Que se Acaben los Fifis, Exigimos que Aeropuertos Paguen Predial”:

Francisco Chavira Martínez.

 

El Aeropuerto Internacional Francisco Javier Mina, dijo Chavira “NO pagan  impuesto predial desde hace casi 100 años y “recibe  717 mil 342  pasajeros por año, de utilidades netas 60, millones por año y 720 millones por año de utilidades, recursos que permiten el pago del impuesto de modo holgado.

 

“NO pagan  impuesto predial desde hace casi 100 años ni los negocios extranjeros ni aerolíneas extranjeras, ni el estacionamiento paga impuesto  predial y un obrero gana 4,000 pesos al mes y 48,000 pesos al año y paga impuesto predial”, sostuvo.

 

TAMPICO, TAM., 12 NOVIEMBRE 2018.- Al grito de “Que se acaben privilegios en los aeropuertos ni empresarios delincuentes que no pagan impuestos” el grupo chavirista de Tampico se apostó fuera de las instalaciones del Aeropuerto Internacional Francisco Javier Mina exigiendo que el gobierno electo de AMLO incluya esta injusticia en su agenda.

 

Francisco Chavira Martinez, empresario educativo de Tamaulipas dijo que México ya no tolera más desbalances financieros ni burlas de aquellos que evaden las leyes, a quienes dijo “ya se les acabo el corrido pues no habrá más privilegios ni políticos ladrones”

 

Destaco que nunca más en la historia del país deben existir empresarios de primera y ciudadanos con represión, por lo que el senado debe emitir un decreto para exigir que los aeropuertos de la nación hagan frente al pago del impuesto predial, lo que se incluye dentro de los códigos municipales y que de modo desleal las centrales aeroportuarias se han amparado para no cubrir.

 

“Los fifis que son empleados de la mafia política andan protestando por un nuevo aeropuerto, les decimos que se les acabó el negocio, apoyamos al presidente electo López Obrador y que se acaben los privilegios para los aeropuertos”,

declaró.

 

En el caso del Aeropuerto Internacional Francisco Javier Mina, Francisco Chavira recalco que “recibe  717 mil 342  pasajeros por año, de utilidades netas 60, millones por año y 720 millones por año de utilidades, recursos que permiten el pago del impuesto de modo holgado.

 

“NO pagan  impuesto predial desde hace casi 100 años ni los negocios extranjeros ni aerolíneas extranjeras, ni el estacionamiento paga impuesto  predial y un obrero gana 4,000 pesos al mes y 48,000 pesos al año y paga impuesto predial”, sostuvo.

 

Reitero que se solicitará al presidente electo Andrés Manuel López Obrador para que se acabe el sufrimiento del pueblo y meta en cintura a los evasores de impuestos.


BECARIOS SI, SICARIOS NO

 

“Becas “Benito Juárez” solo para escuelas públicas, condenan a jóvenes de las instituciones educativas privadas quedar fuera del apoyo y ser blanco fácil del crimen organizado” advierte Francisco Chavira; Rector de la UNT

 

NUEVO LAREDO, TAM., 7 NOVIEMBRE 2018.- De discriminatorio y sectario califica Francisco Chavira Martínez el programa de becas para el bienestar “Benito Juárez” que viene anunciando el presidente electo Andrés Manuel López Obrador dado a que solo es para alumnos inscritos en instituciones educativas públicas excluyendo a quienes estudian en escuelas privadas.

 

El rector de la Universidad del Norte de Tamaulipas al abundar sobre el particular expresó que la metodología y alcance de las llamadas becas para el bienestar “Benito Juárez” son discriminatorias ya que las bases sobre las cuales están censando para marcan claramente que el apoyo anunciados de diez mil pesos anuales a todos los estudiantes que cursen el nivel medio superior.

 

Mientras que para el nivel superior aplicarán 300 mil becas a razón de 2 mil 400 pesos mensuales programa que tendrá una inversión de 10 mil millones de pesos, “este programa es sectario y discriminatorio porque solo se incluyen a las instituciones públicas y no a las privadas”.

 

Chavira Martínez fue puntual al aseverar que los existen millones de alumnos en México que han sido rechazados de las instituciones educativas públicas al presentar un examen de admisión, el cual tiene un costo aproximado a la media nacional de dos mil pesos, recurso que no se les devuelve a los alumnos que son rechazados para su ingreso ante sus ganas de estudiar.

 

“Estas son prácticas añejas y discriminatorias que por casi 80 años se vivieron con los gobiernos priistas, pero que a la fecha prevalecen y obligan a los jóvenes a refugiarse en actividades delictivas en lugar de ser apoyados cabalmente para que estudie”.

 

El también luchados social expresó que el hecho de que jóvenes estudie e una escuela particular no quiere decir que son ricos, o pudientes económicamente hablando sino que se ven en la necesidad de superarse pagando mensualidades en instituciones privadas y que sus padres se sacrifican trabajando incluso tiempos extras para que sus hijos puedan ser alguien en la vida, toda vez que en les escuelas públicas los han rechazado.

 

“Estos alumnos del país no tendrán ese beneficio; porque están en una escuela particular, y solo entrarán quienes estudien su bachillerato y carrera universitarias en las escuelas de gobierno”.

