósofo. “Ergástulo comentaba:

–– Desde que era chiquillo siempre tenía miedo de irme a acostar, porque creía que había alguien debajo de mi cama, eso hacía que no pudiera conciliar el sueño. Cierto día tomé la decisión de consultar a un profesional de la conducta humana, fui a ver a un psiquiatra y le expliqué:

–– Fíjese que tengo un problema, por la noche, cada que me voy a acostar creo que hay alguien debajo de mi cama y en verdad que me da harto miedo; doctor, ¿no me estaré volviendo loco?

–– No se preocupe, soy especialista, déjame eso a mí y en 12 meses lo curo –dijo el psiquiatra–, necesita venir a consulta tres veces a la semana, yo lo curaré de su miedo.

–– Disculpe doctor ¿y cuánto cobra?

–– Para usted, ¡barato! 700 pesos por consulta.

–– La verdad que para mí es caro… pero si me va a curar, creo que vale la pena.

Seis meses después, se encuentra con el psiquiatra en la calle.

–– Oiga, usted sólo fue tres veces a consultarme, ¿me puede decir por qué no regresó? 

–– Mire doctor, 700 pesos por consulta, tres veces a la semana, por 12 meses, me pareció bastante dinero; decidí ir con el Filósofo de Güémez, y no me ha de creer, pero me curó en una sola sesión por un six de cerveza. 

–– No me diga –dijo molesto el psiquiatra– ¿y se puede saber cómo un campesino, que muy apenas sabe leer, lo curó?

–– Muy sencillo, me dijo: ¡Ve y córtale las patas a la cama!... y asunto arreglado, ahora ¡¡¡YA NO PUEDE HABER NADIE DEBAJO DE MI CAMA!!!”CAN

filosofo2006@prodigy.net.mx


Las Enseñanzas de Esta Semana

                                   

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Las abuelas de mi tierra siempre apegadas al amor de Dios, dicen que la Semana Santa es una época llena de sentido espiritual, que es un periodo pleno del misticismo sagrado del cristianismo, que transcurre desde el domingo de Ramos hasta el domingo de Resurrección; desde el punto de vista ritual, es un período de intensa actividad por ser la semana en la que se hace un memorial de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo. El jueves, el viernes y el sábado santos, –triduo pascual– simbolizan la de renovación a través de la búsqueda y muerte de Jesús.

La semana santa es una gran oportunidad para reflexionar sobre el dolor del mártir del Gólgota: Jesucristo, aquel hombre que gozándose en una vida llena de humildad al morir en la cruz nos legó cientos de lecciones, entre ellas:   

1.-Se humilde... que donde hay humildad, llegan fácilmente todos los bienes del mundo armonizándote con tu divinidad.

2.- Ama, que el amor es el principio que crea, ama tu vida, tu casa, tu trabajo, tu camino, tu familia, tus amigos.

3.- Eres lo que comes, eres lo que lees, eres lo que crees, eres lo que piensas, así que a comer sano, leer lo mejor, creer en ti y pensar en grande.

4.-Haz del entusiasmo tu mejor amigo, que siempre te acompañe en tu camino... es la luz de tu vida.

5.- Busca a tus viejos amigos para que te acompañen en el camino de la sabiduría que da la vejez y a los nuevos amigos para que regeneren tu espíritu para que jamás dejes de crecer, porque cuando dejas de crecer principia a morir algo de ti.

6.- Da bienes, da amor, da bendiciones, da esperanza, porque el que da recibe... pero multiplicado. Cada nuevo amanecer Dios te abre la puerta para la abundancia total, abre tus brazos para que la recibas.

7.- Cada mañana de tu vida, cuando abras tus ojos da ¡Gracias! porque Dios te da una vida no para tener, sino para disfrutar lo que tienes, ¡Gracias por lo que eres!, ¡Gracias por los bienes que vienen, los que recibirás!

8.- Vibra en armonía con el universo, mírate a los ojos en el espejo, acaricia tus sueños, ama tu cuerpo, bendícelo con las más tiernas palabras, que iluminaran tu alma llevándote a volar en la conquista de tus metas.

9.- Ten sueños, trabaja por ellos, lucha por ellos, inscríbelos, decrétalos, vibra de emoción sintiéndolos tuyos, recuerda la lección simple de la vida: Quien no tiene sueños y no sabe a dónde va... jamás encontrará el camino.

10.- Canta, cántale a la vida, al amor, al cosmos, cantar es una de las más sencillas maneras de armonizar tu mente, con el cuerpo y el espíritu.

11.- Relájate, deja tus cosas en manos de Dios porque, en nuestra vida no hay casualidades, todo sucede con un propósito. No tomes las adversidades, ni la riqueza como algo absoluto, ten el juicio de darle tiempo al  tiempo. Se feliz con dinero o sin él, se feliz con amor o desamor, se feliz... tú tienes una misión única en la vida: ser feliz... ¡lo demás llega por añadidura!

12.- Goza del milagro del humor, que con su química te genera un excepcional estado de bienestar emocional, físico, psíquico, familiar, laboral.

A propósito del humor, un joven bien parecido llega al confesionario con el Padre Chuyo y todo pesaroso le dice:

––Padre he pecado, ¡ayúdeme!

––Pos’ que pasó mijito –responde amorosamente el querido sacerdote.

––Es que en esta Semana Santa fui a la playa con mi novia y le toqué las tetas.

––Haber –pregunta el Padre– ¿y se las tocaste por encima del traje de baño o por debajo?

––¡Por encimita Padre! 

––Como serás pendejo... ¡SÍ EL PECADO ES EL MISMO!

filosofo2006@prodigy.net.mx


¡¡DÓNDE NO ESTÁ!!

Por Ramón Durón Ruíz (†)

 

El poder de DIOS es inconmensurable, aquellos que se atreven a desafiar su generosidad prueban la desdicha, como el cantante famoso John Lennon que declarara a una revista americana: “El cristianismo va a acabar, desaparecer. Yo no necesito discutir  sobre eso, estoy seguro. Hoy nosotros –Los Beatles– somos más populares que Jesucristo”.

Después de dicha declaración Lennon fue acribillado de cinco tiros por un fan.

Algo parecido le sucedió a Tancredo Neves que en plena campaña política expresó lleno de la vanidad de quien siente el triunfo: “Si mi partido –PDS– gana la presidencia, ni DIOS nos la quita”. Efectivamente ganó la contienda electoral, pero un día antes de la toma de protesta le fue arrebatada la silla presidencial.

Otro caso muy conocido lo fue el del famoso barco Titanic, el mayor navío de pasajeros de su época; el día en que se hizo a la mar le preguntaron a su constructor:

— “¿qué nos dice de la seguridad de su barco?

— Ni DIOS puede hundirlo –contestó en tono irónico”

El resultado todos lo sabemos, el mayor naufragio que haya existido hasta la actualidad.

