Abusivo incremento en la venta de agua purificada debe ser denunciado ante PROFECO

 

Las COMAPAS, no les aumento el costo del agua, los expendedores la subieron a capricho, perjudicando gravemente la economía de las familias más vulnerables.

 

La COEPRIS no revisa los quioscos expendedores de agua “purificada” y en algunas la venden contaminada hasta con larvas y gusarapos.

 

CORRUPCIÓN CERO

POR: MARIO A. SEGURA

ALTAMIRA, TAM., 16 NOVIEMBRE 2021.- Grave afectación se da en el sur de Tamaulipas, ante abusivo incremento de los expendedores de agua purificada, quienes además incumplen con las medidas sanitarias y en algunos de los quioscos expendedores venden el agua contaminada con larvas, lo que causa malestar de enojo en la población, que debe denunciar los abusos ante la PROFECO y la verificación de la potabilización ante la COEPRIS.

 

El incremento del costo del agua purificada en expendios diseminados en todo el sur de Tamaulipas, y a raíz del grave problema de contaminación de la laguna del Chirel y Champayan, que provoco la distribución de agua salada en las tuberías de los miles de consumidores, fue considerado como un factor por el cual los vendedores de agua purificada habría decido incrementar al 100 por ciento el costo del agua a la venta al público.

 

Sin embargo, el día de ayer durante la CONFERENCIA DE PRENSA matutina que ofrece el alcalde de Altamira, Armando Martínez Manríquez, y ante la presencia del Gerente de la COMAPA Altamira, Ing. Omar Hernández Leines, se le cuestionó sobre la situación del porque se había incrementado el costo del agua purificada en los quioscos expendedores, dijo que no se debe a que el organismo les hubiera incrementado el precio del suministro a estos negocio, por lo que consideró que eso debe de ser observado por la PROFECO.

 

Lo que se ha sabido entre los comentarios, con mentiras o verdades a medias, es que los propietarios de estos negocios de venta de agua purificada cuentan con equipos viejos, que resultan obsoletos, en el caso de situaciones en las que por parte de la COMAPA reciben agua salinizada, lo que no sucede con los nuevos equipos que cuentan con un sistema mas moderno que si puede potabilizar el agua de venta al público.

 

Claro que como propietarios de un negocio están obligados a reemplazar sus equipos, pero por su propia cuenta, no a cargo de la población que por la pobreza se ven muy afectada con el incremento al ciento por ciento, y que se da sin la debida autorización.

 

Lo peor es que expendios en donde no te lavan los garrafones, por que funcionan de manera automática, y que son descuidados al no proporcionarles el debido mantenimiento, en algunas colonias de Altamira, se reporta la venta de agua contaminada con larvas, sin que la COEPRIS lo observe, ante la falta de inspección a estos negocios.

 

Por lo dicho con anterioridad, se puede considerar que para bien de la sociedad del sur de Tamaulipas, es necesario que se presenten las denuncias ante PROFECO, para que valore el costo real que los que se expende como agua potabilizada en estos negocios, y que la COEPRIS en realidad haga su trabajo de verificación de la reglamentación que permite la operación de estos pero cumpliendo los requisitos de salud.