 

Francisco Chavira lanzó un llamado al presidente electo Andrés Manuel López Obrador para que reconsidere las bases sobre las cuales está operando este ofrecimiento de apoyo para los estudiantes, “al igual que la Cámara de Diputados y el Senado; una vez sentado como Presidente de México, deben de abrir el beneficio de las becas “Benito Juárez” a todos los estudiantes sean de instituciones públicas o privadas, en las escuelas particulares que participen todas aquellas que han sido autorizadas por la Secretaría de Educación Pública que tienen sus claves y registros en regla, porque de lo contrario caerán en prácticas racistas y discriminatorias, orillando a los jóvenes con deseos de superarse y sin oportunidades de apoyo a refugiarse en una fábrica de delincuentes”.



Costumbres mexicanas son arraigadas en la UNT al celebrar concurso de Altares en todo los campus del Estado

 

Este año los altares fueron ofrendados a familiares y personajes históricos así como en honor a Mari Martínez de Chavira, madre del Rector acaecida este año y que es bien recordada por su calidez humana, su responsabilidad y trabajo compartido con la familia Chavira fundadores de la Universidad del Norte de Tamaulipas.

 

CD. VICTORIA, TAM., 1 NOVIEMBRE 2018.- Importante en el país el arraigar las costumbres del pueblo mexicano y en consecuencia es en las instituciones educativas en las que se promueve el arraigo de celebrar eventos como la tradicional celebración de los fieles difuntos que incluyen los altares de muerte y hoy en día muy de moda las fiestas de Xantolo.

 

Es por eso que la Universidad del Norte de Tamaulipas, en los campus diseminados por todo el estado, promueve el concurso de Altares de Muerto, este año en recuerdo de la señora Mari Martínez de Chavira, madre del Rector el MBA. Francisco Chavira Martínez, quien realiza un recorrido por las escuelas, primarias, preparatorias y campus Universitarios para participar de la celebración y presenciar el concurso de este año que incluye el de los disfraces de catrines y catrinas.

 

La fiesta de Día de Muertos se realiza el 31 de octubre y el 1 y 2 de noviembre, días señalados por la Iglesia católica para celebrar la memoria de Todos los Santos y de los Fieles Difuntos.

 

HISTORIA GENERAL: CULTO A LOS MUERTOS

Através de la historia del hombre, el culto a los muertos se ha manifestado en diferentes culturas de Europa y Asia, como la china, la árabe o la egipcia, pero en las culturas prehispánicas del continente americano no ha sido de menor importancia; así, la visión y la iconografía sobre la muerte en nuestro país son notables debido a ciertas características especiales, como el sentido solemne, festivo, jocoso y religioso que se ha dado a este culto, el cual pervive hasta nuestros días.

 

La muerte es un personaje omnipresente en el arte mexicano con una riquísima variedad representativa: desde diosa, protagonista de cuentos y leyendas, personaje crítico de la sociedad, hasta invitada sonriente a nuestra mesa.

 

En México, las culturas indígenas concebían a la muerte como una unidad dialéctica: el binomio vida-muerte, lo que hacía que la muerte conviviera en todas las manifestaciones de su cultura. Que su símbolo o glifo apareciera por doquier, que se le invocara en todo momento y que se representara en una sola figura, es lo que ha hecho que su celebración siga viva en el tiempo.

 

Es así, una ardua tarea entender la muerte y su significado, labor que abarca momentos de innumerables reflexiones, rituales y ceremonias de diversa índole, lo que ha erigido el máximo símbolo plástico de la representación de esta festividad: el altar de muertos. Dicha representación es quizá la tradición más importante de la cultura popular mexicana y una de las más conocidas internacionalmente; incluso es considerada y protegida por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

 

El sincretismo entre las costumbres españolas e indígenas originó lo que es hoy la fiesta del Día de Muertos. Al ser México un país pluricultural y pluriétnico, tal celebración no tiene un carácter homogéneo, sino que va añadiendo diferentes significados y evocaciones según el pueblo indígena o grupo social que la practique, construyendo así, más que una festividad cristiana, una celebración que es resultado de la mezcla de la cultura prehispánica con la religión católica, por lo que nuestro pueblo ha logrado mantener vivas sus antiguas tradiciones.

 

La fiesta de Día de Muertos se realiza el 31 de octubre y el 1 y 2 de noviembre, días señalados por la Iglesia católica para celebrar la memoria de Todos los Santos y de los Fieles Difuntos.

 

Desde luego, la esencia más pura de estas fiestas se observa en las comunidades indígenas y rurales, donde se tiene la creencia de que las ánimas de los difuntos regresan esas noches para disfrutar los platillos y flores que sus parientes les ofrecen.

 

Las ánimas llegan en forma ordenada. A los que tuvieron la mala fortuna de morir un mes antes de la celebración no se les pone ofrenda, pues se considera que no tuvieron tiempo de pedir permiso para acudir a la celebración, por lo que sirven solamente como ayudantes de otras ánimas.

 

El 28 de octubre se destina a los muertos que fueron asesinados con violencia, de manera trágica; el 30 y 31 de octubre son días dedicados a los niños que murieron sin haber sido bautizados (limbitos) y a los más pequeños, respectivamente; el 1 de noviembre, o Día de Todos los Santos, es la celebración de todos aquellos que llevaron una vida ejemplar, celebrándose igualmente a los niños.

 

El día 2, en cambio, es el llamado Día de los Muertos, la máxima festividad de su tipo en nuestro país, celebración que comienza desde la madrugada con el tañido de las campanas de las iglesias y la práctica de ciertos ritos, como adornar las tumbas y hacer altares sobre las lápidas, los que tienen un gran significado para las familias porque se piensa que ayudan a conducir a las ánimas y a transitar por un buen camino tras la muerte.