Todavía  tenemos mucho que aprender de las lecciones de Jesús, como aquella ocasión en que azotó a Tampico, Tamaulipas, el huracán Beulah; “un pequeño barco iba ingresando al puerto, el movimiento era terrible –se requería auténticamente ser hombre de mar para no sentir miedo por el gran bamboleo que producía náuseas– las enormes olas mecían caprichosamente la pequeña embarcación, cuando uno de los marineros recibió la orden de subir a un mástil, a medida que subía se sentía peor... el viejo capitán le gritó:

— ¡Si no quieres sentirte mal, mira hacia arriba!”

La moraleja de esta modesta historia nos viene a la medida, si no queremos que los problemas de la vida nos mareen.... miremos hacia arriba, pidámosle a DIOS:

“Humildad, para encontrarlo en nuestro corazón,

Generosidad, para compartir,

Amor y FE, que llenen nuestra alma,

Humor, que nos ayude a ser mejores y vivir con alegría,

y sobre todo que de él aprendamos la hermosa tarea de… DARNOS A LOS DEMÁS”

Diariamente hago mía la epístola de San Vitelio: “El que ama a DIOS en sus criaturas, el que tiene gratitud para sus padres, el que da ternura y cuidados a su esposa y a sus hijos; el que llena las horas de cada día con su trabajo honrado; el que ama y sonríe y hace bien a todos y a ninguno mal: ese es un santo”.

DIOS, en una profunda muestra de su sabiduría, hizo la sonrisa, ese precioso “Don” que consiste en iluminar el mundo cuando la luz está apagada; con el tiempo he aprendido que la mejor oración para pedir éxito en la vida es la que se hace mientras se trabaja y se sonríe. En un mundo como el nuestro, con tantas cosas por transformar, mejorar y cambiar, el pecado más grande es no amarse a sí mismo, para amar a los demás, y después no sonreír, no iluminar el camino de la vida con el buen sentido del humor.

Lo anterior me recuerda la ocasión aquella en la que Nemoroso, el joven sacerdote de Güémez, daba catecismo a los infantes, a quienes tenía atrapados con su didáctica habilidad para transmitir los preceptos religiosos, mirando al niño Filosofito de Güémez le dice:

–– Te daré cinco pesos si me dices dónde está DIOS.

–– Y yo le daré a usted diez pesos... –responde ágilmente el niño– ¡¡SI ME DICE DÓNDE NO ESTÁ!!

 

filosofo2006@prodigy.net.mx


MÁS SABIO

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

El Filósofo es un viejo campesino convencido de la gran utilidad que las anécdotas, cuentos e historias dejan para nuestra vida, a veces pienso que son una llamada sutil para que el espíritu reaccione y salga al encuentro de una realidad que en muchas ocasiones es superada por la ficción que, con el florilegio verbal, los políticos en campaña tienen la genialidad de construir.

Permítame compartir con usted una anécdota que se cuenta mucho en la India, misma que he encontrado en Internet, y que he leído con Jaume Soler y Mercé Conangla:

“Resulta que Mohandas Karamchand Gandhi, llamado Mahatma (que en sánscrito significa: Maha-grande y Atman-alma, es decir, alma grande), meditaba tranquilamente cuando una modesta madre se acercó a él llevando a su hijo; con la sencillez propia de una madre amorosa iba en busca de auxilio:

––Estimado Mahatma, vengo en busca de ayuda; tú, con esa calidad de gran hombre que tienes, con tu liderazgo de alta credibilidad en nuestro pueblo, dile a mi hijo, que es diabético, que ya no coma azúcar, al hacerlo arriesga su vida. A mí no me hace caso ¡sufro mucho por él!

Gandhi, dejando de meditar, amablemente volvió sus ojos a la afligida madre respondiéndole:

––En este momento no puedo decirle nada, pero le suplico me traiga a su hijo dentro de dos semanas.

La madre se despidió dándole las gracias y ofreciéndole en quince días volver con él. Una vez cumplida la fecha, regresó con su menor; Gandhi los reconoció inmediatamente y tomando cariñosamente al niño entre sus brazos, lo miró a los ojos diciéndole:

––Hijo, es necesario que dejes de comer azúcar, ¡daña tu vida!

La madre, agradecida pero extrañada por el tiempo transcurrido para decir tal consejo, le preguntó:

––¿Por qué me pediste que lo trajera quince días después?, si podrías haber dicho lo mismo la primera vez.

––Es que hace quince días –respondió amablemente Gandhi–, yo comía azúcar”.

La moraleja es muy sencilla, en la vida no debes pedir... lo que no estés dispuesto a dar.  

En "dar más allá" se encuentra la sabia virtud de nuestros “viejos”, que siempre están dispuestos a compartir su camino, su agua, su café, su pan, su aroma de vida y su sabiduría; ellos trascienden los entretelones del tiempo porque se entregan a la vida en la generosidad de dar, sabiendo que dar... es más grande que recibir.

Cuando somos capaces de darnos cuenta que en la vida lo que alimentamos crece, por qué no iniciar hoy viviendo el milagro de la vida a plenitud, dándote el permiso de amar, sabiendo que tú eres fuente inagotable de vida, bienestar, prosperidad, felicidad, bienaventuranza... amor.

En la medida en la que cada quien es más humilde, cumple con el viejo y sabio aforismo que a la letra reza: “conócete a ti mismo”, al hacerlo se agiganta su visión de la vida, teniendo la facilidad para corregir y diagnosticar los fallos y corregirlos a tiempo, llega con una facilidad alquímica la posibilidad de aceptarte, darte, auto apreciarte y amarte. En el libro de libros –la Biblia– se afirma: “Donde hay humildad, hay sabiduría”.  

Lo de ser sabio, me recuerda que Gandhi también era un líder que cambiaba fácilmente de opinión en público, un día un admirador que siempre lo seguía le preguntó:       

––¿No me explico por qué te contradices con lo que dijiste la semana pasada?

––Es que ésta semana –respondió Gandhi–, me doy cuenta que soy MÁS SABIO que la semana pasada.

filosofo2006@prodigy.net.mx

 


CALIDAD HUMANA

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Estimado lector, afectuosamente me permito compartirte la siguiente historia: “Arcamelo veía las noticias de la noche. Ninguna novedad, lo mismo de siempre: asaltos, secuestros, muertes, abandono de bebés, violaciones, bloqueos de autopistas y calles; sólo le causó inquietud un terremoto que había devastado un país, cuya exacta ubicación desconocía.

Con paso cansino se levantó del sillón, fue a la habitación de sus hijos, sin encender la luz se dirigió al librero, tomó entre sus manos el globo terráqueo. Salía sigilosamente de la recámara, cuando tropezó con una mochila abalanzándose contra la puerta, derribando a su paso todo objeto que se le atravesó, ante descomunal ruido su hijo menor despertó, y al verlo con el globo terráqueo en sus manos, le dijo:

––¿Qué haces con mi mundo, papá?”

 

En pleno siglo XXI, en un concierto mundial de desencuentros llenos de fanatismos, violencia, terrorismo, desaliento, desequilibrio ecológico, ésa es la pregunta que debemos formularnos: ¿Qué hacemos con el mundo de nuestros hijos?

El querido y mal logrado Luis Donaldo Colosio(†), excepcional líder y vanguardista de su tiempo, parafraseando a Miguel de Unamuno dijo: “La tierra no es herencia de nuestros padres; es préstamo de nuestros hijos”.

Y cito a Luis Donaldo Colosio Murrieta, porque HOY nuestra patria vuelve a llorar su partida; aquel norteño de sencilla personalidad, entró a la historia por los cambios y por las aspiraciones que planteaba a una nación que él veía con sed y hambre de justicia. Fue uno de los políticos que más ha impactado al México moderno, por su integridad, actitud y temple.

“La alternancia democrática debiera ser el estallido de lo diverso, pues en la diversidad está la cimiente de un país pleno de riqueza cultural y pluralidad”, pues en ella nuestros políticos han sido incapaces de aprender de la historia, de recordar que con Hidalgo hubo una generación que fraguó la Independencia, con Juárez la generación de oro de la Reforma, con Zapata la generación de las reivindicaciones sociales, con Cárdenas la generación de la defensa de “lo nuestro”.

Si Colosio es bienquerido y recordado, es porque quería ser líder del cambio, diseñar un nuevo horizonte para México, garantizar la paz, fortalecer la unidad nacional y buscar los nuevos estadios de progreso que hasta ahora no se han alcanzado.

Fue un hombre que sumó entorno a su proyecto de nación, a un número considerable de políticos –de distintas corrientes–, que ante la estupidez de su asesinato lloraron su lamentable partida, sabiendo que con él, el país perdía una generación de excepcionales mexicanos.

Colosio era un político lleno de calidad humana, siempre sumaba, convocaba a debatir ideas, no a descalificar personas, luchaba por el desarrollo regional, pugnaba por la perspectiva comunitaria, quería llegar hasta sus últimas consecuencias en la lucha contra la pobreza. Tenía como propósito encabezar un gobierno cercano a la gente, donde la iniciativa popular fuera el eje fundamental de su gobierno.

Hay una anécdota que refleja la natural sencillez de Luis Donaldo:

“Un día, un diputado, al escuchar un comentario desfavorable que se hizo acerca del sonorense, comentó:

 –– Colosio tiene un origen muy humilde. Pongo sólo un ejemplo. Cuando vino por vez primera a la ciudad, pasó en la carretera por Azcapotzalco. Desde ahí se veía la flama de los quemadores de la refinería. Colosio preguntó qué era eso; su amigo de viaje le jugó una broma y le dijo que era el anuncio de un encendedor; nunca había salido de Magdalena y lo creyó durante un buen tiempo, lo más interesante –agregó el diputado– es que Colosio platicaba esto y no se avergonzaba” 1

1http://www.bibliotecas.tv/colosio/amigos/edmundo_gonzalez_llaca.htm

filosofo2006@prodigy.net.mx


SE COMO EL GALLO

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Hay una reflexión, que por fascinante traigo a esta columna, la parafraseo para ti estimado lector: “‘Las Siete Reglas del Gallo’ No digas nunca que no sirves, para DIOS todos sirven, si DIOS pudo usar un gallo para recuperar un misionero como Pedro, también puede disponer de ti.

Las siete reglas del gallo, son muy sencillas, aprende de ellas:

1) El gallo, se levanta temprano e inmediatamente emprende la tarea que DIOS le ha confiado.

2) El gallo, no se niega a cantar porque existan ruiseñores. Hace lo que puede, lo mejor que sabe.

3) El gallo, sigue cantando aunque nadie se lo agradezca. En realidad… no espera que nadie lo haga.

4) El gallo, despierta a los que duermen. Su tarea es impopular, pero necesaria.

5) El gallo, proclama buenas noticias: Acaba de amanecer. Ante ti tienes por estrenar un nuevo día, lleno de magníficas oportunidades.

6) El gallo, es fiel cumplidor de su tarea. Se puede contar con él. No falla nunca. Es un excelente centinela.

7) El gallo, nunca se queja de tener que hacer siempre lo mismo, de que nadie le felicite o de que a nadie le importe.” 1

Es decir, la moraleja de la historia son un entrelazamiento formidable de sabiduría; Por más humilde que sea tu tarea, cúmplela realizando lo mejor que sabes hacer. No esperes que nadie te lo agradezca. Tu labor es importante. Cada amanecer sé portador de buenas nuevas. Trabaja de tal manera que consigas que la gente confíe en ti y aunque hagas lo mismo… no te quejes.

Recuerda que en esta carnalidad tienes una misión, una ocupación específica, los que van en su busca y la encuentran son los triunfadores. Una vez que estás en ella, goza a plenitud tu trabajo, tu labor, tu tarea. También date el permiso de saber disfrutar y sentirte orgulloso de lo que eres y de lo que tienes, es decir, de tu unicidad, sabiendo que eres un ser único, no hay en el mundo alguien igual a ti.

El gallo tiene la cognición intuitiva de saber que su canto es un llamado a despertar a la vida. HOY, aprendiendo de él, ten la inteligencia, la sabiduría y la humildad de encontrar y agradecer lo sagrado que DIOS pone a tu disposición, a cada paso del camino. 

Como el gallo, eres un misterio en el universo, déjate sorprender por el milagro de la vida a través del poder del amor, que tiene tanta energía, que elimina toda clase de negatividad que impide que avances en pos de tus logros y tu felicidad.

Cuando observo a los gallos, me doy cuenta que: chicos o grandes, corrientes o finos, ninguno se avergüenza de su plumaje, de su linaje o estatura; caminan erguidos sintiéndose orgullosos de sí mismos, nos envían el mensaje de que “Sólo cuando estás bien contigo… tu vida funciona

HOY sé cómo el gallo, que al estar en servicio de los demás, despiertas amor en tu vida y al hacerlo, pon en juego tu poder, atrayendo una sensación de gozo, sabiendo que tu labor es la más importante y cuando lo haces con el espíritu abierto, te abres a la posibilidad de armonizarte, equilibrando tus emociones.

Aplicado al ser humano, la investigación científica afirma que: lo que cada uno de los gallos hace –que es la actitud con la que te levantas cada nuevo amanecer–, es lo que en gran medida crea tu día y la jornada que te espera. Siempre, la actitud apuesta del gallo en su canto de aliento matinal, es una renovación perpetua de la esperanza, que envía el mensaje de que están dispuestos a que el día valga la pena. Pero de todas las lecciones que el gallo da, quizá la que el mexicano mejor aprende es… ¡¡¡su prolífica actividad sexual!!! 

A propósito, Doña Gerundia, siempre se levanta al primer canto del gallo de su casa, para darle café a su esposo, cierto día le dice: 

¡Viejo!, fíjate que soñé que con motivo de mi cumpleaños de mañana, me regalabas un viaje de placer a una playa paradisíaca. ¿Qué querrá decir? 

Don Prosopopeyo –después de disfrutar el exquisito café de olla acompañado de una concha, le dice:

Lo sabrás en tu cumpleaños...

Al día siguiente entra el marido con un paquete en la mano, emocionada, se lo quita, nerviosamente rasga la envoltura, lo abre rápidamente y encuentra un libro titulado: EL SIGNIFICADO DE LOS SUEÑOS

1http://hermano-jose.blogspot.com/2012/02/las-siete-reglas-del-gallo.html

 

filosofo2006@prodigy.net.mx


¿NO DEJE POR AHÍ…?

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Hay un cuento fascinante que traigo a esta columna: “Una persona cortaba leña, misma que era vendida del otro lado del río, por un fuerte trabajador que le ayudaba a llevar las cargas de leña del otro lado.

Pero un día su auxiliar no llegó, cuando él intentó llevar la pesada carga de leña, se dio cuenta que no podía… y por más intentos que hacía, estos eran infructuosos. Un hombre tan viejo como sabio que lo observaba le dijo:

¡Uno a la vez!… El leñador entendió el mensaje y así lo hizo, llevó de uno en uno, hasta que terminó de cruzar el río con todos los leños.”

Creo que la moraleja de la historia es excelente, cuando tengamos problemas –porque todos los tenemos– no olvides que estos nos sirven como el viento en contra a los aviones, pa’ levantar vuelo, enfrentémoslos de uno en uno, no nos desesperemos, dejemos que las aguas del río de la vida, fluyan a su ritmo y a su tiempo.

Quien quiera vivir una vida sin problemas, se equivocó de mundo, aquí los únicos que no los tienen son los muertos. Frente a la adversidad ten el amor propio de regocijarte.

Si el problema es que para ir a la escuela tenemos que caminar varios kilómetros, por una parte veamos que tenemos el milagro de asistir a educarnos, mientras millones de seres humanos carecen de educación y por otra que tenemos pies, mientras miles de enfermos darían mucho de sí por tenerlos.

O si, nuestro jefe es insoportable en el trabajo, el milagro es que tenemos un espacio en el que podemos dejar pintado nuestro semblante en la faena; no olvides que en el mundo, éste es el tercer año consecutivo con los niveles más altos de desempleo de la historia.

Recuerda que nadie vino a este mundo a retener bienes materiales, dinero o poder, la gente sólo se lleva el amor que cultivó o el bien que supo hacer al prójimo.

La razón de tu vida, es ejercitarte para aprender a disfrutar el racimo de milagros que hay en tu existencia, aprendiendo a amar, a compartir, a ser feliz, a trabajar cada día para ser mejor y evolucionar espiritualmente, ello favorece a elevar tu autoestima y a la armonización de tu vida con el universo.

Con ejemplar sabiduría el Dalai Lama afirma: “Sólo existen dos días en el año en los que no se puede hacer nada. Uno, se llama AYER y el otro, MAÑANA. Por lo tanto HOY es el día ideal para amarnos, crecer, hacer y principalmente vivir

El libro de libros –la Biblia– dice: “Para el que se siente infeliz, todos los días son malos; el que tiene el corazón alegre, siempre está de fiesta” pues esa es la vida, una celebración a la que hay que aprender a gozar, amar y deleitarse.

HOY, “disfruta tu compañía” y sé tú mismo; elige escuchar la voz de tu corazón; entrégate a la gratísima experiencia de vivir en el aquí y el ahora a plenitud, sabiendo que todo juega un papel en la vida; atrévete a pensar positiva y creativamente, a soñar en grande, a mirar hacia el infinito… “acabaras por tener alas”.

Trabaja en estar bien contigo, para que tu existencia funcione, en construir una vida extraordinaria, teniendo la humildad de aprender de los niños y de los ancianos; de los niños, su inacabable entusiasmo y alegría sin fin, su capacidad de dar y perdonar; de los ancianos, su amor al misterio de la vida, su gratitud por los diarios milagros, su gusto por lo sencillo, su profunda espiritualidad y su sabiduría sin par que los lleva a encontrar el por qué y para qué vivir, sabiendo que el buen sentido del humor es fuente de juventud.

A propósito de humor una mujer, va con el doctor, una vez concluida la consulta, este le dice: 

Puede vestirse señora. 

Al pasar al vestidor ella se asoma y le dice: 

Doctor, discúlpeme ¿mi calzón?

¡No está! –responde. 

— Si no aparece voy a verme en la necesidad de llamar a mi abogado. 

¡Señora! –dice apenado el facultativo– pero si yo no toqué su calzón, además ¡tampoco es para que llame a su abogado! 

Pues discúlpeme pero le voy a llamar.

Tomando inmediatamente su celular llama:

Licenciado… ¿NO DEJÉ POR AHÍ MI CALZÓN?

filosofo2006@prodigy.net.mx


MUJER

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Hay una historia que escuché y que ahora encuentro en Internet y la transcribo para usted: “Cuenta la leyenda que en el principio de los tiempos, cuando DIOS iba a crear a la MUJER, se dio cuenta que había agotado todos los materiales sólidos en el hombre y  no tenía más de que disponer.  

Ante este dilema, y después de profunda meditación, tomó la redondez de la luna, la suaves curvas de las olas, la tierna adhesión de la enredadera, el trémulo movimiento de los hojas, la esbeltez de la palmera, el tinte delicado de los flores, la amorosa mirada del ciervo, la alegría del rayo del sol, las gotas del llanto de las nubes, la fuerza del viento y la fidelidad del perro, la timidez de la tórtola y la vanidad del pavo real; la suavidad de la pluma del cisne y la dureza del diamante; la dulzura de la paloma y la velocidad del tigre. Mezcló tan desiguales ingredientes, formando a la MUJER entregándosela al hombre.

Al poco tiempo, vino el hombre, diciéndole:

––Señor, la criatura que me diste, me hace sufrir, quiere toda mi atención, jamás me deja solo, habla intensamente, llora sin motivo; vengo a devolvértela, es difícil vivir con ella.  

––Bien, contestó DIOS, tomando a la MUJER en su regazo; pero no había transcurrido una semana cuando el hombre volvió a él, diciéndole: ––Señor, sufro de soledad desde que te devolví a la criatura que hiciste para mí, ella cantaba y jugaba a mi lado, me susurraba dulces palabras al oído, me miraba con ternura, su presencia era una caricia, reía y su risa era música angelical, era agradable y hermosa a la vista y más suave aún al tacto. Señor te pido un favor, devuélvemela, porque no puedo vivir sin ella”.

El comentario anterior es porque en el calendario cívico, el 8 de marzo, se celebra el día internacional de la MUJER, pero más allá de una pose feminista, o de un comentario que tilde políticamente en lo correcto, la pregunta es muy sencilla ¿Debe haber un sólo día dedicado a la MUJER?

 

Estamos ciertos, de que esta vida sería diferente y carecería de sentido, sin la fuerza, perseverancia, sensibilidad, suavidad, talento, amor, valentía, pasión, valor, fe, entusiasmo y esperanza de la MUJER. Con ella el cosmos brilla… sin ella el universo es nada.

Es verdaderamente un acto de generosidad, que DIOS concentre el poder y las virtudes de la vida, en la MUJER, palabra que de acuerdo a Samuel Sánchez: “son cinco letras llenas de amor, de fe, de ternura, de paciencia, de constancia, de coraje, de virtud, son ellas dignas siempre de admirarlas por su gran amor que llevan en su corazón y lo dan a su familia, a su pareja, a sus hijos, no hay como describir todo lo que representa esa palabra llamada MUJER…”.

En la Biblia, se dice que DIOS creó al mundo en siete días, luego creó al hombre y de una costilla creó a la MUJER, misma que incitó al hombre a probar el fruto prohibido. Los griegos hablaban de que debido a Pandora, los males pululaban por el mundo, también cuenta la leyenda que Sansón le confió a Dalila que el secreto de su fuerza radicaba en su pelo, y la vox populi hizo el siguiente verso:

“Ten mucho cuidado, no te vaya a suceder,

lo que le pasó a Sansón

que porque confiarle su secreto a una MUJER,

dormido estaba cuando se quedó pelón”

La historia de México, está llena de la vitalidad de sus MUJERES, pero en una cultura con un arraigado machismo, hemos menoscabado su potencialidad y fuerza de vida, al margen del machismo mexicano, vale la pena recordar que ni el hombre más fuerte ni la MUJER más débil, simplemente complemento uno del otro, que esta vida sería nada, sin la presencia de la intuición, sensibilidad y luz de las MUJERES, que son el más espléndido regalo que DIOS mandó al hombre en la faz de la tierra.

Lo anterior me recuerda la ocasión aquella en la que se celebraba un aniversario más del DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER; éste concluía, cuando desde el público se escuchó una voz, era la queridísima líder “Lichita” quien con su ríspida voz espetó:

––Pido la palabra compañeros –y subiendo inmediatamente al presidium y tomando el micrófono dijo:

––¡Compañeras y compañeros!, quiero recordarles que tenemos una gran patria, gracias al esfuerzo de miles de MUJERES; MUJERES como Sor Juana Inés de la Cruz, como Leona Vicario y… –poniéndose la diestra en la cabeza, tratando de que le llegaran más nombres de MUJERES, sentenció finalmente–, ¡y todas las escuelas que llevan nombre de MUJER!  

   filosofo2006@prodigy.net.mx


BUENA SUERTE

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Cuenta una historia que: “Un viejo, que por viejo sabio, se  paró ante un público y contó un chiste, todos se rieron con agrado. Al cabo de un rato contó el mismo chiste y casi nadie se río; una y otra vez volvió a contar el mismo chiste, hasta que nadie se reía. Fue entonces cuando lleno de la sapiencia que dan los años y la vida dijo: Si no pueden reírse varias veces de una sola cosa… ¿Por qué lloran y sufren por lo mismo una y otra vez?”1

La moraleja es formidable, recuerda que no llegaste a esta vida para quejarte y sufrir, tu tarea es la de ser feliz; y la felicidad no tiene atajos, se encuentra en tu interior. San Agustín al momento de morir dijo: “Toda mi vida busqué a DIOS fuera y estaba dentro de mí”.

HOY es el día, este es el lugar en el que desprogrames tu mente de privaciones y dolor, de enfermedades y sufrimiento y tengas la generosidad de reprogramarte para el amor, el bienestar, la felicidad y para una vida en armonía, sabiendo que “DIOS te puso a un ser humano a tu cargo y ese eres tú mismo. Es a ti a quien debes hacer libre y feliz

Una cosa debe quedarte bien clara, que en plena modernidad, rápido no significa mejor, y que muchas veces por ir a la carrera… dejas de lado, gozar y disfrutar el paisaje y con ello los instantes de la vida.

No olvides que el dolor y la enfermedad, como los problemas, muchas veces son pequeños males… que te dejan lecciones y muchos bienes. Joseeph Cossman dice: “Los obstáculos son esas cosas que las personas ven cuando dejan de mirar sus metas

Recuerda que no hay receta mágica para que les vaya bien a todos, pero una cosa es bien cierta, la vida funciona mejor cuando trabajas de buena fe, con perseverancia, entusiasmo, alegría, inteligencia, cuando omites criticar y aplicas la terapia del elogio y gozas de un carácter siempre receptivo, para aprender, para dar, perdonar y amar, ¡ahhh! y no debes olvidar que la vida siempre provee un pequeño elemento adicional a quienes van a su encuentro… una pizca de buenaventura.

La mente humana es extraordinaria, cuando utilizas todo su poder a tu favor, atrae a tu vida el éxito, la felicidad, la armonía y te ayuda a crear una vida llena de Buena Suerte.

Buena suerte, es que sepas leer, mientras más de 700 millones de seres humanos son analfabetas;

Buena suerte, es que puedas comprar el periódico y “tengas dinero en el banco o en tu bolsa, porque estas entre el 10% de los hombres ricos del planeta”.

Buena suerte, es que HOY te hayas levantado con salud, mientras que a millones de seres humanos la vida se les va de la mano;

Buena suerte, es que en tu vida haya techo y pan en tu mesa, mientras millones de seres humanos viven en el flagelo de la miseria humana;

Buena suerte, es que recuerdes que en la vida no tienes nada que perder… y todo que ganar.

Buena suerte, es que  te graves a “piedra y lodo” que “Cruzas por esta vida solamente una vez, así que no te des tiempo para el odio, el resentimiento, el rencor, o el miedo, intenta volar, arriésgate, trabaja con amor y alegría en tu evolución y crecimiento, HOY sal a la fiesta de la vida como lo que eres: un  ganador, y si puedes caminar… mejor vuela

Buena suerte es que sepas, –lo que muchos ignoran–, que al estar bien contigo mismo, tu vida atrae milagros y que el amor, la alegría y el buen sentido del humor, producen micro reparadores que fortalecen tu sistema inmunológico, que traen salud, prosperidad y bienestar a tu vida.

A propósito de Buena Suerte y del buen sentido del humor, en el pueblo, después de 60 años de casado, muere don Anacorito, al poco tiempo muere Doña Revoltufia. Ambos van directo al cielo. Allí, ella busca desaforadamente a quien fue su marido durante 60 años y corriendo hasta donde él se encuentra, lo abraza, lo besa, le hace infinidad de caricias y le dice:

¡Viejooooo! ¡Qué Buena Suerte encontrarnos nuevamente!

¡No me ‘inges! –responde él– el trato fue: ¡¡¡HASTA QUE LA MUERTE NOS SEPARE!!!

1. http://www.accionparaelexitofp.com/?page_id=586

filosofo2006@prodigy.net.mx


Mejor ser Humano

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Estamos en pleno adviento, es decir, las cuatro semanas que anteceden a la Navidad, que no es otra cosa que el tiempo de preparación espiritual para la celebración de la llegada del Salvador, de Jesucristo hermano, humano, humilde; tiempo para meditar el sentido de tu vida, espacio para la renovación, época para reflexionar cómo puedes ser mejor como ser humano.

Y para ser mejor como ser humano puedes partir del amor, recordando que es la fuente de la vida, porque tiene la magia de transformar lo ordinario en extraordinario, porque es la experiencia vital que te dice que estas aquí como parte del milagro de la vida no para sobrevivir, sino para vivir cada instante a plenitud, cimentando una vida plena en realizaciones, enamorándote de ti mismo, emancipándote de tus miedos, enriqueciéndote hacia adentro y reconstruyéndote hacia afuera, sanando física y espiritualmente.

Para ser mejor ser humano he trabajado en diez principios para el adviento:

1. Ejercítate día con día para fluir armónicamente con el universo, como fluye el agua del río hacia el mar.

2. Escucha los mensajes que la vida tiene para ti, porque nada te sucede por error, no hay errores, sólo mensajes, aprende a abrir los ojos del alma y los oídos de tu corazón para sentirlos, escucharlos, palparlos, sabiendo que llegan a ti no por casualidad, sino por la ley de la causa y el efecto.

3. Decretar: ¡hoy es el día más maravilloso de mi vida!, porque la vida es lo que tú decides, “es decir, la vida es lo que viene… no lo que pasó”.

4. “Saber que si no eres responsables de la cara que tienes, pero sí lo eres de la cara con la que sales diariamente al mundo” y el buen sentido del humor ilumina tu cara, te da un rostro que amorosamente refleja alegría, y unos ojos en donde anida la sabiduría.

5. Recuerda lo que dicen las abuelas, que estás aquí como parte del milagro de la vida para ser feliz: “Cuando vayan mal las cosas… no vayas con ellas”.   

6. Disfruta la vida en el milagro irrepetible del HOY, porque ahí se conjugan: pasado, presente y futuro.  

7. Recordar que hacer buenos negocios, tener buena posición política, económica o social es parte de la vida, no la vida misma, la razón de ésta es muy sencilla: se felices HOY… que lo demás llega por añadidura.

8. Diariamente busca estar en paz con el universo, con la vida, con la naturaleza, con la familia, en el trabajo, con DIOS… es decir, trabajar amorosamente en la paz interior para estar en paz contigo mismo.

9. Cada nuevo amanecer, en la medida de lo posible, elude la mediocridad, los seres superfluos, los egos inflados, los seres pequeños por una vida llena de mezquindades, de violencia y desaliento, evitar el odio y el resentimiento, que en tu alma no anide el rencor, porque impide levantar el vuelo, no te afanes en ser dueño permanente de la razón, aprende a escuchar, no sólo con el sentido del oído, sino con los sentidos de la vida… te ayudarán a crecer, a ser mejore.

10. Aprende de todo y de todos, porque estás aquí para aprender, para evolucionar espiritualmente, cuando llegue el éxito recíbelo amorosamente, es producto de toda una vida de esfuerzo, dedicación, empeño y sacrificio, pero cuando llegue el fracaso no lo eludas, que frente a ti está el mejor maestro, escúchalo, tiene muchas lecciones de amor para ti, porque los hombres son como los papalotes: “Sólo nos elevamos contra el viento… nunca a favor de él”1. Recuerda: para que el éxito llegue a ti “No requerimos hacer cosas extraordinarias, sólo hacer que las cosas ordinarias estén extraordinariamente bien hechas”.  

HOY se más grande que los problemas… ríe y se feliz. En la Agenda 2017 de El Filósofo de Güémez, este viejo campesino busca reírse de sí mismo, reír con la vida y de la vida, como el camino saludable para atraer bienestar al organismo.  En la Agenda, –que puedes adquirir en el Tel. 01 (834) 31 4 46 31 o en mi correo– encontrarás anécdotas plenas de sentido común y procurada buena fe rural, con frases llenas de obviedad, como:

“Para ser feliz, lo básico es: tener mala memoria para olvidar agravios y…

¡HACERSE PENDEJO UN RATO!”

“Ta’ cabrón llegar a viejo… ¡PERO TA’ MÁS CABRÓN NO LLEGAR!”

“Hay dos cosas que viajan demasiado aprisa: los años y… ¡LO PENDEJO!”

Concluyo con mi oración matutina, que es muy simple:

“Padre: ayúdame a encontrar un pendejo… ¡PORQUE LUEGO, LUEGO DAN CONMIGO!”

1John Neal

  filosofo2006@prodigy.net.mx


UNA VIDA RESUELTA…

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Mi amigo Juan Ávila, me envío éste correo que me parece por demás interesante: “Lo sencillo es mejor que lo complejo −aunque los humanos admiran y se rinden ante la complejidad−, también la naturaleza ama lo sencillo, la ley del cielo vacía lo lleno y llena lo modesto. 

Cuando el Sol se halla en su punto más alto, debe declinar, de acuerdo con la ley del Cielo y cuando se encuentra en lo más hondo bajo la Tierra, se encamina hacia un nuevo ascenso.

Conforme a la misma ley, la Luna una vez llena, comienza a decrecer y estando vacía vuelve a aumentar; esta ley celeste actúa también y tiene sus efectos en el sino de los hombres. La ley de la Tierra es modificar lo lleno y fluir hacia lo modesto.     

La Biblia dice: ‘El que se eleva a sí mismo habrá de ser rebajado, el que se rebaja a sí mismo habrá de ser elevado: DIOS se resiste a los altaneros, más a los humildes concede gracia’.”

El viejo Filósofo aprende que su ya parsimonioso caminar está por el trayecto de lo sencillo, porque sabe que su pensamiento no se limita, porque llega la paz al cuerpo y con una quietud intelectual-espiritual sus escritos se potencializan si simplifica su lenguaje, es la forma más efectiva de llegar a ti, apreciable lector.  

Trabaja para que cada día tengas el gozo pleno de la vida con la intensidad del Sol y la simplicidad y humildad de la Luna, porque interpretando a la naturaleza aprenderás que entre más simple seas, más creativo te vuelves; entre más simple eres, más fuerte te transformas; entre más simple eres, tu vida adquiere la dirección correcta y te conecta con la creatividad de la creación; sólo que en tu vida busca simplificar… sin restar esencia.

Coincido con Ben Orki cuando afirma: “Lo auténtico que tenemos es nuestra capacidad de crear, de superarnos, de resistir, de transformar, de amar y de ser más grandes que nuestro sufrimiento” y eso se potencializa si, sólo si, eres lo suficientemente humilde y simplificas el decir y el hacer. 

Si un día te detienes a observar amorosamente a las abuelas y a nuestros viejos, verás que −al fin sabios por derecho propio− ellos son simples en su andar, en su actuar, en su beber, en su expresar, en su comer y en su vivir.    

“Sé cómo los sabios que tienen la inteligencia y la habilidad de aprender de todo y de todos”. Si tienes la humildad de aprender de abuelas y viejos, te ejercitarás para simplificar a efecto de que la felicidad se anide en tu trabajo, en tu familia, en tus pensamientos, en tu vida, haciendo que por añadidura la armonía con el universo y la abundancia de bienes, sean más y las adversidades menos. 

Simplificar no evita que los problemas lleguen a tu vida, porque eso sería una utopía y “estarías en la dimensión de los ángeles”, simplificar, te lleva, si, a dimensionarlos de una manera más serena viviendo sencillo, sin alarde ni pretensiones, recordándote que “eres parte de lo divino que ha bajado hasta lo humano”.  

Este viejo Filósofo coincide con la voz popular cuando dice: El hombre después de los 70, ya ha tenido la extraordinaria habilidad y la suave inteligencia de aprender a simplificar y por lo tanto, tiene su vida RESUELTA:      

“Re…suelta la panza;

Re…suelta la papada;

Re…sueltas las bolsas de los ojos;

Re…sueltos los brazos;

Re…sueltas las piernas;

Re…suelto el cuerpo, y

Re…sueltas las nalgas.”

 

filosofo2006@prodigy.net.mx


ESO ES LO QUE DICE EL MANDAMIENTO…

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

En La Columna del Hermano José, encontré la siguiente historia titulada: “Día del Silencio”, misma que me encantó: “De acuerdo a una antigua fábula, tres hombres en una ocasión decidieron entrar en la práctica religiosa de absoluto silencio. Ellos, de forma mutua, acordaron mantener un día de silencio, desde el amanecer hasta la medianoche, momento en que se esperaba la aparición en el horizonte de la luna llena.

 

Se sentaron con las piernas cruzadas durante horas, concentrándose en el distante horizonte, ansiosos de que la oscuridad los envolviera.

Uno de ellos sin querer observó:

–– Es difícil no decir nada en absoluto.

El segundo respondió:

–– Silencio. ¡Estás hablando durante el tiempo de silencio!

El tercer hombre suspiró y luego alardeó:

–– ¡Ahora yo soy el único que no he hablado!”1

Cuando te das cuenta que el camino de muchos gira en torno a ser dueño eterno de la razón, en donde el rumbo es hablar –en vez de aprender del silencio interno–, acción que evita que tu vida funcione armónicamente, debido a que hace a un lado la conexión directa de la abundancia de dones y de bienes que provee el ejercicio del silencio con el todo.

 

Cuando tienes la humildad de hacer un ejercicio diario de silencio: fluye en ti la sabiduría innata de tu vida, te conecta con la fuente interna del amor, que es con la que llegaste a esta carnalidad, recordándote que hay tiempo para todo, pero que éste siempre corre a tu favor cuando sabes aprender del poder del silencio que da la meditación interna.

El silencio lleva la paz; primero a tu cuerpo, de tu cabeza a tus pies; después a tu mente y posteriormente a tu alma, en esa trinidad maravillosa que te hace un ser excepcional cuando están tus sentidos armonizados.

 

El valor intrínseco del silencio, te lleva a reconocer que en cada 60 segundos de odio, resentimiento y rencor, te genera inevitablemente dolor, malos momentos y con ellos cortisol, químico que tu cuerpo segrega cuando llega el estrés, que daña tu sistema inmunológico y que te lleva al desencuentro de las bendiciones que el todo tiene para ti.

El silencio que se logra con el poder de la meditación, te lleva a jerarquizar tus prioridades, a aprender, a atender tu cuerpo, tu mente, tus sueños, tu familia, quizás ellos HOY te requieran pero en el fondo tú los necesitas más.

    

La vida del Filósofo de Güémez, gira en torno a cuatro ejes cardinales: 1)- El ejercicio de su cuerpo, que es vital para su salud física; 2)- Alimentar su vida con actitudes mentales positivas, necesarias para que sus sueños puedan volar; 3)- El ejercicio del humor, que le armoniza mente, cuerpo y alma, y 4)- La práctica del amor que le dice que está aquí formando parte del milagro de la vida como parte de lo divino que ha bajado hasta lo humano.

 

Los cuatro puntos cardinales de este viejo campesino te llevan a reconocer que DIOS tiene un plan amorosamente enorme para ti… Por eso ¡confía! Confía significa con fe, y si tienes fe, lo tienes todo.

                     

En el valor del silencio se aplica la paradoja del sentido de Séneca: “No llega antes el que va más rápido… sino el que sabe a dónde va” y el ejercicio del poder del silencio de mente, cuerpo y alma te lleva a decir que tu camino es la felicidad y el éxito. 

Lo anterior me recuerda la ocasión aquella en la que Moisés leía los diez mandamientos; el silencio era sepulcral, cuando leyó el séptimo:

–– “No desearás a la mujer de tu prójimo…”

Un murmullo inevitable se hizo entre la multitud que fue in crescendo, situación que obligó al profeta a decir:

–– ¡Esperen!, eso es lo que dice el mandamiento… ¡VEAMOS QUÉ DICE LA JURISPRUDENCIA!

1 hermano-jose.blogspot.com

filosofo2006@prodigy.net.mx


 

AGENDA 2017

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Hay una historia que en Inglaterra se cuenta de Gilbert Keith Chesterton, –uno de los escritores británicos más importantes del siglo XX–, dueño de una inteligencia sin igual y de un humor que supo cautivar a todos.

 

“Cierta mañana cuando viajaba en el tren, llegó el boletero a solicitarle el ticket de su pasaje, Chesterton empezó a buscarlo en las bolsas de su abrigo, sin lograr encontrarlo, luego pasó a las de su traje y posteriormente a las de su camisa, como no conseguía dar con él y el tiempo pasaba, con el consecuente nerviosismo, su transpiración fluyó agitándose su respiración; el boletero que conocía al afamado escritor y sabía de la fama bien ganada, amablemente le dijo:  

–– ¡Tranquilo!, ¡tranquilo!, no se ponga nervioso, no hay problema, que no le haré pagar otro boleto nuevamente.  

–– No es el pagar lo que me hace estar con el alma en un hilo –repuso Chesterton–, lo que en verdad me preocupa es que… ¡he olvidado a dónde voy!”  

    

A su amigo, el viejo Filósofo de Güémez no se le puede olvidar hacia dónde va, porque su camino será siempre el de manifestarle a usted los dones curadores y terapéuticos de los que gozan el poder del amor y del humor.

 

El amor, porque es una bendición que no sólo todo lo puede, sino también todo lo transforma, la energía del amor es tan poderosa que entre más das, más recibes, más alimenta tu cuerpo, más fluye por tu mente, más fortalece tu alma, más mana de tu corazón.

 

Así mismo, el humor, goza del poder de transformar tu microcosmos y alinearlo con el universo, para que seas recipiendario del inmenso caudal de dones y bienes que la vida tiene para ti.

 

El humor  aliviana la carga diaria de nuestra labor, elimina pesares, enriquece el espíritu, transforma los sinuosos caminos y las cuestas arriba de la vida en el paisaje multicolor más maravilloso, te transforma en un ser amoroso, productivo; te lleva a dejar en cada paso el aliento vital de tu cuerpo.

 

En ese sentido, este viejo campesino, en la Agenda de El Filósofo de Güémez, –Colección Ramón Durón 2017–, que ya está a su disposición, busca plasmar el sentido de la vida suficiente para que cada día esté lleno de la magia del amor y del humor, poderes que hacen que nuestra vida sea diferente y que sutilmente redescubren el enorme caudal de nuestras potencialidades y dones.

 

La Agenda de El Filósofo de Güémez –Colección Ramón Durón 2017– está a la venta en: 14 Anaya, Col. San Francisco, C.P. 87050, en Cd. Victoria, Tamaulipas, en el teléfono: (01834) 31 44631, correo: filosofo2006@prodigy.net.mx; victoriaf2006@prodigy.net.mx

 

La Agenda, está cargada de anécdotas, caricaturas y frases del Filósofo, ahí encontrará esa suave ingenuidad provinciana, ese amor a las abuelas y los “viejos” de nuestra tierra, esa pretendida buena fe rural tras la que se enmascara un humor lleno de obviedad, de amor a la vida, de sentido común y perogrullo.

 

Lo del humor del Filósofo me recuerda la ocasión aquella en la que Gordiano –el más afamado citricultor de la región– llegó con el juez civil:

–– Señor juez, vengo a que me divorcie de la Crispiana.

–– ¡Pero hombre! –dice el enjuiciador– ¿Por qué quieres divorciarte de tu esposa?

–– Porque, aunque me dé harta pena, debo decirle que nomás quiere estar haciendo el amor.

–– Oye… ¡Pero con eso, decenas de hombres estarían felices con ella!

–– ¡¡¡Y LO ESTÁN SEÑOR JUEZ, LO ESTÁN!!!

filosofo2006@prodigy.net.mx


CARGAR EL VENADO

 

Por Ramón Durón Ruíz (†)

Me siento afortunado por los cientos de milagros que diariamente Dios pone a mi disposición, entre ellos los correos de amables lectores comentando mis artículos o enviándome ilustrativos mensajes. A continuación parafraseo uno recibido de mi amigo Derly Rivas Alvarado, “Cargando el venado (anónimo), el cual está lleno de esa sabiduría extrema que sólo el pueblo posee: 

“Estaba un hombre sentado en una piedra, bajo la sombra de un frondoso huanacaxtle. Triste, meditabundo, cabizbajo, casi a punto de soltar el llanto. Así lo encontró su compadre, quien al verlo en tales fachas, le preguntó qué ocasionaba estuviera en esa situación.

–– ¡Ay, compadre, a tu comadre! Esta noche la mato o “la suicido” pero de que se muere, se muere.

–– No la amueles, platícame, quizá te puedo ayudar a encontrar una mejor solución al problema.

El desdichado enjugó sus ojos, limpió su nariz moquienta y empezó con su relato:

–– Tú sabes que somos muy pobres y sólo acompañamos los frijoles con un pedazo de carne que consigo yendo de cacería, paso días de sufrimiento y penalidades salvándome de los peligros del monte, esquivando las víboras, al tigre y a la onza; soporto la terrible comezón que me producen las guiñas, garrapatas y moscos, y por si esto fuera poco, aguantar el frío y la soledad.

 

Si la suerte me socorre, logro cazar un venado y tengo que cargarlo al rancho y subir con él la loma donde está mi casa. Cuando llego, todavía no alcanzo resuello y aparece mi señora, cuchillo en mano y empieza inmediatamente a repartir el venado entre vecinos y familiares. Que una pierna pa’ doña Juana, que otra pa’ doña Cleo, que este lomito pa’ mi’amá, que esto pa’llá, que esto pa’cá y a los dos o tres días, ahí va su tonto otra vez de cacería. ¡Pero ya me cansé y esta noche mínimo la “desmechoneo”!  

–– Invita a tu mujer a cargar el venado.

–– ¿Qué?

–– Sí, mira, nomás no le digas las madrizas que te pones, píntasela bonito. Dile que la invitas a la cacería para que disfrute de los bellos paisajes, del esplendor de las estrellas, de los manantiales cristalinos, de sus exquisitas aguas, del aire fresco del monte, del dulce canto de los grillos y los pajarillos, en fin.

El compadre siguió el consejo, la mujer, entusiasmada, iba con la falda larga, que al cruzar un “aguamal” se redujo a minifalda porque quedó desgarrada entre las púas y la blusa toda “chiruda”; las espinas la sangraron; las “guinas” y “guachaporis” los traía por todo el cuerpo. El sol le quemó la piel, las manos se le ampularon, estuvo a punto de sufrir un infarto al toparse con una víbora, muerta de hambre, parecía sacada de ultratumba. Por fin, encontraron al venado, el hombre, sigiloso, se acercó a su presa y localizó el blanco justo para liquidarlo ¡Bang! el venado cayó muerto. La mujer no cabía de júbilo pensando que su sufrimiento había terminado, pero no era así.

–– Ahora, mi amor, carga el venado para que veas lo bonito que se siente llevar la presa.

La mujer cargó el venado hasta su casa. Jadeando y casi muerta, depositó el animal en la sala de su casa. Los niños que jugaban con los vecinitos recibieron a sus papás y siguiendo la costumbre comenzaron la repartición:

–– Mamá, ¿qué pedazo le llevo a mi tía?, ¿una pierna pa’ doña Cleo?

La señora, exhausta, agarrando aire hasta por las orejas, les gritó:

–– ¡Este venado no me lo toca nadie!...Y tú, Pepito, ve con tu mamá y ¡los dos vayan mucho a *#$&%!”

Moraleja: para valorar el esfuerzo ajeno y respetar en su real dimensión el trabajo de los demás, debemos aprender a ‘CARGAR EL VENADO’. La experiencia adquirida con el paso de los años nos enseña a valorar aquello que se consigue como resultado de nuestro trabajo. Sólo cuidamos aquello que nos ha costado esfuerzo, sudor y sacrificio. 

filosofo2006@prodigy.net.